¿Merece la pena?

Seguro que habéis oído hablar de las suscripciones a cajas que contienen productos “temáticos”. Hay de todos los gustos y colores: de alimentación, de diy, de libros, de belleza… Os voy a contar mi experiencia con Nonabox. Algunas sabréis qué es. Se trata de una caja que recibes una vez al mes (creo que las enviaban a finales de mes) con productos específicos para embarazadas y bebés de hasta dos años.

caja_newSiempre me había llamado la atención. Veía que traía cosas chulas. Le tenía ganas. Entonces llegó una mega-oferta que no pude rechazar: dejaban todas las suscripciones con un 50% de descuento. Allá que me lié la manta a la cabeza y me compré una suscripción de un año entero. Menos mal que me salió a mitad de precio porque si llego a pagar la barbaridad que cuesta sin oferta y me pego un tiro da algo.

Cuando la compré, el pichón tenía unos 4/5 meses y yo no tenía ni idea de cómo serían las cosas respecto a su alimentación. No había oído hablar del BLW ni sabía que lo haríamos adaptado (que no es BLW realmente). No sabía que mi pichón no tomaría potitos, ni cereales en papilla, ni que no necesitaría leche de continuación… Porque en aquel entonces lo que me planteaba era “a ver si llego a los 6 meses de lme”. Ni por asomo, imaginaba que a día de hoy seguiríamos con teta.

Había visto algunos blogs de mamis donde hablaban maravillas de la cajita en cuestión. Claro que, a la mayoría, la propia empresa Nonabox les enviaba las cajas gratuitamente para que hablara de ellas en sus respectivos blogs. Rara vez hablaban mal de algún producto (que alguna vez si daban mala opinión de alguna cosa puntual, que conste). A ellas, imagino, que les mandarán de lo mejorcito del mes para que les promocionen favorablemente.

No sé, lo vi tan ideal todo… Me lié, me lié…
Por supuesto, tengo que decir que había cosas buenas. Conseguí cremas para el cambio de pañal para el resto de la vida del universo (principalmente porque algunas están aún sin abrir). Tengo una colección de variadas marcas. Algunas buenas, otras malas. Al final uso otra mil veces mejor que todas estas (la de caléndula de Weleda). También me fueron mandando un gel grande, una crema corporal y un champú de la marca BioCare que me parecieron aceptables. Cositas de higiene que siempre vienen bien, eran bien recibidas.

CremasLo que me mosqueaba es que anuncian que vas a recibir de 6 a 9 productos de tamaño real (no muestras) y no es realmente así. A mí me llegaron productos de talla normal pero en el embalaje tenían la inscripción de “Muestra gratuita, prohibida su venta” u “Obsequio”. También me enviaron unos sobrecitos de muestras de crema de cambio de pañal. También una bolsita con muestra de aceite de masaje para bebé. Y sé con total certeza que es una muestra porque yo ya usaba ese aceite en casa y no es, ni de lejos, el tamaño real. Ese tamaño no se vende. Y suma y sigue.

La gota que colmó el vaso fue que me enviaron un muñequito de texturas con la etiqueta de  “+0” (a partir de 0 años) y mi hijo tenía ya una edad (casi año y medio). También un babero quitababas cuando esa etapa de las babas estaba más que superada. ¿Qué niño de más de un año lleva eso?

Me puse en contacto con ellos y expresé mis quejas. Me contestaron amablemente dando explicaciones bastante tontas. No quise seguir discutiendo, pero no les veía muy por la labor. Me quejé en dos ocasiones (una vez me mandaron un muñeco de goma que venía roñoso y tuve que lavar).
Respecto al quitababas me contestaron que algunas madres se lo ponía a sus hijos para el frío. Para llevar el pecho protegido de mi pichón le pongo una bufanda o un cuello, no un quitababas.
La primera vez, se disculparon y me enviaron como “disculpa” dos botecitos de muestras de gel de baño y colonia (tamaño como de 75 ml.). La segunda vez mucha retórica en los e-mails (educadamente).

Lo que no puede ser es que manden muestras (no porque sólo lo diga yo, es que lo dice el etiquetado del producto) y me contesten esto:

RespuestaEmailVamos a ver, con ese razonamiento, en todos los productos que venden en cualquier tienda/supermercado deberían poner lo mismo en el paquete para que no se revenda… no?? Ainssss…. ¿Se piensan que las mamás suscritas si no les convence un producto se van a poner a venderlo por ahí? Las muestras gratuitas que llevan esa inscripción en su embalaje es, efectivamnte, para que no se revendan pero porque se dan GRATIS. Lo que venía en la caja yo ya lo había pagado con mi suscripción.

Y esto:

RespuestaEmail2Entonces… por esa lógica, a un niño de año y medio le viene fenomenal un sonajero de tela, por “poner un poner”…. ¬_¬

Imaginad la colección de chupetes, muestras de papillas, leches, potitos y algún que otro biberón que quedaron sin abrir. Pero considero que eso es “fallo” mío. Los potitos los hemos ido tirando conforme iban caducando. Una pena. Creo que papá se comió uno de ternera a la jardinera jijiji.

También me mandaron una botellita rosa… A ver, que los colores de los utensilios del pichón para comer no me preocupan demasiado, pero resulta que estaba la opción de que te la mandaran en verde. Les dije al respecto y me dijeron tenía que rellenar en el perfil de la web si tenía niña o niño… Estoooo? En serio? Pensaban que soy tonta? Si es lo primero que se hace cuando te registras… No fue en la primera caja que recibí, que conste. Pues nada. Me tuve que aguantar.

Otra cosa que no me convenció fue que me mandaron algunos complejos vitamínicos para mí y cremas reafirmantes. Yo ya tomaba mis pastillas de yodo+vitaminas por la lactancia. Estas que me enviaron se me caducaron unas (porque tampoco tenían mucho margen de fecha) y otras las regalé. Las cremas reafirmantes llevaban cafeína y las descarté totalmente. Una la tiré porque caducó y otra está sin abrir aún. Son de esas “efecto frío” que son fuertecillas y no me arriesgo a echarme esos potingues mientras dé la teta.
Otra cosa que incluyen como un producto es, muchas veces, pequeños detallitos de artesanas y publicidad con descuento por si compras en su web. Me llegaron dos chapitas repetidas, una velita, una etiqueta de fieltro (absurdo total)…

Me jodió molestó particularmente que en otras cajas había cosas chulas que ya hubiese querido para mí. Me moría de ganas por un muñeco de la marca Cloud B y viendo que nunca llegaba (en otras cajas sí), me lo acabé comprando yo. Lo mismo pasaba con las muselinas o gasitas. Con lo apañadas que son, que sirven para todo, y nunca me llegó una. Así que, otra vez, las compré yo donde me dio la gana.

nonacloubMi conclusión: para estar cruzando los dedos para que no me toque una porquería algo que no me hace falta, prefiero invertir ese dinero en comprar lo que yo quiero y dejar de “jugar a la lotería”. ¿Merece la pena? Bajo mi punto de vista y mi experiencia: NO. Para un regalo puntual, pues mira, es un detalle, una cajita (pero de las que traen cosas “sustanciales”). Otra cosa sería si pudieras elegir, de entre productos que ellos propongan cada mes, qué quieres tú. Sería caótico para ellos, imagino.

¿Alguna de vosotras ha estado/está suscrita a alguna cajita de este estilo? ¿Qué opinión os merecen?