Reto: Mis juguetes favoritos

Hace la tira que no os lanzo un reto, bandidos! Ya está bien!
Esta mañana os vengo a retar para que participéis en “Mis juguetes favoritos”. Ahora que se acercan las navidades y los peques de casa van a ser agasajados con regalos a gogó, quiero saber qué juguetes os hicieron felices en vuestras infancias.
Aunque tenemos, unos más que otros, cierta edad, todos fuimos niños. De eso os hablé y os reté aquí

RetoJuguetesFavoritos
Si participáis, no olvidéis compartir esta imagen 😉

Esta vez, vamos a centrarnos en el tema juguetil. Porque, seguro, segurito que tenéis en mente aquellos juguetes que os hicieron pasar buenísimos ratos.

En mi caso, os traigo una pequeña selección. Por descontado, mis más preferidos eran los clicks de Playmobil, pero como ya hablé de ellos en el otro post, aquí me los salto. Vosotros podéis poner cuantos queráis -no tienen que ser 10-.

  1. Muñecas.
    Como hermana mediana de tres, y siendo la segunda chica, lo normal era que mi hermana (3 años mayor que yo), fuese la que se iba llevando en primer orden las muñecas molonas. Ella llegó antes la Nancy, Barbie y así con casi todo. Así fue como a mis manos, por ser más pequeña, iban cayendo las versiones “mini”. Luego, con suerte, heredaba las guays que mi hermana (por ser mayor) ya no quería. Yo no tuve Nancy, tuve Lesly (no me gustaba nada, pero era lo que había). Antes de tener a mi ansiada Barbie, tuve a Skipper (la hermana pequeña de Barbie, a la que le corté el pelo y quedó horrorosa). Pero la muñeca que molaba muuuucho, era “Selene”, la amiga de las estrellas de Nancy. Le brillaban los ojos en la oscuridad. Molaba meterla debajo de la cama y ver sus ojillos resplandecer jijiji.
    leslynancyseleneskipperbarbie
  2. Pequeña Moda
    Al igual que el juego “Diseña tu moda”, “Pequeña Moda” funcionaba de igual manera. Tenías las “placas” intercambiables de cabezas-cuerpos-piernas con diferentes modelos (caras, camisas, pantalones/faldas). Una vez elegido el diseño final, ponías un papel encima de las placas, cerrabas la tapa (con ventana, claro) y pasabas un carboncillo. Al tener relieve las placas, quedaba dibujado el diseño en el papel. Luego lo coloreabas y diversión garantizada. Miles de combinaciones posibles!pequemoda
  1. Juegos de mesa.
    Entre todos, el mejor, el que más nos entretenía, con el que nos lo pasábamos bomba, sin lugar a dudas es “El último caso de Sherlock Holmes”. Una especie de “Cluedo”, pero al más puro estilo Holmes jijiji. Había que ir cogiendo cartas, pasando por las casillas de los “barrios bajos”. Tenías que ir apuntando los datos de tu investigación en una cuartilla hasta dar con el culpable. Qué momento! Levantarte y decir: “Alto! Tengo al culpable!” XDsherlock
  1. Recortables.
    Tenía muchísimos, de diferentes clases, tamaños y temáticas. Lo mejor fue cuando “descubrí” que podía hacerlos yo misma. Dibujaba al personaje y después, poniéndolo a contraluz en el cristal de alguna ventana, dibujaba los diferentes trajes. Muy creativa que era una jiji.
    recotables
  1. Indios y vaqueros / Vaqueros e indios.
    Sí, estas figuritas de plástico que guardábamos en un bote gigante (creo que era un bote enorme reciclado de helado). A esto jugaba con mi hermano pequeño y mi primo. Hacíamos “trampas” para los indios o para los vaqueros (dependiendo de en qué bando estuviésemos, obviamente). Lo pasábamos genial ideando tácticas de ataque y defensa. Estrategia a tope!
    IndiosVaqueros.jpg
  1. Laberintos.
    Hacíamos laberintos por tooooda la casa con las madejas de lana de mi madre (qué le gustaba hacernos un jersey de ochos! –horror-). Íbamos pasando el hilo de lana por aquí y por allá. Al terminar de enredar por todos lados, había que ir de una punta a otra de la casa pasando entre los hilos –preferiblemente sin tocarlos-. Ahora que lo pienso, mi madre y mi tía (también jugábamos a eso en casa de mis primos) tenían santísima paciencia con nosotros.
    laberintolana
    Imagen de http://www.kidszone.es/laberinto-de-lana/
  1. Hacer pulseras.
    En toda infancia que se precie, se tiene una racha tejedora-creativa. En la mía, llegó la época de las pulseras de hilos de plástico e incluso recuerdo ir a coger como los plásticos de los cables de las obras (diosssanto, espero que sea un recuerdo creado y no vivido jjj). También recogíamos conchas en la playa y nos montábamos pulseritas y collares. A veces, si teníamos excedente, nos montábamos una tienda en la placita o en el mismo portal de casa. Una caja grande de cartón, las pulseras expuestas y cartelitos con los precios (2 pesetas, un duro… ). Sí, fui una menor trabajadora, emprendedora y cobraba en negro XD
    pulseritas
  1. Dibujar.
    Siempre me gustó mucho dibujar. Tenía cuadernos, mis lápices Alpino, mis rotus Carioca, mis lápices 2HB, mis sacapuntas chachi-pirulis, esos estuches de tres plantas… Mis padres iban guardando algunos de mis dibujos, pero al final, han desaparecido (seguro que los tiraron jjj).
    Dibujar.jpg
  1. Maletines de médicos/enfermeras.
    Cómo me gustaban! Con sus jeringuillas, sus fonendoscopios, sus botecitos… Cuando íbamos a hacer compras grandes o especiales, como la de navidad, al Pryca (lo que viene siendo hoy en día Carrefour –Pryca lo compró el grupo Carrefour-), la sección de juguetes era el paraíso. Siempre acababa con un maletín de estos (o caja de clicks) en mis manos a modo de Gollum en plena crisis de posesión.
    kitmedico
  1. Mi osito.
    Ay, mi osito Brigitta! Cómo me iba a olvidar de mi osito. Aún lo conservo. Lo tengo bien guardadito porque está ya que se cae a trozos. Me lo regaló una amiga de mi madre cuando nací. Tenemos la misma edad ;). Lo confieso: con esta osita de peluche he dormido más de media vida. Era tan cómoda. Ahora duermo con una almohada de cuna que hace la misma función jijiji. Si buscáis en google “Mosito pelusín” os salen fotos del susodicho peluche.bri

Hasta aquí este ramillete de tesoros XD. ¿Coincidimos en alguno?
Si os apetece, recoged el relevo y contadme/contadnos cuáles eran vuestros juguetes favoritos 🙂
Me encantaría conocer esos juguetes que tanto os molaban y así vemos si somos diferentes o si al final, más o menos, todos los niños tienen gustos en común.

Anuncios

Sexismo

El título de la entrada deja claro de lo que voy a hablar. No hace falta ser un lumbreras para darse cuenta de que, en general, casi todos los productos que nos intentan vender en publicidad son sexistas a tope.

anuncio sexista 1 (imagen)

Una cadena de supermercados, hace poco, anunciaba ofertones para ellas (detergente) y para ellos (pizzas congeladas). A casa me llegan folletos de ropa de cierta marca que vende por internet donde me ofrecen códigos especiales con los que conseguir regalos (cocinitas para ellas, mochilas de Minion para ellos… de ese estilo). Esto es un suma y sigue.

198902

Si vas a cualquier tienda de juguete, más de lo mismo. Hay claramente pasillos “para niñas” y pasillos “para niños”. El packaging nos da pistas… Niñas que planchan hacendosas, niños que pilotan aviones de guerra…

juguetessexistas480-300x175

En las tiendas de ropa igual. Para niñas colores rosas, estampados florares, princesas y adornos brillantes everywhere. Para niños colores fuertes, estampados “dolor de cabeza” (chillones cuadros escoceses con suerte), mensajes tontos y agresivos…

Os contaré, como anécdota, que no hace mucho, vimos en una tienda a una niña que quería un libro. Su madre estimó que era un libro “de niños” y le instó a dejarlo en su sitio porque tenía que llevarse un libro de princesas o ponis. Eso lo he visto en vivo y en directo y se me han caído los palos del sombrajo. Ojiplática.

Hace unos días, mirando una tienda de juguetes, al pichón se le metió entre ceja y ceja que quería llevarse un carrito de la compra de juguete. Lo agarró y no lo soltaba. Total, que como le vimos tan emocionado, se lo compramos. Siempre que salimos a la calle se lleva algún juguete (un coche, un dinosaurio, un animal…). Pues ahora sale con el carro de la compra XD. Además con toda su compra dentro. Completito. Lleva de paseo a su cartón de leche, su zanahoria, su racimito de uvas…

00108346498606____2__640x640La cosa es que al ir con su carrito, la gente le confunde automáticamente con una niña. Escucho frasecitas del tipo “mira que maja la nena”. Yo me callo porque paso de explicarle nada a un desconocido. Pero me toca las narices. Mucho.
¿Qué pasa, que un niño no puede llevar un carrito? No es la primera vez que nos pasa algo así. Es una pena y me parece muy triste.

Esto demuestra que hay mucho que cambiar todavía. Me alegro de que mi hijo sea libre de elegir lo que le gusta libremente. No seré yo quien dirija sus gustos.

¿Os ha pasado algo parecido? ¿Habéis vivido o visto alguna situación de este estilo? ¿O habéis visto alguna publicidad que os haya hecho sangrar los ojos?
¡Contadme!

El arte de regalar

En estas pasadas fechas navideñas he alucinado con la cantidad de juguetes que han recibido los hijos de amigos/conocidos. Veía mi muro de Facebook y de Instagram con fotos de casas repletas hasta los topes de cacharros, juguetes, inventos varios…

Pile de paquets cadeaux colorésMi duda es si realmente los niños piden tantas cosas. En mi casa mi hijo no ha pedido nada. Y no es porque no vea la tele porque sí la ve y entre dibujo y dibujo se ha estado tragando el chorro de anuncios de juguetes de turno. Cuando ve algo que le gusta o le llama la atención lo señala y sonríe o exclama “mamá” para que mire y vea lo que le gusta. Pero no llega el punto en que pida nada en especial.

Veo que algunos papás comentan que sus hijos han pedido tal o cual juguete, que les han escrito en la carta a los reyes que traigan tal o cual cosa… y me llama la atención. En mi caso, sé lo que le gusta a mi pichón y me atrevo a aconsejar a las abuelas/tíos para que, si le quieren regalar, sea esto o lo otro (en función de los gustos de mi hijo). Pero nada ostentoso ni obsceno (en el sentido de que sea demasiado).

Os expliqué que nosotros no somos ni de papá Noel ni de reyes magos y que no queremos inculcarle creencias al niño. Pero eso no quita que la familia le haga regalos, o que nosotros le regalemos alguna cosa, o que pusiéramos un arbolito de navidad, o que nos hayamos puesto las botas con el roscón.

Los regalos que ha recibido en casa han sido libros. Estos han sido:

libros_Navidad15

Por parte de la familia le han regalado libros, un teclado de juguete, un Mr Potato, la famosa pizarra de Ikea, unos sets de utensilios de cocina de madera (tostadora y cafetera), una libreta graaaaande y unos colores. También algo de dinero para que le compremos lo que veamos. Seguramente será invertido en ropa porque los niños crecen por días.

CMYK básico

Bastante nos taladran la cabeza con “compra esto o aquello”. Así que dentro de todo, creo que hemos estado “recatados”.

Como veis somos muy de libros. Tenemos las estanterías a tope. Yo tenía la remota esperanza de que nos tocara la lotería para poder tener toooodos los libros bien colocaditos en una casa nueva jajaja… pero no, otro año más “mi gozo en un pozo”.

Me parece que lo mejor son regalos prácticos, que el niño les saque partido, que se entretenga con ellos y si, de paso, aprende algo, mejor que mejor. Veo tantísimos cacharros en las jugueterías y a precios desorbitados que me quedo con la boca abierta. ¿Cómo puede costar una casita ridícula-de tamaño- de Peppa Pig 40/50 euros? Y después, seguramente, será un trasto más al que no hace ni caso que irá dando tumbos por la casa.

Puede que ahora, el pichón por ser pequeño, y no estar muy al loro de la situación, se comporte de forma poco “compulsiva-pedigüeña”. Lo mismo, el año que viene quiere todo lo que ve y cambian las tornas. A saber. Espero que no, la verdad ;P

Y en vuestras casas, ¿han sido generosos, cortitos o se han pasado tres pueblos?

Juguemos

Puede que porque nuestro pichón no haya sido (ni por la familia paterna, ni por la materna) el primer nieto, ni el primer sobrino, haya tenido menos avalancha de juguetes y regalos (y menos mal!). En casa somos bastante comedidos, creo, con comprar juguetes. Reconozco que se te van los ojos detrás de tanto juguete “molón”. Si te paras a pensar un ratito te das cuenta de que la mayoría son cacharros del demonio que no va a querer, que vas a llenar la casa de tonterías… y la pasta que te dejas. Sin contar con que no vivimos en un palacio precisamente.

Sólo tengo que admitir que hay dos cosas en la que somos unos absolutos manirrotos:

-Libros.

-Figuras de animales.

Juguetes realmente tiene los que le han ido regalando y alguna cosa que le hayamos comprado. Contados con los dedos de las manos. Los que suele usar los tenemos en las estanterías del salón. En plan “Montessori”. Los juguetes que me menos usa, los tenemos guardados en sus cajas en el armario de su dormitorio. De vez en cuando los sacamos pero los volvemos a guardar después de usarlos. Así no se aburre de verlos siempre.

Montessori-4
Salón con estanterías al alcance del niño

En el armario de su dormitorio hay guardados un Mr Potato blandito que habrá cogido 3 ó 4 veces, un saco de piezas megablocks, un par de cajas de clicks de playmobil 1.2.3 (de bebés), una caja de Lego para bebés, un tren de madera, una caja de puzles que no ha cogido nunca… y creo que ya. Ah, y una tele de Fisher Price que fue un caprichín mío porque de pequeños mis primos tenían una igual y a mí me flipaba. No está guardada. La tenemos sobre una mesilla (cómo no, de Ikea) más en plan decorativo que otra cosa. Por fin la he podido tener, jajejijoju.

En el salón estos son los juguetes que tiene:

  • Una caja con plastilinas y herramientas para manipularlas.
  • Cajas con animales (una de animales marinos, otra de cachorros, otra de caballos, otra de variados, otra de dinosaurios).
  • Una caja con instrumentos musicales (xilófono, maracas, pandereta…) y en una balda de una estantería tiene un radio-cassette de juguete (venía de regalo con un pedido de Vertbaudet) y un palo de lluvia.
  • Un maletín de coches blanditos (esto es de su último cumpleaños y pasará a estar guardado en breve).
  • Muuuchos libros.
  • Un arco iris waldorf.
  • Una caja con pelotas pequeñas.
  • Dos libretas (una tamaño A5 y otra A4), una caja con rotuladores, ceras y una cajita de acuarelas con pinceles.
dibujopichon
Obra abstracta de pichón

En su dormitorio también tiene una importante colección de libros. Os tengo que hablar de los libros que tenemos, además de los que más le gustan por ahora, que son unos cuantos. Con lo que más juega últimamente es con la plastilina. Hace bolitas, churritos, los corta, se los pega a las figuras de animales. Dino+Plasti Con los libros y los animales jugamos a asociarlos. Él trae un libro, miramos una hoja. Le pregunto qué animal es. Él hace el sonido y busca entre las figuras el animal que es. O al revés: cogemos una figura y después el libro donde sale ese animal. O hacemos familias de animales. En fin… múltiples posibilidades combinando libros/animales.

Animales+libros_Aquí os dejo un blog donde dan ideas de actividades chulas para hacer con los animales de Schleich. Está en inglés pero tiene la opción de traducirlo al español.

No lo voy a negar. Mi pichón tiene una tablet. Ese engendro tecnológico que juras que nunca usará tu hijo. Fue un regalo de su tío. Al principio se enganchaba bastante. Después le perdió el interés. Ahora vuelve a cogerla de vez en cuando. La tenemos en la habitación de trabajo de papá. No está escondida. Pichón, que sabe dónde está, si la quiere, va a buscarla y la coge. Tiene bastantes juegos de Dr. Panda. Si yo me engancho (sí, lo admito), un niño más… En fin. La usa por rachas. También si está con ella y le ofreces jugar a otra cosa, suele dejarla tirada y se pone a jugar contigo. A mí no me hace mucha gracia, pero bueno, admito que a veces, le dejas jugar y puedes ponerte a hacer otras cosas un rato. Un triste recurso. Lo sé. drpanda-11 Por último os dejo con unas tiendas chulísimas de juguetes. Una es Jaisa y la otra Jugarijugar. Tienen cosas que ya las quisiera para mí (como las piezas Tegu, jiji). Las figuras de animales las solemos comprar de la marca Sleich o Papo que son las habituales en tiendas. Ojo que también tiene algunos animales del chino y le gustan igualmente. Otras marcas chulas son Safari, Collecta, Mojo… En esta tienda de Alemania hice un pedido importante de una colección de animales poco comunes. Tienen una variedad alucinante y bien de precio (el rollo son los gastos de envío). El pedido tardó en llegar poco menos de una semana y tenía un link a la agencia de mensajería para hacer seguimiento del periplo del paquete. En Amazon suele haber gran variedad. Todo es buscar.

También tenemos libros y juegos para cuando sea más grandecito. Pero para eso habrá que esperar.