No!

Palabra más usada entre pequeños parlantes:

no.9999090

Llevamos unos dias que lo que más escucho en casa es:

Este no.

Ahí no.

Agua no.

Caca no.

No! No! Nooooo!

1779139_744376982264623_8548871112401310344_n

Hemos vuelto a viajar en el tiempo a la adolescencia o hemos vuelto a la aDOSlescencia. Cuánta paciencia hace falta… Estamos en momentos críticos. Mi amante bandido con trabajo hasta las cejas no está muy presente, la verdad sea dicha. Y mi cerebro, a veces, está a punto de saturarse. Además se nos desajustaron los horarios un par de días en los que se durmió yendo en coche y las noches fueron gloriosas. Cambió la rutina de horarios de sueño (llamarlo rutina es demasiado jjj). El día acababa de madrugada (lo más tarde a las 2 de la mañana). Se está atascando para hacer caca. Otra vez le ha dado por no querer bañarse. Cambiarle el pañal es luchar contra un endemoniado. Directamente pasa de la fruta (ya ni zumos).

El cansancio… Y escuchar ese “NO!” una y otra vez… es demoledor.
Diositos del olimpo, denme fuerzas y, sobre todo, muuucha paciencia.
Espero que esta rachita pase pronto.

Anuncios

Y la nave va

Ayer por la mañana mientras jugaba a hacerle pedorretas al pichón y él se partía de risa, he podido ver asomar las dos puntas blancas de sus nuevos dientecitos: los dos colmillos inferiores. ¡Qué alegría! ¡Qué alboroto! ¡¡Dientes, dientes!!

Han tardado en llegar. Se han hecho de rogar. Ya os conté aquí que al pichón le empezaron a salir los dientes bastante tarde (sobre el primer año). Él va a otro ritmo: lento pero seguro.

No me voy a centrar en el suplicio que hemos tenido que aguantar con los comentarios sobre la dentición de mi hijo. Como todo, va por fases. Ahora la tabarra va en otra dirección: “¿por qué no habla?/¿cuándo va a hablar?”. A ver si dice una palabra ya y pasan al siguiente tema de “braseo” (será la escolarización, imagino).

ordensalidadientesComo veis en esta imagen, los caninos que suelen aparecer antes son los superiores. Pichón ha decidido que mejor sean los inferiores. Así, rompiendo moldes. Y suelen salir sobre los 16/23 meses. A mi niño le están empezando a salir con 26 y, por lo general, desde que asoma la punta hasta que está todo el diente fuera, puede pasar muuucho tiempo. No sé, como un mes o así. Van lentos.

Por ahora, recién inaugurada la aparición de los caninos (¡2 a la vez!), podemos decir que sólo faltan por aparecer los segundos molares. Viendo que pueden empezar a salir hasta a los 33 meses… aún tenemos tiempo.

Lo bueno de que le salgan los dientes tan tarde es que, seguramente, sus dientes de leche empezarán a caerse más tarde y, por tanto, los definitivos saldrán más tarde. Es como una especie de “seguro dental” que hará que sus dientes estén sanos durante más tiempo. Salen más tarde ergo se estropean más tarde. Todo tiene su lado bueno.

Otro súper avance con el que nos ha sorprendido es que ayer mismo decidió tirarse solito del tobogán grande. Tampoco es que nos hayamos quedado con las patas colgando, eh! Pero hace una ilusión tremenda.

Él se tiraba solo por los toboganes pequeñitos desde hacía unos meses. Para el grande, siempre nos pedía la mano porque se le iba el cuerpo para atrás.

Ayer no. Ayer se nos lanzó muy valiente y muerto de risa. No quería hacer más que subirlo y tirarse. Llegar al suelo y volverse a subir para deslizarse una y otra, y otra, y otra vez… Entró en un bucle mezclado con risas y emoción. La tonta de su madre, una servidora, no dejaba de grabar y hacer fotos. Hasta que el móvil se quedó fundido sin batería, jjj.

toboganOtro detalle es que hasta hace poco subía los peldaños al tobogán pequeño (al grande no, que va con una escalera de otro estilo) a cuatro patas. Ahora ya sube de pie, apoyándose con las manos en las barras laterales. Verle subir de pie los peldaños y tirarse solo por el tobogán grande me hizo sentir felicidad a raudales.

Después me da un poco de penita porque veo que crece y se nos hace un niño. Ya no es un bebé. Aún no es un niño. Pero está muy cerca de serlo. Ay, que me pongo sentimental…