Cambio I: Des-colechando

Como habéis visto por el título, os voy a hablar de cómo llegamos al punto en que el pichón se ha “independizado” del dormitorio de matrimonio. Aunque hay un pequeño detalle: yo también me he mudado con el niño XD.

colecho

Como os conté, mi amante bandido tuvo un percance y al final le tuvieron que intervenir quirúrgicamente. La operación fue en un ojo –imaginad el susto que pasamos-. No era ninguna broma y el postoperatorio requería de reposo: nada de movimientos bruscos con la cabeza, nada de esfuerzos, dormir casi incorporado, nada de salir a la calle ni pasear… Delicado. Pensamos que con el pichón que se nos colaba de la cuna a nuestra cama y con sus posibles manotazos/patadas voladoras, compartir cama no era buena opción. En su dormitorio –que ilusa de mí preparé antes de que naciera jijiji- tiene una cama nido (o sea, dos camas de 90). Pensé que iba a ser mejor para él que me fuese yo también para que el cambio no fuese tan drástico. Además, el pichón estaba “un pelín” encajonado en la cuna.

Como mi marido tenía que dormir con chorrocientas almohadas y medio sentado (y sigue haciéndolo), estaría mejor siendo el rey de una cama de 1,50 m (ni en sus mejores sueños jijiji).

habitacion

Fue dicho y hecho. El mismo día de la intervención, puse toda la ropa de las camas de 90 en la lavadora/secadora –incluidas fundas de colchones-. Aireé toda la habitación bien. Limpié debajo, encima, delante, detrás… Una puesta a punto total. Cuando mi marido llegó a casa (con media cara vendada que daba sustito verle), todo estaba organizado.

Al quedarme con el niño para dormir, el cambio, no supuso ningún trauma. Tenemos las dos camas juntas, una al lado de otra. Seguimos la rutina habitual: elegir un cuento, leer, último cambio de pañal, un chupito de teta y dormido en cero coma. Las primeras noches, se movía muuuucho. Pierna para allá, cabeza para acá, brazos por allí…

dormir

Fue incómodo para mí, pero el niño durmió tan pichi. Imagino que estando acostumbrado a los “límites” de la cuna, la cama de 90 se le haría un mundo por explorar aún en sueños. Así que la experiencia fue buena –quitando que la que no dormía bien era una servidora jijiji-. También hubo noches en que, con el cansancio, se ponía tristón y decía que quería dormir en el otro dormitorio con papá y mamá, juntos los tres. Daba mucha penita, pero no podía ser. También hubo noches en que me metía yo en su cama, o le metía en la mía –de esto que daba penita porque estaba mimoso-.

Llevamos ya casi dos meses así. Ahora duerme 11/12 horas del tirón (recordad que no hace siestas). Se duerme temprano, sobre las 10 (sí, eso para mí es muy temprano) y amanece sobre las 9/9.30. Geeenial. Hay noches en que se sigue moviendo como si estuviera haciendo el baile del cosaco. Hay otras que la cosa va como la seda y dormimos muy decentemente.

dance027.gif

La cuestión es: ¿Cuándo me iré de ahí y volveré a reunirme con mi amante bandido? Como no tenemos prisa, iremos viendo. Ciertamente, cuando el niño se duerme, como es tan temprano, yo me levanto una vez que cae en brazos de Morfeo, y me voy al salón. Hemos estado viendo series! Lloro de la emoción, en serio! Qué fuerte!! Poder ver la tele de noche, sin interrupciones, es increíble XD. Lo echaba de menos.

Imagino que cuando el niño duerma más “mejor” (en cuanto a movimientos ninja, que acaba destapado cada dos por tres) o deje de hacer caca mientras duerme (esa es otra cuestión de la que os hablaré), yo me iré retirando. Total, hay días en que me levanto y se queda él solo en la cama. Cuando despierta, se baja de la cama y se va al salón. No creo que vayamos a tener mucho problema con esto.

Os iré contando el progreso de la operación “des-colecho”.

Y vosotrxs, cuándo pasasteis a vuestros retoños a sus cuartos? Cómo fue? Por qué decidisteis hacerlo? Me encantaría saber de otras experiencias sobre el tema. Contadme!

 

Anuncios