Visitas interesantes

A la pequeña lista de museos que hemos podido visitar con el pichón, podemos añadir dos más. A pesar de tener ganas de ir desde hace meses, lo hemos ido posponiendo. Casi mejor haberlos visitado pasadas las navidades para que no hubiese demasiada gente. Por lo mismo decidimos ir a unas horas un poco “raras” (a las 3-4 de la tarde que, siendo hora de siesta, no hay ni Blas).

Teníamos unas ganas tremendas de poder ir al CAC de Málaga para ver la exposicón de Mark Ryden (OMG!) -precisamente terminó ayer-. Ni os imagináis lo que me flipa la obra de este hombre. Años mil que le sigo (bueno, quizá sean como 10-11 años desde que voy tras su rastro y el de su señora esposa, Marion Peck, otra pintura buenísima). Tenemos unos cuantos libros suyos (incluso alguna edición “raruna”). No me enrollo, que me emociono XD.

4504282199_876d3bfb21_o
Al grano:
Un día de diario, a la hora boba, cogimos el coche y allá que nos plantamos. Emoción máxima. El CAC es un museo de arte gratuito y está en pleno centro de la ciudad. A pesar de que está todo patas arriba con obras desde ni me acuerdo (¿será por las obras del metro?), conseguimos una ruta alternativa y metimos el coche en un parking a dos pasos (literalmente) del museo.

cac

A pesar de que no es un museo grande, han traído bastantes obras de Ryden. Yo flipando –tal cual-. El pichón iba muy atento mirando cada cuadro y alguna que otra escultura. Como siempre, para que estuviera entretenido, la técnica era pedirle que fuera localizando cosas en cada pintura. Este pintor suele usar muchos detalles “semi ocultos”. Buscamos y encontramos muchas abejas, dinosaurios, medusas, calaveras, monos, peces…

No sé cuánto tiempo estuvimos. Quizá pasamos como hora y media o así allí. Sólo vimos esta expo. El resto, la colección permanente, que tampoco es mucho, la teníamos vista de otras veces. En resumidas cuentas, fue una experiencia muy chula. El niño disfrutó, su papá y una servidora ni os cuento.

captura-de-pantalla-2017-01-25-a-las-12-48-24

Como nos venimos arriba, dijimos: vamos a ver otro museo!. Hay uno al que le teníamos ganas y que no conocíamos: La colección del museo ruso de San Petersburgo.

vpgzg9sw_400x400

Además estaba la exposición temporal de Chagall (mi amante bandido es muy fan de este pintor) que ya ha terminado (de hecho hay nuevas expos que iremos a ver fijo: sobre Kandinsky -lo idolatro- y otra sobre los Romanov). La pillamos por los pelos.
Afortunadamente aparcar por allí es bastante fácil. El museo está situado en el antiguo edificio que era la fábrica de Tabacalera y es una maravilla. Cogimos entradas para ver toda la colección (eso es venirse muuuy arriba).

rusodsc1995-web_crop3sub1-8252050f593d0e5a6691a21bd4da1aa3

Es un museo recogidito (no muy grande), pero tenía cuadros preciosísimos. Los de Chagall ni os cuento. Maravilla.

Aquí, con el trote que llevaba el pichón, ya iba más disperso –normal-. Así que yo iba con él a un ritmo más rápido y dejamos que papá disfrutara más lentamente del paisaje ;).

Había muchos cuadros de paisajes (clasificados por estaciones –primavera, verano, otoño, invierno-). Fuimos viendo las diferencias (que si los árboles con nieve, o sin hojas, si hay flores, si la gente va abrigada o no…). Pero bastante fluido porque el niño estaba cansadillo.

captura-de-pantalla-2017-01-25-a-las-12-59-24

Eso sí, llegados a la tienda del museo se nos fue la pinza. Ay, qué de cosas chulas tienen allí! El pichón se enamoró de una matrioshka de robots (que se vino a casa), mi amante bandido cogió un par de libros, yo me pillé un libro de “El principito” en ruso (lo coleccionamos en diferentes idiomas)… Le hicimos el agosto a la tienda XD.

matryoshka-robot-dolls

Así terminamos una larga tarde de museos en la ciudad. Muy emocionante, muy excitante y guay! Sí, muy guay.

Nos quedan pendientes otros museos de Málaga a los que tengo ganas de llevar al niño. Cómo disfruto/disfruta/disfrutamos con estas cosas. Ya os contaré cuando lo hagamos.

¿Os gustan este tipo de actividades para hacer con los niñxs? Seguramente en vuestras ciudades hay museo o lugares muy chulos para visitar con ellos. Algunos incluso hacen actividades específicas para ellos. Todo es investigar un poco y se descubren muchos sitios interesantes.