Cambio II: Des-tetando

Llegó el fin de nuestra lactancia. Los últimos meses del año pasado, el pichón sólo tomaba pecho para irse a dormir de noche. Solía ser una toma muy cortita, como de cinco o diez minutos, hasta que se quedaba dormido y soltaba. Antes, como del verano al otoño –más o menos-, solía hacer dos tomas (una de cada pecho): cuando despertaba, antes del desayuno y la de antes de dormir en la noche. La toma de la mañana dejó de pedirla sobre el otoño. Así que sólo tomaba de una teta cuando redujo las tomas a una sola (la de la noche). Esto era por la postura para dormir –siempre del mismo lado, porque del otro lado estaba la pared-. Nunca noté molestias, ni cambio de tamaño en el pecho que dejó de tomar. Imagino que tras tres años y pico, eso de las obstrucciones es bastante improbable. Tiene que estar súper regulado y, como las tomas se iban espaciando, fue todo muy gradual.

el-destete
Imagen de “Mama Expatriada”

Nos plantamos en fechas navideñas, con el cambio de dormitorio –que os contaba la semana pasada-. Una noche, sentí lo que llaman “agitación por amamantamiento”. Resumiendo mucho: es una sensación como de rechazo a que el niño tome pecho. Es complejo de explicar. No es dolor físico. Es sentir como que te es desagradable (mucho) que el niño mame. Intenté aguantar, pero me era, de verdad, imposible. Me estaba poniendo hasta nerviosa. Así que le pedí al niño que soltara un momento. Lo volví a intentar, pero la cosa no mejoró. Finalmente, le dije que mejor podía dormirse abrazado a mamá porque no me sentía bien. No le pareció mal. Se durmió en nada y menos. Al día siguiente me pasó lo mismo. Hicimos igual. Y un día tras otro y otro… llegó el punto en que no le ofrecía y él no pedía.

Para hacer un destete respetuoso, la fórmula es “no ofrecer, no negar”. Es decir, no estar diciéndole al niño si quiere teta y, si te pide por iniciativa suya, no decirle que no. En parte, puedo decir que el destete de mi hijo ha sido bastante respetuoso. Cuando le pedí que me soltara, él lo hizo sin poner malas caras. Ni lloró, ni se mostró enfadado o triste. Desde esa noche no me ha vuelto a pedir teta. No creo que lo eche de menos. Diría que lo hemos hecho estupendamente 😉

desteterespt

Ahora la rutina para ir a dormir es: elegir cuento, leerlo, beber un poco de agua, cambio de pañal y se mete en la cama. Yo me quedo en la cama de al lado. No necesita que le abrace. A veces, me pide que le dé la mano. Apagamos la luz del dormitorio y dejamos la luz de nuestra tortuga de Cloub-B. En cinco minutos está dormido.

Aqua_Tranquil_Turtle_Cloud-b.jpg

¿Cómo me siento yo?
A nivel físico, feliz. Feliz porque mi cuerpo no ha “sufrido” cuando esto se ha acabado (sin dolor, sin obstrucciones, sin cosas raras… -a pesar del agitamiento que sólo pasó unas noches-). Feliz por terminar un ciclo, por cerrar sin traumas un círculo. Feliz también por ver que mi cuerpo ha sido capaz de alimentar a mi hijo, de darle también consuelo, cariño y muchas defensas jijiji. Feliz, por qué no decirlo, por “recuperar” mi cuerpo y sentirlo mío (es complejo de explicar).

A nivel emocional, feliz. Feliz por todo lo que he conseguido cuando poca gente daba un duro porque pudiera conseguir dar pecho. Feliz por estos tres años en que he hecho fuerte y grande a mi hijo. Feliz por ver que esto se ha terminado sin suponer ningún trauma, ni un solo mal rato, para el pichón. Pero, por otra parte feliz-melancólica por ver que el pichón crece rápido, que el tiempo pasa veloz y mi bebé ya es un niño. También complejo de explicar.

Recuerdo cuando pensaba que sería imposible que el pichón se durmiera sin teta. Me parecía un imposible. Fijaos qué equivocada estaba. Ha sido fácil, tan sumamente fácil. Sólo hay que dar tiempo al tiempo.

Otra etapa cerrada. 41 meses de lactancia materna con final feliz, afortunadamente.
Tempus fugit.

vanitas

Anuncios

17 comentarios en “Cambio II: Des-tetando

    • Gracias ❤
      Se supone que el destetenatural, voluntario y espontáneo por parte de un niño puede ocurrir a partir de los dos años que es cuando dejan de ser lactantes.
      Yo he querido que esto fuese cosa de los dos, aunque admito que le he dado un empujoncito al tener la agitación tan desagradable. Aún y con todo, ha sido muy paulativo y respetuoso (creo yo).

      Espero que vuestra lactancia siga hasta que ambas queráis y que, llegado el momento, termine de forma tranquila. Con la edad de tu peque, mi niño, tomaba muuuucha teta aún.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

    • Gracias 🙂
      Pues nada, todo es dejar que las cosas fluyan. Llegará el día en que reducirá las tomas, que será solo una y de ahí a ninguna es un pasito. Siempre con cariño y respeto al niño.

      Besos!

      Me gusta

      • Yo estoy ahora en sólo una, la nocturna. Y porque se la ofrezco, no estoy preparada yo para perderla, jajaja. Tu post me ha hecho pensar en ello y quizás él sí está preparado para destetar… pero yo no…

        Me gusta

      • Entiendo que a veces cuesta más a la madre que al hijx dejar la lactancia. El sentimiento de tristeza por ver que se termina algo tan bonito, que crecen, que ya no volverán esos momentos tan bonitos juntos… En fin… Todo tiene su tiempo.
        Lo ideal es que estéis los dos felices 🙂

        Besos!

        Me gusta

  1. Yo tengo pocas tomas. Por la mañana es un ritual de 20 ó 30 minutos. Forma parte del despertar. Y por la noche. Luego a lo largo del día vamos intercalando otras tres tomas aproximadamente. Cuando he dejado de darle la de la mañana por prisas he notado molestias en los pechos. Muchas veces me he preguntado hasta cuando vamos a continuar. De momento noto que es ella quien lo pide. Me levanta el jersey y se sirve. Antes era yo quien lo ofrecía. Muchas veces me pasa por la cabeza el planteamiento de que cuando deje de darle pecho no volveré a hacerlo en mi vida y me da mucha pena. Un abrazo.

    Me gusta

    • Claro, al ser Alicia aún “pequeñita”, y seguir con tantas tomas, es normal que sientas molestias si te “saltas” alguna toma. Conforme se vayan espaciando en el tiempo, se va regulando la cosa. Vamos, yo no he tenido ni un mínimo dolorcito.

      Seguid disfrutando de vuestra lactancia mientas las dos estéis felices con ello.

      Besos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Oye, que bien me ha venido tu post!! No tenia ni idea de la agitación del amamantamiento y por fin le he puesto nombre a lo q me ha pasado!! Esto de dar el pecho estando embarazada no es lo mejor del mundo, la verdad. El Pichón ha tenido mucha suerte, habéis vivido una super lactancia feliz y respetuosa y ahora al dejarla, lo mismo. Entiendo esa sensación de “recuperar” el cuerpo de una jeje y eso q yo aún le doy a Pichí, pero como es solo por la noche el no tener q pensar en la ropa q me pongo y poder ponerme vestidos y cosas así parece una tontería pero hija, es como volver a ser una misma. Felicidades a los dos por haberlo hecho tan bien. Ahora a disfrutar de seguir viéndolos crecer!! Un besote!!

    Me gusta

    • La agitación es algo común sobre todo en lactancia prolongada. Mucho más común si estás embarazada. Si te sientes mal, dile a Pichí que mejor te abrace, o le lees un cuento, o elegís otra cosa que le guste 😉
      Por una amiga que estaba embarazada y daba pecho a su peque mayor (2 años tenía entonces), le pasó también y paulatinamente lo dejó. Además, llega un punto en que dicen que se va la leche para que el cuerpo de la mamá se prepare cuando nazca el siguiente bebé (y necesite el calostro inicial).
      Esto es un mundo, verdad?

      Besos!

      Me gusta

  3. La verdad es que yo no sé mucho del destete, con los dos ha sido muy sencillo. Mi lactancia no ha sido tan prolongada, pero ahora leyéndote, me doy cuenta de que lo hice con respeto. Respeté sus tiempos y sus necesidades. Y no sufrimos, ni ellos ni yo. Ni siquiera una molestia en los pechos. Lo hice muy muy lentamente, hasta que un día nos dimos cuenta de que ya no tetaban. Preferían comer 😉

    Me gusta

  4. Cómo me ha gustado tu entrada! Justo explicaba mi caso y me ha motivado mucho leerte! Sobretodo el punto que decías que veías imposible que durmiera sin teta… Ahí me encuentro yo!! Me encanta dar de mamar a mi bebé pero cada vez soporto menos las tomas nocturnas. Ojalá podamos llegar a un destete como el tuyo!! Por cierto, dónde se puede encontrar la tortuga? A ver si a mi Lucero le relaja!! Un abrazo .

    Me gusta

    • Ay, acabo de comentarte en tu blog jjjj. Nos hemos cruzado.
      Allí te he soltado un buen ladrillo ;P

      Pues la tortuga la puedes encontrar en Amazon. En tiendas Fnac, alguna vez he visto que venden muñecos de esta marca, Cloud B, para dormir en la sección de libros de niños/bebés.
      Aquí te dejo la web donde puedes ver los modelos que hay.
      http://cloudb.com/Spain/

      Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s