Aniversario

Ya hace diez hace diez años que te dejé. Empezamos tonteando los fines de semana y, poco a poco, eras parte de mi vida. Entonces, yo tenía 18 años y estaba descubriendo el mundo. Nadie me imaginaba sin ti. Tampoco me imagina sin ti en el futuro. Me diste buenos momentos, de risas, de estar con amigos, de conocer gente juntos. Pero también me hiciste pasar malos momentos. Me ibas minando poco a poco desde dentro y se notaba por fuera. Aunque este punto, aún siendo consciente de él, no me importaba demasiado. Quería tenerte cerca. Te necesitaba.

Con el paso de los años, estando en un muy mal momento de mi vida, me di cuenta de que lo nuestro no iba a ninguna parte, que me hacías daño y hacías daño a mi entorno. Coincidía con que mi hermana estaba embarazada de su primer hijo y pensé que no quería que mi sobrino te asociara conmigo por nada del mundo. Otras personas me habían animado a dejarte (entre ellas mi amante bandido, amigos, mis padres…). Pero no lo tuve claro hasta entonces. Tenía que apartarte de mi vida para siempre y cuanto antes.

The End

Fue el 6 de junio de 2006, la última vez que te tuve entre mis manos y me despedí de ti con una firme, firmísima, convicción de que no te quería nunca más conmigo. Bonita fecha, eh? 6 del 6 del 6 (la fecha del diablo jajaja).

Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida: alejarte de mí y pasar de desearte con todas mis fuerzas, a no soportarte ni de lejos. Al principio pasé por días muy duros, pero mi fuerza de voluntad pudo con las ganas de buscarte. Incluso pasados los meses, había ocasiones puntuales en las que te echaba de menos, mucho. El paso de los años ha hecho que esta sensación desaparezca totalmente (hace tiempo que hasta te tengo asco, y mucho).

aniversario.jpg

Sí, como habréis podido imaginar, hace ya diez años que dejé el tabaco 😉 y sólo puedo decir que ha sido una auténtica liberación. Según me dijo mi médico de cabecera, que aplaudió mi decisión, hasta que no pasasen 10 años, no me considerarían una ex fumadora (en otros sitios me dijeron que 15 años –a los que voy a llegar sin duda-). Hace tiempo que ya me considero como tal porque no me llama en absoluto. Es más, el simple olor me repulsa.

Estoy súper-hiper-mega-ultra-extra-orgullosa de mí misma por haber conseguido dejar un hábito tan horripilante. Desde aquí mi agradecimiento a mi amante bandido, que me conoció siendo fumadora y me tuvo que aguantar oliendo pestes a tabaco un tiempo, que me apoyó en todo momento. También agradezco a mi sobrino que llegara a este mundo para hacerme cambiar este aspecto de mi vida (y en otros tantos, siempre para bien).

keep-calm-and-say-yes-i-can-44

A los que quieran dejar de fumar, les diría que lo único que hace falta es querer dejarlo. No hay más. Si no estás seguro, no lo vas a conseguir. En mi caso no usé ni parches, ni chicles, ni tuve ayuda de nadie (en plan médico o psicológico –profesional-, quiero decir). Apagué mi último cigarrillo, que era el último del paquete, y se acabó por mis santos ovarios. No hay más historia. Y fijaos que yo llevaba diez años fumando, que no es moco de pavo. Claro que tuve mono. Pero procuraba no pensar en ello. Claro que lo echaba de menos, al principio. Pero me mantuve en mis trece. Así que sí, querer es poder –al menos en esto de las adicciones-.

Para terminar, no se me ocurre mejor manera que cantando para celebrarlo jijiji

Anuncios

22 comentarios en “Aniversario

  1. Ole por tí porque es para estar bien orgullosa! Yo lo dejé cuando nos mudamos a la casa en la que vivimos, porque ya estábamos intentando quedarnos embarazados, pero sólo fumaba por ahí de jarana. Lo cierto es que a ratos tengo miedo de dejar de tener un motivo de peso para no volver cuando deje de dar teta…de hecho, el otro día, después de ver a León Benavente, le di 2 caladas al piti de mi hermana (maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal, I know); lo bueno es que me supo a rayos jajaja y que cuando llegué a casa, me tuve que lavar muy bien cara y manos para no atufar a mi V (y no me duché porque no eran horas). Así que en principio, no quiero más, pero soy una humana débil con 2 cañas, esa es la verdad :/

    Me gusta

    • Bueno, todo es proponérselo. Si quieres, puedes. Claro que si sigues teniendo ganas y te apetece, pues difícil. Más difícil si en tu entorno fuman. Pero no es imposible.

      Yo noté tantos cambios a nivel físico y mental, que lo vi claro. Estoy mejor sin fumar, pero mil millones de veces. Para mí no hay vuelta atrás. Lo tengo muy claro.

      Besos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Claro que es para estar orgullosa!!!!!!
    Lo estoy yo de haber dejado de morderme las uñas, cómo no vas a estarlo tu de haber dejado un hábito malísimo para tu salud (y la de otros).

    Me gusta

  3. Ole y ole!! Qué gran decisión. Al principio no sabía de qué hablabas jajaja. Tiene que ser muy duro, no me gustaría pasar por algo así. Yo tuve claro desde siempre que ni glamour ni leches, que eso era “meter mierda pal cuerpo”. Mi padre y mi abuelo lo dejaron a la vez hace porrocientos años, después de una angina de pecho de mi abuelo. Siempre nos han contado lo mal que lo pasaron, que “no lloré pero me faltó poco” y yo dije que eso no lo quería para mí. Socialmente eres la rara, pero yo también tengo mis santos ovarios jejeje.

    Me gusta

    • Fue duro, no nos engañemos, pero como lo tenía taaaan claro, creo que fue menos “tortura” de lo que pudo haber sido.
      Qué bien hiciste en no caer en la trampa y seguir siendo la “rara”. Lo raro mola mil veces más 😉

      Gracias!

      Me gusta

  4. Bravo!!! Que gran aniversario!! Yo soy hija de padres-chimenea mega fumadores y solo por verlos a ellos yo creo q hizo q no lo haya probado nunca. Y con la edad me he vuelto más intolerante!! No soporto q nos roce ni medio aire con olor a tabaco y a la niña menos!! Así que mira, cualquier razón para dejarla es la mejor razón y, como tu dices, hay que querer, con eso es suficiente!! Aunque como toda adicción tiene q ser duro dejarlo pero es que compensa taaaaanto!! Date un buen homenaje con todo el dinero q has ahorrado de las cajetillas!! jejej un besote!!

    Me gusta

    • GraaaaaciasMil!
      Tampoco soporto que pase nadie fumando cerca del pichón. Me entran los siete males. Y cada vez lo llevo peor.
      Con el dinero que iba ahorrando hicimos (mi marido colaboraba jjjj, pobre) una hucha para irnos a Viena y sacamos algo de dinerito. Al cabo de los años allá que fuimos. Y qué bonita es Viena ❤

      Besos!

      Le gusta a 1 persona

  5. Guueeeee!! Menuda campeona!! 10 años es todo un record. Me has despistado un poco con la entrada, en un principio pensé que hablabas de un ex, luego de la soledad o de una amiga o de yo que sé, ha llegado un momento que digo de que co.. hablaaaa jejejejejej y por fin lo has desvelado!! Yo no soy fumadora, ni lo he sido nunca así que no sé a ciencia cierta lo que es experimentar el mono del tabaco, pero sé lo que supone la fuerza de voluntad de no volver a probarlo, ya que a mí me pasa con la comida. Así que enhorabuena campeona!!! 🙂 Besitos!!

    Me gusta

    • Jajaja… sí que confunde al principio XD
      Supongo que el mono de una adicción es igual para todas las “adicciones”. Se pasa regular nada más cuando aprietan las ganas.
      Aunque la comida es más apetecible que un cigarrillo, sin duda ;P

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s