M de miércoles – M de música

De esas canciones que escucho y “me meto dentro”. De las que hicieron que tuviera un flechazo instantáneo con este grupo. Esa voz es… y la letra… Todo, todo es perfecto.

Feliz mitad de semana!

Anuncios

Remember

Casualmente, hablando con mi marido, recordé un libro que tuve en mi infancia. Todo vino a raíz de una pequeña anécdota mientras mirábamos juguetes con el pichón en una tienda. Él quiso que le compráramos un coche (de esos pequeñito metálicos). Eligió el que le gustaba y, no sé si porque quiso abrirlo con la emoción del momento, rompió un poco el cartón del envoltorio. Ya le explicamos que había que pagarlo antes y esperó (im)pacientemente.

Esto me hizo retroceder a los años ochenta, cuando estaba en el cole, ya en primaria, cuando existía aún la E.G.B. Vinieron no sé si de una editorial o una librería a promocionar un libro. A quien le interesase, podía llevarse el libro a casa, verlo con sus padres y decidir si lo compraba o lo devolvía. Al día siguiente tenías que volver o con la pasta o con el libro para devolverlo. Ni qué decir tiene que ese libro me pareció la bomba y pedí un ejemplar para llevar a casa y así convencer a mis padres de que valía su precio en pesetas. Si es que molaba lo suyo. Era, ni más ni menos, un “Diccionario mágico infantil y su filtro mágico”.

Diccionario-Magico-Infantil-Filtro-Magico

Bueno, bueno, bueno… Cómo flipaba yo perdiéndome entre sus páginas. Tenía acertijos, tipo adivinanza cortita, que como pista de dejaban ver la primera letra. Las palabras que había que encontrar iban en orden alfabético y venían acompañadas de una pequeña ilustración.

Diccinario-Magico-Infantil-10

La respuesta estaba oculta bajo un manchurrón rojo. Si querías verla, ¡tenías que pasar el filtro mágico! –es decir, poner encima un cuadrado de celofán rojo-. La caña de la montaña. A mis ojos era realmente mágico –divina inocencia-.

Diccinario-Magico-Infantil-04

Allá fui yo, feliz con mi libro (porque para mí ya era mío), a presentarle a mis padres la papeleta. Cuando vieron el precio (no lo recuerdo, pero no sería barato, supongo), mis padres me dijeron que lo tenía que devolver. Ay, qué mal rato, qué berrinche, qué congoja, qué desasosiego, qué destino cruel… Ni mis mejores ojos de corderito sirvieron para convencer a mis padres de lo realmente ne-ce-sa-rio que era quedarme con ese libro. Dios! Un libro mágico! Tenía que ser mío!

10pataleta

Lloré, pataleé, grité, berreé, sollocé. Un show.
Cuando me calmé, abrazada al libro como si de un tesoro se tratase -tipo Gollum-, se me ocurrió un plan infalible y maquiavélico. Y sí, lo llevé a cabo. ¿Que qué hice? Ay, que los dioses del olimpo me perdonen, pero le rompí el pico de una hoja. Claro, una vez roto, ¿cómo lo iba a devolver?

¿Me lo pude quedar? Sí. Pero ni os cuento la bronca que me cayó porque eso de “ha sido sin querer” o “no me he dado cuenta” no colaba ni para atrás. Así fue como, con mi maléfico plan, logré quedarme con ese diccionario que me dio la vida. Lo podía leer una y mil veces. Me aprendí hasta las adivinanzas, las repetía, hacía que me las leyeran (salteadas que daba más vidilla a la cosa) para ver si acertaba la respuesta.

estimula-lectura-0

Sé (y sabía en su momento) que aquello no estuvo bien (aún me embarga el sentimiento de culpa). Pero mis padres no podrán negarme que fui muy feliz y que le di uso al libro hasta el infinito. Creo que aún debe rodar por casa de mis padres. Tengo que mirar por si lo encuentro y me lo traigo a mi casa.

Otro día os hablaré del mi primer libro preferido, que no es este, que era otro cuentito más infantil.
Y vosotrxs, teníais algún libro preferido? O alguna anécdota con algún libro en la infancia?

 

CumpleBlog

Hoy hace un año que abrí el chiringuito, es decir, el blog. Ha llovido lo suyo desde entonces y, aunque no puedo mantener el ritmo de los comienzos, vamos tirando 😉

Esta fue la primera entrada:

Captura de pantalla 2016-05-28 a la(s) 00.00.55

1st-Birthday-Cupcake

Parece mentira que lleve un año entero por estos lares. Lo que más me gusta, además de soltar aquí mi/nuestras idas y venidas o conocer a otros blogueros, es pensar que esto quedará aquí como una especie de “diario” donde podré ver los avances de mi pichón.
Así que le doy las gracias a mi pichón por ser el motor de este rincón de mi vida (y de otros tantos rincones). Y, por descontado, gracias a todos los que pasáis por aquí -comentéis o no-.

Captura de pantalla 2016-06-19 a la(s) 16.45.10

 

 

M de miércoles – M de música

Quisiera bailar en éxtasis. Otra vez más…
Lo que me gusta la música y lo que la disfrutaba cuando salía. Soy de esas personas que piden música allá donde va.
Algún día volveré a bailar (uy, si es como en el vídeo es porque lo disfruto a tope). XD

(que sí, que ya sé que Radiohead tiene disco nuevo, pero me quedo con este vídeo de Thom “bailoco”)

Under pressure

Ay, mes de junio… qué larguito se me hace. Es cuando más trabajo tiene mi amante bandido. Se le amontonan cosas por hacer en el escritorio. Su trabajo se va acumulando de manera directamente proporcional a su estado de ausencia y mal humor –por falta de tiempo- que, de igual forma, repercute en mi estado de mala uva –por falta de “ayuda”*-.

(* ayuda= no considero “ayuda” que él colabore en casa –aquí vivimos tres y a los tres nos corresponden ciertas tareas-, pero entiendo que estando a tope en el curro, no pueda hacer gran cosa salvo fregar sus platos –come a otra hora, no coincide con nosotros-. Las tareas domésticas quedan a mi cargo al 99%. A pesar de que él crea que la solución es que venga alguien a limpiar, yo no lo veo.)

estrés-dolor

Entiendo que esté más liado que la pata de un romano, pero que me diga: “Hoy no cuentes conmigo” o “mañana tengo que irme después de comer (después de irse a las 8 de la mañana y volver a las 3 de la tarde) y volveré no sé cuándo”, me repatea. Porque un día, dos… lo puedes ir llevando más o menos. Pero una o dos semanas así, acaban por ponerte los nervios de punta. Estos días son una prueba de resistencia, para él (gracias gobierno mierder por hacer todo tan mierder con los recortes), para mí (mi aliado acaba siendo el enantyum) y para el pichón que acabará hasta el último pelo de la loca de su madre XD –no molo tanto como su padre que le da juego “de acción”-.

Ahora, y por experiencia, puedo afirmar contundentemente que la conciliación familiar NO EXISTE.

Los días se hacen interminables. Es todo un pez que se muerde la cola: si se me ocurre soltar alguna queja, estreso más a mi maridín –comprensible-. Pero también es comprensible que ocuparse de todo y no poder desconectar unos minutos, es muuuuy cansado. Él sí se toma un momento de descanso con una siesta -casi a diario-  porque físicamente no da más de sí -no duerme casi nada de noche porque está trabajando-. Añadid un niño en edad aDOSlescente con sus explosiones repentinas. Diver a tope, yeah!

estado-civil-cansada

Y ojito, que no voy de madre mártir, ni compito con otras madres por hacer más/mejor las cosas, ni dedicarme más o menos a estar con mi hijo, ni voy ni me considero un súper madre. Yo estoy en casa con mi pichón porque me da la gana y no tengo ayuda de nadie.
Si no tengo ayuda es porque no quiero. Además, ni mis padres, ni mis suegros, -que no viven precisamente cerca- están para mucho trote –que, por otras causas, ya tienen a otros nietos a los que atender y les necesitan más-. Tampoco creo que pudiese dejar al niño ahora mismo al cuidado de otra persona. No siento que sea el momento, primero por él y después por mí –no estaría tranquila al 100%-. En fin, que si me quejo es porque me da la real gana y porque si no, exploto. Chimpón. A quien el guste bien, y a quien no, ni me importa ni me interesa –así de borde lo suelto-. Ea!

diseño-pulseras

Así que, voy a cargarme de paciencia y a ver cómo salimos de esta 😉
Julio, ven ya!!

June

Hoy. Hubiese sido hoy u otro día cercano. Hoy era mi primera f.p.p. 4 años atrás.
Seguiré recordando este día. Cada junio.

Light flickers in my room
planes flying by
dropping down perfume
blanket out the sky
Wander through the smoke
Grabbing for food
Choking on the air
Might pass out soon

Why do I assume these things are bad, bad,
Burnt down, burnt down?
Bad, bad, burnt down, burnt down?
Why must all those pretty things be sad, sad,
Somehow, somehow?
Sad, sad, somehow, somehow?

Sheep trip over the fence
(Sheep trip over the fence)
Scared animals trample over the bed
Siphoning out my will.
(Sheep trip over the fence)
And it might turn out just like they said,
And it might be even worse in here
Even now

Why do I assume these things are bad, bad,
Burnt down, burnt down?
Bad, bad, burnt down, burnt down?
Why must all those pretty things be sad, sad,
Somehow, somehow?
Sad, sad, somehow, somehow?

It’s up to the trees with the fire storm
Sad, sad, somehow, somehow?
Sad, sad, somehow, somehow?

It’s up to the trees with the fire storm

Even now…

Aniversario

Ya hace diez hace diez años que te dejé. Empezamos tonteando los fines de semana y, poco a poco, eras parte de mi vida. Entonces, yo tenía 18 años y estaba descubriendo el mundo. Nadie me imaginaba sin ti. Tampoco me imagina sin ti en el futuro. Me diste buenos momentos, de risas, de estar con amigos, de conocer gente juntos. Pero también me hiciste pasar malos momentos. Me ibas minando poco a poco desde dentro y se notaba por fuera. Aunque este punto, aún siendo consciente de él, no me importaba demasiado. Quería tenerte cerca. Te necesitaba.

Con el paso de los años, estando en un muy mal momento de mi vida, me di cuenta de que lo nuestro no iba a ninguna parte, que me hacías daño y hacías daño a mi entorno. Coincidía con que mi hermana estaba embarazada de su primer hijo y pensé que no quería que mi sobrino te asociara conmigo por nada del mundo. Otras personas me habían animado a dejarte (entre ellas mi amante bandido, amigos, mis padres…). Pero no lo tuve claro hasta entonces. Tenía que apartarte de mi vida para siempre y cuanto antes.

The End

Fue el 6 de junio de 2006, la última vez que te tuve entre mis manos y me despedí de ti con una firme, firmísima, convicción de que no te quería nunca más conmigo. Bonita fecha, eh? 6 del 6 del 6 (la fecha del diablo jajaja).

Ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida: alejarte de mí y pasar de desearte con todas mis fuerzas, a no soportarte ni de lejos. Al principio pasé por días muy duros, pero mi fuerza de voluntad pudo con las ganas de buscarte. Incluso pasados los meses, había ocasiones puntuales en las que te echaba de menos, mucho. El paso de los años ha hecho que esta sensación desaparezca totalmente (hace tiempo que hasta te tengo asco, y mucho).

aniversario.jpg

Sí, como habréis podido imaginar, hace ya diez años que dejé el tabaco 😉 y sólo puedo decir que ha sido una auténtica liberación. Según me dijo mi médico de cabecera, que aplaudió mi decisión, hasta que no pasasen 10 años, no me considerarían una ex fumadora (en otros sitios me dijeron que 15 años –a los que voy a llegar sin duda-). Hace tiempo que ya me considero como tal porque no me llama en absoluto. Es más, el simple olor me repulsa.

Estoy súper-hiper-mega-ultra-extra-orgullosa de mí misma por haber conseguido dejar un hábito tan horripilante. Desde aquí mi agradecimiento a mi amante bandido, que me conoció siendo fumadora y me tuvo que aguantar oliendo pestes a tabaco un tiempo, que me apoyó en todo momento. También agradezco a mi sobrino que llegara a este mundo para hacerme cambiar este aspecto de mi vida (y en otros tantos, siempre para bien).

keep-calm-and-say-yes-i-can-44

A los que quieran dejar de fumar, les diría que lo único que hace falta es querer dejarlo. No hay más. Si no estás seguro, no lo vas a conseguir. En mi caso no usé ni parches, ni chicles, ni tuve ayuda de nadie (en plan médico o psicológico –profesional-, quiero decir). Apagué mi último cigarrillo, que era el último del paquete, y se acabó por mis santos ovarios. No hay más historia. Y fijaos que yo llevaba diez años fumando, que no es moco de pavo. Claro que tuve mono. Pero procuraba no pensar en ello. Claro que lo echaba de menos, al principio. Pero me mantuve en mis trece. Así que sí, querer es poder –al menos en esto de las adicciones-.

Para terminar, no se me ocurre mejor manera que cantando para celebrarlo jijiji