Ganas de cine

Hace mil-millones-de-eones que no voy al cine. Lo echo de menos un pelín, no nos engañemos. Ya vamos sopesando la idea de ir con el pichón a ver alguna peli de dibujos. Se acerca el momento de entrar en una sala de cine y se me ponen los pelos de punta de la emoción jijiji.

Mientras tanto, traigo una pequeña selección de películas de animación que me gustan.

  1. Cuando el viento sopla 

Sinopsis:
Jim y Hilda Bloggs son una pareja de jubilados que viven en una remota zona rural de Gran Bretaña poco antes del inicio de una guerra nuclear. Profundamente patriotas, tienen absoluta confianza en su gobierno y se han informado sobre todo lo que es necesario hacer en caso de que el enemigo ataque su país. Jim ha leído los folletines oficiales sobre la la bomba atómica y inicia la construcción de un refugio que les protegerá en caso de una explosión nuclear.

Puedes verla al completo aquí.

Aviso: vas a llorar. Recuerdo haberla visto varias veces siendo relativamente pequeña y después de mayor. Es imposible borrarla de mi memoria.

  1. La tumba de las luciérnagas

Sinopsis:
Seita y su hermana pequeña, Setsuko, se pierden en mitad de un bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial y no pueden reunirse con su madre, que les esperaba en un búnker. Cuando la encuentran, está malherida en un hospital y muere al poco tiempo. Seita y Sesuko se quedan solos en un país en guerra, sin casa donde dormir ni comida que llevarse a la boca.

Puedes verla al completo aquí.

Aviso: Vas a llorar y mucho, muchísimo. Es dura y cruda, pero preciosa.

  1. Yellow Submarine

Sí, es la película animada de The Beatles y podéis ver diferentes clips de la peli por aquí.

Sinopsis:
Érase una vez… o tal vez dos veces, un paraíso no terrenal llamado Pepperland, un lugar en el que la felicidad y la música reinaban sobre todo. Pero este bienestar se vio amenazado cuando The Blue Meanies -los Malditos Azules- declaran la guerra y enviaron su ejército, liderado por el amenazador Guante Volador para destruir todo lo que era bueno.

La de veces que habré visto esta película. Ni me acuerdo!

Aviso: Vas a cantar. Cuando acabe la película estarás cantando todo el día 😉

  1. El planeta salvaje

A pesar de que la ciencia ficción no es que me vuelva loca, he de reconocer que esta peli me gustó bastante.

Sinopsis:
En el lejano planeta Ygam viven unas criaturas gigantescas llamadas “Draags” que han domesticado a los pequeños “Oms”, seres humanos que están siendo exterminados. Pero un Om consigue escapar.

Si te animas, puedes verla (por partes) aquí.

Aviso: es para tener ganas de verla. Si no estás muy metido en la peli, se puede hacer un poco “difícil de seguir”.

  1. Cualquiera de Lotte Reiniger

Tiene adaptaciones de cuentos clásicos con sus figuras y sombras tan características. Enganchan. Son historias cortas y que todos conocemos.

Aviso: Hasta puedes animarte a hacer tu teatro de sombras en casa.

Además de estas podría darte una lista de otras tantas que son geniales. Entre ellas cualquiera del Studio Ghibli como “El viaje de Chihiro”, “La princesa Mononoke”, “Ponyo”… Otras como “Paprika detective de los sueños”, “Las trillizas de Bellevie”, “Coraline”, “Persépolis”, “Vampiros en la Habana”, “Wall-E”, “Fantástico Sr. Fox”…

Cuando vayamos al cine los tres juntos, os contaré la experiencia. Mientras vamos haciendo nuestras sesiones de cine en casa.
Las que ya sois mamás y habéis ido al cine, contadme ¿qué tal fue vuestra primera incursión en el cine con los peques?

Escolarización

Empiezan los plazos para solicitar plaza en los colegios. Llevábamos tiempo dándole vueltas a este tema. La escolarización de pichón es un tema que va a traer cola. Hemos decidido no escolarizarle para este curso que viene. Vamos a esperar un año más. La diferencia es que en vez de empezar a ir a un colegio con 3 años, lo hará con 4. No veo que sea algo alarmante. No creo que vaya a perderse nada significativo. Es algo que yo tenía muy claro y mi amante esposo no tanto. Aclaro que él es un saco de dudas para cualquier cosa. Hasta para comprarse una funda para el móvil puede estar dudando y dudaaaando mucho rato (por no decir tiempo). En fin, la cosa es que después de hablarlo y pensar en qué queremos para nuestro hijo, hemos tomado esa decisión de mutuo acuerdo.

Baby in academician clothes  with roll and book

El tema es complicado. Primero porque las opciones que tenemos son bastante limitadas y poco alentadoras. Nos gustaría que el pichón tuviese una educación bilingüe, lo cual, en la escuela pública lo tenemos algo complicado.

Para empezar, el colegio que nos corresponde por puntos (no por zona, que eso os lo explico después) no es bilingüe. De hecho, en el pueblo donde vivimos –que es bastante grande, por cierto- sólo hay dos centros de primaria que sean bilingües, y nos quedan un pelín lejos, además de que no son los centros donde más puntuación tenemos para optar a ellos.

proyecto-nuevo

Lo “gracioso” es que el centro en que tendríamos mayor puntuación, y que supuestamente nos correspondería por zona, no existe. Bueno, a ver cómo lo explico. Existir existe, pero no físicamente. Hay un terreno donde se supone que debería estar construido desde hace años, pero por problemas/líos/papeleos/desacuerdos políticos, no hay nada. Está el terreno. Hicieron una carretera que llega hasta allí (está como en mitad del campo), pero nada más. Mientras tanto, ese colegio lo han habilitado “provisionalmente” (ya van unos cuantos años) en una zona que era/es parte del patio de otro colegio que está en la otra punta (en otra parte en mitad de la nada/campo). Lo que han hecho es ir poniendo aulas prefabricadas de chapa o lo que sea. La cuestión es que da mucha pena. Cuando llueve, hay goteras y todo el interior de los “barracones” se inundan. Cuando hace sol, el interior es como estar en un invernadero. La zona que tienen de patio de recreo tiene desniveles y es patética, además de pequeña. Los niños están hacinados y en pésimas condiciones. Total, que si escolarizásemos al pichón en la escuela pública, tendría todas las papeletas para ir allí de cabeza. Horror. Quizá hasta lo hayáis visto en la tele porque ha salido más de una vez en noticias o programas tipo “España directo”.
Hay rumores que dicen que para el 2018 empezarán las obras del centro. Pero son eso, rumores. Además no es un centro bilingüe.

Es curioso que tenemos un colegio público a unos 200 metros de casa, pero curiosamente no nos corresponde por zona, ergo no obtenemos la máxima puntuación (y tampoco es bilingüe).

Una vez que os he soltado el rollo este, viene otro rollo. El rollo de la escuela privada. Los pocos coles privados que tenemos relativamente cerca, tienen tufo catolicoide que no nos mola en absoluto. Además, siempre está el factor enchufe: donde sabes que hay gente que va a estar por delante de ti por tener contactos/conocidos y tú no. Cosa que no mola nada.

colegios1

Otra opción sería estudiar centros privados fuera de la población (que cuestan un “riñoncito nada más” si añadimos el transporte). Hay algunos que nos parecen interesantes, pero el proceso de selección da miedito. Hacen entrevistas, además de papeleo, y una prueba psicológica al niño… Vamos, que les falta pedirte una muestra de sangre. Madredelamorhermoso.
Tampoco, de los privados, nos hace mucha gracia el tema del profesorado. ¿Qué profesores habrá? ¿Estarán realmente cualificados o estarán ahí por enchufe? “Casualmente”, en los privados suelen estar trabajando, entre otros, “el hijo de”, “la amiga de”…

En cuanto a la opción intermedia, los concertados, aquí (relativamente cerca) sólo hay uno y tiene fama de que entrar no es nada de nada fácil (mi hermana lo intentó sin éxito para sus hijos). Además es de esos con tufillo ultra religioso= caca de la vaca.

dibujos-para-pintar-de-la-escuela1

Así estamos… Porque si pensamos en centros que sean de metolodía tipo Montessori, lo más cercano que hay, está a algo más de 20 km en coche. Imaginad si hay que ir y venir a diario (4 veces: lleva al niño, vuelve. Recoge al niño, vuelve). Eso quiere decir que serían como 80 km al día. O 400 Km a la semana. O unos 1.600 km al mes. Too much. No sólo sería el gasto mensual de la escuela (creo que ronda los 400 euros), habría que sumar la gasolina. Y entre otras cosas, necesitaríamos dos pequeñas “cositas de nada”: otro coche y que yo venciera mi amaxofobia profunda.

Ah! Esperad, que tenemos otro factor “sorpresa”. Mi amante bandido, después de años y años, está en espera de que le den destino definitivo en su trabajo. Esto quiere decir que puede que en unos meses nos tengamos que ir a vivir a otra parte. O puede que le den un destino cerca y podamos seguir aquí. Misterio misterioso.

52169cf151fb6.r_1377261160797.0-1-398-243

Y… otra cosa que hace que no quiera escolarizar a pichón ahora es el tema del pañal. Se supone, por lo menos aquí, que una vez que empiezan el curso, los niños, todos, deben tener bajo control el tema de esfínteres. Es decir, que no pueden llevar pañal. Es que no dejan que los lleven puesto. Si el niño se hace sus necesidades encima por lo que sea, te llaman del cole para que vayas, si quieres, a cambiarlo, ya que la profesora no cambia ropa a los niños. Así es.

Ciertamente no sé cuándo mi pichón dejará los pañales y controlará sus esfínteres. No lo sé. Tampoco me preocupa. Llegará el momento cuando él esté preparado. Lo que NO voy a hacer, bajo ningún concepto, es obligarle a quitárselos cuando no está fisiológicamente listo. No voy a entrenarle para que deje el pañal. No le voy a obligar a sentarse en un orinal para que aprenda. Me niego. Así que, aunque realmente tengo esperanzas de que antes de este siguiente otoño los haya dejado por sí mismo, no puedo asegurar que así ocurra. No voy a presionarle para que en septiembre no lleve pañal para poder llevarlo al colegio. No. No voy a someter a mi hijo porque lo diga la norma de un colegio. Eso está claro, clarinete.

118-large_default

Una vez abierto el abanico de opciones que tenemos y sumando este último punto, las cosas, para mí, están bastante claras. Esperaremos un año más para escolarizarle. En cualquier caso, si vemos que en septiembre está preparado y quiere ir, siempre podemos optar a alguna guardería privada o llevarle a alguna actividad. Pero prisas no hay. Dejaremos fluir las cosas.

Así estamos más tranquilos. No sentimos la presión en el cuello. Eso sí, cuando la familia/entorno se entere (aunque ya lo intuyen) nos va a caer la del pulpo.

En fin, no vamos a ceder a presiones para apabullar al pichón a hacer cosas. Eso nunca.

No!

Palabra más usada entre pequeños parlantes:

no.9999090

Llevamos unos dias que lo que más escucho en casa es:

Este no.

Ahí no.

Agua no.

Caca no.

No! No! Nooooo!

1779139_744376982264623_8548871112401310344_n

Hemos vuelto a viajar en el tiempo a la adolescencia o hemos vuelto a la aDOSlescencia. Cuánta paciencia hace falta… Estamos en momentos críticos. Mi amante bandido con trabajo hasta las cejas no está muy presente, la verdad sea dicha. Y mi cerebro, a veces, está a punto de saturarse. Además se nos desajustaron los horarios un par de días en los que se durmió yendo en coche y las noches fueron gloriosas. Cambió la rutina de horarios de sueño (llamarlo rutina es demasiado jjj). El día acababa de madrugada (lo más tarde a las 2 de la mañana). Se está atascando para hacer caca. Otra vez le ha dado por no querer bañarse. Cambiarle el pañal es luchar contra un endemoniado. Directamente pasa de la fruta (ya ni zumos).

El cansancio… Y escuchar ese “NO!” una y otra vez… es demoledor.
Diositos del olimpo, denme fuerzas y, sobre todo, muuucha paciencia.
Espero que esta rachita pase pronto.

Violencia obstétrica

Desgraciadamente, desde que nacemos se nos meten ideas en la cabeza que son equivocadas pero que aceptamos como normales cuando no lo son. Vivimos aún en una sociedad machista y menos mal que las cosas han cambiado en los últimos tiempos. Sin embargo, hay mucho que mejorar.

Las niñas son bonitas.
Al pasar la barca me dijo el barquero “las niñas bonitas no pagan dinero”.-

Los niños son valientes.
Boys don’t cry – Los chicos no lloran.-

Así podríamos seguir en un suma y sigue infinito (niñas princesas, niños caballeros, niñas rosa, niños azul, niña frágil, niño fuerte…). niño-niñaAsí te plantas en una cierta edad, esperando la llegada de tu retoño y empiezas a detectar actitudes que huelen a chamusquina. Además de toooodas las que te has ido tragando a lo largo de tu vida (esos asco-piropos, tienes que estar guapa para no quedarte sola, cuídate o no te querrá nadie, haz caso a tu novio/marido, celos, los rumores sobre si esta o aquella es una guarra…).

traductor-genero
Imagen de “Moderna de pueblo”

Centrémonos, que me voy por las ramas. Continúo. Estás en la consulta del ginecólogo, o en el quirófano, o intentando amamantar a tu hijo, o “negociando” con una enfermera, o en urgencias, o pedir ver a tu hijo, o intentando que te den tus papeles y los de tu hijo…

Y te dicen:

– No, no se puede hacer nada. Es así y punto. Vete preparando.

– No llores que es peor.

– Lo que pasa es que no tienes leche.

– Me da igual que sea cesárea, tengo que rasurarte entera.

– Esto es así: o te relajas y termino rápido o te voy a acabar haciendo daño.

– Ahora lo ves. Tú tranquila. (Ese “ahora” fueron 21 horas).

– Aquí no es, mujer (mirada de “¿chica, eres tonta?”). ¿Pero quién te ha dicho que vengas aquí? Tú te has liado y es allí. (Vas allí y te dicen lo mismo).
Todo esto agarrándote la barriga llena de grapas a cada paso porque te duele hasta respirar y las lágrimas asomando.miercoles-mudo-semana-mundial-del-parto-respe-l-pqp_hk1Todo esto lo he vivido en mi propio pellejo. Es violencia obstétrica y que levante la mano quien no haya vivido algo similar. No tenemos bastante con vivir en una sociedad machista, por lo que se ve.

Habrá quien piense que es normal, que exagero. Sé que no es así. En todas esas ocasiones callé por idiota, por desconocimiento, por abatimiento, por quedarme sin tiempo de reacción.
Ay! Si me llega a pasar eso ahora, otro gallo cantaría. Soy una mujer adulta y tomo decisiones, me informo, sé lo que quiero y lo que no. No tienen que tratarme como si fuese un infraser retrasado. Hasta el moño (o el coño mismamente) de tragar estas situaciones.

Cuántas veces he escuchado, sobre todo a las mamás en los parques, asumir que, a pesar de que les hayan hecho daño (físico o psicológico), todo está bien porque viene de un médico/sanitario/autoridad. Como si tuvieran derecho a ningunearnos o tratarnos como si fuésemos idiotas. Más de una se enteró después de dar a luz de que le hiceron una maniobra de Hamilton o una Kristeller.
Os animo a que no os dejéis engañar, a que os informéis y que lo que pase en vuestra vida, en la medida de lo posible, sea por elección vuestra.

Os dejo unos vídeos. Uno en plan parodia.

Y otro más serio. Aviso a futuras madres que puede haceros llorar fácilmente, por si preferís no verlo. Es duro y a mí aún me escuece verlo.

Aclaro que ante cualquier emergencia, desde luego que la decisión que tome un médico/matrona/sanitario es vital. Pero que nos traten con respeto, pidan consentimiento y nos mantengan informadas en todo momento.

Analfabetismo emocional

Hace unos días,  mis ojos ardieron cuando leí una “grandiosa” frase que el dr. Estivill, archiconocido por su horripilante método para dormir niños, puso en su Facebook este 8 de enero. Esta decía así:

“Compartir cama con un niño noche sí, noche también altera la vida conyugal. Asimismo se produce una confusión de roles. El papel de madre anula el de esposa.”

capturapant
La prueba del delito

Cágate lorito. Alucina, vecina. Flipa en colores. Chúpate esa. ¡Qué nivel, Maribel!

A día de hoy, he ido cual masoquista a revisar en su perfil y no aparece esta publicación en el muro del polémico doctor. Supongo que, tras el aluvión de críticas que le han llovido, habrá decidido eliminarlo.

Semejante personaje debería estar calladito ya, que bastante daño ha hecho con su método para dormir a los niños  -o más bien, diría yo, método para torturar niños hasta el cansancio y la desesperación infinita que caen rendidos y desgañitados ante el desamparo de sus propios padres-.

Este señor es un retrógrado, carca, machista y está absoluta y totalmente equivocado. Vamos por partes…

¿Qué quiere decir, que la vida conyugal se limita a la cama? ¿Que la vida conyugal consiste exclusivamente en mantener relaciones sexuales y en una cama? Ay, señor mío… La vida conyugal implica muchas más cosas, no sólo sexo. A lo mejor es como él lo entiende (compadezco a su señora esposa, si es que la tiene, que lo desconozco).
Seguramente se asombre al saber que hay sexo más allá del tálamo matrimonial tan sagrado para él. A lo mejor no sabe que la vida conyugal es también ver una peli juntos, o cenar, o acariciarse, o un simple beso, o un abrazo cuando más lo necesitas… Hay muchos vínculos que conforman una vida conyugal sana. No sólo es “abrirse de piernas en la cama” para satisfacer al macho.

Por otra parte, ¿qué ocurre con el padre? ¿éste no confunde sus roles de padre y marido por compartir cama con su mujer e hijos? Aaaaah, claro. Este doctor debe de pensar que la virtuosa inteligencia de un hombre no cae en estas confusiones, como le pasa a una mujer. Ahá… Será que piensa eso, no? Que a un hombre no se le olvida ni confunde cómo debe comportarse en la cama (que la cama es para darle un ratito de placer a la parienta, no?).
¿Y qué pasa con las parejas homosexuales? Uy, uy… como sean dos mujeres y a las dos se les confunda el rol, la van a liar parda jajaja. Eso ni lo concebirá este señor en su mente de neandertal (con perdón a los neandertales)

Lo de la confusión de roles no lo pillo. Una mujer que duerme con su marido y su hijo, como es cortita de entendederas –por lo que usted da a entender-, se hace un lío y se confunde? Eso quiere decir? Que como duermo con mi hijo y mi marido, dejo de ser una mujer-activa-sexualmente “en la cama” (como dios manda, claro) y soy sólo madre? Que desatiendo las necesidades amatorias de mi señor esposo? La verdad, no entiendo lo que quiere decir.

seccionfemenina
Todo esto me recuerda a la doctrina de”La Sección Femenina”

Tengo muy claro que soy mujer y madre. No tengo ni interpreto papeles. Soy una mujer que comparte vida con su marido y nuestro hijo. No me confundo. No tengo papeles de esos que me quiere asignar (amante esposa en la cama de noche (y con la luz apagada, claro)/ madre).

Ser madre NO me anula como mujer (o mujer activa sexualmente, que es lo que este hombre debe entender por “esposa”).
Una esposa… ¿la señora de? No debo obediencia ni sumisión a nadie, ni pertenezco a nadie, ni a mi marido, ni a nadie. No. Yo quiero a mi marido y quiero a mi hijo de diferentes formas, pero igual de intensas. Y no, no me confundo si duermo con mis dos amores. Soy quien soy: madre y pareja (ya dejando de lado el matrimonio porque, eso de estar casados y que lo diga un papel, para mí no significa más o menos “nivel” de amor).

killestibill

Definitivamente, este personaje, es un analfabeto emocional.

Viajemos

Eso quisiera yo, viajar y lejos. Pero como por ahora no es posible, pues qué mejor que viajar con un buen libro.

Os voy a enseñar uno que últimamente le gusta “leer” al pichón. Se llama “10 ciudades y un sueño” de Meritxell Martí Orriols e ilustrado por Xavier Salomó Fisa y es de la editorial Combel. Lo podéis encontrar, por ejemplo, aquí 10-ciudades-y-un-suenoSe trata de un libro de pop-ups y lengüetas para descubrir 10 ciudades. Tiene muchos detalles y es bastante entretenido. Nosotros lo “leemos” casi a diario. Vamos viendo ciudades.

10 ciudades y 1 sueño.Int

Yo le voy explicando lo que es cada cosa (el Coliseo, los rascacielos, la ópera…). También le voy preguntando dónde hay esto o lo otro (como para que vaya buscando detalles en la ilustración). O le pregunto de qué color son las cosas, o cuántas hay (como ¿cuántos coches ves? Para que vaya contando en voz alta). Tengo que decir a favor de mi pichón que es bastante cuidadoso con las lengüetas y el libro no ha sufrido ningún “accidente”.

10 ciudades y 1 sueño_xavier salomo_ROMA y SAO PAOLO_PETIT

A pesar de que se supone que es para niños a partir de 3 años, al pichón le llama mucho la atención y le gusta. Es un recurso genial para estimularle a hablar, a contar, a reconocer colores, a explicar situaciones y a descubrir el mundo sin salir de casa.

10ciudades

También usamos con este libro unos Toobs de Safari (este y este otro) que traen monumentos del mundo. Aprovechamos que tenemos casi todos los que salen en el libro para asociarlos y nombrarlos.

toobsSafari

¿Qué os ha parecido?

Uno de esos días

Es uno de esos días en los que lo veo todo gris oscuro. Estoy cansada, hecha un trapo. Desde que el pichón no duerme siesta, no tengo tiempo de nada. Cuando llega la noche y se duerme, yo voy detrás porque no puedo más. Ha habido noches en que me he quedado trasteando con el ordenador hasta tarde (entiéndase tarde como las 12 y pico o así). Ha sido un error porque no duermo bien y me despierto cansada.

dia-gris

Aunque hay bastantes noches en que el pichón se queda en su cuna hasta la mañana, hay otras tantas noches en las que se despierta buscándome. Yo le meto en la cama con nosotros. Le doy teta (a veces ni cinco minutos, a veces casi una hora –en la que se me duerme el brazo y me duele la espalda-) y él sigue dormido. En cambio, yo me desvelo y acabo medio metida en la cuna, poniéndome los auriculares para escuchar la radio. No duermo bien, a veces. A veces sí. Pero en general estoy cansada.

oirronquidoscuandomssueotienes

Sé que duermo bastantes horas (7/8) que ya es para darse con un canto en los dientes. Pero no son seguidas. Son a tramos. Mis desvelos son diarios. Y no es porque dé la teta, es porque no puedo dormir –me pongo a darle vueltas al tarro-. Tampoco es porque me ponga a escuchar la radio, ya que esta me la pongo cuando no encuentro manera de dormir. Hace de somnífero.

Por las mañanas, me levanto y no paro. Cuando me doy cuenta ni me he lavado la cara, ni he desayunado –ni ganas-. Así que sí, estoy cansada.

multitasking-1

Después de comer, la tarea continúa con un ratito de juego y al baño (el niño, porque yo tengo que “pedir cita” a la noche con mi ducha para asearme y rapidito). Hay días en que tengo muuuchas ganitas de llorar, o de pegar voces, o salir corriendo…

Que sí, que ser mamá es muy bonito. Pero tiene su lado oscuro. Está bien, veo la cara de mi pichón y se me pasan los males. Pero los momentos chungos están ahí. Veo que no me da la vida para más… No pido tampoco gran cosa. Es más, si acaso, algo de paciencia porque, esto lo elijo yo libremente y con ganas. Lo asumo. Pero hoy necesitaba contaros este rollo patatero que me cruza los cables de vez en cuando.

malasmadresgrande

Veo las cuentas en IG o en otros blogs a mamás ma-ra-vi-llosas, que se maquillan, que van al cine, que posan con sus niños impecables, que tienen casas de revista, que hasta tienen tiempo de innovar en la cocina, que van de viaje, que hacen talleres, que hasta se hacen la manicura… Me agobio. No entiendo cómo lo hacen. O sí, pero no es como yo quiero hacerlo.

Supongo que con el paso del tiempo iré recuperando espacio para mí (que tampoco quiero irme a un spa o de escapada un fin de semana). Esta “pérdida espacio-tiempo-para-mí-misma” lo veo como una inversión y la asumo con gusto. Aunque hay días duros, es lo que quiero.

Quizá lo que vaya a decir no es aplicable a todo el mundo y suene injusto, pero hay días en que siento que una mujer se implica mil veces más que un hombre en la crianza de un hijo. Siento que el peso “gordo” recae sobre nosotras. No quiero decir que mi marido no se implique, ni mucho menos. Pero hay momentos en que sé que él no puede estar o no puede ayudar. Esto es impepinable. Hay momentos cansados que son para mí nada más.

La Sombra como Maestra

Es un nudo en el estómago que necesitaba desatar. Pasará. Lo sé. Sólo quería soltar lo que me bulle, cuando me agobio. A pesar de todo, es lo más bonito que me está pasando en la vida. Nadie dijo que esto fuera fácil.

Una de vaqueros

Aunque el título puede dar lugar a pensar que voy a hablar de indios y vaqueros, el tema que trato hoy no tiene nada que ver con esto.

vaquerosdos.jpgLe hemos comprado su primer pantalón vaquero. Parecerá raro que después de dos años y medio en este mundo, el pichón no haya lucido una prenda tan normal. Él siempre ha estado en percentiles altos -su máximo fue 98- y enfundarle en un pantalón de tela vaquera era un poco “pesadilla” porque no iba a estar cómodo en absoluto. Si le quedaban bien de cintura, le iban largos. Y si le quedaban bien de largos, no le cerraban de cintura. Era un bebé lleno de rosquitas que se han ido difuminando.

Con el paso del tiempo y su ritmo de crecimiento ha variado -normal, porque de lo contrario sería un gigante, jjj-. Su cuerpo se ha ido estilizando y ha bajado de percentil. Ahora está en 80 y algo, más acorde con su percentil de altura -también 80 y pico-. Hasta ahora ha estado usando pantalones de felpa, tipo chándal o leggings de esos “cagaos” que tanto me gustan -y dejan espacio “vital” para los pañales jjj-.

Ya ha dejado de ser un bebé y, para mi pena, el tipo de pantalones que él ha ido usando hasta ahora, cada vez son más difíciles de encontrar en su talla. Así que vimos un vaquero y nos lanzamos a comprarlo.

Vaqueros

Al probárselo, le iban perfectos (de largo, de cintura, de todo). Y le ves ahí, de pie, con sus pantalones de chico mayor… En parte me gusta verle tan “niño-grande”. Y en parte me cruje un poquito el corazón porque mi bebé ya no está. Hay un niño precioso que me abraza porque quiere y me dice “te quie-co” ❤

 

Decálogo

He aquí diez cosas que le gustan, y mucho, a mi pichón.

  1. Toy story. Más concretamente Buzz Lightyear, o como él le llama: “Ait-yia”. Ha habido días en que ha visto una de las tres películas de la saga enterita. Le flipa. Gracias Carrefour por ese 3×2 en dvd´s con el que nos hicimos con la sage entera 😉Ait-yia
  2. Arcade Fire. Simplemente no hay manera de poner otra música en casa. Últimamente tolera que se ponga “Bobueiiii”, es decir, David Bowie. Pero es muuuy difícil salir de Reflektor.arcade-fire
  3. “Tate”: Chocolate. Le pirra el chocolate, ahora lo que más los ratoncitos de chocolate con frutos del bosque que venden en Aldi. Él los llama “datón” (ratón) y los reclama con auténtica pasión como postre. Choceur_Milk_Mouse_PD_Typo3
  4. Su camiseta naranja. Siempre, sieeeeempre se la quiere poner. Bien que la pide si intentas ponerle otra cosa y se acuerda de esta. Te dice: “ete noooo, ANANJAAAA” (traduzco: “esta no, la naranja”).camisetanaranja
  5. La playa. Ir a dar una vuelta por el paseo marítimo en un día frío no es buena idea. Nuestro pichón ve la playa y sale disparado a la arena. Le gusta meter las manos en la arena y buscar piedritas, conchas, palitos…image_62090
  6. ¡Dinosaurios! Los distingue, los adora, los lleva de paseo, los baña… Ahora está encantado con un T-Rex de peluche pequeñito de la peli “Arlo” (que no hemos visto, por cierto).ramsey
  7. El parque. Si le preguntas dónde quiere ir, dice: “A paaa-que”. Queda claro, no? Subir y bajar del tobogán una y otra y otra vez, al columpio pa´arriba, pa´abajo… Y a correr de un lado a otro.1340-100520121927021
  8. Pintar. Lo que más le mola es dibujar con rotus de colores. Los lápices y las ceras no le hacen mucho tilín. Vamos guardando sus pequeñas obras de arte.dibujo
  9. Montar en cacharritos, esos que colocan estratégicamente en las puertas de tiendas y supermercados. Coches, trenes, caballos… todos valen y todos hacen que rasques el monedero en busca de una modenita.CARRUSEL
  10. El pan con aceite y tomate para desayunar. Siempre lo pide muy clarito: “aaan, ceitito, mate, calentito”. Se lo pongo en una bandeja y le dejo desayunar solo tan ricamente.tomateaceite

Se me ocurren más cosas, pero estas son, diría yo, sus “imprescindibles”, sus habituales diarios 😉

¿Os animáis a hacer el decálogo de vuestros pipiolos?

No more siesta

¡Siesta! ¡Qué fantástica, fantástica es la siesta!

¿Y qué pasa cuando el bebé/niño no la duerme? Sí, señoras y señores, hemos llegado al momento en que la siesta pasó a ser cosa del pasado.

siestayo

¿Cómo ha sido? Resulta que de las últimas veces que mi pichón sí dormía siesta, era después del almuerzo. Con suerte se dormía rápido y temprano (antes de las 3 de la tarde). Solía dormir 1/1,5 horas. Ocasionalmente más de 2 horas.

Bien… Siempre he calculado, aproximadamente, la autonomía del pichón por horas. Sí, podía “medir” el tiempo de “batería” que tenía una vez que se despertaba. Más o menos era así:

  • Unas 9/10 horas de sueño por la noche con varios movimientos (unos 2/3) para dar teta en los que él no se despertaba (pero yo sí y me costaba volver a dormir).
  • Unas cinco horas de “aguante” desde por la mañana hasta la siesta.
  • Su siesta después de almorzar temprano, hasta las 4/4.30 de la tarde.
  • Después, como poco, 8 horas a tope hasta volver a tener muestras de sueño. mujer_gritando1

Así nos daban las 12 o la 1 de la madrugada y él sin dormirse. Mi maridín, después de la cena y un ratito de juego, se retira a “sus aposentos” para seguir trabajando. Yo me quedaba con el niño hasta que se le acabara la batería. Intentar dormir a un niño que no está cansado ni tiene sueño es lo peor que se puede hacer. Acabarás con los nervios de punta y el niño bastante cabreado porque NO quiere dormir, quiere jugar.

Así que, viendo que una amiga había optado por quitar la siesta y me hablaba de que todo eran ventajas, pensé que quizás podríamos hacerlo así también.

La diferencia es más que notable. Pichón duerme sus 12/13 horas seguidas por la noche –así que no le falta sueño por ningún lado-. Por la noche, a eso de las 10.30/11 suele estar dormido como un tronco y yo flipando.

dibujosdebebesdurmiendo1

Ahora el patrón de su sueño es este:

  • Se despierta sobre las 10/10.30 de la mañana.
  • Almuerza mucho más tarde que antes.
  • Pasamos el día. Podemos alargar más el momento del baño que lo hacemos antes de merendar normalmente.
  • Y a las 11 a dormirrrrr! Oh yeah!!

Ahora no tengo ese ratito de desconexión para mí durante la siesta de pichón que me venía de lujo para hacer mis cosas en el blog –admito que se me está haciendo complicado seguir el ritmo de antes-. Pero poder desconectar a las 11 de la noche es como una fiesta loca jajaja.

Durante las 12/13 horas que duerme por la noche, suele dormir como 7/8 sin moverse de la cuna (de colecho) y pasado ese tiempo se mueve para intentar meterse en la cama. Entonces, le cambio con nosotros. A veces, casi siempre, se engancha un ratito a la teta. Otras veces se despatarra tan pancho y sigue durmiendo. Y ya sigue hasta las 10 o así de la mañana.

También hay noches y noches. Hoy, por ejemplo, se ha movido cual pulguita nerviosa y ha estado en numerosas ocasiones enganchado a la teta. Creo que tenía pesadillas porque hablaba en sueños (decía “mamaaaaá” y “caca” -no, no tenía caca-). Aclaro que también hay noches en las que se pone a reír en sueños, jiji. Es de lo más gracioso.

Esta tabla con el tiempo aproximado que duerme un bebé/niño desde que nace hasta los 3 años es de aquí. Es bastante orientativa.

horassueno

Con este nuevo ritmo nos va mucho mejor. No todos los días son iguales y si, ocasionalmente, se despierta temprano, sí que le duermo la siesta porque se pone insoportable. Intento que no duerma mucho porque de lo contrario nos espera noche de fiesta hasta la madrugada.

Como siempre, con un niño, nunca se sabe. De mis sobrinos, los dos que son hermanos, uno a la edad aprox. de mi pichón dejó la siesta. El otro, hoy en día, con 6 años, sigue echándose su media horita- tres cuartos de hora de siestita diaria.

Las que sois mamás, ¿siguen durmiendo siesta vuestros pipiolos? ¿lo han dejado ya? Contadme, plissss.