10 cosas sobre mí – Halaga mi ego

Hoy no tengo mucho tiempo ni inspiración. Esta va a ser una de esas entradas fáciles y muy visuales, con poco texto… Algo perezoso. Algo con mucho ego.

Os dejo diez fotos sobre mí. Quienes me sigáis por IG, seguramente las habréis visto ya.

AboutMe

Antes me encantaba el otoño/invierno. Aún me gusta, pero reconozco que ahora prefiero la primavera/verano. Me sube el ánimo muchísimo. Ver que los días se alargan me saca la sonrisa.

Hace años que llevo el pelo rojizo. A veces más castaño, a veces más cobrizo, a veces más rojo-sangre. Y la mayor parte del tiempo, como me crece a la velocidad del rayo, con raíces oscuras salpicadas de canas.

No puedo vivir sin mar. Estar en una ciudad y no ver el mar al fondo, me agobia. Bastante. Aclaro que la playa en sí, en plan domingueo, no la soporto. Necesito oler, ver, escuchar el mar y, de higos a brevas, bañarme en él.

No soporto a la gente-dramas. Aquellos que van haciéndose la víctima, con la lágrima fácil y gimiendo por la vida, me sacan de quicio. Hace tiempo que sacamos a un par de elementos chungos de nuestras vidas. Un acierto.

Hay un lado espiritual de mi vida que tengo algo olvidado, pero no perdido. Mi casa está plagada de detallitos energéticos que siento que me cargan las pilas de alguna manera. In feng shui I trust.

Me gusta cocinar. Me gustaría tener más tiempo para “experimentar”. Y espacio en la cocina también. Con la compra de una panificadora ya dejamos poco espacio libre. En la foto un ejemplo de mi cocina de fusión: Torrijas Canadian style XD

Por muy cansada que esté, me cuesta bastante coger el sueño. Mi aliado es mi Ipod del año de Maricastaña que, a pesar de tener más de ocho años, ahí sigue funcionando. Estoy enganchada a varios programas que me ayudan a desconectar y dormir.

Mi maridín, mi pichón y una servidora somos del mismo signo zodiacal chino. Los tres somos serpiente. Lo único que cambia es el elemento, que pichón es diferente al de sus papás. Así que vivimos felices en nuestro nido de serpientes jajaja.

Aunque eso de recibir correo postal ya no se estila, me emociona recibir postales de aquellos amigos que viajan. Mi colección de postales es muy variada. Tengo postales de sitios remotos como Honolulu, Sídney o Brasilia, hasta sitios cercanos como Alicante jajaja

Maridín y yo coleccionamos libros de “El principito” en diferentes idiomas. Siempre que viajamos buscamos librerías para hacernos con uno. O si algún amigo viaja, ya saben qué traernos. El último que nos han traído es uno en polaco.

Y tú, ¿te animas a hacer una entrada egocéntrica y nos cuentas sobre ti? Anda, cuéntate algo y no me dejes sola en esto de sacar a la luz detalles tan personales.

Anuncios

Aprender

Cuando eres adulta crees que sabes mucho de la vida. Tienes ideas que siempre has creído que son “verdades como puños”, inamovibles e irrevocablemente ciertas. Hasta que eres madre y te ves dándole la vuelta a la tortilla porque hay veces que las cosas no son como tú creías o te habían contado.

caseofLALearningIllustration700

Tengo que agradecerle a mi pichón lo mucho, mucho, muchísimo que me está haciendo aprender y entender que todo es relativo. Yo, que siempre he sido analítica y cuadriculada (y aún sigo siendo pero menos), estoy desaprendiendo con él que no todo es siempre como se espera o tú crees. La vida se va abriendo paso y ella misma elige el camino adecuado.

Lo principal es comprender que como niño que es, hay que dejarle fluir: respetar sus ritmos. No atosigarle ni emperrarse en que haga esto o aquello porque el hijo de no sé quien, que tiene la misma edad, hace más cosas, o está más ágil, o tiene otras habilidades. Casi desde que nació hemos sido atosigados, como padres, por no hacer que el pichón fuese más “adelantado”.

Si no toma más que teta, que por qué no toma cereales o papillas…

Si no empieza a andar ya, que le pongas de pie para que vaya andando…

Si no tiene dientes, mírale bien las encías y ponle no sé qué mejunje que seguro que le duele…

Si no hace caca desde hace tres días está mal, hay que estimularle…

Si no habla, que le mire un logopeda… (cuando el pediatra nos dijo que todo iba bien).

Si no le metes en una guardería no sabrá “socializar”… (yo tengo 38 tacos, fui escolarizada con 2 años y no sé socializar muy allá)

keep-calm-and-don-t-panic-jpg

Y bien… Tanta prisa había porque el niño comiera, anduviera, tuviese dientes, hiciera caca religiosamente a diario, hablara, jugara con niños… para qué? ¿Para qué esa prisa si ha llegado a todo eso por sí solo?

Al principio, como madre novata puede que te dejes intimidar un pelín, sobre todo si los comentarios vienen de tu entorno cercano. Piensas que algo sabrán por experiencia… Pero, ah!, amigxs, la experiencia de cada cual es única y a mí no me da la gana de que joroben la nuestra.

Dicho esto, espero que mi pichón me perdone por las veces que me he dejado arrastrar por consejos ajenos y le he hecho daño. Lo siento en el alma profundamente.

Deseo respetar sus tiempos y entender que no siempre las cosas llegan como te dicen o esperas.

Espero que la vida nos brote a ráfagas o en calma chicha y nos lleve a lugares bonitos, juntos y felices, a los tres.

Voy a seguir aprendiendo, por suerte, porque esto de ser madre es una lección casi diaria.

UandMe

Gracias, pichón mío. ❤

Avances – 30 meses

Desde que, allá por octubre, el pichón empezara a soltar sus primeras palabras (no, mamá, papá…), hasta día de hoy, el avance es considerable.

Es impresionante la capacidad de aprendizaje que tiene un niño tan pequeño. Su cerebro es como una esponja que absorbe y se empapa de todo lo que le rodea.

cerebro-bebe-formacion-recuerdos_thumb

Cada día hay palabras que suelta que son nuevas para él. Es sorprendente cuando dice algo por primera vez y se esfuerza porque le entiendas. Cuando hay veces que no le entiendes, el pobre, con toda la razón del mundo se frustra (a veces se enfada).

Lo más complicado será hacer frases, imagino. Por ahora lo más parecido que dice a una frase es “mamá/papá, vamos”, “está roto”, y “no hay/ hay” o cuando enlaza dos palabras con sentido, como “este no/este sí”.

Ha pasado de sólo imitar sonidos de animales a llamarlos por su nombre (perro, gato, pájaro, león, tigre, vaca, mapache, conejo…). O de imitar sonido de cosas a nombrarlas (coche, autobús, ambulancia…).

También es capaz de repetir con su lengua de trapo todo lo que te pongas a decirle. Es muy gracioso cuando le pregunto si me quiere y asiente. Pero yo le digo que repita: te quiero, mamá. Y él dice algo así como “tequio, mamá”. Entonces me derrito todita yo.

Por-qué-el-cerebro-de-un-bebé-bilingüe-MainPhoto

Otro avance es que reconoce (esto ya lo hacía) y nombra los colores correctamente. También está empezando a reconocer y nombrar formas (triángulo, cuadrado, círculo…). Podemos combinar ambas cosas y jugar a pintar formas de colores e identificarlas.

Algunos contrarios también los reconoce y nombra (grande/pequeño, frío/caliente, arriba/abajo, lleno/vacío…).

Sabe contar solo de 1 al 10 y, si tú sigues contando más, él va repitiendo a su manera. Se cuenta los dedos. Cuando le preguntas su edad, te dices “dooooosh” y saca dos deditos. Esto ya lo hacía pero sólo el gesto. Ahora lo acompaña de su bonita voz 🙂

Se identifica con “yo” y repite hasta la saciedad “mío/ es mío”. Lo del “yo” lo tiene aprendido, pero el concepto “tú” como que aún no lo domina. Es gracioso cuando se lía.

Le encanta jugar con plastilina. Hace churros y los corta con la tijera para plasti (que maneja bastante bien). O hace una pelota graaaande y va deshaciéndola a pellizquitos que va metiendo en un vasito.

Pasa mucho rato dibujando. Ya es capaz de hacer figuras “humanas”. Hace cabezas con ojos, boca, cejas, nariz, orejas, “pelitos” (como él dice), les pone brazos, piernas y ahora está hasta poniéndoles “apatos” (zapatos). Alguna vez nos ha dibujado. Él dice que éste es papá, este es él, esta es mamá… Y nosotros flipamos. ¿Es para morir de amor o no?

WeAreFamily
De izquierda a derecha: Pichón, Mamá y Papá (aquí tenemos pies, pero sin zapatos jjj)

Parecía que iba despacito, pero una vez que empieza a soltarse, es un no parar.

Adiós, bonita

Admitámoslo, entre nosotras nunca hubo feeling, ni buen rollo, ni sintonía… Pero manteníamos las formas. Aguantaba porque pensaba que te necesitaba.

Hace un par de meses que lo nuestro no funcionaba nada bien. Me tenías especialmente agobiada. Cada vez que te veía, ahí al fondo de la habitación, esperándome, sentía escalofríos y sudores malos… Decías que me echabas de menos. Cuanto menos iba a verte, más me exigías. Siempre tenías que acabar saturándome. Mis nervios se crispaban a los cinco minutos de estar a tu lado.

ruptura-amorosa

Cariño, lo nuestro no funciona. Lo siento, te dejo.

¡Ya no plancho más!

He acabado por dejar la plancha de lado. Sólo la usaré en casos de extrema necesidad. No podéis imaginar lo feliz que soy ahora. La de estrés que me quitado de encima. Tiendo la ropa bieeeen estirada. Tengo unas pinzas de esas que no dejan marcas (que sí dejan, pero menos). En cuanto se seca todo, a doblar/colgar y guardar. Qué felicidad, oigan! Además, recogiendo la tabla me queda una habitación tan hermosa.

¿Alguien en la sala que odie planchar y lo haya dejado?

Encuentra las 7 diferencias

Ayer estuve en la peluquería. Ya tocaba señoras y señores, ya. Mi pelo era un despropósito, una maraña estropajosa salpicadita toda ella de canas tiesas. Menos mal que las chicas de la peluquería me conocen y saben que solo aparezco por allí en un estado lamentable de coma-capilar. No me miran raro ni piensan que estoy loca. Saben que soy mamá a tiempo completo.

cabra_loca_pelo

Y bien, ayer estábamos allí otra mujer, que sería algo más joven que yo, y una servidora. Resultó que hablando (qué raro en una peluquería, verdad?) contó que era mamá de una niña que se llevaba con mi pichón sólo tres meses. Entonces vas descubriendo las diferencias entre una mamá como ella y otra como yo. No sé cómo “etiquetarnos” o definirnos. ¿Mamá “moderna” y mamá “respetuosa-con-apego”? No sé como definirnos, porque ella también será respetuosa con su hija y tendrá su apego con ella y yo tampoco soy un orco de una cueva y tengo mis moderneces jiji.

nlas-7-diferencias

Antes que nada, aclaro que sé que las comparaciones son odiosas. No pretendo que lo veáis como una comparación de quién es mejor/peor o quién lo hace mejor/peor. TODAS las mamás lo hacemos lo mejor que sabemos/podemos y somos las mejores para nuestrxs hijxs. Queda dicho!

Allá van las 7 diferencias:

  1. Su hija va una guardería. Pichón no. Ella argumentaba que apuntó a la niña para que espabilara. Resulta que ha empezado a hablar ahora, igual que mi pichón (yo no dije nada de si mi hijo iba o no a una guardería –las peluqueras saben que no, pero no dijeron nada). Así que esa mamá estaba contenta de su decisión de llevarla a la guardería con dos años. Los resultados eran asombrosos: su hija YA habla. El mío también 😉
  2. Su hija llevaba desde el otoño, coincidiendo con la entrada a la guardería, cogiendo y soltando resfriados/diarreas. Mi pichón, hasta día de hoy (cruzo los dedos) sólo ha tenido 2/3 días con mocos desde el otoño. Miedo me da que cuando empiece a ir a un colegio estemos en ese plan.
  3. Ella iba implacablemente vestida, elegante, con sus tacones imposibles y maquillaje estupendo. Yo iba con la misma ropa de siempre (ellas no lo saben jiji) pero que ni de lejos era tan elegante como la de ella. Lo mío es el pantalón vaquero medio roto y una sudadera normalita de rebajas (del año pasado -de enero del año pasado-). Eso sí, mis botas son muy chulas y con tacón jiji.
  4. Yo iba a que obraran un milagro en mi melena después de meses sin pasar por allí. Ella iba a retocarse las mechas californianas (como cada mes).
  5. Me quedé escuchando, sin poder participar mucho en la conversación, cuando daban su opinión sobre la última peli de moda. Que si es muy larga, que si es muy romántica, que si merece la pena, que si no sé quién es un actorazo… Mi incursión en el tema fue: ¿cuánto cuesta ahora el cine?. Ni idea de lo que hablaban.
  6. Igual con el tema lecturas. Ellas estaban leyendo no sé qué saga de esas amorosas tipo “50 sombras de Grey” (o como se llame/escriba). Que si voy por el primer libro, que si no veas lo que pasa luego… Y mi aportación fue comentar que yo leo libros de dinosaurios y de la serie “Pepe y Mila” XD
  7. Ella según terminara, se iba al centro que había quedado con unas amigas para tomar algo. La niña estaba con la abuela, su madre. Yo al terminar salí disparada hacia el parque del barrio donde estaban mi maridín y el pichón. De ahí, como hacía frío, nos fuimos a la biblioteca a “leer” cuentos de dinosaurios, a comprar el pan para la cena y a casita.

Hay diferencias, eh? Pero no me cambio por nadie, ni cambio por nada mi vida de mamá 24h/7días a la semana.

Este libro, Madre solo hay una y aquí están todas, que no tengo, pero que pude curiosear en una librería es bastante adecuado para el tema.

650_BE36573.jpg

Lo importante es que cada cual sea feliz con lo que hace. Lo ideal sería poder elegir cómo quieres ser madre.  A mí no me importa llevar pelos de loca de vez en cuando 😉

Mi nombre con música

Después de haber visto por otros blogs esta entrada, me copio la idea. La cosa consiste en formar tu nombre usando para cada letra, la primera letra de una canción. O lo que viene siendo hacer un acróstico-musical.

No sé de quién es la idea original porque lo he ido viendo por blogs, reseñados de otros y estos de otros y así sucesivamente. Sea de quien sea la idea, me parece muy buena.

mi-nombre-con-musica

Ahí va el mío:

LLavinia – The Veils

IIch hatte ein wort – Einstürzende Neubauten

EEngland – The National

LLove Conecction Part II – Parenthetical girls

AA little less conversation – Elvis Presley

Se me han ido ocurriendo muchas y muuuchas canciones pero hay que elegir y, bueno, así ha quedado la cosa. He escogido más bien canciones tranquilitas, jijji.

Como mi nombre es cortito, me he animado ha seguir con el nombre del blog.

Estoy muy contenta de la vuelta del grupo Maga (alguna vez os he enlazado vídeos suyos), que ha estado en barbecho un añito. Vuelven a la escena musical celebrando sus 15 años como banda con una reedición de su disco “Blanco” (que compré hace “mil-millones-de-años” en Fnac de Callao), contando con 11 canciones y 11 colaboraciones que molan mil. Bueno, que me lío con la emoción, jijiji. La cosa es que he hecho el nombre de mi blog con canciones, todas-todas, de Maga porque me re-que-te-encantan y porque son grandes, muy grandes.

D – Des-pi-de

E – El cristal por dentro

S – Silencio

D – De memoria

E – El gran final

*

T – Trampa en la boca

Ú – Un mundo en un cuadrado

 

¿Os animáis a hacer una entrada así? Os aseguro que pasaréis un rato musical entretenido.

 

 

El arte de regalar

En estas pasadas fechas navideñas he alucinado con la cantidad de juguetes que han recibido los hijos de amigos/conocidos. Veía mi muro de Facebook y de Instagram con fotos de casas repletas hasta los topes de cacharros, juguetes, inventos varios…

Pile de paquets cadeaux colorésMi duda es si realmente los niños piden tantas cosas. En mi casa mi hijo no ha pedido nada. Y no es porque no vea la tele porque sí la ve y entre dibujo y dibujo se ha estado tragando el chorro de anuncios de juguetes de turno. Cuando ve algo que le gusta o le llama la atención lo señala y sonríe o exclama “mamá” para que mire y vea lo que le gusta. Pero no llega el punto en que pida nada en especial.

Veo que algunos papás comentan que sus hijos han pedido tal o cual juguete, que les han escrito en la carta a los reyes que traigan tal o cual cosa… y me llama la atención. En mi caso, sé lo que le gusta a mi pichón y me atrevo a aconsejar a las abuelas/tíos para que, si le quieren regalar, sea esto o lo otro (en función de los gustos de mi hijo). Pero nada ostentoso ni obsceno (en el sentido de que sea demasiado).

Os expliqué que nosotros no somos ni de papá Noel ni de reyes magos y que no queremos inculcarle creencias al niño. Pero eso no quita que la familia le haga regalos, o que nosotros le regalemos alguna cosa, o que pusiéramos un arbolito de navidad, o que nos hayamos puesto las botas con el roscón.

Los regalos que ha recibido en casa han sido libros. Estos han sido:

libros_Navidad15

Por parte de la familia le han regalado libros, un teclado de juguete, un Mr Potato, la famosa pizarra de Ikea, unos sets de utensilios de cocina de madera (tostadora y cafetera), una libreta graaaaande y unos colores. También algo de dinero para que le compremos lo que veamos. Seguramente será invertido en ropa porque los niños crecen por días.

CMYK básico

Bastante nos taladran la cabeza con “compra esto o aquello”. Así que dentro de todo, creo que hemos estado “recatados”.

Como veis somos muy de libros. Tenemos las estanterías a tope. Yo tenía la remota esperanza de que nos tocara la lotería para poder tener toooodos los libros bien colocaditos en una casa nueva jajaja… pero no, otro año más “mi gozo en un pozo”.

Me parece que lo mejor son regalos prácticos, que el niño les saque partido, que se entretenga con ellos y si, de paso, aprende algo, mejor que mejor. Veo tantísimos cacharros en las jugueterías y a precios desorbitados que me quedo con la boca abierta. ¿Cómo puede costar una casita ridícula-de tamaño- de Peppa Pig 40/50 euros? Y después, seguramente, será un trasto más al que no hace ni caso que irá dando tumbos por la casa.

Puede que ahora, el pichón por ser pequeño, y no estar muy al loro de la situación, se comporte de forma poco “compulsiva-pedigüeña”. Lo mismo, el año que viene quiere todo lo que ve y cambian las tornas. A saber. Espero que no, la verdad ;P

Y en vuestras casas, ¿han sido generosos, cortitos o se han pasado tres pueblos?

Aniversario

Sí, es nuestro aniversario de boda. Un 13 de enero de 2012 firmamos nuestro “contrato familiar” en el juzgado y nos convertimos en marido y mujer con todas las de la ley. Nada ha cambiado. Hace cuatro años (ya hace tanto?!) de ese viernes trece que nadie quería para casarse y que por eso mismo cogimos como fecha (era ese día o esperar hasta pasado un buen tiempo porque estaba toooodo cogido). Aquel día sólo estaba nuestra boda y la de una pareja gitana muy emperifollada que era nuestra némesis jiji.

kittenWedding

Realmente no ha supuesto ningún cambio en nuestras vidas. Ya vivíamos juntos desde hacía años y juntos, siendo pareja, vamos para 16 años –casi ná-. Sólo queríamos tenerlo un poco “formalizado” a efectos legales de cara a formar una familia. De hecho, cuando empezamos a mover papeles para casarnos, fue cuando estábamos empezando nuestra búsqueda de bebé. Ese bebé que llegó y se fue… Para nuestra boda, yo debería haber estado embarazada de unos cuatro meses y pico. Pero no fue así. Estaba bastante tocada con el tema tras la pérdida del embarazo un mes y medio atrás. Tanto que aún recuerdo cuando la jueza nos dio el libro de familia y nos dijo que ya podíamos empezar a llenarlo de hijos. Entonces se me encogió el alma un poquito. Pero bueno, todo llega y al final tenemos una página rellena con los datos de pichón 😉

lirbofamilia_0

Recuerdo que empezamos a recopilar papeles sobre junio o julio de 2011. Aquello era como reunir las bolas de dragón. Menudo latazo. Tuvimos que ir a por copias de partidas de nacimiento (cada una en un sitio, porque mi amante bandido nació en la ciudad y yo no). Después al juzgado de nuestro pueblo y al del pueblo vecino (diferentes a los lugares donde tuvimos que ir a por las partidas de nacimiento), que fue donde nos casamos. Menos mal que mi mente ha borrado casi aquellos madrugones infernales para hacer cola en el juzgado no sé cuántas veces para que nos dijeran que teníamos que volver para no sé qué, no sé cuándo. Odisea total. Por eso, cuando fuimos a elegir fecha, en octubre, nos daba exactamente igual que fuese viernes 13 o enero o lo que fuese. No estábamos con ganas de poner pegas. Total, la boda en sí no tenía ningún significado especial para nosotros. Unos 7 meses y pico tardamos desde que empezamos con el papeleo hasta el gran día.

memepaciencia

La familia estaba, en general, un poco horrorizada porque no queríamos hacer nada especial para celebrarlo. Me dirán ustedes qué ganas tenía yo, con un legrado a cuestas poco tiempo atrás, de hacer fiestas. Además, como ya he dicho, para nosotros, que ya llevábamos 12 años de relación, no significaba nada sentimental el hecho de casarnos. Mi familia era un poco más comprensiva, pero sé que en el fondo no les hacía gracia que no hiciéramos nada. La familia de mi maridín era bastante insistente con que teníamos que hacer algo. Ay… qué paciencia hay que tener! Al final, para que se quedasen tranquilos, lo que hicimos fue que vinieron al juzgado (para vernos firmar, ya ves tú qué momento…) y de ahí fuimos a tomar algo y a almorzar. Sólo vinieron padres, hermanos, sobrinos y mi mejor amiga que hizo de testigo junto con mi cuñada. Total, que comimos y cada polluelo a su olivo.

La anécdota del día fue mi espectacular caída –qué raro…-. No os he contado, pero soy de esas personas que cada poco tiempo se hostian sin sentido. Me caigo así, en plan vergonzoso, sin más, y me jodo algo (normalmente las rodillas –que las tengo bastante perjudicadas-). Lo último fue romperme el hueso coxis el año pasado. Total, que en un paso de cebra se me fue un tobillo y pegué una caía digna de ver a cámara lenta tipo Matrix. Vergonzoso momento. Menos mal que sólo estaban mi marido y mi mejor amiga que se partieron la caja. Me recompuse y en plan “aquí no ha pasado nada” proseguimos tan felices. Al final del día, tenía la mano dolorida y un dedo bastante inflamado. Así que, como no dejaba de doler, nuestra noche de bodas la pasamos en urgencias del hospital. Allí me dijeron que me había astillado un hueso del dedo y salí con una férula aparatosa desde la punta de los dedos hasta el codo, con el brazo en cabestrillo y bien puesta de analgésicos. Sí, esa soy yo… Memorable con mis caídas.

pl_1_1_228
Look noche de bodas

En ese plan, nos fuimos de viaje cortito y cerca. Fuimos a Madrid unos días en plan museos y tranquileo. Tampoco tenía ganas de mucha fiesta ni física ni mentalmente. Una de las noches de hotel, con una migraña de caballo y con la medicación para el dolor del dedo, creo que pillé un colocón. No os cuento lo que vi/soñé porque vais a pensar que estoy fatal de la azotea. Literalmente, aluciné. Pero fue por la medicación. Ese fue nuestro viaje de “fin de novios” –como yo le llamo a la luna de miel-. Anímicamente no fue la mejor época de mi vida, la verdad.

¿Queréis saber qué look llevábamos para nuestra boda? Pues maridín se puso un pantalón negro que ya tenía y una camisa abotonada de las rebajas (pero de marca bastante pija). Yo me compré un vestido del outlet en Asos (creo que me gasté como unos 50 euros). Era de manga larga, corto –por la rodilla- con estampado de mariposas pequeñitas y con pedrería bastante discreta por el cuello y en los puños. Llevamos algo que se puede volver a usar sin problemas.

Así fue cómo, con un presupuesto muy económico, nos casamos. Por unos 400 euros, boda superada. Donde más gastamos fue en invitar a comer porque no íbamos en plan menú. Cada uno pidió el plato principal que le apetecía de la carta. Antes algo de picoteo y después postre (cada uno eligió el que quiso de la carta) y café o infusiones. Creo que a eso de las 4 de la tarde se terminó toda la celebración.

EGoreyLovers

Hoy hace cuatro años. Me parece mentira. El tiempo vuela!

 

Eso de los propósitos

Cada vez que se empieza un año, muchas personas se ponen metas, propósitos u objetivos a cumplir durante el nuevo año. Pocas veces -creo que no lo he hecho nunca cuando empieza un año, ahora que lo pienso-. Primero porque es complicado mantenerse en algo que cuesta mucho empeño y segundo porque al principio es todo muy bonito y tienes el subidón del momento, ese que se diluye en cero coma.

Funny-New-Year-Resolution

La única cosa en la que me mantuve firme y tuve una voluntad de hierro admirable –sí, me echo flores porque me lo merezco- fue en dejar de fumar. Lo dejé radical, de un día para otro, sin más. Acabé el último elegante cigarrillo super-slim de la cajetilla y pensé: se acabó. No hubo más. Chin-pón. No fue fácil al principio, pero tampoco tuve un síndrome de abstinencia chungo. Podían más mis ganas de dejarlo. Sentía que era capaz de hacerlo y, sobre todo, lo hice porque iba a nacer mi primer sobrino y quería que tuviese una tía medio decente, que no oliera a humo pestoso y esas cosas desagradables que conlleva fumar. De aquello hacen ya casi 10 años y sumando. Me alegra y me hace sentir orgullosa de mí misma.

Fumar-Dejar-1En fin, pues con eso de los propósitos de año nuevo, como son cosas un poco “ideales” e “imposibles” lo veo algo más difuso. Peeeero, hay una cosa en la que voy a ser firme. Espero, jijiji. Y es que, con lo que me costó volver a mi peso, lo he ido perdiendo. Ya con esto de las navidades se ha ido al garate. Hace un año, estaba yo estupenda. Este año lo empiezo que si me empujan, ruedo. No exagero. Tengo como 10 kilos de más sobre mi cuerpito moreno. No quiero tampoco ser una sílfide, como antes (ainsss). Quiero sentirme bien con mi cuerpo y poder usar mi ropa sin que se me corte la respiración. Easy, easy… Digamos que con tener un IMC normal me doy por satisfecha. Ahora rozo el sobrepeso peligrosamente. Estoy en ese límite tan fácil de sobrepasar. Miedo me da.

S-Eq

Lo dicho, después de reyes se cortó el grifo de las comidas ansiosas hipercalóricas y todo eso… (comilonas, comida basura, dulces, esas bebidas azucaradas que son veneno y que tanto enganchan las jodidas, picoteos varios… comer a deshoras, descontrol de horarios en general… -mi lado Rottenmeyer asoma de nuevo!-).

Funny-New-Year-Resolution-Quotes-01
Pues eso, primero el roscón de reyes ;P

No voy a hacer ninguna dieta, ni voy a ir a un gimnasio ni a hacer una rutina de ejercicio. Bastante tengo con lo que muevo el culo a lo largo del día en modo “mamá y ama de casa”. Además, lo reconozco, el ejercicio físico “impuesto”, aparte de parecerme odioso, me da dolor de cabeza. Ufff.. qué mal lo pasaba en esas clases de educación física (una vez acabé desmayada por el suelo y vomitando: puro espectáculo). Odiaba esa asignatura con todas mis fuerzas (y me bajaba la media bastante).

Sólo comeré más sano, en un horario fijo (o medianamente constante), dejaré las porquerías… Voy a cuidarme y poco más. Me encantaría poder retomar un poco el poder hacer algo de yoga en casa. A ver si contagio al pichón jijij. Tenemos un libro de hatha yoga para niños con asanas (posturas) muy facilitas. Es este:

quiensoyyolibro

Todo es ponerse.

También me gustaría poder tener un ratito para retomar el reiki y cultivar un pelín mi lado espiritual que lo tengo perdido totalmente. Volver a las meditaciones guiadas no estaría mal. Eso si no me quedo sopa en el intento (como me pasaba las últimas veces). En fin, poco a poco. Tampoco quiero abarcar todo de golpe porque sé que es imposible. Vamos a empezar enero cuidando detalles y ya veremos la evolución. Os mantendré informados.

Y vosotros, ¿os habéis propuesto algo para este 2016?

Los números de 2015

Este es el resumen que me hizo WordPress de la actividad de mi blog durante el año pasado. Me ha parecido muy curioso saber los datos de los meses que lleva activo el blog. Me he sorprendido para bien.

Muchas gracias a todos los que vais y venís por mi casa 🙂

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 6.200 veces en 2015. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 5 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.