Probando

La idea de que el pichón fuese a clases de música nos hacía especial ilusión porque nos encanta la música y nos parece una forma entretenida para él de compartir un rato ameno con otros niños.

Nos recomendaron una academia de música con clases para niños pequeños. Llamé para concretar con la profesora cómo era el asunto. Lo primero que no me hizo mucho tilín fue que me dijo que los niños iban solos a clase (sin acompañamiento de padres). Como le comenté que el pichón no ha ido a guardería y que siempre ha estado conmigo o con su padre, ella me dijo que podríamos pasar a ver cómo era la dinámica de la clase, para ver las reacciones del niño y que, una vez que se adaptase, podíamos salir a esperar fuera. Ufff… sinceramente se me hizo cuesta arriba y no estaba muy convencida, pero mi marido sí.

angustiaseparacion

El principal motivo por el que aún me siento insegura por dejarle al cuidado/supervisión de otra persona que no sea ni su padre, ni yo, es que el niño aún no habla. Sabe decir sus palabras, expresa emociones claramente (gestualmente, quiero decir), pero si le pregunto por algo en concreto, aparte de decir “No!” o asentir con la cabeza y decir “Ne!” (eso es su “sí”), no me va a contar gran cosa. No habla con frases. Está empezando a hablar pero su repertorio de palabras no es demasiado amplio aún.

Quiero/necesito saber si está realmente bien, si algo no le ha gustado que me lo pueda decir, que me exprese y cuente si le gusta algo o no. Lo que no quiero es que le dé una pataleta como cada vez que vamos al médico porque le tiene tirria (al menos sé el motivo (o tengo mi teoría) y entiendo su terror al pediatra).

Bien, a pesar de mi inicial reticencia, fuimos el viernes a una de las clases para probar a ver qué tal. La hora de la clase es un poco rollo porque es demasiado temprano para nuestra rutina. Así que tuve que ir planificando el día para cuadrar que comiera antes, para que durmiera la siesta mas temprano y menos tiempo, hacer que se despertara antes, llevarle sin merendar, ya me descuadró la hora del baño… Iba un poco refunfuñando (en mi línea de quejosa). Pero mi marido me paró los pies: era un día, era una prueba, no pasaba nada por tener un día “desordenado”. Ya os conté que soy muy Rottenmeyer y me gusta tener un orden en horarios y si no, me crispo toda yo.

estresada2Llegamos puntuales. El aula era pequeñita, pero bien. Me parecieron muchos niños para una sola profesora: eran 8 en total. Las edades iban desde los 2 años hasta los 4. Los únicos que no hablaban era una niña y mi pichón. Al principio, el pichón no quería ni quitarse el abrigo (como diciendo: “si yo me voy ya de aquí”). Costó un rato quitarle el abrigo y que se sentara en el suelo, como los otros niños, pero junto a mí. Poquito a poco se fue integrando. Tampoco es que los niños hiciesen mucho caso. Los veía algo dispersos. Mientras uno pegaba manotazos a diestro y siniestro, otro llevaba la contraria en todo, una preguntaba por su madre y se iba a mirar por la puerta…

La profe ponía de su parte, no lo niego, porque los niños se involucraran en las actividades que proponía. Pero, a mi entender, eran demasiados niños, demasiado pequeños, demasiado difícil atender a todos y que todos la atendieran. Nosotros (mi marido y yo) éramos espectadores en un rinconcito, sentados en silencio y sin interactuar para nada. Les intentaba hacer marcar el ritmo de un metrónomo con palmas y pisotones, lanzando pelotas… Puso un teclado para que lo tocaran (aporrearan más bien) pero lo acababa apagando para que no se emocionaran demasiado con los manotazos. Sacó algunos instrumentos pequeñitos (tipo maracas, tambores…). Puso música de diferentes instrumentos con imágenes proyectadas en la pared. Puso sonido de animales. Repartió notas musicales en goma eva. Intentó que cantaran una escala (imposible total). Es lo que pasa cuando estás controlando que no te rompan un teclado, que no se peguen, que no te griten o discutan… Veía que tenía que ir cambiando rápido de actividad para mantener a los niños medio atentos.

A mi marido le pidió que saliera fuera al rato y me dijo que después me pediría a mí que me fuera (cosa que yo no tenía clara para nada). Finalmente no salí porque uno de los niños “pegones” se puso a tirar del pelo a mi hijo (os juro que aguanté un rato porque esto son cosas que pasan entre niños). Pero cuando otro se unió y se puso también a cogerle mechones a puñado a mi hijo ya me levanté. La profe que estaba a lo suyo no se dio cuenta. Total, que cuando llegué, uno empujó a mi niño y se cayó de espaldas al suelo. La profe ya miró, mi pichón lloraba desconsolado con los pelos tiesos, los otros niños pegones tan felices de la vida, yo con el estómago revuelto… Tuve que coger al niño en brazos para calmarlo. Me costó un buen rato. Diossss qué sudores me entraron. Ella continuó la clase y le dijo que pidiera perdón a uno (porque ni se enteró que el otro también había participado). El niño pasó del tema y no pidió perdón, por cierto, pero vaya, que son niños pequeños y tampoco pasa nada.

Creo que del mal rato que se llevó el pichón, ya me dejó quedarme hasta el final. De todas formas, yo no me hubiese ido.

Twin toddlers fight over a toy

No fue nada grave, ni extraño porque los niños, más cuando no hablan, solucionan conflictos así, porque no saben expresarse de otra forma. Yo aguanté a ver cómo iba la situación, pero al ver a dos tirándole del pelo ya no pude más. Lo que me jorobó es que la profe no se diera ni cuenta. Otra cosa, esto lo vio también mi marido, es que uno de los niños pegones estuvo dándole manotazos fuertes (que sonaban) en la cabeza a la niña que no hablaba. La profe no se enteraba de nada. Y la niña ponía caras pero no decía ni mú. Qué angustia… Si soy la madre de esa niña y veo eso, me descompongo. Quizá debí decir algo, pero estaba como en schock. O esperaba que la niña se quejase. Porque los manotazos sonaban, os lo juro.

crying-meme-673Sé que no fue tampoco una cosa dramática porque después,pasado el disgusto, mi pichón no se quería ir. Estaba muy entretenido con unos animalitos de goma, tan feliz.

Pero veis… yo pienso, y si no hubiese estado ahí? La profe ni se entera, sólo vería a mi hijo en el suelo llorando y los otros niños tan felices a lo suyo… ¿Cómo le iba a decir mi hijo a esa mujer que los dos niños le estaban tirando del pelo y que uno le había empujado y tirado al suelo? ¿Me hubiese contado la profesora que mi hijo estuvo llorando en el suelo “a saber por qué”, o no le hubiese dado importancia? Quizá si yo no hubiera estado allí para consolarle, la cosa hubiera ido a más (su llanto y enfado, porque lo conozco y sé cómo reacciona cuando no le entiendes). ¿Qué pasaría si yo creyendo que todo está bien le volviese a llevar y el niño me llorara porque no quiere ir –como cuando vamos al médico-?

dudas

No dejo de darle vueltas. Me alegro de haber estado allí con él. No creo que esté sobreprotegiéndole. Tiene dos años, por el amor de dios. Un niño de esa edad necesita supervisión –mejor de sus padres-. No se puede expresar ni explicar. Se pueden dar muchas situaciones como estas, que no son nada grave, pero pueden acabar en una tragedia griega si no se actúa correctamente. Dejé que los niños se desenvolvieran de manera natural, hasta que ya vi el panorama y que la profesora no se daba ni cuenta. Creo que actué bien. Tampoco le dije nada al respecto a ella. Pero desde luego, cuando hable para decirle que no vamos a ir más, porque no vamos a volver, se lo intentaré explicar con tacto.

Sé que cuando vaya al colegio tendrá situaciones de este estilo. Pero tendrá una edad como para poder quejarse, contar lo que pasa, o llamar la atención de un profesor o adulto si necesita ayuda. Sé que lo pasamos peor nosotras casi, que ellos. Estas cosas pasan y pasarán.

P1010301
foto de http://www.creciendomisol.com/

Y hasta aquí nuestra experiencia con las clases musicales. Vaya drama, verdad? Pienso que si dejasen estar, al menos, a uno de los padres, serían clases más dinámicas y divertidas. Cuando son tan pequeños, no se centran tan fácilmente  en el guión de la clase, pero quizá si dejasen a los papás con ellos, guiándoles e interviniendo en las actividades, otro gallo cantaría. Lo que no se puede es pretender que una persona intente dirigir a ocho niños tan pequeños y movidos y mucho menos pretender que aprendan ni la mitad de lo que les intenta enseñar.

¿Qué pensáis de todo esto? ¿Cómo hubieseis actuado vosotros ante una situación así?

Anuncios

23 comentarios en “Probando

  1. Uf la verdad es que es complicado. Por una parte entiendo tu disgusto, tus miedos. A mi me pasaría igual. Pero por otra, ya tengo la experiencia del cole este año, entiendo que no dejen a los padres. Los niños, cuando están los padres, no atienden ni hacen caso de nada. El mio a la profe la adora y obedece, pero el día que voy yo porque toca presentación o libro viajero, de pone tonto, se pelea, no habla, no participa.. Y a veces preferiría verlo desde la puerta porque me pierdo todo. Con decirte que el lunes es la función de navidad y estoy pensando en esconderme… Es que si me ve, se que no va a participar.
    El mio tiene tres, ya es más grande que pichón, esta claro que con dos es lógico querer defenderlo porque aún es pequeño, yo ahora ya no me preocupo tanto porque se que otro día es él quien pega (me consta jaja). Y además aquí las profes no te mienten, te dicen claramente si ese día le han pegado, si ha pegado el, o si ha pasado algo. Así que me da tranquilidad saber que no se me engaña ni oculta nada. De todos modos si tu no estas tranquila, comparto tu decisión de no volver. Busca otra alternativa, o espera un poco para volver a llevarli

    Me gusta

    • Si entiendo que es normal que tengan ese tipo de conflictos y que si un día mi hijo recibe, quizá otro día dé él. Pero lo que mosquea es que la profesora no se dio cuenta y claro, si mi pichón no sabe hablar, mal vamos. Luego puede pasar que se “traume” (a ver, no creo que sea tanto como eso, pero algo parecido) y no sepamos el motivo.

      Lo que dices lo sé porque lo veo en mis sobrinos, que no es lo mismo que esté su madre o no. Cambian considerablemente. Pero que ese día, en la clase, yo estaba en un rincón alejada (no sé si el niño era consciente en todo momento de que yo estaba allí).

      Esperaremos a que sepa hablar y expresarse mejor.

      Un abrazo!

      Me gusta

  2. Madre mía…la clase de los horrores parece según lo iba leyendo. Yo no le hubiera dejado solo tampoco jamás de los jamases…sí en el cole o en la guarde estaría solo, sí, pero con niños de su edad…y no es lo mismo juntarse con gente un par de años mayor que tú cuando ya tienes suficientes añitos, que todo se iguala, que con 2 y 4 años…no hay color. Con 2 es un bebé, con 4 es un niño, y con lo que ello implica.
    No entiendo que junten a niños de edades tan dispares bajo la supervisión de una sola persona. Si tengo que estar yo al cuidado de 8 niños entre 2 y 4 años…
    Nosotros también vamos a clase de estimulación musical temprana, como sabes, pero nos juntan a niños de 0 a 18 meses y de 18 a 36 meses. Siempre entramos los dos padres con ellos. Además, es que entiendo que es lo lógico, es una clase de música, no una guardería, si no hay padres, a esas edades tan pequeñas, la profesora se tiene que centrar en cuidar de los niños y vigilarles más que en dar su clase, de lo contrario, si están los padres, la profesora no tiene nada más que hacer que dar su clase de música.
    No sé, mal planteado me parece a mí el tema. Volveréis?

    Un besito!!

    Me gusta

    • Lo que nos extrañó es que las clases nos la recomendó una colega de trabajo de mi marido, que es toda ella Montessori y pro-crianza con apego. Nos fiamos de su criterio ciegamente. Vamos, yo no sé en qué condiciones llevó ella a su hijo a las clases, pero dudo que viera lo que yo vi.

      A mí me gustó cuando contaste cómo son las clases a las que va Pequeño G. Ojalá fueran así y dejaran pasar a los padres. Es que siendo tan peques, me parece una responsabilidad enorme para una profesora.

      Y no, no volveremos. Ni locos. A mí no me gustó y a mi marido le decepcionó muchísimo (esperaba otra cosas).

      Un beso!

      Le gusta a 1 persona

  3. Uffff…. como profe de música te puedo asegurar que a mi me descuadró bastante la organización de la clase.
    Primero: nunca se debe tener 8 niños de diferentes edades en una misma clase de música.
    Segundo: lo normal (y obligatorio) es que los grupos se dividan por edades para poder darles una enseñanza más especifica y nunca, nunca mezclarlos, como lo que tú dices: una clase con niños de 2 a 4 años?? Eso es una auténtica locura!!
    La profe seguro que no tuvo la culpa de esta organización desastrosa (lo más seguro que fue cosa de los dueños: más alumnos en una clase = más pasta. Así funciona por desgracia… a mi me tocó pasar por esa situación en contra de mi voluntad… y les da igual si aprenden o no.).
    Te puedo asegurar de que sí hay academias o escuelas de música que siguen las pautas de dividir los grupos según edades, y darles una formación adecuada a su edad. Yo que tú buscaría bien, que la iniciación a la música es un buenísimo modo de desarrollar habilidades tanto intelectuales como psicomotoras 😉
    Hace unos dos meses publiqué precisamente sobre la iniciación musical, y doy algunos consejos. Si tal, echa un vistazo 😉 . Sé que también hay algunos centros en que estas clases se dan con los Papis presentes (de hecho participan en las actividades musicales con sus hijos), y otros (como en tú caso), no.
    Yo te animaría a buscar otra academia o escuela con estos planteamientos que te puse. Si aciertas con un centro así, te puedo asegurar de que la experiencia va a ser muy, muy buena para los dos! 🙂
    Besotes!

    Me gusta

    • Me encanta que me des tu visión como profesora de música. No estoy loca jajaja y veo que una profesional como tú lo ve igual que yo lo vi.

      A mí, aunque no soy muy de hacer actividades grupales, no me importaría participar en las clases de música del niño (aunque tenga que hacer el payaso jjj).
      Creo que por aquí no hay mucho donde elegir y no hay gran variedad 😦

      Gracias por tu opinión!

      Le gusta a 1 persona

      • Sí, claro que hay, pero creo que hasta los 3/4 años no ofrecen nada. Tenemos también cerca un conservatorio de música.
        Tiempo habrá. Además habrá que ver si al pichón le llama o no. No le vamos a obligar a ir a clases de algo que no le guste. Esto era más que nada por probar y por estar un ratito chulo con otros niños.

        Un abrazo!

        Me gusta

  4. ¡Uuufff! Me habría convertido en Hulk y me habría ido de allí, jaja. Hubiese hecho lo mismo que tú. 😉 El problema que le veo a esa clase de música es que coinciden niños de muy diversas edades. Porque uno con 2 y otro con 4 no tienen nada que ver. Los de 4 ya tienen mucha picardía. En cambio, los de 2, son todavía angelitos, en cierto modo, porque Pegotito tiene la mano un poco suelta a veces, he de reconocerlo. Y, además, 8 niños de ratio es muy elevado, me parece a mí. ¿Cómo vas a controlar igual a uno que no habla y a otro que es capaz ya de contar chistes casi?
    En otro orden de cosas, ellos lo pasan muy bien interactuando con sus semejantes, y más en una clase de música, siempre que no les peguen y les traten con respeto.

    Me gusta

    • Sí se notaba una diferencia abismal entre los de dos años (y más lo que no hablaban) y los de cuatro que eran unos saltimbanquis en toda regla.
      Por el momento esperaremos a que hable algo más y después, ya veremos según sus intereses.

      Un abrazo!

      Me gusta

  5. Yo te entiendo porque una vez dejé a Emmanuele en la guardería con día años y cuando volví El Niño estaba llorando desconsolado y al día siguiente ronco de lo mucho que lloro, todavía hoy se me pone un nudo en el estomago al recordarlo y estoy agobiada solo de pensar que dentro de poco igual me toque dejar a Enzo en una….
    Yo llamé y les eché la bronca de porqué no me habían llamado, sigo llenado y eran encantadoras a Emmanuele le encantaba, pero el mal rato no me lo quita nadie…..
    Actúa según te sientas y como veas a tu hijo, es muy difícil! Igual puedes encontrar otros grupos si este no te ha convencido…. Un beso

    Me gusta

    • Ese es el miedo que tengo de dejarle al cuidado de otras personas (en este caso era una desconida) cuando aún no habla. Sé que no le va a pasar nada grave (desde el punto de vista de un adulto), pero puede que para él, que le tiren del pelo y le empujen (sin venir a cuento) sea la causa de un gran drama y más si la profesora no se entera de lo que pasa porque no se le explicar lo sucedido (y los demás callados como puertas).

      Ya veremos cuando sintamos que está más preparado.

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  6. Pobre tu pichón que mala experiencia se ganó, definitivamente el problema está en mezclar niños de edades tan distintas, no es lo mismo un niño de 2 que de 4, mi Sebastián tampoco habla…habla muy poco, solo palabras sueltas, pero si le preguntas algo se desvive hasta que se logra hacerse entender, señas, gestos, mímica todo vale 🙂
    el ya va clases en el nido y gracias a Dios le ha ido muy bien y sin ningún problema.
    Cuando Vera tenía 3 iba a clases de ballet, las clases eran de 8 a 10 niñas, de entre 2 y 3 años, y la profesora las podía controlar muy bien, no se si porque las niñas son más tranquilas o porque las edades eran muy similares pero la clase era muy divertida y también solo entraban las niñas y las mamás y papás debíamos esperar a fuera.
    Creo que debes buscar otras clases o actividades en las que puedas ir con él o que estén mejor organizados, por edades y número de niños, seguro encuentras algo que les guste a todos y lo disfruten como familia, besos

    Me gusta

    • Mi pichón dice pocas palabras y también se intenta hacer entender con gestos, pero son cosas que nosotros, como padres, sabemos interpretar. Una desconocida puede que no sepa interpretar lo que quiere decir de igual forma que los padres, que los conocemos y sabemos muchas veces lo que quieren decir sin necesidad de que digan gran cosa.

      Más adelante veremos si volvemos a buscar otro sitio más adecuado. La verdad es que nos gusta la idea de que participe en otras actividades con niños.

      Besos!

      Me gusta

  7. Yo es que le veo muy chiquitín para ir a clase… Así que mejor esperar, estimularle en casa o llevarlo a un centro más especializado, que no mezclen edades y que tengan menos alumnos por clase (o más monitores). Lo de pegarse es lo que dices, realmente así se comunican los niños así que no es cuestión de pedir perdón o no pedirlo si no de estar pendiente y anticiparse.

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • Probamos y vimos que aún es pronto. Nos habían hablado muy bien de esa academia y bueno, era porque pasara una hora en semana con alguna actividad con otros niños… a ver qué tal. Pero visto lo visto, mejor ir al parque a que juegue.
      Música le ponemos a diario en casa y, de verdad de la buena, que nos damos unos buenos bailes.

      Besos!

      Me gusta

  8. Creo que no hubiera aguantado. Habría salido de ahí con mi niño y no hubiera vuelta. Me parece que esa señora no controla a todo el alumnado y hay niños muy, muy brutos. Sé que probablemente se tendrá que enfrentar a situaciones similares en un futuro pero espero que ya esté más preparado para hacerles frente. Un abrazo.

    Me gusta

    • La impresión que me dio fue que se le escapaba de las manos. La mujer lo intentaba, no digo que no, pero no daba abasto -o eso me pareció-. Hemos tomado la decisión de no volver. Ya habrá tiempo para esto más adelante.

      Besos!

      Le gusta a 1 persona

  9. Ays pobres, qué mala experiencia. Entiendo totalmente que si Pichón no es capaz de contarte lo que ha pasado prefieras no dejarle solo en una clase así que yo buscaría otro sitio con clases en las que podáis asistir los papás. Y si no tenéis ese recurso pues os podéis o juntar con amiguitos y coger una profe o hacerlo tú en casa.
    Desde luego que yo descartaría esa clase por completo vamos y más después de la experiencia que ya no es Pichón es que tú no vas a estar tranquila y eso también es importante!. Ya nos dirás a ver qué solución encontrais! Un besote!!

    Me gusta

  10. Ufff!!! Cómo he empatizado contigo!! Según iba leyendo me iba poniendo “mala”!! Es un tema difícil porque por una parte la estimulación musical les viene estupendamente. Pero yo soy más partidaria de que sean ellos los que experimenten, toquen y generen los diferentes sonidos. Me parece más rico. Por otra parte, creo que los.niños de dos años no tienen las mismas necesidades que los de cuatro. En fin, seguro que es una decisión tomada con buen criterio. Ya habrá tiempo. Lo importante es que esté a gusto. Un saludo

    Me gusta

    • En casa también recibe estimulación musical -aunque yo no sé si lo hago “bien”-. Música se escucha en casa y unos buenos bailecitos nos pegamos jjjj (en plan “moviendo la cabeza, brazos arriba, agachados o de pie…”).
      Conforme crezca y se vean más sus gustos, ya veremos si optamos por alguna actividad más acorde a sus gustos y necesidades.

      Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s