Principio de no intervención

Hace pocos días, unos amigos han sido padres. La verdad es que me gustaría darle algunos consejillos, pero prefiero no entrometerme y dejar que sean ellos quienes vayan resolviendo sus “obstáculos”.

Por una parte, me hubiese gustado saber ciertas cosillas cuando fue mi momento. Por otra parte, creo que no me hubiese hecho gracia que alguna “listilla” me hubiese dicho cómo hacer las cosas.

Así que prefiero mantenerme al margen. También, puede ser, que lo que a mí me hubiese venido de perlas, a ellos no les sirva de gran cosa.

consejos-vendo

Hay cosas que las tienes que vivir y punto. Creo. ¿Qué opináis?

Algunas de las cosas que me hubiese gustado hacer cuando nació mi pichón son:

– Haber dejado unos cuantos tuppers con comida congelada para no tener que pensar en qué hacer de comer. Para ponérselo fácil a mi marido a la hora de la comida: tan solo sacar un tupper y listo.

– Haber delegado mucho más las tareas del hogar. No es que fuese una fanática de la limpieza, pero debería haber mandado a la porra la plancha hace mucho tiempo. Lo mejor: tender bien estiradito y, una vez seco, doblar, colgar y guardar. Chin-pon.

– Haber sabido decir NO a las visitas que no me apetecía “aguantar” o haberles pedido que se fueran antes. Si no yo, pues que lo hubiese dicho mi marido.

– Haber comprendido que no hay nada mejor para calmar a un bebé que el contacto con su mamá y la teta. Siempre. Para todo. En vez de agobiarme pensando en qué pasaba, por qué lloraba, si tendría o no hambre… (gracias matrona por tus sabios consejos de “10 minutos en cada pecho”, un besito –modo ironía ON-), la solución era estar pegaditos como lapas y muuucha teta (todo lo contrario a lo que me decían).

– Haber intentado escuchar más a mi cuerpo y al de mi hijo. No agobiarme por lo que dijeran los demás.

– Comprender que no todos los médicos saben de lo que hablan en cuanto a la lactancia. Buscar antes un buen sitio donde me pudieran ayudar.

– Dormir cuando el pichón dormía. Me costaba mucho hacerlo. A pesar de estar cansada, el come-come de “tengo que hacer esto o lo otro” no me dejaba desconectar. En general, debería haber seguido más el ritmo del niño. Lo hice, pero tardé en llegar.

– No compararme con otras mamás. Los comentarios tipo “pues Fulanita salía todos los días con el niño sola a los dos días de haber parido…” duelen mucho.

– Si quieres llorar, llora. Si tienes ganas de llorar, no te reprimas: llora. Que digan lo que les dé la gana. A mí me decían (persona allegadas -lógicamente- y sin mala intención) que no llorase y menos deltante del bebé. Si sientes que necesitas llorar, hazlo. No te guardes emociones.

79107345b65f8498aa5cd647d1b6f5cd

Seguro que me dejo muchos más en el tintero. A las que no sois mamás ¿os sienta bien que os den consejos?

A las que ya sois mamás, ¿os queda esa sensación de querer “avisar” a futuras mamás? ¿dais consejos o preferís que lo vivan ellas en primera persona?

Para terminar, ¿se os ocurren más cosas que os hubiese gustado saber?

Anuncios

24 comentarios en “Principio de no intervención

  1. Yo solo doy consejos si me los piden porque como bien dices no quiero parecer la listilla de turno, aparte que lo que me hizo bien a mí no tiene porque ser lo mejor para otra… Aunque siempre haya cosillas como las que tú has mencionado que ayuden en general a todas!!
    Creo que todas caemos un poco en los mismos “errores” por escuchar demasiado las opiniones ajenas, un beso!

    Me gusta

  2. Yo creo que en un principio mejor no decir nada…porque es cuando más sensible está una. Seguro que tus amigos agradecerán tus consejos y hasta te los pidan ellos mismos. Igual sí que podrías dejar caer algo pero en plan anécdota tuya, y a ver si les va bien. El problema es que tendemos a fiarnos demasiado de lo que nos dicen, sobre todo los profesionales, y a veces son los peores consejos que podemos seguir. Yo espero saber hacer oídos sordos…porque ya me han soltado alguna barbaridad sobre cómo preparar el pecho para la lactancia 😯

    Me gusta

    • Claro, si piden, le puedo dar mi punto de vista. A mí me agobiaron muuuucho. Además de estar día sí, día también dando la murga.
      Los consejos de los “profesionales” que recibí fueron catastróficos. Muchos comentarios de ellos me hicieron sentir, hablando mal y pronto, una mierda.
      Al pecho no hay que hacerle nada, por cierto. La que fue mi matrona me decía perlitas de ese estilo. Anda queeeeee…

      Tapones para los oídos de lo mejorcito, oigan! XD

      Le gusta a 1 persona

  3. A mí sinceramente no me hace demasiada gracia cuando me dan consejos. La verdad es que prefiero probar por mi cuenta y si tengo dudas las preguntaré a quien crea, pero me agobia tener a alguien constantemente diciéndome lo que tengo o no tengo que hacer!
    Soy una persona que cuando duda pregunta, así que prefiero que me dejen actuar libremente y si me surgen dudas ya pediré ayuda. Un beso!

    Me gusta

    • Pienso que es lo mejor, pasar por la experiencia y, si se necesita ayuda, se pide. Lo que yo pasé no tiene porqué tener nada que ver con lo que pasen otras mamás.
      Eso sí, las abuelas opinan sí o sí… Pffff… Menos mal que mi madre me conoce y con verme la cara ya sabe si puede seguir o no con el tema jjj. Mi suegra es otra historia, pero bueno, no lo hace con mala intención la mujer.

      Besos!

      Me gusta

  4. Yo no quiero que me den consejos, principalmente porque la gente a mi alrededor que ha sido madre o comulgan con un tipo de educación completamente opuesto al mío o aún son madres recientes en prácticas. Si que observo. Observo mucho y me estoy haciendo una especie de manual propio. Por ejemplo, lo que dices de la teta, en mi amiga Mami Reciente veo que, efectivamente, es lo que la calma. Así que me lo apunto. También con ella me he dado cuenta de como se queda de frita en la mochila, así que otro apunte (aunque ella por ejemplo ahora quiere ‘desacostumbrarla a la mochila’ porque sus padres no quieren portearla). Yo veo su lucha y apunto mentalmente: si mis padres se la quieren quedar en algún momento, confío en su sapiencia y sus artes para ser capaces de calmarla con sus propios métodos, nada de que yo tenga que acostumbrar a la niña a los métodos de otros para que sea ‘sencillo’ dejarla tranquila.

    Y si alguna vez necesito consejo, por ejemplo de mi amiga la Mami Tranquila (que me encantan sus artes para con su heredera), directamente se lo pido (también ella es lo suficientemente prudente como para no dar consejos si yo no los solicito. Eso si, una vez pedidos, se abre la caja de pandora y no llego a coger tantos apuntes xD).

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • Estás rodeada de supermamis 😉 Seguro que si las necesitas, van a estar ahí dándolo todo por ti y Habi.
      En mi caso, en mi entorno, las mamás más “recientes” que tenía eran mi hermana y mi cuñada. Y ya hace bastante añitos desde que tuvieron un bebé en casa.
      Hasta ahora hemos sido los únicos con hijos dentro de nuestro reducido (y selecto) grupo de amigos jjj. De ahí que me dé por cuestionarme estas cosas. Aunque bueno, ya pasarán los primeros meses que son más caóticos. Es algo que pasamos todos y aquí seguimos 😛

      Un abrazo!

      Me gusta

    • A mí siempre me dio mucho reparo congelar comida… Y ahora no puedo pasar sin tener algún tupper con comida hecha en casa y congelada para imprevistos, o días en los que no apetece cocinar. Sobre todo porque cocinar con un niño en casa pululando en complicadillo.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  5. Pues la verdad, después de la experiencia “regular” que tuve al inicio, echo de menos algunos consejos sabios, y no los que me daban que me entraba unas ganas de reventarlos a hos…. de la mala leche que me ponían. Cuando veo a algún conocido que acaba de ser padre, les doy los consejos que me hubiera gustado recibir, los de no agobiarse, de hacer lo que uno siente realmente… . Y que, sobre todo, hagan oídos sordos a las opiniones tocanarices, grrr
    Besotes!

    Me gusta

    • Lo peor es cuando te dan un consejo como una verdad absoluta y te miran como si tú fueses una ignorante de la vida que lo hace todo del revés. Te hacen sentir fatal. Si vienen de sanitarios, normalmente, te los crees a pies juntillas. Hasta que descubres que estaban totalmente desinformados. O los típicos comentarios de abuelas y sabiduría popular… Pffff… Para mear y no echar gota.
      Te pillan con las hormonas revuletas, cansada, sin dormir y es un cóctel explosivo.

      Un abrazo!

      Me gusta

    • Sí… efectivamente. 10 minutos en cada pecho. Y yo confiaba en ella al 100%. Duele, jode y sienta muuuy mal cuando te das cuenta de lo poco actualizados e informados que están los sanitarios. Me sentí engañada y muuuuy defraudada.

      Suerte tuviste entonces de tener una matrona decente.

      Le gusta a 1 persona

  6. La verdad es que a mí a veces no me gusta que me den consejos porque depende de como te lo digan pueden sentar mal, pero otras veces los agradezco mucho. Leyendo muchos blogs he aprendido muchas cosas que yo no sabía como que a muchas embarazadas les molesta que quieran tocar la tripa, o que les preguntes muchas cosas sobre el embarazos, luego una vez pares a muchas les molestan las visitas y es como una obligación recibir a la gente, o otra cosa que también he aprendido es que cuando les haces monerias a los bebés a muchos padres no les gusta y menos que toques a los bebés jejejejeje
    Ahora ha nacido uno de los sobrinos de mi chico, y ha sido por cesárea, y claro el hermano de mi chico dijo que no fueran hasta que él lo dijera, pero los hermanos muy pesados dijeron que se plantaban al día siguiente en el hospital, yo le dije a mi chico que se esperase a ir unos días y que no estuviera mucho rato tampoco, pues menuda bronca ha tenido conmigo hoy por ese tema, que si todos sus hermanos ya han ido y él no, que va a quedar fatal, que él quiere ver a su sobrina y le da igual como esté mi cuñada, que se estará el tiempo que quiera…. uuufff y le he dicho, bien chico, haz lo que te de la real gana. En fin, que como son hombres no entienden como se puede sentir una mujer después de parir y menos después de una cesárea.

    Un besito.

    Me gusta

    • Uys… lo de que me tocaran la barriga me sentaba fatal. Es que no veo qué sentido tiene… y anda y que no tiene ganas tiene la peña de tocarte la tripa. Que se la toquen ellos a sí mismos jajaja.
      Igualmente nunca me ha gustado que cojan mucho a mi hijo, ni que le den besos, ni que me lo achuchen. No. No lo soporto, la verdad. Menos mal que él ya sabe decir si quiere que le den besos o si los quiere dar. Que él decida 😉

      Pues a tu chico le diría que debe respetar los deseos de la mamá. Estar recién parida y tener que estar recibiendo visita es un suplicio. Lo digo por experiencia. Un día pedimos que no viniera NADIE al hospital y nos dejaran solos. Necesitas tranquilidad.
      Que tu chico hable con su hermano y le diga si puede o no puede ir. Que le diga que quiere ver a la niña, pero que ellos valoren si están en condiciones de recibirle o no. Además, no se trata de quedar bien o mal, se trata de ser consecuentes con los deseos de los papás y no dar por saco. Los que molestan son los que quedan mal.

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      • Ya se apañará, yo no pienso opinar más sobre el tema, siempre que sacamos el tema de sus hermanos acabamos discutiendo, porque se piensa que todo lo que le digo de ellos es a malas, que no quiero que vaya a ver a la niña o que me da rabia que quiera ir a verla o que se alegre, y no es así, así que que haga lo que quiera, ahora dice, que se irá mañana a verles por la mañana a su casa que ya le habrán dado el alta. Tú te crees que el primer día que duermen con la niña en su casa van a querer que por la mañana vaya alguien a verles?? Yo querría depende de la noche que hubiera pasado, porque si no he dormido nada, que se quede en su casa y no moleste jejejejejeje
        Besitoss

        Me gusta

      • Ufff… tema delicado. Si me llega a aparecer mi cuñado la mañana después de la primera noche que pasamos en casa, lo hubiese mandado a donde picó el pollo. Así de claro. Con la noche tan horrible de llantos (yo también lloraba a moco tendido), sin dormir ni descansar, sin ganas de nada… Y doloridísima de la cesárea…
        Más vale que la visita que haga sean de 5 minutos y a la calle.
        Cuando os toque a vosotros, seguro que lo comprenderá.

        Un beso!

        Le gusta a 1 persona

      • Eso le he dicho yo, aunque él no creo que llegue a comprender todo lo que siente una mujer en esas circunstancias, de normal le cuesta mucho ser empático. Yo la verdad que paso de decirle nada, yo no voy a ir, va a ir él sólo, así que… ya se apañará jejejejeje
        Besitooss wapa!!

        Me gusta

  7. Si, es un momento muy delicado que no todas vivimos con la misma intensidad, seguridad ni de la misma manera. Por eso yo creo que lpara dar consejos, es fundamental contar con mucha confianza. Tanta que puedan decirte “hasta aquí” sin problemas. De lo contrario, es mejor esperar a que los pidan. Y todos deben darse con mucho respeto porque es fácil que se puedan malinterpretar… Es delicado.

    Me gusta

    • Eso me pasa con mi madre, que tengo confianza y nos conocemos muuuy bien. Sabemos cuando estamos molestando o cuando podemos seguir dando la matraca jijiji. Nunca he tenido problemas con ella en ese sentido. No me da ni me daba la brasa.

      En fin, cada una lo vive a su manera.

      Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s