Dulce navidad

Se acerca la navidad y acechan dudas. Bueno, dudas-dudas sobre el asunto en sí no tengo. Alguna sí, pero no en lo referente a lo que pienso, si no a lo que piensen los demás y cómo hagan sentir a mi pichón en el futuro.

¿Que de qué estoy hablando? De hacer creer o no a un niño en los reyes magos/papá Noel.

shutterstock_101783026

No me gusta el tufillo consumista de estas fiestas. No me gusta que a mi hijo le digan que tiene que ser bueno para que unos señores le hagan regalos. Ni quiero que se le amenace con que debe portarse bien para recibir regalos. No quiero mentirle ni contarle rollos patateros (ni que se los cuenten).

Santa-Claus

Yo, como todo (o casi todo) niño, tuve mis años en los que creía en la existencia de los reyes magos. No dormía bien en toda la noche de reyes. Estaba hiperactiva y emocionada-expectante. Imaginaba a uno de esos reyes entrando por la ventana con los regalos. No quería perderme el momento y pillarles in fraganti.

He de decir que no recuerdo el momento en que supe que los reyes son los padres. Simplemente recuerdo haber estado trasteando con mis hermanos en la búsqueda de los regalos porque sabíamos que mis padres los habían comprado y estarían por algún lugar de la casa. No puedo decir que me haya supuesto un trauma ni nada por el estilo.

p11

Quiero que mi hijo sepa lo que pasa. Le explicaremos lo que se celebra y que la tradición es hacer regalos (con mesura). Para mí, lo importante de estas fechas es reunirse en familia y con los amigos. Reencontrarse con los que viven lejos y vuelven a casa por navidad (como en el anuncio de turrón). Disfrutar de buena compañía y, de paso, buena comida.

Mentirle y contarle algo en lo que ni nosotros mismos creemos me parece feo. Es un poco tomadura de pelo. En mi casa, por lo menos lo puedo justificar, porque íbamos a un colegio católico y bueno, mis padres, no es que sean de los creyentes que van a misa, pero sí que tienen sus creencias religiosas. Pero ni mi marido ni yo somos ni creyentes ni practicantes. Es absurdo inculcarle una creencia que no tenemos. Qué difícil de explicar… Espero que se entienda lo que quiero decir.

En el tema decorativo navideño (no sé cómo denominarlo mejor) me niego a poner un nacimiento. Ni mi marido ni yo creemos ni tenemos fe en la religión católica, así que es absurdo montar el belén. A ver, que si el niño va a casa de sus abuelos y le gusta pues estupendo. En nuestra casa somos de árbol de navidad porque más que otra cosa celebramos la llegada del invierno. Compramos un arbolito pequeño el año pasado y le hice unos muñequitos con plástico mágico. El pichón le fue poniendo sus figuritas de animales. Él contribuye a su manera. Y el padre también (le puso una calavera a modo de estrella en la punta).

xmastree

xmastreeII

Vamos a hacerlo lo mejor posible y como mejor creemos que es, según nuestro criterio. Para mí es muy importante no defraudar la confianza de mi hijo en mí, en nosotros, sus padres. No me gustaría que pensara que le hemos engañado, que le hemos contado un cuento que no va con nosotros.

Esto no quiere decir que no vayamos a celebrar las fiestas. Las reuniones con la familia molan. Los días festivos molan. Reencontrarse con amigos mola. Las buenas comidas y dulces típicos molan. Poco sentido religioso tiene ya la navidad. Que quien la viva con fe y lo celebre en plan religioso, me parece muy respetable.

15819922117_117f9032d8

Hay muchas formas de celebrar la navidad. Y vosotros/as, ¿qué pensáis de este tema?

Anuncios

17 comentarios en “Dulce navidad

  1. Jajaahja me ha encantado vuesta calavera! Sois lo más original q conozco! Ole!! Yo que me tenía por original, me siento la mar de clásica con mi estrellita roja ahí en lo alto…bueno al tema! Que me parece muy coherente y muy razonable lo que dices! Siempre que uno siga sus principios y su forma de vida, me psrece perfecto y totalmente respetable! El pichón va a estar igual de encantado teniendo sus regalos de toda su familia en vez de los de los retes magos o papá noel, así que que me parece estupendo! Lo importante es que hagamos felices a nuestros hijos, y cada uno en su casa sabe cómo hacerlo, así que muy buena decisión! Un besote guapa!

    Me gusta

    • Este año tenemos el arbolito cuajado de búhos y cascabeles. Seguramente lo vayamos cambiando y quitando/añadiendo cosas. Va surgiendo la “magia” jjj

      Por ahora, como es pequeño, no creo que tenga muchas dudas “existenciales” sobre la navidad. Iremos explicándoles las cosas según vaya creciendo. Me parece importante tener claro el “enfoque” que le vamos a dar para que no haya confusiones raras.

      Besos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Nosotros no somos nada creyentes ni religiosos, ni tampoco nuestras familias, así que te puedes imaginar que Pegotito no sabe lo que es un Belén.
    Peroooo… Para mí el árbol de Navidad es sagrado. Tenemos uno chiquitito (el salón no da para más) y lo pusimos Pegotito y yo el sábado pasado. Su padre pasa del tema Navidad.
    También soy muy de Reyes Magos. Recuerdo la ilusión con la que vivía, para mí, la noche más mágica del año, y quiero que mi hija también lo sienta así. Claro que, intento no volverme loca con el tema regalos. En casa tendrá un tren de madera y en la de sus abus otra cosa. Hay que poner límites al consumismo. 😉

    Me gusta

    • Me alegra que seas de “las mías” jjj. Lo del desmadre de regalos también lo tenemos controlado.
      Nosotros ni hemos pensado en qué comprarle. Pero bueno, algo surgirá.
      Lo bueno es que no es el primer nieto, ni el primer sobrino, así que la fiebre de los regalos no le llega 😉

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      • En el caso de mis padres, Pegotito es su primera nieta, imagínate. En su casa le van a caer 2 regalos: uno de parte de ellos y otro de mi hermano. Y mira que les digo que con uno va que chuta, pero es imposible negociar.
        En el caso de la familia política, es la quinta nieta, pero como es la peque, habrá regalito para ella. Y otro más de una tía suya, que quiere hacerle un regalito. Aunque hemos pedido que le regalen libros, porque si no es desbordante. 🙂

        Me gusta

  3. Nosotros somos rollo pagano, los dos, pese a la suegra ex-monja (jiji). En mi casa… en fin, mis padres están ex-comulgados desde su boda y yo ni bautizada ni comunión ni concepto de Dios…. Mal no me ha ido, la verdad, y respeto tan profundamente los valores religiosos que pueda tener la gente que, sabiendo que yo no los tengo, evito en lo posible ciertas situaciones como casarme por la Iglesia ‘para que sea bonito’ o ‘por la abuela’.

    Dicho lo cual, me gusta la Navidad CON niños. Antes me daba un poco igual, la verdad. En mi casa no hemos celebrado nada especial nunca. Cenábamos solos lo que tocaba y al día siguiente íbamos a ver a abuelos o yayos, según tocara. En casa de mis abuelos, no había demasiado cariño, si regalos. En casa de mis yayos, había el mismo cariño que cuando íbamos en fin de semana y además veía a mis primos y había regalos y eso… eso molaba.

    Pero desde que mi madre está con su novio, 7 años ya…. Lo veo todo con otros ojos, la verdad. Veo la Navidad a través de los ojos de él, la reunión con sus hijos, como le gusta preparar las cosas para que todos estemos contentos…. Se preocupa de comprar lo que les gusta a sus hijos y se ha preocupado de saber que me gusta a mi para tenerme siempre ese detalle comprado (como soy una Hobbita que come de todo con gusto, le ha costado pero me ha descubierto… ¡el Mujol! y ahora siempre me tiene un tarrito para Navidad). En cuanto empezaron a llegar los nietos… chica, que es genial. Me encanta verles las caritas, ver a los padres grabando el momento, todos alborozados, papeles por todas partes…. Los nietos son los encargados de decorar el árbol de los abuelos, como quieran y tienen un belén de tela muy gracioso que también utilizan durante el año como teatro de marionetas ^_^.

    Así que, confieso, desde mi paganismo, que estoy deseando que la Habichuela tenga edad para participar de todas estas cosas de su familia (de NO sangre, como se empeña en remarcar mi abuela).

    ¿La celebración de mi abuela? Ya hace 3 años que no aparezco por allí. No me siento a gusto ni querida y eso desde luego no es el espíritu navideño que me intentan vender.

    Un abrazo 🙂

    PD: con lo que habrá que controlar a los abuelos es con el tema número de regalos, que se vienen arriba con la tontería xDDD.

    Me gusta

    • Me intriga la historia de tu suegra jjjj. Tiene que ser novelón total (o no?). Tienes que contarla un día.

      Desde luego que cuando hay niños la cosa cambia en estas fechas. En mi familia siempre hemos sido de reunirnos y después de la cena o las uvas hacer “funciones” (los niños cantan, hacen números de magia…). Lo pasamos bomba. En realidad se trata de eso, de pasarlo bien con quienes quieres.

      En el tema de los regalos sí, hay que poner freno 😉

      Un beso!

      Me gusta

    • Hobbita, cuéntanos, por favor, tu experiencia como niña que no creyó en los reyes magos.
      La verdad que estaría bien conocer tu opinióny si te sentiste mal o tuviste problemas con otros niños.

      Beso!

      Me gusta

      • No es que no creyera… es que no había tradición navideña en mi casa. Había día de Papá Noel, en casa de los yayos, día de ‘Reyes’ en casa de los abuelos y ‘Ratoncito Perez’ cuando se me caía un diente. Y un día con 5 o 6 años le pregunté a mi madre si era verdad que los reyes eran los padres (me lo había dicho un niño del cole), me dijo que si y me lo tomé bien. De hecho empecé yo a fabricar ‘hermosísimos’ regalos para toda la familia y me tenían entretenida un rato. Así que supongo que yo entendí más el acto de regalar coo un símbolo de paz y armonía. Luego crecí más, me di cuenta del percal en casa de mi abuela materna y dejé de hacer regalos para ese lado xDDD. Como es la percepción de los niños, ¿eh? Eso si, creyendo o sin creer el momento abrir regalos lo recuerdo muy feliz y emocionante. Y la parte de hacer la carta a los Reyes también (ahora lo pienso y digo… ostras, como es la publicidad y qué vulnerables los peques!)

        Vamos, que no lo recuerdo nada traumático. Eso si. Mi madre me recalcó mucho que lo de que eran los padres era un secreto y que nada de ir por el cole diciéndoselo a los demás niños (cosa que me parece bien por su parte). Y lo cumplí muy obediente ^_^.

        Un abrazo 🙂

        Me gusta

  4. Yo no soy de Belén pero el árbol cuanto más grande mejor.
    Y ahora es un lío porque aquí son de Santa Claus, no hay reyes, y es lo que mi hijo espera todas las noches del año como si no existiera otra cosa… Nunca preguntó, para él, existe y punto! No seré yo quien le quite la ilusión de momento.
    Este año por otro lado pasamos reyes en España, así que ya veremos cómo lo lleva …
    Pero vamos que totalmente respetable vuestra manera de celebrar estas festividades, para mí también son un tema muy familiar, a lo de los regalos no le doy importancia.
    Un besazo!!

    Me gusta

    • Si tuviéramos espacio me apuntaría a eso de un árbol grande… Vamos, que mejor sería tenerlo de verdad en un jardín todo el año y “vestirlo” en estas fechas 🙂

      También es verdad que los niños son los que marcan, casi siempre, cómo transcurren las cosas. Y si ellos creen “porque sí”, pues perfecto.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  5. Pufff, lo de la calavera me ha matado!!! XD Yo reconozco que una vez pasa Halloween el espíritu navideño me invade y ya estoy pensando en villancicos, decoración y luces. Desde luego que lo de la locura de regalos intentaremos tenerlo controlado porque me preocupa mucho que Pichí se convierta en el primo de Harry Potter contando regalos como una posesa. Pero lo de decirle lo de Los Reyes no sé… y en el cole?? Cuando hable con otros niños?? Como lo vais a gestionar? Por curiosidad!! LA verdad que es una mentira, se mire por donde se mire pero también es una ilusión, yo creo. Yo sí que recuerdo como si fuera ayer cuando me enteré de que eran los padres 😦 que chasco!! Un besote!!!

    Me gusta

    • Imagino que cuando el pichón vaya al cole, sabrá respetar a sus compañeros (y sus creencias). Y que sus compañeros le respetarán a él. Es que entonces, por la otra parte estamos igual ¿Van a tener “cuidado” cuando hablen con mi hijo y respetarle? No vamos a hacer lo que hace todo el mundo para seguir la “tradición”.
      Será lo mismo que cuando tenga un compañero que sea de alguna religión. Si tiene compañeros musulmanes, cristianos, judios… o lo que sea, tendrán que respetarse.
      La parte de la ilusión la va a tener igual porque va a recibir sus regalos. O la ilusión de ver reunidos a sus primos y famila. Esa es (o debería ser) la esencia de la navidad.

      Ya veremos conforme vaya llegando el momento. Lo haremos lo mejor que podamos/sepamos.

      Por cierto, que nos cuente Hobitta su experiencia pagana 😉

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      • La verdad que tiene mucho sentido lo que dices y cómo lo vais a plantear pero yo, cuanto más lo pienso, más me da la sensación de que no sabría gestionarlo, creo. Seguro que lo hacéis fenomenal porque estáis convencidos de que es lo mejor para Pichón y lo hacéis con todo el amor del mundo!! En un par de años me cuentas qué tal se os da!! 😛 La Hobbita es tremenda, cada día sorprende con una cosa, deseando estoy de que entre en detalles jajaja

        Me gusta

  6. Me encanta tu árbol! De lo mas original. A mi siempre me ha gustado la navidad, no por tema religioso sino por las reuniones familiares, los adornos… Yo estoy bautizada y comulgada por la iglesia como mi marido, pero casados por lo civil. La poca fe que tenía la perdí el día que nos dejó mi bebé. si dios existiera no dejaría que pasaran estas cosas. este año la navidad va a ser diferente, no tengo ilusión por nada, es mas, lo que menos me apetece son aglomeraciones de gente, espero que el año que viene sea mejor y recuperemos todos un poquito de la ilusión que teníamos… con respecto a tu decisión, eres totalmente libre de decidir sobre tu hijo, lo que decidas estará bien, yo era de las que me ponía hasta con fiebre el día de antes de reyes, no dormía… pero tengo muy buenos recuerdos, así que, llegado el día no se lo que haré…

    Me gusta

    • Nosotros también estamos bautizados y comulgados como “todo hijo de vecino”. Es más, yo fui a un colegio católico y, precisamente porque vi las entrañas de todo el meollo, cada día creo menos en la iglesia. Pero eso es otra historia…
      Nosotros estamos casados también por lo civil y mi hijo no está bautizado (para horror de los suegros). Respeto que sea él quien decida su fe, si la tiene en alguna religión o en lo que le haga feliz, cuando tenga uso de razón. No le vamos a inculcar/imponer unas creencias.

      Entiendo cómo te puedes sentir. Cuando perdí mi primer embarazo (aunque no tiene nada que ver con lo que tú has tenido que vivir) fue antes de navidad y yo quería quedarme en casa. Me costó mucho salir a comer/cenar con la familia. Aunque ellos me trataron con mimo, recuerdo que en la comida de año nuevo no pude evitar tragarme las ganas de llorar por algún comentario sin mala intención.
      Se necesita un tiempo para sanar la mente (porque el cuerpo sana mucho más rápido). Date el tiempo que necesites. A mí me llevó meses poder quedar a tomar algo con los amigos (aunque iba obligándome casi).

      Y te ponías hasta con fiebre por la noche de reyes? Madre mía jjjj. Yo no llegaba a tanto, pero sí recuerdo que mi madre nos hacía tilas para que durmiéramos tranquilos (sin éxito). Tanto nerviosismo no sé hasta qué punto es saludable para un niño. Qué estrés! jjjj

      Un abrazo!

      Me gusta

  7. Bueno, nosotros si somos católicos, así que lo celebramos todo jeje. Tuve mi época, en torno a los 18 años, hasta que nació mi hijo hace 3, en los que dejé de un lado todas estas cosas, odiaba la navidad etc pero eso ya fue por motivos personales. Ahora que está el niño, he retomado las costumbres.Eso si, tampoco me gusta el consumismo en torno a estas fiestas. En casa no tenemos decenas de regalos, apenas le compramos algo al niño y nada mas. Un par de cosas, mas lo que le regala mi hermana y listo. Yo tampoco recuerdo cuando supe la verdad de los reyes, y no me sentí ni engañada ni decepcionada con ello asi que por ahora si le hablamos de papa noel, ya enfocaremos el tema de como decirselo cuando sea mas mayor.Aun tiene 3 años, y prefiero que disfrute de la magia de la inocencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s