Para siempre

Hace cuatro años. Más de 1460 días desde que desapareciste de mi cuerpo, mi vida. Llegaste para hacerme feliz y cuando descubrimos que no estabas me quise ir contigo a no sé dónde estuvieses.

Recordando aquellos días, aún siento todo el dolor de haberte perdido, mi pececito. Te escurriste entre mis manos y no llegaste. No llegaste a ser.  Pero yo te viví todo el tiempo, conmigo. Te pensaba una y otra vez. Fantaseaba con el día en que deberías llegar. Esa fecha que aún escuece. Pero no llegaste nunca. Dejaste tu casa, mi vientre, con tu vacío. Sólo tu saquito dejaba constacia de que algo existió. 11 semanas y 3 días juntos.

Me costó tiempo entender y asimilar tu ausencia. Me dejaste sola y sola me sentí porque parecía que era algo sin importancia para los demás. Estaba tan sola. Sin ti. Pensándote una y otra vez.

Son cosas que pasan.              Pero ¿por qué a mí?

Ya vendrá otro.            Yo no quería a otro. Le quería a él.

Lo puedes intentar dentro de nada.          Nada era mucho tiempo.

La naturaleza es sabia.             Puede ser una mierda.

Mejor que esto pase antes que después.         Mejor que no pase.

El tiempo me hizo comprender que tú, mi pez escurridizo, viniste para irte por algo. Me hiciste ser quien soy. Me hiciste ver muchas cosas que antes no veía. Me has hecho ser la madre de nuestro pichón, tal y como soy hoy. Por eso te agradezco que me hicieras una vista tan corta, me llenaras de felicidad y te marcharas. Me has convertido en una mamá consciente.

ZenaHollowayWaterBabyMoonFish

Allí donde estés, surcando mares invisibles, me gusta pensar que, en cierta forma, mientras te recuerde y te piense, sigues viviendo en mí. No hay, ni habrá nada, que me haga olvidarte.

Gracias, mi bebé de agua, mi pececito.

 

Anuncios

30 comentarios en “Para siempre

    • Lo peor es cuando parece que a la gente le importa un comino, o te dicen que lo olvides y que pases página. No, no y no. El proceso de duelo y despedida hay que vivirlo y dejarlo pasar a su ritmo -no al que la gente le dé la real gana-.
      Es difícil que quien no haya pasado por algo así, pueda empatizar con una. No dudo de las buenas intenciones, pero mejor no decir nada que decir cosas que hacen daño.

      Un abrazo!

      Me gusta

  1. Qué bonitas palabras, qué ciertas y qué duras. Tuvo que ser horrible. Horrible la pérdida y horrible sentirte sola entre tanta “sabiduría popular”. Nunca he pasado por ello, pero te entiendo y te siento. Yo también sufriría, lloraría y lamentaría su pérdida siempre. Creo que no es que la gente no lo entienda, sino que como en tantas muchas otras cosas, hay quien no se pone en el lugar de la otra persona. Ahora te toca disfrutar de esta maravillosa maternidad consciente (como tú bien has dicho) con tu pichón. Besos, guapa

    Me gusta

  2. Esta mañana cuando me he levantado lo primero que he recordado era que justo hoy hace dos meses me hicieron el legrado y tuvimos que despedirnos de nuestro bichito, y justo al rato, dando el pecho a la emperatriz por la mañana, he leído tu entrada.. Me has ayudado a sentirme un poquito menos sola. Nuestros bebés cuidan de nosotras y de los peques. Hace poco un amigo me dijo que su madre todos los meses de Abril, cuando llega determinada fecha le dice, ahora tu hermano cumpliría años, habría sido el mediano, mi amigo dice que su madre se acuerda todos los años, es una experiencia tremenda que no podremos olvidar (ni debemos) nunca. Os mando un beso muy grande a todos.

    Me gusta

    • Me alegra que te hayas sentido acompañada. Yo también me sentía sola. Mucho. El resto pasa página de un día para otro, pero una madre se quedará con la espinita clavada.
      4 años y cinco días y no lo olvidaré (ni su fpp). Yo creo que estarán con nosotros toda la vida. Siempre. Así quiero que sea.

      Un abrazo muy fuerte y gracias por tus palabras, también me ayudan a sentirme menos “loca” 🙂

      Me gusta

  3. Te envío un abrazo muy grande, nunca he pasado por ello pero sí por dos embarazos y once semanas para una mami son una eternidad, a mi me cabe ya mucho amor en ese tiempo.
    De nuevo un abrazo, este más grande y todo!

    Me gusta

  4. Es curioso que hayas escrito esto en una fecha tan simbólica para mi (imagino que para ti también lo es aunque por un motivo más doloroso). Aunque tengo los sentimientos a flor de piel porque has transcrito exactamente mis pensamientos, mi sentir ante esta horrible circunstancia, no puedo dejar de reconocer que me has hecho ver un punto de vista en el que no había pensado. Yo también soy ahora una madre consciente. Consciente del valor de la Habichuela, de su lucha por llegar hasta aquí, de la nuestra por albergarlos y pasar cada día por algún pequeño susto. Tu Pichón es afortunado de tenerte como Mamá y tú eres muy afortunada de tener al Pichón contigo. Así es la Vida, a veces quita pero cuando da, es generosa multiplicada por 1000.

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • A mi humilde parecer, las mamás que pasamos por esto, entendemos el valor de una vida de otra manera. Le damos más vueltas a ciertos temas que antes ni fú, ni fá. Algo bueno nos ha traído vivir algo tan duro.
      Ya verás como cuando estéis con la Habichuela cuánta felicidad (mil millones de infinitos) os inunda. Sé que eso no se puede medir, pero me da a mí que para quienes hemos pasado por una pérdida, la llegada de un hijo la vivimos muy, muy intensamente (no quiero decir que las demás no, pero no sé explicarlo mejor).

      Besos!

      Me gusta

    • Gracias. Qué bonito es conectar con vosotras cuando nos unen hechos tan difíciles… y no sentirse sola, ni como una “loca-obsesionada”.

      Un abrazo enorme.
      P.d.: ¿Cómo estás? Hace mucho que no actualizas… Vuelve!

      Me gusta

  5. Que duro haber pasado por eso. Yo tuve embarazos bioquimicos que perdí pero a las 5 semanas, me enteraba que estaba embarazada y enseguida los perdía. La primera vez me ilusioné mucho y luego (me paso 3 veces) ya intentaba no hacerme ilusiones. Pero 11 semanas ya es mucho tiempo contigo y muchas esperanzas. Por suerte todo lo malo luego trae algo bueno y tu pichón está ahí.

    Me gusta

  6. uff que dificil, como bien dices, la naturaleza puede ser una mierda, hay cosas que no se olvidan nunca, duele menos, quizás un día ya no duela, pero no se olvida, al fin y al cabo somos madres de aquellos que están y de los que no llegaron, de los que podemos abrazar y a los que abrazamos en sueños, los que viven en nuestros corazones junto al amor por sus hermanos…nunca estamos solas, un beso

    Me gusta

    • Qué bonitas palabras! Desde luego que no se olvidará nunca. El dolor no sé si se irá finalmente del todo. Aún es un tanto jodido recordar aquellos días. Ya no es tan intenso, pero ahí está.

      Un abrazo!

      Me gusta

  7. Puff, 11 semanas es muchisimo tiempo. Creo que a mí se me hubiese grabado tambien la fpp a fuego en la mente. A veces la naturaleza es una mi****. Lo bueno, como tú dices es que ahora eres como eres en parte gracias a él y vives a Pichón de una manera más intensa. Yo no quiero ni imaginarme el dolor que debisteis pasar. Lo siento, muchisimo, ninguna mujer deberia pasar por cosas así. Un beso enorme, guapa!

    Me gusta

    • Sí, es mucho tiempo y me quedé a unos días de la primera eco “oficial”. Menos mal que antes fui a la consulta del privado y me dio la noticia… Si me llego a enterar el mismo día de la eco de la semana 12, no sé cómo hubiese reaccionado, ni cómo hubiese sido. El gine privado tuvo bastante tacto y se portó muy bien: me hizo una carta recomendando sedación total para el legrado, me recetó unas pastillas para poder dormir esa noche, me explicó todo y me escuchó. En la s.s. deberían hacer ecos mucho, muchísimo antes, para controlar que todo vaya bien. Me hubiese ahorrado muchas ilusiones perdidas. Es una de las razones por las que en el embarazo del pichón sólo fui por privado.

      Gracias por tus palabras.

      Me gusta

      • Cuando yo fui al gine estando de 9 semanas o así sí que me hizo eco y me sacó una fotito, todo por la S.S. Luego me enteré de que no debe de ser lo normal, así que tuve mucha suerte. Desde luego que no concibo que no se planteen hacer ninguna eco hasta la semana 12 precisamente por la cantidad de embarazos que se pierden en esas semanas. Si las hiciesen antes ayudarían a tranquilizar a todos los futuros papas, desde luego. Menos mal que tu médico privado te ayudó tanto en lo que pudo para que pasases el trago. A veces sólo con que expliquen y escuchen (ya ves qué exigencias) es suficiente. Un besote grande, de nuevo.

        Me gusta

      • Menuda suerte tuviste, entonces. Aquí antes de las 12 semanas, nada de nada. En el embarazo del pichón, la primera me la hicieron con 5 semanas (sólo para ver que estaba en su sitio, aunque no se viese ni oyese latido). Después en la semana 9, la 12… y cada mes. Tengo un álbum hecho sólo de ecos jjjj. Durante el embarazo, en el hsopital, me trataron de lujo, la verdad. El parto fue otra historia, pero bueno… ya pasó.

        Me gusta

    • Dos veces… Lo siento. Es un trago muy amargo, la verdad. Sí que se pasa un poco el dolor con el tiempo, pero, ciertamente, no se olvidará nunca. Yo también pienso, cuando se acerca la fecha, la edad que tendría.

      Abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s