Frases vintage de madre

¿Quién no recuerda esas míticas frases de madres tipo “como vaya yo, seguro que lo encuentro”? Eran grandes afirmaciones, verdades absolutas que dejaban la duda disipada (o más le valía a la duda disiparse). Voy a recordar algunas, a ver si os suenan o no.

  1. Situación: Playa o piscina después de comer (filetes empanados y tortilla del tupper –a veces masticando algo de tierra también- y de postre sandía desenterrada de la orilla).

“Ahora a esperar dos horas para el baño”veranoazul

Esto te lo decían muy seriamente señalando el reloj con el dedo índice muy tieso. En serio, dos horas esperando a pleno sol con el calorín de agosto cayendo implacable y mientras escuchando las olas ir y venir. Pasado el tiempo de espera, nos lanzábamos al agua como salvajes.

  1. Situación: Por la mañana, recién levantada, con cara de pocos amigos.

“Tómate la leche calentita que si no, no vas a crecer”rechaza_leche

Con el asco que me daba la leche y más caliente y más aún cuando se le hacía la telilla esa de nata de tanto calentarla. Me la tomaba en plan chupito, del tirón. Cuanto antes se acabara, mejor. ¿No podrían haberme convalidado la ingesta de leche por todo el queso que devoraba?

  1. Situación: Medio día, o media mañana del fin de semana, o tardes.

“Tómate el zumo rápido que se le van las vitaminas”zumos_naturales

¿Esto sí? El zumo con lo que me gusta saborearlo, esto hay que tomárselo rapidito, de verdad? Y yo me imaginaba a un ejército de vitamina C bajando por la garganta. Había que darse prisa o los soldados C morirían por el camino. Además te lo tomabas bajo la atenta mirada de tu madre que esperaba ansiosa a que le devolvieras el vaso vacío.

  1. Situación: Cualquiera en la que tuvieses un chicle.

“Ten cuidado, como te tragues el chicle se te pega en el estómago para siempre”chicle-se-me-pega-en-el-estomago_ampliacion

Qué miedo me daban estas cosas. Pensar que todos los chicles que me había tragado –sin querer, porque estas cosas pasan- se me quedarían anclados en mi estómago… Me imaginaba que si me tragaba uno más, tan sólo uno más, sería la gota que colmaría el vaso y acabaría en un quirófano para que me practicaran una “chiclestomía”. Eso y morir atragantada por un Kiko me aterraba muy mucho del mundo de las chucherías.

  1. Situación: Antes de ir al colegio, por las mañanas. No aplicable a Halloween.

“No cojas caramelos de extraños”caramelos-masticables-sugus-surtidos-bolsa-1-kg

Aclaro: en la misma calle de mi colegio solían poner un mercadillo los martes donde vendían encurtidos, frutas, verduras y chucherías al peso. Las niñas nos pegábamos a las rejas del patio durante del recreo mendigando caramelos a los transeúntes (patético, lo sé, lo sé). De pequeña yo era bastante (muy mucho) tímida, así que no recuerdo haber pedido directamente los caramelos. Pero en el grupo de amigas siempre estaba la más “payasa” y esa recogía caramelos a puñados. A ver, si repartía Sugus, yo no iba a decir que no. Además, venían envueltos con su envoltorio y veíamos cómo los acababan de comprar. Aquello no podía tener nada malo.

  1. Situación: Antes de salir de marchuqui. Tú pintándote el ojo y tu madre en el cogote con la cantinela.

“No aceptes droga, que la primera dosis siempre te la dan gratis para engancharte”1281966663164_f

En fin… Posiblemente pensaban que habría un montón de camellos repartiendo “monodosis” de prueba en los bares/discotecas. Así como cuando vas al mercado y te dan a probar la sandía. Yo eso no lo he visto. Quien quisiera tomar algo, ya sabía a quién acudir y con dinero en mano. Quien busca, encuentra. También hay que tener dos dedos de frente para estas cosas.

siempre-te-querre-2Madres del mundo, relajaos y buscad la verdad, confiad en vuestros churumbeles y en la realidad científica demostrada:

– Es posible bañarse después de comer y que no pase nada (siempre que no te hayas metido entre pecho y espalda un banquete y te metas después en agua del ártico).

– Hay calcio más allá de la leche. Y no sólo está en productos lácteos. Maravillaos: hay calcio en los frutos secos, en las verduras de hojas verdes, marisco….

– Las vitaminas tardan en desaparecer mucho más de unos minutos, queridas. Saboread los jugos de las frutas con deleite. Sus vitaminas os llegarán igualmente.

– Si alguien se traga un chicle y éste no puede ser digerido… creedme… saldrá del cuerpo por ahí abajo. Palabrita.

– En cuanto al tema de las drogas, eso hay que currárselo con educación sobre el tema. Yo sabía lo que había y miradme, no estoy en el arroyo. He sido consciente de lo que implica tomar estas cosas y he sido consecuente con lo que sabía.

Sí, me falta el punto de los caramelos provenientes de extraños. Pues aquí sí que le doy la razón a las madres. Niños, niñas: NADA de aceptar caramelos (o cualquier cosa) de desconocidos. Haced caso en esto.

¿Y a vosotras/os os suenan estas frases míticas? ¿Se os ocurren más?

Anuncios

32 comentarios en “Frases vintage de madre

  1. Las madres, ese mundo jajajajaja Yo recuerdo otras frases como: “¿Y si los demás se tiran por una ventana tú también te tiras?”, “¡Ni peros ni manzanos!”, “Tú te crees que las gallinas maman”, “Cuando seas padre comerás huevo” o “Alcánzame el ese que está detrás del eso” (esta última al menos mi madre, que me señala las cosas con el dedo) XDDDDDDD

    Le gusta a 1 persona

    • Sí, sí, la última frase es gloriosa XD
      Yo lo estoy empezando a hacer, pero porque, de verdad, se me van las palabras. Lo que peor lleva mi marido es cuando va conduciendo y le digo “por ahí no, por allí…por allí…”. Ainssss… lo de derecha e izquierda también se me va XD

      Un abrazo y gracias por pasar!

      Me gusta

  2. Jajajajajaja tengo que decir que estas frases las escuchaba mas de mi abuela que de mi madre. En mi casa las frases mas típicas de mi madre eran tipo “anotarlo en el calendario, que mamá se va a comer un yogur” y era la risa, porque es que de verdad mi madre no comía nunca yogur, de verdad que una o dos veces al año. También una que todavía sigo escuchando de mi madre es “aiiii Vere…..” siempre por mis ideas especiales y mis inventos .. jajajajajaja

    Me gusta

  3. Cuando no encontrabas algo, iba al ella y te mostraba que lo tenias al lado: “si es un perro te muerde”. O cuando no quería comer la verdura: “hay que comer de todo”, cosa que ni ellos mismos hacían jaja.

    Me gusta

    • Esa es otra frase muy grande. Lo curioso es que ahora me pasa con mi marido, cuando me pregunta mil veces por algo que no encuentra. Le explico dónde está y no lo ve hasta que voy yo y se lo doy en mano. Cuando pasan esas cosas no sé si reír o dejar que me hierva la sangre jjj

      Besos!

      Me gusta

  4. Pero y ese momento playero en el que los niños de la familia de al lado se metían al agua nada más comer sin morirse ni nada? Y claro, la respuesta paterna omniválida: “a mí plin con lo que hagan los demàs” un argumento de peso donde los haya jajaja

    Me gusta

  5. En mi caso estas frases han sido siempre más de mi abuela materna que de mi madre. Con el tiempo he llegado a pensar que lo de la digestión se lo tomaba tan en serio solo para que la dejáramos dormir la siesta U_U.

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • Es que tu madre era muy “hippy” (o me equivoco?). Pues nosotros no dejábamos dormir la siesta ni de broma. Tenernos esperando en la playa a hacer la digestión para bañarnos era como retener a las fieras antes de salir en estampida jjj

      Besos!

      Le gusta a 1 persona

      • Mis padres tuvieron una época así como moderna, no se explicarlo. Hippies, hippies eran mis tíos (la hermana de mi madre y su marido). Con decirte que él dejó de trabajar para cuidar de mi prima…. Aún hoy es criticado por ello (que si es un vago, un vividor, un mantenido…..) aunque viven de p*** madre en el pueblo ahora que a mi tía la han prejubilado (escalada, bicicleta, tapas por Astorga city…).

        Mis padres (mi padre) no era tan ‘de campo’. Él era un urbanita artista, rodeado de amigos artistas en una sociedad en la que los artistas estaban todos cortados por el mismo patrón (a día de hoy, cuando conozco a alguno del gremio, me fijo en que siguen más o menos cortados igual). Así que mi padre quería crear una especie de mujer del renacimiento conmigo y no le salió del todo bien xDDDD. Mi madre en cambio se lo ha tomado todo con una filosofía mucho más tranquila en plan: la niña saldrá como tenga que salir.

        Me gusta

      • Tus tíos sí que saben 😉
        Lo peor que se puede hacer es volcar en tus hijos tus anhelos, tus sueños no cumplidos, tus frustraciones… Al final eso no sale bien, seguro. Yo lo único que pido (así mirando al cielo) es que mi pichón no sea un hermano cofrade amante de la semana santa, el toreo y esas cosas… (deditos cruzados).

        Abrazo!

        Me gusta

  6. ¡Jajaja! Me ha encantado tu post. 🙂 La primera vez que me tragué un chicle pensé que me iba a morir. :O
    Otras frases gloriosas de madre:
    – Para presumir hay que sufrir
    – Lo entenderás cuando seas madre
    – Ya está aquí la tonta recogiendo
    – ¿Voy yo y lo busco?
    Yo también odiaba la leche. Y la sigo odiando si no lleva café o cola cao. Puaj!

    Me gusta

    • Muy de madres (vintage) esas otras frases jjjj. Me he acordado de otra muy buena de mi madre, que cuando jugábamos los tres hermanos siempre nos decía que íbamos a acabar llorando. Tanta risa se tornaba desastre casi siempre. 3 hermanos dando saltos/gritos/jugando era una bomba de relojería a punto de estallar. Había una fina línea entre el juego y el desastre.

      A mí la leche, como mucho, con café. Ni con cola cao, ni nesquik, ni ná de ná.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  7. Más frases míticas: “no soy el Banco de España”, “apagad las luces cuando salgáis, ¿os creéis que tenemos acciones de Iberdrola?” Y una que me hace mucha gracia “¡¡me vais a borrar el nombre!!” jajaja. Uy otra, otra, cuando tomábamos chocolate a la taza hecho en casa, si lo cargábamos mucho decía “que eso se te hace un ladrillo en el estómago!”.

    Me gusta

    • Todas me suenan y las he escuchado incontebles veces. Lo del chocolate también. Algunos domingos, así de lluvia y fríos, nos hacían cochoclate y nosotros le metíamos a la taza un montón de galletas maría desmigadas… Eso sí que era un ladrillo total XD

      Abrazo!

      Me gusta

    • Verdad que era un tostón?? Dos horas a pleno sol (porque debajo de la sombrilla quietecitos durábamos poco-poquito) manteniendo a raya la tentación bajo la inquisidora mirada de tu madre…. Ainsss… Qué cruz!

      Lo de comer caliente es otro clásico jjjj. Buena aportación a la colección de frases.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

    • Lo del chicle y atragantarse (y morir ahogada) por un puñetero kiko… Daba mucho respeto, verdad? Teníamos una vecina que un día nos retó a comer pipas con cáscara (OMG!). La tía se las comía a puñaos y masticaba sin parar. Nadie aceptó su reto. La mirábamos con cara de alucine y ella se creía especial jajajaja

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  8. Lo de la digestión y las vitaminas son todo un clasico!! En el pueblo lo de la droga era mas raro igual que lo de los caramelos, aunque en esto último estoy contigo… antes teniamos mas inocencia, por lo menos en los pueblos. Aun sigo diciendo clichés de madres/abuelas y mi marido se parte porque le recuerda a la suya jejeje

    Me gusta

    • Aquí tuvimos unos años en los que había jeringuillas por toooodas partes. Incluso recuerdo haberlas visto en la placita donde jugábamos. Dejamos de ir y le cogimos sustito (porque éramos pequeños). Además de que lo contamos a los mayores y, evidentemente, eso de ir solos a jugar a la calle dejó de ser una opción. Los ochenta tuvieron su lado (muy) chungo.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  9. Jajajajajajajaj la del zumo es de mi madre también…la estoy oyendo decirlo…que oye, yo creo que por eso no me ha sabido un zumo de naranja bien en la vida, porque había que tomárselo a toda velocidad para que no se fueran las vitaminas jaja

    A mi me decían que no me pusiera bizca, porque me quedaría así. Que no le diera golpes en la cabeza a mi hermano (yo era una pegona de aquí te espero) que se quedaba tonto (bien listo que es…más que yo, pese a todos los golpetones que le habré metido al pobre…)…seguro que se nos olvida alguna otra, este post da para una segunda parte 😉

    Besitos!

    Me gusta

    • Jajaja, sí, lo de “que te da un aire” y te quedas bizca para siempre también. A mí me daba mucho miedo cuando me hacían rabiar poniéndose bizcos (mi amiga, mis hermanos) porque me daba por pensar que entraría una corriente de aire y se quedarían así los pobres.

      Anímate y haz una entrada de “frases de madre”. Seguro que salen un montón más.

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  10. Jajaj..me las dijeron todas toditas. Y cierto, las podemos rebatir todas toditas.
    Ahora me peleo con la de “ponte zapatos que coges catarro”, porque está demostrado que los virus no entran por los pies, pero aquí nadie me cree!!! Que cruz hija, que cruz.

    Me gusta

    • Qué lucha para que se pongan las zapatillas para andar por casa, eh? Ahora que ha llegado el frío me da cosa que vaya descalzo. En verano somos unos pies descalzos (me incluyo). Si pudiera, tendría calefacción radiante, que debe molar.

      Besos!

      Me gusta

      • …ni los calcetines. este es como los indios, todo el día descalzo. Pero es que si fuese arriba aún, que es todo madera. Pero abajo, la parte baja del hotel es piedra o pizarra!! Está el suelo frío, y el tio ni se inmuta. Me va a matar a disgustos.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s