Dudas existenciales

No dejo de asombrarme cuando veo a una famosa que acaba de parir y le hacen fotos/vídeos saliendo del hospital. Da igual si ha sido cesárea o parto vaginal. La mamá famosa en cuestión está de fábula: peinado perfecto, ropa magnífica, en algunos casos hasta buena figura, maquillaje perfecto, taconazos de impresión, sonrisa de oreja a oreja, erguidas y con su bebé en brazos vestido con traje de esos de niño-antiguo (mucho faldón y mucha tela por todas partes)… Con su marido impoluto y brillante al lado. La imagen de la felicidad absoluta.

Alucino. De verdad que alucino mucho, muchísimo. Sé que estas mujeres llevarán a sus peluqueros/maquilladores en el pack de salida del hospital, pero estoy segura de que, ni aunque me hubiesen asistido en mi alta hospitalaria, hubiesen conseguido un resultado medianamente aceptable.

No bromeo.

Cuando me dieron el alta, me estuvieron mareando para recoger los papeles: “Sube-pá-arriba-Baja-pá-abajo” con mis andares de Pozí. No era capaz de andar completamente erguida ni sin arrastrar los pies. Al final acabé llorando en el mostrador de admisión suplicando mis papeles. Hijos-de-mala-pécora… Otros menos mil puntos para el hospital.

En cinco largos días de ingreso fui incapaz de levantar los brazos en la ducha para lavarme el pelo. Así que imaginad que el brillo de mi pelo no era precisamente de limpito que iba, si no todo lo contrario más bien. Tampoco me olía la cabellera a Herbal Essence ni a frutas del bosque… más bien a bodegón-naturaleza muerta. En fin… Por lo menos iba duchadita, que mi trabajo me costó.

Eso de llevar a mi pichón en brazos era absolutamente impensable. Le llevaba papá en el maxi cosi para acomodarle en el coche. Si es que me dolía hasta arrastrar el cochecito. Con cada paso que daba me sentía como Neil Armstrong:

Este es un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad”

Neil-Armstrong-on-The-MoonA pichón le vistió mi madre, la abuela. Destacaré un pequeño detalle: le puso la chaquetilla del revés (lo de adelante atrás, y lo de atrás adelante). De eso me di cuenta después al llegar a casa. De verdad que no estaba yo para centrarme en esas cosas, ni en ninguna. Realmente no era muy importante porque nada más llegar a casa le quitamos toda la ropa para ponerle a la claridad, por el tema de la ictericia. Poco le duró la ropa puesta. Menos mal que antes le habíamos recortado todas las etiquetas a su ropita. Aunque de no haberlo hecho, quizá mi madre, al verla, le hubiese puesto del derecho la chaquetilla.

ChaquetilladelrevesPapá, que esa noche había dormido nada y menos, cuando vino a recogernos, venía directo de arreglar los papeles en el registro. Imaginad la cara de cansancio por madrugón, esperar cola y todo eso… Además, desde que nació el pichón no había dormido gran cosa.

Ahora, me pareció leer, que se puede registrar al bebé directamente desde el hospital, lo cual es muy de agradecer. Sobre todo es genial para mamás solteras (sin pareja, quiero decir), o para parejas que no estén casadas, ya que para registrar a un bebé, en caso de no estar casados, deben estar presentes el padre y la madre. Tener que desplazarse a estas cosas recién parida es una odisea (molestias del postparto y agobios de papeleos en estas condiciones).

Con toda la ilusión del mundo mundial me había comprado un vestido para el día en que volviese a casa. Antes de parir tenía fe en ser una afortunada mamá feliz, saliendo radiante del hospital, con el sol sobre nosotros, triunfantes, jajaja. Era un vestido largo, de tonos rosas/morados, estilo hippie con mucha caída (ideal para la barriga fofa). Fui incapaz de ponérmelo. No podía levantar los brazos para sacarlos por las mangas del precioso vestido. Me tiraba la tripa y sentía como si me abriera por la mitad. Me tenía que poner una gasa sobre la zona de las grapas para quitarme la sensación de que se me iban a enganchar a la ropa interior. Total, que me puse la misma ropa que con la que llegué: unos cutre leggings y una camisola ancha (con botones). Mi gozo en un pozo.

Las sandalias, por supuesto planas, que antes me apretaban por tener los pies hinchados, tras el parto se me salían. Me había deshinchado tanto que me era como llevar una talla más. Dejé atrás poco más de 7 kilos en los primeros días. Había diferencia notable de volumen.

Imaginad la estampa: El pichón con la ropa del revés, el papá con cara de cansado (aunque guapo que es él, eh!) y yo como el jorobado de Notre Dame y con lágrima fácil. No tengo ninguna foto en la que salgamos los tres saliendo del hospital (del pichón muchas). Estábamos (más una servidora) para un cuadro, vamos.

¿Cómo se lo montan estas famosas? ¿Cómo es posible que Kate Middleton tuviera a su hijo y en unas horitas se fuera a su casa de esta guisa? ¿Qué os parecen esos taconazos? Vamos, vamos… me tengo que poner esos zapatos y llevar a mi hijo en brazos y directamente salgo rodando cual croqueta. Siendo sincera, en otras fotos se le nota aún barriguilla (lo normal, lo natural), pero la jodía está guapa y radiante. Qué pelo Pantene, qué maquillaje… Asombrada me quedo. Como que no la veo yo sudando, empujando entre contracción y contracción. No sé, no puedo imaginármela pariendo.

kate-middleton-outfit-zoomEn fin, imagino que tendrá mucho, muchísimo que ver con el tipo de parto, el trato que recibas, la ayuda y apoyo que te ofrezcan en el hospital.

Las que sois mamás, contadme vuestras experiencias. Muero de curiosidad por saber si soy un bicho raro.

Anuncios

29 comentarios en “Dudas existenciales

  1. A las famosas le hacen el papeleo … Y al final has dado en el clavo, depende del trato y del hospital, ellas van por privado pagando una pasta lo que significa parto respetado, nada de episiotomias al no ser que sea vida o muerte, comidas deliciosas, maquillaje/peinado. Yo iba a tener a Enzo por privado porque me entraba en el seguro y me ofrexieron la peluquera , etc. si hubiesemos tenido sus facilidades te aseguro hubiesemos salido mejor que Kate!!😊 yo era como un fantasma viviente, jajaja

    Me gusta

    • Pues yo di a luz en un hospital privado y lo máximo que ofrecán para mí fue pijama y compresas jajaja. ¿En serio te ofrecían peluquería? Maaaaamma mía, y yo que estuve los cinco día de ingreso sin poder lavarme el pelito :____(

      Un abrazo!

      Me gusta

      • Si porque yo tenía contratado un seguro donde me entraba asistencia al parto en el hospital de mi elección en Londres, lo mínimo que se paga por un parto son 6.000£ así que normal que te ofrezcan peluquero y más! Al final lo tuve por público y no tengo queja porque yo quería parir utilizando una técnica de relajaxión específica y resulta que los super doctorea de pago no estaban muy familiarizados com ella, en cambio las matronas del público sí. Y la verdad salí muy contenta del hospital, aún cuando el parto no fue exactamente como yo quise, pero ya no tuvieron mada que ver los médicos sino la naturaleza… Jeje.

        Me gusta

      • En Reino Unido hay bastante diferencia a la hora de dar a luz con España, por lo que veo. ¿Hablas de tus partos en el blog? Me está picando la curiosidad por saber cómo fueron. Intuyo que este del que hablas fue el segundo parto, no?
        Vamos, aquí vas a pedir técnicas de relajación para el parto en la s.s. y se ríen en toda tu cara. Qué triste!

        Me gusta

    • El hospital privado no es garantía de todo eso, te lo digo porque yo tuve parto instrumental, episiotomía y la matrona se me tuvo que tirar encima para ayudarme a sacarlo. Depende de cómo se desarrolle el parto, si no sale bien el bebé hay que intervenir un poco más.

      Me gusta

      • Yo con el primero también tuve todo eso pero porque hicieron las cosas mal… Y sin informarme de nada! Obviamente que no garantiza un parto perfecto pero los doctores si se adaptan más a lo que la madre quiera, al no ser que sea una emergencia… No sé más la verdad, yo al final los dos los tuve en público pero con una diferencia notable, solo dije lo que a mi me ofrecieron cuando fui a la consulta con el doctor en el privado. Un beso!

        Me gusta

      • La diferencia, creo yo, radica en lo informada que estés y en lo mucho o poco que te líen (que a una la toman por tonta y la tratan como un mueñco de “pin-pan-pun”. También influye cómo transcurran las cosas, porque no es lo mismo que el parto vaya como la seda a que se complique y tengan que intervenir con instrumental, episiotomía, cesáreas…
        Es una lotería, en parte.

        Me gusta

  2. Yo di a luz en un uno publico y tb vino una chica ofreciendo peluquería y manicura… Yo me quede pilladisima pensé que era para la niña, no digo mas jajaja la verdad q tenia poquitas ganas y eso q no salí muy maltrecha porque me pude duchar , lavar el pelo y no iba muy dolorida… Supongo q si hubiese tenido cámaras esperando en la puerta hubiese fingido q estaba perfecta. Lo malo de todo esto es q vemos eso y luego nos choca estar hechas un trapo cuando es lo mas normal! Un besote!

    Me gusta

    • Oooh! En serio? Qué detalle, no? Eso no lo había escuchado en mi vida (ni en privado ni en público).
      Como para que nos esperase la prensa a la salida, jajaja. La Pantoja rompiendo con sus manos cámaras (modo “todo esto es miiiii casa” ON), se quedaría corta a mi lado XD

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. genial post!!! yo sali del hospital andando con las patas abiertas de lo que me dolia la episiotomia, con un chandal y con pelos de loca.. y con una barriga que a dia de hoy todavia conservo.. tendrian que incluir una liposucion en el pack del parto, un besito

    Me gusta

    • Gracias 😉
      Tú y yo podríamos haber hecho de extras en una peli de zombies jajaja.
      Menos mal que me (nos) lo tomo (tomamos) con humor ahora, porque en su momento era para llorar.

      Un beso!

      Me gusta

  4. lo tienen mucho más fácil. Mejor alimentación, cuidados, peluquería, maquillaje… Y por supuesto no tienen que andar recorriendo pasillos en su salida. Yo he dado a luz en un hospital público, pasaba hambre (mi madre me traía comida de casa), no me ayudaron con mis hijos apenas (andaban muy atareadas las enfermeras) y con el nacimiento de mi primer hijo también salí arrastrando los pies, sin poder cogerlo, sin poder sentarme…

    Me gusta

  5. Siempre me han llamado muchísimo la atención la salida de famosas del hospital tras el parto. Quizás porque tengo muy asumido que debes quedarte hecha una piltrafilla hasta que vuelves a tu casa y te vas adaptando a tu nueva vida y recuperandote… A mi me toca en Febrero y tengo muchas papeletas para cesárea, así que prometo contar la experiencia con detalle 😉

    Un besote.

    Me gusta

    • Verdad? Es asombrosa la diferencia abismal.
      ¿Por qué tienes papeletas para cesárea, si puedo preguntar? Se supone que la recuperación en caso de cesárea es más lenta (doy fe). No deja de ser una cirugía mayor. Pero también hay mamás que se recuperan de maravilla a pesar de todo.

      Por cierto, si hago click en tu nombre me dice que el blog no existe… Tienes blog? Mira que me suena tu nick…. Tu blog es el “Diario de una baja respondedora”? -disculpa si me equivoco-

      Un abrazo y gracias por pasarte 🙂

      Me gusta

  6. Pues fíjate que en este tema a mi me dan como un poco de pena las famosas, a ver si consigo explicarme. No logro ni imaginarme la terrible presión a la que deben estar sometidas estas mujeres para, después de un parto/cesárea, tener a un equipo de desconocidos peinándote, lavándote o maquillándote que aunque sean de confianza yo me pongo en mi futura situación y querría que estuvieran el Mozo y, como mucho, mi madre. No quiero a los suegros ni a los cuñados ni al novio de mi madre. Quicir, un ratito de visita si, pero que me ayuden solo mi madre y mi mozo. Así que poniéndome en el lugar estas mujeres, se me hace como un nudo en el estómago. Y luego, si seguimos imaginando, el momento del vestido. Que si arremete las carnes por dentro de esta faja (que debe doler con un parto pero una cesárea…. au!), que si ahora dóblate para colocarte estas medias. Sube los brazos para la camisita… un cargamento de discos de lactancia entre pezón y tetero, no vayamos a tener un ‘disgusto’, ahora la falda, encarámate a estos tacones, toque de laca, perfecta. Estás perfecta.

    Y a desfilar delante de un montón de cámaras que les sacan estupendos a los tres…..

    Pero si te fijas bien, ¿no te parece que tienen en realidad un rictus en la cara en lugar de una sonrisa de felicidad? Creo que esas mujeres son tan víctimas de la industria en la que se han metido como las que, desde nuestras casas, nos sentimos mal por no poder ser tan ‘superwoman’ como ellas. Sin embargo yo me pongo en el lugar de ellas y no dejo de preguntarme si ellas tienen el poder de decidir el no ser superwoman, el poder vivir su momento tranquilas y en la intimidad de la familia. Y sinceramente, me alegro muchísimo de no ser ellas y poder tener los huevos de salir zarrapastrosa del hospital. Y saber que nadie me juzgará por ello.

    Lo dicho, mucha lastimita me dan, pobrinas U_U

    Un abrazo 🙂

    PD: creo que ahora si te arreglan los papeles en el hospital pero de todas formas me voy a enterar bien porque no sabía que si no había bodorrio de por medio no podía registrar el papi solito al retoño O_o. Que yo no sé si lograremos estar casados para la fecha a este paso!!!!

    Me gusta

    • Visto así, tienes razón. A mí tanto como pena, no me dan.
      Pero hija-mía, qué quieres que te diga, yo si hubiese podido salir con un poquito de “dignidad” (no es la palabra, pero no encuentro la adecuada), lo hubiese agradecido. Se supone que cuando te dan el alta, es un gran momento, que debes estar feliz, radiante, con tu criatura y a casita… Cuando la realidad es que tenía ganas de aullar de dolor, llorar (bueno, llorar sí llore), quitarme la roña del pelo y sentirme limpia y estupenda (no digo en plan de tener un cuerpo 10, pero sí de tener, al menos, la cara radiante y no ojerosa y gris). Es muy triste no tener ni una foto de ese día porque me sentía mal en todos los planos de mi existencia (físico, mental, espiritual…). Me sentía fea, deforme, inútil, frágil e incomprendida (gracias, hormonas). Si me hubiese podido medio mover y mirarme en un espejo sin sentirme un poco “escombro-humano”, lo hubiese agradecido.

      En fin… cada mujer es un mundo, también. Tengo una amiga que salió maquillada, radiante, caminando tan normal, con su niña en brazos, hasta se pintó las uñas de rojo y se zampó un bocata de jamón serrano y una coca cola antes de irse (ni en mis mejores sueños)… Desde luego que no estaba en plena forma, pero la ves en las fotos y es la felicidad en persona. Es una alegría verlas.
      (Aclaro que tuvo un estupendo parto natural, sin epidural, sin un rasguño y con un expulsivo ultra rápido al que el papá de la criatura casi ni llega por estar aparcando).

      Por eso, además de tener un equipo de asesores, intuyo, y me atrevo a asegurar, que el tipo de parto y la atención médico-sanitaria es algo muy, muy, muuuuy decisivo.

      Por cierto, si no estáis casados para cuando llegue la señorita Habicuela, tenéis que estar los dos presentes cuando la resgistréis. Si es en el hospital, viajito al registro civil que te ahorras. Si para la fecha estáis casados, se puede encargar sólo el papá con los papeles y el libro de familia.

      Un abrazo!

      Me gusta

  7. jajaja…me meo. Verás, cuando La de Inglaterra parió se la criticó mucho, y yo puse un post defendiéndola ajja. Verás, es que ella tiene esa suerte,llámalo genética o llámalo x, y yo tuve la misma que ella,por eso si lo creo posible. Yo solo engordé 7kg en el embarazo,además de que por genética soy delgada y siempre he sido atlética y flexible. Al salir, mi marido no pudo venir, me tocó ir con la suegra, así que iba con el niño en brazos porque no quise dejárselo a ella jaja, sin episiotomia no tenia molestias de ningún tipo, vamos, que no salí en tacones porque no me esperaban fotógrafos como a ella jaja.
    De todos modos date cuenta que con tacones no ha tenido que andar mucho, tan solo de la puerta al coche, y lo de salir peinada,maquillada etc es lógico siendo quien es. Como dije, si a mi me esperase toda la gente que la esperaba a ella, también lo habría hecho..aunque luego me hubiera desmayado en el coche. Ella tuvo un parto natural, sin epidural ni intervención, y yo por experiencia (tuve el mismo parto) puedo decir que en el mismo dia estas andando sin problemas. No todos los casos son iguales, y los partos menos aún, pero en este caso, yo creo que si es posible, quizás en pocos casos, pero lo es.
    PD: ya tengo tu reto a medias, esta semana lo termino 😉

    Me gusta

    • Me parece increíble que a las 6 horas de haber parido, la Middleton, saliese así de monísima y feliz por la puerta del hospital. Ole por ella, sí señora. Vamos, que es admirable.
      Qué suerte tuviste tú, querida mía. Pero suerte, suerte… No sabes los malos ratos que te has quitado de encima, jjj.
      Cuando veo a madres con bebés muy peques (que aún se les nota la barriguita) tan felices por la calle y flipo en colores. Si yo tardé meses en andar erguida y medio normal (sin dolor, ni ir chepada-despatarrada).
      Tampoco es lo mismo un parto rapidito con una dilatación buena y un expulsivo exprés a que te metan en un quirófano y te rajen de lado a lado.
      Como bien dices, no todos los partos son iguales, ni todas tenemos la misma genética.

      -No hay prisa con lo del reto, aunque estoy deseando verlo ;)-

      Abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  8. Pues imagínate cómo iba yo, que me tiré 9 días jaja. Yo no quise arriesgarme a resfriados, ya tenía mucha mucosidad y toser era un dolor. Una coleta y a correr.
    Coincido con un comentario anterior en que depende de genéticas, pero también de partos y de la buena o mala forma física con que llegues al embarazo. No es lo mismo la que hace 4km al día que la que debe guardar reposo o la que tiene ataques de ciática.
    En mis dos partos lo peor fue la pérdida de sangre y anemia, imposible aguantar más de 3 min de pie. Mi principal preocupación era llegar al ascensor y al coche con la mayor rapidez posible y sin mareos. Luego toca entrar en él sin parecer una octogenaria y por último llegar a casa también rapidísimo, a ser posible sin distracciones (vecinos). La guinda del pastel es decidir cuál de las sillas de tu casa es la menos incómoda y hacer de ella tu campamento principal. Sí, creo que no se parece en nada a la experiencia de la chica de la foto.

    Me gusta

    • Uy, sí… lo de evitar vecinos era todo un reto. Imagina, subir las escaleras intentando no hacer ruidos (gemidos, suspiros de dolor) en mi bloque que no hay ascensor. Aventura digna de entrenamiento ninja.
      Vaya dos partos más duros tuviste que pasar. Me imagino tener otra cesárea y me da un yuyu. No, no, nooooo… Qué agobio!

      Me gusta

  9. Jajajajajajaja qué gran entrada! Ya sabes que el finde desconecto y esta me la había perdido. Según ibas contando tu experiencia, que es bastante parecida a la mía, iba pensando en Kate Middleton con la polémica que se desató por salir estupenda el mismo día del parto, y justo sigo bajando y veo que has puesto su imagen. Resultado: yo sola riendome en el trabajo! No sé el caso de las demás, pero yo andaba agarrándome la cicatriz de la cesárea, no fuera ser que se me escapara algo por ahí, con lo que a Pequeño G le llevaba su padre en brazos, yo literalmente, no podía con mi vida…jaja
    Un besito!

    Me gusta

    • Me alegra que te haya hecho reír un ratito. Ahora nos reímos, eh? pero no veas que mal se pasa en el momento.
      Yo también me agarraba la herida/cicatriz/barriga-blandiblú para todo básicamente. Al pichón tardé bastante en poder tenerlo en brazos. Llevarle en carrito era más facil porque así me arrastraba (que no caminaba) con punto de apoyo. Seguramente sabes de lo que hablo…

      Un abrazo!

      Me gusta

    • Entonces te podrías haber unido para hacer extra de una peli de zombies conmigo y Garbanzita?, jijiji
      Sí, es envidia cochina… Y mucho asombro por mi parte. Lo veo como un imposible.

      Gracias por pasarte y comentar!

      Le gusta a 1 persona

  10. Pues yo llego a ser famosa y me tienen que sacar del hospital en el maletero de un coche. No había cosmética en el mundo para arreglarme.
    Me fui para casa al día y medio de parir, pálida y floja por el bajón de hierro y entre la episio y que un tipo me tuvo que dar literalmente una paliza para sacar la placenta, digamos que salí arrastrandome y sujetando a la nena como podía porqué mi marido y mi hermano ya iban cargados.
    Yo me lavé el pelo e mi casa, que lo suyo me costó ducharme en el hospital. Alguien me llega a acercar unos tacones y salimos en las páginas de sucesos. Besos.

    Me gusta

    • Día y medio?! A mí me hubiesen tenido que mover con una grúa para levantarme de la cama.
      ¿Tan poquísimo tiempo estuviste en el hospital? Me parece demasiado poco. Una cosa es que te encuentres bien y te des de alta voluntariamente, que me parece estupendo, y otra cosa my distinta es tener que volver a casa en malas condiciones.
      ¿Te apunto para hacer de extra de zombie también? jjjj

      Me gusta

      • Apunta, apunta. A mi me pareció bien irme tan pronto, como en casa en ningún sitio y la nena estaba estupenda, sólo me quedé un poco floja y con la episiotomía, paciencia.
        Espero con el segundo poder salir tan rápido.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s