Cha-cha-cha-changes

Nunca sabes cómo va a cambiar tu vida con la llegada de un hijo hasta que llega el momento. No es que antes mi (nuestra) vida (de papá y mía) fuese un no parar de fiestas y compromisos sociales. Hace ya años que dejamos los jolgorios atrás. Además de la edad (que yo ya no estoy para bailes), influye que llevemos juntos muuuchos años. Ya hemos pasado la etapa de fiestas/conciertos/juergas. Amistades tenemos las justas y necesarias. Las de medio pelo ya se quedaron atrás hace bastante tiempo. Así que por ese aspecto no ha habido muchos cambios. Lo único que echo de menos es viajar. Pero ya llegará el momento de volver a hacer maletas.

Hay cosas que son indicativas de que tu vida no es definitivamente, ni de lejos, la misma de antes. Aparte de no dormir lo que una quisiera (necesita), de estar muuuy cansada, de caerse por las esquinas y todo eso hay más detalles.

koala-sleepingMi bolso ya no es bolso. Ahora llevo mochila. Dentro caben más cosas de las que pudieras imaginar. Van apretadas, pero van. Es como el bolso de Mary Poppins. Además de cosas básicas (pañales, toallitas…), puedes encontrar siempre algún coche de juguete, dinosaurios varios, figuritas de animales y hasta alguna pelota pequeña. El sitio para mis cosas (gafas de sol, monedero, enantyum para el dolor de cabeza) es minúsculo. Las cosas del pichón ocupan el 90% del espacio.

mochila-bolsillo-negraNo tengo intimidad. Esto va a sonar raro, raro, raaaarooo. Seguro que las que sois madres, me entendéis. Suelo hacer mis necesidades rápido y con espectador asegurado. Mi momento all-bran intento dejarlo para cuando duerme, pero no siempre es así. Las duchas, rapiditas y sin mucho festival de espuma, también suelen ser observadas. Ya ni me molesto en cerrar la mampara. De cerrar la puerta de mi baño ni hablamos.

Madre_bañoPor las mañanas me siento guaaaaay cuando consigo hacer cosas de casa y estar al cuidado del pichón. Ayer mismo, a las 10 y poco de la mañana tenía una colada tendida, una tortilla de patatas hecha y una sopa de verduras haciéndose al fuego, había limpiado por encima el salón… Y pichón tan entretenido con sus cereales al principio y después con sus juguetes y uno de sus dvd´s de Minuscule. Me sentía como wonder-woman, como si hubiese escalado el Everest, como si hubiese conquistado el mundo… Y, fuera de coña, así se debió sentir Alejandro Magno cada vez que conseguía una conquista. En serio.

supermomDe pronto te da la vena sensible con cosas que antes ni fu ni fa, sobre todo si están relacionadas con niños. Anuncios ñoños, películas cutres, noticias horribles del telediario… Mi último episodio de llanto compulsivo fue viendo una escena de la serie True Detective (la segunda temporada). Que conste que veo la serie, poco a poco, durante la siesta del pichón. Aquí os dejo link al vídeo para que veáis lo absurdo que puede llegar a parecer: hay un tipo muy colgado al que se le va la pinza drogándose y bebiendo. Saber por qué lo hace y la conversación que sigue a esta escena, hicieron que las lagrimillas acabaran en llanto incontrolable con moquillo colgando.

man-ray-eyeDespistes. Muchos despistes. Será por la falta de sueño de calidad, de tiempo para descansar. Terminar de cepillarte los dientes y tirar el cepillo al váter. Guardar en la nevera el bote de Nescafé. Ir a tirar los restos de comida del plato y, ya de paso, tirar los cubiertos al cubo de la basura. Ir con mucha urgencia a hacer algo y que se te olvide por el camino (esto jode mucho). Poner la lavadora y cuando lleva un rato puesta te acuerdas de que se te ha olvidado meter algo que necesitabas tener limpio para ayer. En fin… cosas de este estilo.

despisteIr a hacer la compra. Al llegar a casa, te pones a guardar todo, y descubres cosas que ni tú, ni papá habéis metido en el carro de la compra. Lo último fue encontrar un pack de latas de atún. Fue el pichón que la incluyó por decisión propia en el carro. Lo sé porque recordé haberle visto jugando con las latas. Así que tenemos atún para una buena temporada. Hay que estar atentos a los movimientos ninja del peque. A veces canta mucho lo que mete porque hay mucha cantidad de lo mismo (tipo 7 botes de aceitunas, 5 botellas de zumos raros…) o cosas absurdas (tipo paquete enorme de patatas fritas, zapatillas varias, una piña…).

supermercado-dibujoDesconexión con lo que pasa en el mundo. Entre que no vemos las noticias y que no tengo tiempo (ni ganas) de leer lo que pasa, no sé lo que ocurre ahí fuera. De las noticias más reseñables me entero porque las veo en mi muro de fb. Tampoco le pongo mucha pasión a saber lo que pasa. Igualmente, antes estaba al día de temas musicales. Me encantaba pasar el tiempo mirando webs de música y encontrando grupos geniales, escuchando música “nueva”. Igual pasa con la cartelera del cine. Antes estaba al día de las pelis que había, incluso de las que son más “alternativas”. A día de hoy no tengo ni idea. La última vez que pisé un cine fue estando embarazada y no creo (ni lo necesito urgentemente) que vaya hasta que no pueda ir acompañada de mi pichón.

koalaqueesesoTe descubres moratones/arañazos y no tienes ni la más remota idea de cuándo ni cómo te los has hecho. Porque, amigos, cuando eres madre/padre, no hay dolor. Cargas más peso del que puedes (niño, bolsas, juguetes…). Vas corriendo y tropezando (sí, alguna esquina/puerta me he comido más de una vez). Eres multitareas: cocinas, llamas por teléfono, controlas al peque… (te cortas una y otra vez abriendo latas, botellas, tetra-bricks…). Suelo tener más cardenales que el Vaticano.

CardenalesSeguro que a las que sois padres se os ocurren más situaciones del estilo. Contadme, contadme… Así me sentiré menos “alien”.

Os dejo con una versión de Changes con Seu Jorge. La original mola, pero esta es más tranquilita y en portugués tiene su encanto, no?

Premio FT

¡Qué feliz me hacen están cosas! El rincón del peque me ha dado un premio. En mis ratitos libres paso por su casa a leer sus entradas, donde comparte su experiencia en la crianza de sus pipiolos. Me encanta tener contacto con mamás “experimentadas” y leer cómo hacen o hicieron ellas con temas que a mí me dan curiosidad o me generan dudas.

El premio es este:

PremioFTPasos a seguir:

Agradecer al blog que te nominó.

Mil gracias, de nuevo a El rincón del peque por acordarte de mí y darme esta alegría. Espero que otras mamis y futuras mamis te lleguen a conocer y pasen por tu blog, que no tiene desperdicio. Puedes ir de entrada en entrada sin aburrirte. Todo es interesantísimo.

Contar cinco cosas sobre ti o tu blog.

  1. Nadie (de mi entorno) sabe que escribo un blog salvo mi marido. Ha estado tentado de ir soltando por ahí (en plan orgulloso y tal) que tengo un blog, pero le paro los pies. A pesar de contar aquí todas mis dichas y desdichas a desconocidos, eso de que amigos/conocidos sepan de mi vida íntima no me convence (todavía).
  2. Me rondaba la idea de tener un blog sobre mi maternidad desde hace muuuucho tiempo. Pero he tenido que esperar a que el pichón duerma siestas de hora y media o dos horas para tener tiempo “libre”.
  3. Me gustaría tener otro diseño para el blog, pero la falta de tiempo y que mis pocos conocimientos de diseño web se van difuminando con el tiempo, hacen que me conforme con lo que tengo.
  4. He dejado de mirar webs de música/moda para engancharme a blogs de maternidad.
  5. Programo las entradas con bastante antelación porque hay días que no me llega la vida para mucho. Así que procuro tener en la recámara entradas de sobra. No es fácil.

Responde a las siguiente preguntas:

¿De qué hablas en tu blog? De mi experiencia como madre.

¿Por qué creaste tu blog? Porque quiero contar lo que nunca me contaron. Hubiese agradecido haber sabido más cosas de las que supe desde que me vi con mi pichón en brazos.

¿Cuál sería la banda sonora de tu bog? Arcade Fire. Sin duda. Es la música preferida del pichón y suena a todas horas. Aunque, como escribo antes de las siestas, y para la siesta le pongo otra música diferente, puede que también sea algo de Mia Doi Todd (es lo que suena tras el almuerzo en casa). Como ya he puesto vídeos en otra entrada de Arcade Fire, os dejo con uno de Mia 😉

¿Cuál es el post más íntimo que has escrito? La entrada en la que hablo de la pérdida de mi primer embarazo.

Nombra tres blogs que recomendarías a quienes están comenzando a escrbir el suyo.

¿Sólo 3? Complicado. Voy a poner a 3 de los “grandes”, de los que me gustan mucho y son de referencia para mí:

Tigriteando – Web de Bei, una mamá de dos niñas maravillosas. Habla de libros, montessori en casa, crianza respetuosa… Puedes serguirla también en Twitter, Facebook e Instagram.

Madrid, Martina & myself – Beatriz es mamá de otras dos niñas que son dos joyas. Lo que más me gusta son sus reseñas de libros. Podéis encontrarla igualmente en Facebook e Instagram. Podéis ver a estas chicas en su canal de Youtube. Por si os parece poco, es coautora de las guías FoodieKids (las hay de Madrid y Barcelona).

Con P de Pediatría – Blog de una reciente mamá y pediatra. Ahí vais a encontrar muy buenos consejos e información sobre pediatría.

Agraga una imagen o gif que te identifique en este momento.

graciasgatoNomina a siete blogs:

Diario de mi garbancito

Mi vida, un mundo

El maravilloso mundo de los bebés

Embarazo, lactancia y crianza

Mi refugio virtual

La fiera de mi beba

La mar de caminos

Ahora os toca a vosotras. ¡A repartir el premio y a contarnos cositas!

Mamamorfosis – Laura

Hoy vamos a charlar un ratito con otra mamá que participa en el proyecto Mamamorfosis, las 200 caras de la luna. Se llama Laura y podéis ver su blog aquí: Baberos y claquetas. Participa no sólo en el libro contando su maternidad, además es parte de la productora que ha creado el book trailer del libro. Doble trabajo y doble satisfacción.

Mamamorfosis_El primer embarazo de Laura fue ectópico y el desenlace fue duro. Lo podéis leer en su blog. Después de pasar y superar algo tan complicado, se convirtió en mamá de un tesoro de niño.

Os dejo con sus palabras.

Laura

¿Desde cuándo eres mamá? El 10 de septiembre hará 2 años.

¿Cuándo te quedaste embarazada por primera vez? Me quedé embarazada en abril de 2012, por desgracia de un embarazo ectópico o como yo lo llamo “el gran desconocido”

¿Cómo te sentiste cuando perdiste el embarazo? ¿Te sentiste comprendida/apoyada? Fue algo muy difícil, nada más enterarme que estaba embarazada comencé a sangrar. La vida se nos volvió un infierno, por mucho que los médicos buscaban el embarazo no lo encontraban, estaba alojado en una de mis trompas de Falopio por lo que no había ninguna oportunidad de que el embarazo siguiese su curso. Fueron momentos terribles donde la gente no entendía por lo que estábamos pasando, llegaron a decirme que pensase que había sido “una mala regla”, que me hiciese pruebas a ver “si me pasaba algo raro”. Mi marido y yo nos sentimos muy solos, pasando por algo a lo que todo el mundo daba la espalda, todo el mundo hablaba de “células” para nosotros era nuestro hijo.

¿Cuánto tiempo pasó hasta que volviste a quedarte embarazada? ¿Cómo diste la noticia? ¿Esperaste mucho? Debido a la operación y los medicamentos con los cuales trataron el embarazo ectópico tuve que esperar 6 meses para intentar quedarme embarazada de nuevo. Nos lo tomamos con calma pensando que nos costaría o que quizás volvería a pasar lo mismo, pero justo el primer mes que comenzamos la búsqueda me quedé embarazada.

En el primer embarazo lo contamos nada más saberlo lo que nos llevó a tener que dar muchas explicaciones cuando lo perdimos. Esta vez esperamos los 3 meses de rigor y fuimos dando la noticia poco a poco, durante estos 3 meses solo lo sabían mi cuñado, mi madre y mi mejor amiga que fueron los que estuvieron a nuestro lado en todo momento.

¿Cómo fue tu embarazo? ¿Lo viviste plenamente? Un embarazo normal, con sus náuseas eso sí hasta los 5 meses. Al principio me costó vivirlo plenamente, recuerdo que estaba de 8 semanas cuando nada más saber que estaba embarazada de nuevo salí corriendo a Urgencias. Tenía tanto miedo de qué fuese otro embarazo ectópico que no podía esperar las 12 semanas de rigor, fue en Urgencias donde me confirmaron que esta vez estaba alojado en el útero y seguía su curso normal.

Reconozco que al principio intentaba no pensar en ello, pero no podía dejar de abrazarme la tripa pensando en qué esta vez tenía que salir bien, en cuanto escuchamos el latido nos relajamos. La primera ecografía oficial fue un soplo de aire fresco, nuestro bebé crecía normal y dejé de preocuparme para comenzar a disfrutar.

¿Cómo fue tu parto? ¿Era lo que esperabas? Tras 24 horas con bolsa rota y sin dilatar terminamos en cesárea, me había pasado 2 semanas de la fecha prevista de parto y mi pequeño no parecía tener intención de salir. Queríamos un parto respetado y en todo momento las matronas estuvieron a nuestro lado para dar tiempo a que mi cuerpo se pusiera de parto. Finalmente no pudieron esperar más y fuimos a quirófano pero fue una cesárea respetada en todo momento. Me quedo con eso, con su amabilidad, su comprensión y la cara de mi marido cuando le llevaron a nuestro hijo para hacer piel con piel mientras me cosían.

¿Por qué te decidiste a participar en el proyecto Mamamorfosis? Para mí todo el proceso de embarazo, comenzando por el que perdí hasta ahora ha sido un camino iniciático. Un camino donde me he descubierto a mí misma y que me ha ayudado a perseguir mis sueños y alcanzar muchas metas que nunca pensé que conseguiría. Mi hijo ha sido mi timón y necesitaba contar mi historia al mundo, por todas esas mujeres que se encuentran perdidas como yo me encontraba en su momento.

¿Te ha servido/ayudado de/en algo? He vuelto a vivir los momentos de oscuridad y sombra que trae un parto y la crianza, porque también los hay. Me ha ayudado a vencer muchos miedos y a darme cuenta de lo importante que es el amor y el afán de superación, de lo mucho que me aporta mi hijo cada día. También a despedirme de ese bebé no nacido, aceptar y recordar con una sonrisa los malos tiempos.

¿Hay algo que quieras decirle a otras mamás que han tenido una pérdida en su primer embarazo y estén buscando a su bebé? Lo primero las diría que ellas no tienen la culpa de la pérdida, tendemos a buscar excusas con las que culparnos y nada en nosotras está mal, simplemente no pudo ser. Olvidar es imposible. Ha sido tu hijo durante las semanas que lo has llevado dentro. Quiérelo como tal y no te niegues esa necesidad de llorarlo. En esta sociedad nos niegan el derecho a llorar la pérdida y es necesaria para curarnos por dentro. Cuando comiences la nueva búsqueda tómatelo con calma, llegará y todo irá bien. Nuestra actitud positiva es importante para el nuevo bebé que vamos a gestar, así que sonríe y piensa en todo aquello que vas a decirle cuando lo mires a los ojos por primera vez.


Mil gracias, Laura. Sin duda estas experiencias nos hacen ser fuertes y cambiar. Si no hubiésemos pasado por esto, no seríamos las madres que somos hoy. No lo dudo: nos ha hecho ser mejores madres.

AC: Alimentación complementaria

Como cualquier pediatra, en la revisión de los seis meses, el nuestro nos dio sus pautas para comenzar a introducir alimentos. Por lo menos, y es de agradecer, no nos dio un papel fotocopiado de una fotocopia del año de la polca con cantidades y horarios absurdos. Sólo nos dijo que le diéramos, para empezar, algunas cucharaditas de zumo de naranja a media mañana. Unos días después podríamos empezar con puré de patata y zanahoria al medio día y, poco a poco, ir introduciendo otras verduras (puerro, calabacín, calabaza, cebolla…). Teníamos que observar si le iban sentando bien los nuevos alimentos (descartar alergias y cosas así). Por eso recomiendan que empieces a incorporar cosas nuevas durante el día, porque por la noche como está dormido (y tú probablemente también), y no te enteras de si tiene alguna reacción (tipo granitos, por ejemplo).

Como íbamos a revisión una vez al mes, nos iba indicando poco a poco. En el séptimo mes nos dijo que introdujéramos pollo y, un par de semanas después, ternera. El huevo (sólo la yema) creo que fue sobre el octavo mes y el pescado (blanco), legumbres y huevo completo en el noveno/décimo. Con la fruta empezamos con naranaja, después pera, uva, manzana y seguidamente fuimos introduciendo otras (melocotón, melón, sandía, nectarinas, fresas, piña, ciruelas…). La verdad es que no recuerdo exactamente pero fue más o menos así.

ceraelesComo nuestro pichón estaba bien rellenito nos recomendó no darle cereales de esos típicos para bebé de farmacia porque, según nos dijo, y cito palabras textuales, eso es “para cebarlos”. Así que podíamos empezar dándole cereales de otra forma: pan, galletas, pasta, arroz… En esto no nos dijo que tuviéramos que esperar o darle sin gluten hasta cierto tiempo. Como empezó pasados los seis meses no tuvimos mucho reparo en darle cereales con gluten. Creo que empezamos dándole galletas típicas de bebé, alargaditas para que las pudiera coger él mismo. Después pan, arroz, pasta (le encaaaaanta la pasta)…

En aquel momento algo había oído sobre el baby led weaning pero no lo tenía muy claro. Simplificando mucho es una manera de empezar la AC en bebés de manera autoregulada y sin purés ni papillas. Para poder hacerlo, el bebé tiene que cumplir unos requisitos:

  • Mostrar interés por la comida
  • Poder mantenerse sentado por sí mismo
  • Perder el reflejo de extrusión (que no empuje con la lengua hacia fuera lo que se acerque a la boca)

No todos los niños reúnen estas condiciones con seis meses. Algunos pueden empezar antes. Otros pueden tardar más tiempo. Si vais a aplicar este método, no debéis preocuparos si empezáis más tarde y mientras sólo toma leche. No pasa nada por retrasar la AC un tiempo.

Se empieza la AC a partir de los seis meses porque sobre ese tiempo es cuando las reservas de hierro del bebé empiezan a “agotarse” y necesitan obtenerlo mediante la comida. Desafortunadamente la leche materna no proporciona hierro. Aquí os lo explican mejor.

En nuestro caso, pichón tardó más de seis meses en estar sentado por sí mismo sin ayuda. De hecho, recuerdo que los primeros dos meses aproximadamente con AC no teníamos ni trona porque le dábamos de comer sentado en nuestro regazo. Otro punto a tener en cuenta es que nunca se metía cosas en la boca (ni ahora tampoco). Así que por mucha comida que le pusieras delante y la cogiera, no se la llevaba a la boca. Jugaba con ella, tocaba la textura pero poco más. Peculiar, pero así es él. Esto extrañaba (y extraña) a mucha gente. El pediatra nos dijo que no es habitual, pero que no es nada preocupante. Hay niños que no se llevan cosas a la boca y listo.

Así empezamos la AC: con zumo de naranja primero y purés de patata y zanahoria. Las dos o tres primeras veces, no sabía muy bien cómo apañarse cuando le acercabas la cuchara. Después le cogió el gusto y comía muy bien.

patata-y-zanahoria-detalleCuando empezamos a darle galletas, le animábamos a que se las comiera él solito. Y aquí nos llevamos algunos sustos. Dos o tres veces se le atascó un trozo. Se pasa fatal porque no sabes que hacer… Le ves atascado, que no tose, que ni para atrás ni para adelante… Yo intentaba estar calmada pero es muy difícil. Es mejor confiar en el bebé, esperar a que ellos solos manejen la situación que acaba o con una arcada y lo echa fuera, o se lo traga y siguen tan panchos. Lo siento mucho, pero yo no tengo sangre fría/paciencia (o como queráis llamarlo) para aguantar situaciones así. Alguna vez se atragantó estando papá y yo delante. Al medio día comemos él pichón y yo solos (menos cuando papá está de vacaciones). La verdad, no me veía capaz de estar a solas con él y ver cómo se atascaba. Me hubiese puesto muy, muy, muuuy nerviosa. Diría que esta fue la principal razón por la que no me animé con el BLW. Admito que me hubiese gustado hacerlo (con ayuda) pero bueno, igualmente mi pichón fue comiendo variado y bien. Tampoco él se llevaba la comida a la boca, y si se la llevas tú no es BLW porque debe ser el niño quien lo haga.

Aquí os dejo un par de vídeos donde nos explican qué hacer en caso de atragantamiento.

Nuestros comienzos fueron con purés. En un par de meses empezó a mostrar interés por lo que había en mi plato. Siempre comemos a la misma hora y juntos en la mesa. Él quería coger la comida de mi plato y rechazaba el puré. Así fue como empecé a ofrecerle trocitos. Él se los comía que daba gusto. Como me asustaba que pudiera atragantarse, le daba trocitos pequeños. También, tened en cuenta que no tenía dientes, eh! Jijiji. No tener dientes no es impedimento para masticar. Usan las encías y tan felices. A mí me daba un poco de yuyu si se metía trozos grandotes y no se terminaba de apañar (al final lo escupía y santas pascuas, pero ese ratito yo lo pasaba mal) .

BLWA partir de los 12 meses, los bebés pueden tomar leche de vaca entera, siempre que no tengan intolerancia o alergia (la conocida APLV= alergia a la proteína de leche de vaca). Nuestro pediatra nos dijo que podía tomarla tranquilamente (siempre observando que le sentase bien) y que fuese leche normal, nada de leche especial de seguimiento/continuación de bebé (no sé cómo se llaman). Igual con los lácteos: yogures normales, nada de mi primer danone o del estilo. Mejor yogur normal, de los de toda la vida, sin azúcar mejor y chimpón.

Cada uno, como siempre digo, que en su casa haga lo que mejor les resulte. Nosotros no hicimos BLW pero sí empezó con sólidos, en trocitos, sobre los ocho meses y sin dientes.

Al llegar al año, prácticamente comía de todo. Siempre teta antes de las comidas, si le apetecía y después si la pedía de postre. Hasta el año, la teta (o biberón) tiene prioridad sobre la AC. Pichón con un año pesaba 11 kilos 200 gramosy medía 78 cm. Seguía hermosote. Todo perfecto.

Sobre el año, los bebés dan un parón (en cuanto a “velocidad de engorde y crecimiento”) y puede dar la sensación de que se estancan. Es que si siguieran creciendo al ritmo del primer año, serían gigantes. También tened en cuenta que al comenzar con la AC, su ritmo de hacer cacas cambia totalmente. Se van regulando y si antes con lme podía hacer caca cada 4/5/6 días, con la AC empiezan a hacer casi a diario. El cambio es muy significativo. No sólo por la frecuencia, sino también por el aspecto de las deposiciones.

Para no acabar hablando de cacas os dejo unos enlaces interesantes:

-Sobre el método BLW

Recetas BLW

-¿Dar leche de vaca entera a partir del año?

-La APLV y la intolerancia a la lactosa

Y un vídeo de Carlos González muy bueno.

Aunque sea por el karma

No me gusta pedir favores. En realidad no vengo a pediros un favor. Voy a contaros lo que me pasa por la cabeza y lo que voy a hacer.

No soy de las que tiene tiempo (ni ganas) de ver las noticias. Ayer en mi muro de Facebook se me repetía como el ajo una imagen y un vídeo de lo más terrible. Seguro que sabéis de lo que hablo.

Primero no le mostré interés, pero después, viendo la insistencia con que se repetía la historia, decidí mirar. Lo que sentí fue asco. Asco de humanidad. Después me llené de rabia. ¿Cómo era eso posible? ¿Cómo va a poder pasar eso hoy en día? ¿Cómo se puede permitir tal barbaridad? Por último se me puso el pelo de punta y llegaron las irremediables ganas de llorar. Y lloré pensando en ese pobre niño, en su familia, en ese padre destrozado, en la experiencia tan amarga que les ha tocado vivir, en que no es nada justo que nadie tenga que pasar por algo así… Y pensé que cualquier día, podríamos estar nosotros en su pellejo.

Esto pasa porque vivimos en una mierda de sociedad que está liderada por unos cuantos que sólo miran sus ombligos para llenarse sus bolsillos.

Tampoco es que esté puesta en el tema de lo que está pasando en Siria, pero sí tengo una ligera idea. No voy a entrar en esto tampoco.

Me centro, que me voy por las ramas…

A pesar de que este mundo es así, también tiene sus cosas buenas y queda gente que merece la pena, que se mueve y hace cosas, que ayuda a los que lo necesitan. Quiero pensar que es la mayoría. Los peces gordos son los que hacen más ruido. Pero los que se mueven despacio y bajo los pies de los poderosos son más.

De casualidad, mirando por aquí y por allá, encontré una asociación en Kos, Grecia que ayuda a los refugiados que van llegando allí. Se llama Kos Kindness. Os dejo AQUÍ con un enlace a su grupo de Facebook.

KOSAlgunas de las cosas que necesitan son jabón, cepillos de dientes, pañales, toallitas, ropa de invierno, zapatos, mantas… Y una nota de apoyo, seguro que les llena de vida. Cualquier cosa que se pueda enviar, por poco que sea, ya es mucho.

Nosotros vamos a preparar nuestro paquete con ropa que pichón no usa y otras cosillas.

Si os animáis, podéis hacer una recolecta con cosas que no necesitéis (sobre todo ropa que es lo que menos pesa) y enviarlo allí mismo. Esta es su dirección postal:

Kos Kindness
Kerry Chorafiou
Pb 582
Konstantinoupoles
Zipari
Kos
85300

Si esto os resulta complicado, podéis mandar un mensaje de texto con la palabra “CEAR” al 28014. Así donarás 1,20 € a la Comisión española de ayuda al refugiado.

CEAR
Imagen de “Anthologie de papier”

Seguro que el karma os lo agradecerá.

Mamamorfosis – Alba

Pasar por la pérdida de mi primer embarazo es de las peores, si no la peor, de las cosas que me han pasado en la vida. Sé que algunas de las que me seguís o pasáis por aquí también habéis vivido esta amarga experiencia.

Hoy os traigo las palabras de Alba, otra de las mamás que participan en Mamamorfosis, las 200 caras de la luna. Es mamá de Adam. Antes de su llegada también pasó por una pérdida. Desde aquí le agradezco en el alma que comparta su experiencia con nosotras. A veces, remover recuerdos es duro, pero sé que nuestras palabras ayudan a otras mamás.

Mamamorfosis_¿Desde cuándo eres mamá? Me siento mamá desde mi primer embarazo y sobretodo desde que atravesé por el dolor de su perdida. Me volví mamá gracias al pequeño bebé que no llegué a conocer y él me hizo ser más mamá ahora de Adam, mi segundo hijo.

¿Cuándo te quedaste embarazada por primera vez? Fue poco después de casarme en 2011. Teníamos ganas de familia desde el primer momento y no esperamos.

¿Cómo te sentiste cuando perdiste el embarazo? ¿Te sentiste comprendida/apoyada? El vacío que se siente al perder un embarazo no se puede explicar. Imaginé al hijo que no llegué a conocer en esta vida y me despedí de él con gran dolor. La situación me quedo muy muy grande y no la supe llevar. Unos meses después pase por una depresión.

La gente quiere apoyarte pero tienden a minimizarlo…

¿Cuánto tiempo pasó hasta que volviste a quedarte embarazada? ¿Cómo diste la noticia? ¿Esperaste mucho? Tardé en volver a quedarme embarazada. Tenía miedo. Me costó volver a estar preparada y luego me costó embarazarme. Ahí lo pasé mal. Creía que el legrado me podía haber afectado de algún modo y estaba muy ansiosa. Esperé un tiempo prudencial para dar la noticia cuando esperábamos de nuevo, unos tres meses.

¿Cómo fue tu embarazo? ¿Lo viviste plenamente? El embarazo de Adam me llenó de alegría. Lo viví con fuerza y plenitud y, aunque tuve algún susto, los fui superando bien junto a mi marido. En mi caso mi pérdida anterior no me hizo vivir el nuevo embarazo con miedo. Me hizo agradecerlo más y darme más fortaleza. Aunque sí fui “extraprudente”, reposaba mucho, no viaje, no hacia esfuerzos, comía muy bien… Todo eso me hacia sentir más segura.

¿Cómo fue tu parto? ¿Era lo que esperabas? Tuve un parto hospitalizado vaginal y anestesiado, episotomia incluida. Fue más o menos lo que esperaba pero eso no significa que fue lo mejor. Simplemente me deje llevar por médicos y la sociedad y no pensé mucho en ese momento. La episotomia por ejemplo fue por prisas del medico, siento que me la podría haber ahorrado.

¿Por qué te decidiste a participar en el proyecto Mamamorfosis?¿Te ha servido/ayudado de/en algo? Me siento muy conectada a mi rol de madre y eso me une a todas las mamás. Me apetecía compartir sobre mi experiencia y así aprovechar para reflexionar sobre todo lo que he vivido en estos últimos años con mi maternidad.

¿Hay algo que quieras decirle a otras mamás que han tenido una pérdida en su primer embarazo y estén buscando a su bebé? Que confíen. Hay que confiar y abrirse a la vida. Después de esa perdida se siente miedo y vacío y sobretodo mucha pena, pero hay que tener fe en que todo ocurre por algo. Ahora ya son mamás y ese es un regalo inmenso.


Infinitas gracias, Alba. Estoy convencida de que tus palabras ayudarán a otras mujeres. Somos muchas las que pasamos por esto y no estamos solas.

Mamamorfosis – Booktrailer

Se acerca la fecha para que podamos leer el libro. Mientras, os dejo con el booktrailer. A mí se me ponen los pelillos de punta. Hay tantas frases en las que me siento identificada. Espero que os guste y os deje con ganas de más.

Por si os parece poco, Aguamarina ha organizado, para ir abriendo boca, un sorteo de cositas chulas. Pasaos por AQUÍ para participar. Si lo hacéis, mucha suerte.

Por lo que nos ha contado, aún quedan más sorpresas. ¡Esto es el comienzo de algo grande!

Muestreando que es gerundio

Os voy a enseñar sitios donde podréis conseguir muestras o regalitos. Eso de que te regalen canastillas cuando estás embarazada hace mucha ilusión. Yo era la primera que se emocionaba con estas cosas. Después he comprobado que no me han servido de mucho, jiji. Canastillas sólo me dieron una cuando di a luz en el hospital. Traía un botellín de agua Font Vella, un chupete de Suavinex… y de los demás ni me acuerdo. Sé que por la s.s. suelen dar una canastilla cuando te ve la matrona la primera vez, o en las clases maternales. Aquí os podéis hacer con otras:

Canastilla gratis: Tan fácil como rellenar los datos que os piden y pasar a recogerla en el punto que elijáis.

El Corte Inglés: Vais a la planta donde esté la sección de bebé y os apuntáis a la charla que dan para embarazadas. Al final os entregan una canastilla.

Toys ´r us: También dan charlas y al final dan una canastilla. Mejor id con tiempo porque en mi época, cuando fui ya no había ni un huequito. Estaban muy solicitadas.

Prenatal: Creo que no hacía falta apuntarse. Ibas directamente el día y a la hora que era y listo. Por si acaso, preguntad. Aquí los regalos fueron más cutrecillos: una rueda del embarazo y un pegatina para el coche.

Una cosa bastante obvia: en las charlas os intentarán vender de todo. A la que fui de Prenatal hacían mucho hincapié en los fantásticas y fabulosas que eran algunas cosas, que “casualmente” se vendían en la tienda. Pero vamos, si te interesa bien y si no, pasando.

canastilla-bebéVamos ahora con las muestras:

Kiokids: es una marca de cosmética para bebé y también tiene juguetitos. Si rellenáis el formulario te enviarán muestras de colonia (de tamaño considerable, como 50 ml.) y tubitos de crema para cambio de pañal. A mí me gustó tanto la colonia que la compré después y también el gel de baño, el aceite y el champú. Un bote de gel te dura la vida.

Chelino: Te registras y pides tus muestras gratis. Puedes ir pidiendo un pañal (de la talla que quieras) una vez al mes. Yo iba pidiendo y llegué a tener un montón de pañales. Tienen un diseño muy “cuqui”.

Ordesa: En mis tiempos, si te registraban te mandaban un babero gratis y después me llegó una cuchara de plástico (¿o fueron dos?). También te van mandando muestras de papillas conforme va creciendo tu bebé.

Hero: Mandaban un cambiador (ahora no sé) y te van mandando muestras.

Almirón: Me mandaron una camiseta de lactancia y van mandando muestras de papillas. También, por rellenar un formulario (tipo encuesta) que me llegó por e-mail, me mandaron un conejito con luz y sonido muy chulo.

Indas: Aquí mandas un e-mail (a indas@indas.es ) diciendo q estás embarazada y si te puedes mandar muestras: indas@indas.es (me llegó un cambiador desechable y salvaslips de indasec).

Nutriben: Aquí mandan muestras y hacen sorteos.

Zellese: Rellenando el formulario te envían muestra del gel.

Nestlé: Aquí se podía pedir una medallita (ahora no sé si es un peluche o qué) y creo que envían muestras:

Dodot: Muestras de toallitas.

Mi bebé y yo: Revista gratis (durante 6 meses creo recordar).

Vertbaudet: Un body de algodón biológico sólo por el precio de los gastos de envío

BioCare: para recibir muestras rellenas el formulario. Ya no recuerdo si es que no lo pedí o es que nunca me llegó nada. Sí he probado el aceite de baño y es bastante bueno (el olor y lo suave que deja la piel).

Hippbio: Te apuntas al club que tienen y te mandas muestras.

Ahora llega mi reflexión y es que de tantas muestras que recibí no he usado NADA. Bueno, de baño sí. Me refiero a muestras de papillas/cereales/infusiones. Se me ocurrió preparar una leche y el olor/textura me dio cosita. Lo tiré por el fregadero directamente.

Si vais a hacer BLW no tiene sentido pedir estas muestras. Yo no sabía lo que era eso (el BLW) hasta que pichón estaba a punto de empezar la AC (alimentación complementaria). Eso es a gusto de cada una. Otra recomendación es que si os llegan muestras de infusiones (tipo digestivas o para conciliar el sueño del bebé), mejor os la tomáis vosotras (cuidado si estáis dando pecho porque algunas llevan ingredientes contraindicados para la lactancia –como el hinojo-). Estas bebidas son puro azúcar. Ojito con estas cosas.

Espero que si pedís las muestras os lleguen prontito porque sé que, aunque sean chuminadas, hace ilusión ir recibiendo cositas. Ya me contaréis.