Donde dije digo

Cuando vas a ser madre sabes que te va a cambiar la vida. Eres consciente de que vas a tener que dejar cosas de lado y hacer otras nuevas. Asimilas que eso de tener tiempo libre (para ti, para descansar-desconectar) va a desaparecer por un largo tiempo. Pero, hay cosas de esas que crees “innegociables”. Esas cosas que desde siempre has tenido como principios o pilares en tu vida. Eso que crees que es imposible que lo cambies porque te conoces y sabes que eso es así o te da un jamacuco. Ja! Parece que estoy escuchando un “Te-lo-dije!” detrás de mi cogote.

Estas son unas poquitas de esas cosas que he tenido que cambiar sí o sí.

Duchas por la mañana

Desde que me conozco, si no me duchaba por la mañana NO era persona. Necesitaba sentir el chorro de agua cayendo, el olor de la espumita, mi crema hidratante… Y si me podía lavar el pelo también, mejor que mejor. Añade ese acondicionador o mascarilla que dejas actuar unos cinco minutitos. Mmm… Así se empieza un día como dios manda.

diario-de-una-volatil-ducha-relajante-04Pues, señoras y señores, eso se acabó. La duchita tiene que ser rapidita y con brío. Me ducho cuando encuentro el hueco perfecto. Suele coincidir con que el pichón esté muy entretenido jugando con algo. Esto implica ducharse con la puerta del baño abierta y la mampara de la ducha sin cerrar para poder tener campo de visión y el objetivo (al niño) localizado en todo momento. ¿A qué hora? Impredecible. Puede ser a media mañana, después de comer, mientras merienda, por la noche…

Ah, y eso de ensimismarse con cremas hidratantes pasó a la historia. Si me voy descamando cual serpiente que muda la piel, un pegote de crema rapidísimo en la zona afectada y listo.

En general, pasa con todo lo relacionado con la higiene: hay que buscar el momento. Una odisea en verano para los pelacos corporales. Pero ya soy toda una experta en el arte de pasarme la cuchilla por las pantorrillas en un pis pas. Yeah!

Mi café

¿Café? ¿Eso qué es lo que es? Me molaba después de la ducha mañanera tomarme mi buena taza de café, con un pelín de leche. Me daba la vida, la chispa, el empuje… Era una súper consumidora de café en todas sus variantes: expresso, nube, cortado, mitad, doble, solo, con hielo, capuccino, macchiato, frappé, granizado, con bola de helado dentro… Mmm…

cafes-malagaNo tomo café desde ni me acuerdo… 3? 4 años? Por ahí. Eso sí, tomo, de higos a brevas, un descafeinado. En casa tampoco tomo mucho (descafeinado) porque el pichón siempre, sieeeempre quiere probar de lo que yo esté tomando. En el desayuno me roba sorbitos de mi vaso. Claro está, no le voy a estar dando café ni aunque sea descafeinado. La cosa es que me lo tomo en plan “a escondidas” (tampoco es eso jjj). Tengo que buscar ese huequito. Mientras me conformo con el olor por la mañana del café que toma papá antes de irse al trabajo.

Congelar comida

Qué ascazo me daba la comida congelada. No podía entender a la gente que compraba carne y la congelaba. No. Me daba una grima infinita.

tupperwareAhora os habla la reina de los tupper. El de la carnicería se frotará las manitas cuando me ve llegar porque le hago el agosto. Eso sí, voy de como una o dos meses al mes porque con el cargamento que me llevo tengo provisiones para un largo tiempo. Después de comprar cantidades (casi) industriales de carne y verdura (que también me llevo media frutería), la cocino y la reparto en mis maravillosos tuppers con etiquetas. Haciendo memoria, suelo tener albóndigas en salsa, hamburguesas, pollo en filetes para empanar, salchichas en salsa, sopas variadas, purés variados, carne picada ya frita con pimientos, cebolla, ajo para poner en la pasta, pollo/ternera en salsa… Con eso más lo que tenga en la nevera, fijo que en un mes no volvemos a hacer la mega-compra. Prefiero invertir un día en cocinar y tener el congelador listo para sacar el menú del día, a tener que estar comprando-cocinando a diario.

Siestas

Odio las siestas. Me sientan francamente mal. Se me revuelve el estómago (a veces hasta me he despertado y he vomitado). Me suelen dar dolor de cabeza. Me desoriento y no sé si es por la mañana, por la tarde, por la noche…

siestaDesde que nació el pichón, me he pegado algunas siestas de campeonato. No han sido muchas, pero ahí están. Sí, estoy cansada y me vendría bien echar una cabezadita. Pero, siendo sincera, prefiero invertir ese tiempo en hacer otras cosas (tomarme ese café, estar con el portátil, ver algún capítulo de alguna serie, hacerme la manicura-pedicura…). Cuando me he dormido la siesta ha sido porque realmente estaba muy muuuy mal. Espero no tener que dormir muchas más.

Seguro que hay muchas otras cosas que, las que sois madres, habéis cambiado radicalmente, ¿verdad?

Anuncios

26 comentarios en “Donde dije digo

  1. Buff iré mentalizando… la duchita, con lo que activa por las mañanas…. lo de cremas y demas, como que tampoco creo que lo eche mucho de menos, no soy muy de arreglarme, la verdad. La comida, pues tendré que plantearme eso los fines de semana ahora que maridro y yo hacemos comidas distintas… es un caos madrugar para manchar por 6, siendo dos, asi que no quiero ni pensar con pecorinno y café…. me ha tenido maridro castigada a cafes en italia, ni un triste capuchino me ha dejado tomar a gusto… Ahora suelo tomar Eko para desayunar, pero es que es pecado ir a italia y no tomar un buen café (con lo cafetera que soy), asi que me iré planteando el “quitarme”… todas estas concesiones serán buenas por el peque, seguro!

    Me gusta

    • Ni un sólo cafecito? Jope, por uno no se iba a acabar el mundo. Maridro te(os) cuida bien 🙂
      También me cambié a Eko y sí le dejo al pichón que me robe sorbitos. La cosa es que no le pongo ni azúcar para que parezca más “fuerte”, jiji.

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Tengo una duda existencial. ¿Lo del café es por la cafeína y la lactancia? Es que sigo con mi máster acelerado en lactancia materna. Si es por eso, entiendo que el té sigue también prohibido durante la lactancia materna, ¿no?

    En el resto de cosas, como soy un ser desorganizado desde que me quedé en este pseudo-paro forzoso, no creo que me afecte mucho tener un churumbel. Lo de las siestas si que te tengo que dar la razón. Es algo que nos pasa a los migrañosos (a todos los que conozco). Las siestas nos sientan mal, es un hecho. Sin embargo, desde que estoy embarazada me he quedado traspuesta varias veces en el sofá y no me he levantado demasiado mal (tampoco demasiado bien, jaja).

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • Respondiendo a tu duda existencial: Sí, es por la lactancia. A ver, si estás acostumbrada a tomar café (incluso en el embarazo me dijo el gine que podía tomar uno al día -no tomé ni uno-), no pasa nada. Pero llevando tanto tiempo sin catarlo no me quiero arriesgar a tener un pichón-hiperactivado. A estas alturas de mi lactancia no sé si le afectaría mucho porque tampoco se pasa el día pegado a la teta como antes.
      Una vez me dio por ponerme una crema reafirmante (llevan cafeína) y, a lo mejor fue coincidencia, pero esa noche el niño durmió peor que mal y se desveló un par de horas en la madrugada. Así que nunca mais.

      Evidentemente, el té también está desaconsejado por lo mismo. Ten mucho, muuucho cuidado con las infusiones en el embarazo. Como siempre, repitiéndome como el ajo, ante cualquier duda sobre infusiones/medicamentos/alimentos, consulta en la web de e-lactancia.org

      Un beso!

      Me gusta

    • Ufff… Leer es “un poco” misión imposible. Aunque siempre te quedará leer libros de bebés, jijiji. También dependende de a lo que dediques tus ratos “libres”. En mi caso, prefiero hacer otras cosas antes que leer. Cada una elige sus prioridades y sus gustos. Un ratito al día sí que se saca.
      (Ahora tengo al peque sentado encima de mí, escribo con una mano y llevo como 10 min. para escribir esto XD).

      Un abrazo!

      Me gusta

  3. Me alegro de ducharme por la tarde-noche… espero que el futuro papi pueda encargarse de Miniyo mientras… por lo demás, lo que voy a echar de menos van a ser mis ratitos de sofá después de comer antes de ponerme con lo que toque. El café también lo echo mogollón de menos, pero sigo haciéndome algún descafeinado de vez en cuando. El eko no está mal, pero no es lo mismo… necesito ese sabor cañero y por las mañanas ufff! Se echa de menos!

    Me gusta

    • Si al principio es casi más fácil. El tema de ducharse/lavarse el pelo se complica conforme los pipiolos van ganando autonomía. Primero me lo llevaba en la minicuna con ruedas y le dejaba en el baño. Después llegó la fase de dejarlo en el cochecito sentado (berreando casi siempre). Cuando empiezan a andar no hay nada que hacer, a esperar relevo o a entretenerle en el baño y no quitarle ojo.
      Coincido en que el Eko no es lo mismo. Nada de nada…

      Un abrazo!

      Me gusta

  4. jajajaj bueno,coincidimos en algunas cosillas. Mis duchas, ahora son siempre de noche, cuando el niño duerme. Es el mejor momento, sin prisas, sin imprevistos ni accidentes. El café, por la tarde…durante su siesta. Así, lo puedo disfrutar. Lo de la comida la verdad es que es algo que ya hacía antes aunque quizás en menor cantidad y menos veces que ahora. Y la siesta es algo que nunca me ha gustado y que no hago, aunque la necesite mas que la ducha!
    Os he leído comentar algo sobre leer…yo he logrado volver a hacerlo 2 años y medio después de ser madre. ANtes, o la teta, o dormirlo, o estaba yo cansada, el caso es que nunca podía. Al final, todo llega jeje.

    Me gusta

    • Hay esperanza para la lectura! Bieeen! Gracias por tu valioso testimonio jiji
      Ducharme durante su siesta lo descarto porque estoy sola en casa con el niño y mi baño pega pared con pared con el dormitorio (se oye el ruido). Usar el baño de mi marido, al otro lado del pasillo, no es lo mismo. Yo quiero mi platito de ducha, no tener que llevarme el gel, las toallas…
      En fin, cada una encuentra sus huecos y sus trucos 😉

      Un abrazo!

      Me gusta

  5. Jajajajaja por no hablar de lo de dormir seguido, una mala costumbre mía que ya se me ha quitado desde hace un año! O lo de “leer antes de dormir” ahora es imposible de los imposibles! Llego muerta del sueño a la cama y me cuesta mucho mantener un ojo abierto! o lo de ver la tele después de cenar…nada de nada, Pequeño G. se acuesta tarde y hay que estar jugando con él…y así podríamos seguir y seguir…jaja
    Buen post! Besitos!

    Me gusta

    • ¿¿Dormir seguido?? ¿Eso qué es lo que es??… ¿Leer antes de dormir?? ¿Lo cualo??… Jajaja. ¿Ver la tele después de cenar? ¿¿Coooooómor??… Ainssss… Mi pichón también se duerme a las mil y monas (11.30/12 de la noche) y cuando cae, voy yo detrás.

      Un abrazo!

      Me gusta

  6. Ayss lo comparto todo! Y sumo lo de pintarse las uñas! Con lo q yo he sido! Me compre un secador de uñas para q secasen mas rápido y lo he podido utilizar solo una vez… Supongo q dentro de 10 o 20 años podremos volver a ducharnos cuando queramos, a dormir del tirón etc etc ltodo sea por nuestros churumbelitos! Besotes

    Me gusta

    • Ayyy.. Tengo un bolsito-neceser donde mis esmaltes de uñas preciosos-divinos se van secando poco a poco… Qué pena más grande! Ahora uñitas cortitas al ras y pintadas muy de vez en cuando. Total, si cuando me las pinto, a los 10 minutos se me han estropeado la mitad.

      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  7. Yo he conseguido volver a la duchita mañanera pero tiene que ser un visto y no visto para poder acabar con tiempo para la teta. Creo que no compro mascarilla desde el 2013. Ahora me hecho un mejunje casero hecho con aceites naturales mientras me pongo los domingos en plan ama de casa.
    Mi caja de

    Me gusta

    • Qué suerte poder darse una duchita tempranito… aunque sea rápido. Yo intento cuidarme la piel de la cara a diario (una tiene una edad jjj) pero el cuerpo ná de ná: pegote de hidratante si acaso (si ascaso se me cae la piel de pura sequedad).
      Mascarilla me puse una específica para las ojeras que venden en monodosis y se me fue la olla. Me la dejé más tiempo del debido y acabe con las ojeras “escocías”. Menudo desastre… picaba lo suyo :´(

      Me gusta

  8. Que estrés nena. Lo que me aterra es lo del sueno que la nena sea de las difíciles y no pegue ojo. Lo del café veo que también tendré que suprimirlo, pero sabes si el ajo es malo para la lactancia. Corrijo, ya sé que no es malo.El ajo es buenísimo. Mi marido y yo somos adictos a condimentar fuerte la comida, pero el ajo nos encanta. Y menos mal que somos los dos porque si no… Pero no sé si la nena podrá notar su sabor durante la lactancia. Ahora me estoy cortando y más de un diente al día no cae pero pensaba desquitarme luego.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s