Dientes, dientes

Como en todo este “mundo bebé”, también el tema de la salida de dientes es diferente para cada niño. A unos les empiezan a salir muy pronto, a otros muy tarde y hasta hay casos, por extraño que parezca, en los que nacen con algún diente. Tan normal es una cosa como las otras.

ordensalidadientes

Por regla general, a partir de los 2/3 meses empiezan a estar en “modo caracol” (babas, babas y más babas). Nuestro pichón tuvo su época caracol un poco más adelante (sobre los 4/5 meses) pero, una vez pasada (7/8 meses), no había ni rastro de dientes. Ni encías inflamadas, ni se mostraba especialmente molesto, ni nada. Su primer diente hizo acto de presencia sobre una o dos semanas antes de cumplir el primer año. Fue un incisivo central de abajo (una paleta, para entendernos). A los pocos días iba asomando el otro incisivo de al lado. Así que para su primer cumpleaños ya lucía dos dientecitos asomando abajo.

Todos decían, cuando empezó su fase caracol, que eso era porque ya le iban a salir los dientes. Una casi se lo cree, pero cuando miraba la boca no veía el menor rastro de nada parecido a dientes. Los demás siempre saben más que tú, obvio. Tú pareces ser el úlitmo mono, la última persona en conocer a tu hijo, a pesar de haber sido la madre que lo parió. Aquí nos explican muy bien que el babeo no tiene nada que ver con la aparición de los dientes. Es otro de esos mitos.

Tenemos un sobrino que con 4 meses tenía sus primeros dientes y otro que fue como pichón (hasta el año aprox. nada de dientes). Tan normal es una cosa como otra. Los comentarios cansinos tipo “¿cuándo le van a salir a este niño los dientes?” taladrando el cerebro eran constantes. Pero vamos, ya nos hemos acostumbrado porque cuando no es una cosa, es otra. Una vez más, recomiendo los tapones de oídos.

Sobre la sintomatología de la aparición de los dientes hay dos versiones:

  • Duele y mucho
  • No duele nada

Siempre había escuchado que el dolor que pasan es terrible, que si tuviésemos que pasar por algo así siendo adultos no lo podríamos soportar, que es algo que se pasa de bebés para no tener recuerdos de algo tan malo. Eso es lo que yo tenía entendido, que conste.

Junto a esto tenemos a los complementos para ayudar a pasar el trance:

Cremas para las encías

Collares de ámbar

Mordedores y demás parafernalia

chupete-dientes909382primeros-dientes

Preguntamos al pediatra sobre esto y nos dijo que “doler, doler, no duele. Es molesto porque se notan la boca rara, pero no les duele”. Nos desaconsejó darle cremas en la encía porque tienen benzocaína (anestésico) que hacen que la encía se endurezca y retrasa la salida del diente. Aquí más explicaciones del tema. Y aquí una buena reflexión al respecto.

Amigas que son mamás me dijeron que a sus hijos no les había dolido ni se habían quejado con la salida de dientes. Esto me sorprendía ya que siempre, y en mi entorno familiar, a los bebés se les había dado toda clase de remedios para aliviar este proceso.

Mi experiencia, la de pichón, es que no duele nada –o por lo menos a él no le ha dolido-. Nunca ha estado raro por la salida de dientes nuevos: ni fiebres, ni molestias, ni diarreas, ni culito irritado, ni babas… Su etapa caracol pasó sin pena ni gloria… ni dientes. Tampoco le daba por morder las cosas con especial ahínco. Aclaro que pichón no se lleva las cosas a la boca. Nunca ha tenido esa costumbre tan normal en un bebé. Es más, si se encuentra algo en el suelo (aunque sea una pelusa) la coge y te la da, pero a la boca no se mete nada que no sea comida. También nos dijo el pediatra que había niños que no tenían esa etapa de llevarse las cosas a la boca. No es usual, pero no es nada preocupante en su caso. Hay que preguntar todo, por lo menos para que los comentarios-taladra-cerebros no hagan mella (sí, también se extrañaban de que pichón no se metiera cosas en la boca).

Sus primeros dientecitos fueron una sorpresa. Un día, haciéndole tonterías después del baño (estaba tumbado boca arriba en la cama), al reírse le vi que tenía marcados los dientes en la encía. Al poco asomó uno y días después el de al lado. Los siguientes dientes, tanto los de arriba como los de abajo, tardaron en salir. Es más, dos muelas de arriba le salieron antes que los dientes incisivos laterales de abajo.

primerdiente

Cada vez que le ha salido una pieza dental nueva, la hemos descubierto de casualidad porque no ha mostrado síntomas ni molestias.

A día de hoy, con dos años, le faltan por salir los 4 caninos (los colmillos) y los segundos molares. Ayer me pareció verle marcado en blanco (en la encía abajo) lo que sería un colmillo. Pero ya veremos. Un día miraré y ahí estará. No es algo que me preocupe. Como nos dijo el pediatra, ante la insistencia abuelil: “si no le salen, le ponemos un implante” jajaja.

En definitiva, esto es un misterio. ¿Duele o no duele? En mi opinión y con nuestra experiencia NO duele. Pero sé de mamás que me han contado lo mal que lo pasaron sus hijos. Así que, en conclusión habrá niños a los que les duela y otros a los que no. Por otra parte me cuestiono muchas cosas. ¿No creéis que nos “manipulan” para que creamos que necesitamos más cosas? Es decir, nos hacen pensar que vamos a necesitar no sé qué crema, no sé qué jarabe, no sé que aparato-mágico… Todo para comprar y comprar… No sé, no sé… ¿qué pensáis?

Anuncios

13 comentarios en “Dientes, dientes

  1. Pichi lleva de momento un ritmo parecido al del esquema pero vamos dos de sus primos hasta pasado el año no tenían ni un diente!! Yo me imagino q a algunos les dolera y a otros no pero comprar mordedores y cremas por sistema para mi es un error porque con suerte a lo mejor se te quedan sin estrenar!! Cada nene es un mundo asi q no se puede generalizar. Besitos!!

    Me gusta

  2. Genial tu entrada. Coincido contigo en que las madres deberíamos tener un arsenal de tapones para los oídos. A Pegotito le comenzaron a salir al año. Ya me tenían la cabeza frita con los típicos comentarios. Pero yo estaba tranquila: a mí no me asomaron hasta los 14 meses.
    ¿Duele? A Pegotito creo que no, aunque creo que tenía alguna molestia. Lo que sí le notaba era la caca más ácida, a veces como de diarrea y con muchas babas. A veces se le ponía el culete muy, muy rojo, y siempre coincidía con la inminente salida de un diente.
    ¡Ah! Para lanzar por la borda otro mito: ellá empezó a echar los dientes de arriba. 😉

    Me gusta

  3. Eso está claro. Cuantos más cosas tengas qie comprar mejor… Yo creo que cada niño es un mundo, es como todo, a unos les dolerá y a otros no, unos aguantarán mejor el dolor que otros… Es como nosotras con la regla unas lo pasan muy mal. Yo ni me entero, si no es porque mancho…

    Me gusta

    • Ufff… verdad? Me da una cosita ver a niños tan pequeños que lo llevan. Hay que tener mucho cuidado con estas cosas. Encima tenerlos en la guarde y bajo tu responsabilidad… Te admiro.
      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Las industrias alimentaria y farmacéutica son de las más fuertes y globalizadas del mundo y tienen detrás un complejo aparato mediático que hacen que se cree necesidad donde no la hay. Yo no sé si doler, duelen. A mi las muelas del juicio no me dolieron especialmente al salir y sin embargo tengo conocidos que no lo soportan (yo creo que se debe más a que esas muelas empujan a otras que a la rotura de la encía propiamente dicha). El caso es que yo creo que a tu hijo lo terminas por conocer y si ves que realmente le molesta, pues ya buscarás la forma de aliviarle. El problema es cuando los abuelos se ponen en modo preocupación ON y te calientan la cabeza a todas horas. El novio de mi madre tiene una época entre los 2 y los 4 meses de los nietos en los que se pone muy pesado: que no coge peso, que se empeñan con la lactancia, que se empeñan con el biberón, que coge mucho peso, que tiene cólico, que no le ponen horarios adecuados y los niños están locos, que no juegan, que juegan demasiado…. Además, como tiene una colección tan amplia de nietos ha pasado por todos los tipos de crianza posibles…. Pues nada. No le termina de gustar ninguna en ese rango de edad (una vez lo pasan, se queda tranquilo). ¿Por qué será? Qui lo sa! Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • Sí, sí… qué me vas a contar de las angustias ajenas que al final, de tanto oirlas, las haces tuyas o te pones los famosos “tapones de oídos” y pasas.
      En cuanto a las industrias alimetaria y famarcéutica tienen un filón de oro con el “mundo bebé” y se aprovechan de la inocencia y preocupación para vendernos la moto. Son mu-listos ellos.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s