Mamamorfosis – Carolina

Gracias a Aguamarina pude contactar con algunas de las mamás que han participado en Mamamorfosis, las 200 caras de la luna. Le pedí que me pusiera en contacto con alguna mamá que haya pasado por lo mismo que yo. Así fue como encontré a Carolina, una mamá a la que también le programaron una cesárea y por el mismo motivo que a mí. Quise que me contara algunas cositas en relación a su parto y su participación en el proyecto. Le lancé algunas preguntas y aquí os dejo con las respuestas que me dio.

Mamamorfosis_¿Desde cuándo eres mamá? 19 mesitos. Desde el momento en que tuve a Lorenzo entre mis brazos. Durante el embarazo no me sentía “mamá”

¿Por qué te programaron una cesárea? ¿Cuándo supiste, en qué semana, que tu hijo nacería así? El nene venía de nalgas. Intentamos moxibustión y versión cefálica externa sin éxito (y esta última con desaceleración cardíaca, así que ya no planteamos valorar posibilidad de parto, ya que aunque en algunos sitios sí es posible hacerlo, con la posibilidad de sufrimiento fetal tras la desaceleración, lo descartamos). Realmente “saber” que sería cesárea fue unas dos semanas antes, en la semana 37 y pico, porque además en esa fecha nos recalcularon fecha prevista de parto y todo se adelantó.

¿Os dejaron (a los padres) poder llegar a un acuerdo sobre la fecha de nacimiento de vuestro hijo, o fue una fecha innegociable que eligió el ginecólogo? Fue lo más cerca posible de la fecha prevista de parto, en la 39+4. Lo intentaron ajustar al máximo a la fecha prevista de parto pero intentando evitar que nos pusiésemos de parto, ya que en ese caso cabría la posibilidad de que no fuese la cesárea respetada que deseábamos y tuviese que ser de urgencias. Además el día que habíamos quedado para la cesárea había en curso muchos partos así que nos dijeron que si queríamos dejarlo para el día siguiente para poder tener la cesárea respetada que deseábamos -con tanta gente no podríamos estar en la misma habitación con El Niño porque las habitaciones estaban llenas- así que nos volvimos a terminar unas gestiones y disfrutar de la Navidad por las calles de Madrid.

¿No se te hizo raro saber de antemano cuándo nacería tu hijo? Realmente no. Una vez que asumí que sería cesárea hasta nos facilitaron las cosas, ya que eran los días de Navidad, yo los iba a pasar en Salamanca con mi familia pero quería dar a luz en Torrejón de Ardoz, así que si me ponía de parto en esos días y la cosa iba rápido cabía la posibilidad de no poder llegar hasta Torrejón o tener que entrar a otro hospital de camino o tener complicaciones en el camino, o tener que pasar los días de Navidad en Madrid en vez de con la familia. Así que al final fue hasta positivo. También he de decir que si no hubiese sido cesárea programada habría adaptado las cosas de otra manera. Habría preferido un parto natural? Bueno, pues estaba preparada para ello, y en teoría un parto es para el niño mejor que una cesárea pero en este caso no, así que para adelante con la cesárea

¿Cómo esperabas que fuese tu parto? ¿Te lo habías imaginado de otra manera antes de saber que tendrías una cesárea? No me lo había imaginado, pero lo que sí que quería es que fuese un parto respetado en el que pudiese estar a gusto y dejar al cuerpo fluir sin intromisiones externas y desafortunadas. Por eso elegí el hospital de Torrejón. Ahí estaba segura de que no tendría que estar preocupándome de que se cumpliesen las recomendaciones de atención a un parto normal, y podría dejarme fluir. Y ya que el parto fuese como fuese. Pero con medidas para poder estar a gusto y controlar el dolor.

Al ser una cesárea, todavía más nos decidimos por Torrejón ya que aquí podría ser una cesárea respetada, sin separación en ningún momento de mamá y bebé. Todo sería igual que en un parto natural y respetado -excepto el proceso del parto-.¿Cómo te sentiste durante el parto? Pues muy bien. Trato respetuoso. Además como soy enfermera conocía el quirófano y no me impresionó. Y mi marido estuvo todo el rato conmigo dentro de quirófano. El ratito de la anestesia, un poco de mareo, y después abrir, el niño sobre mí y ya sin separarnos de ahí en adelante.

¿Sentiste en aquel momento que deberías hacer algo para cambiarlo? Y después de que pasara el parto ¿sentiste que podrían haberte dado otras alternativas? Lo único que creo que podría haber hablado con las ginecólogas que no hice es si se podía haber hecho también en la cesárea un corte tardío de cordón. No había mirado previamente esa posibilidad ya que dado que lo íbamos a tener en Torrejón iba con la seguridad de que iban a seguir las últimas recomendaciones.

En cuanto a que no fuese cesárea, habíamos intentado lo que la OMS recomendaba: moxibustión y versión cefálica externa. La desaceleración cardíaca en este último procedimiento nos llevó a descartar valorar posibilidades de intentar parto de nalgas.

¿Pudisteis hacer tú o tu pareja piel con piel con vuestro bebé? Sííí!!! Desde el momento en que lo sacaron, lo pusieron sobre mi pecho y los siguientes tres días estuvo o sobre mi pecho o sobre el de su padre, siempre pegadito a nosotros incluso para dormir.

¿Cómo fue vuestra lactancia? Con dificultades al principio. No se terminaba de enganchar bien. En el hospital nos dieron la posibilidad de quedarnos un día más para afianzar la lactancia. La ayuda de los profesionales del hospital fue clave para poder dar el pecho y ya en casa el libro Un regalo para toda la vida nos ayudó muchísimo para superar las dificultades de succión y la ingurgitación.

¿Pudiste dar pecho? Pude y aún puedo!

¿Por qué te decidiste a participar en el proyecto Mamamorfosis? Porque Lorenzo es del mundo y había que compartir lo felices que somos haciendo una crianza consciente y respetuosa. Y lo fácil que es todo!!!

¿Te ha servido/ayudado de/en algo? Realmente ya había reflexionado sobre ello pero volver a escribirlo y recordarlo es algo que me gusta.

¿Hay algo que quieras decirle a otras mamás a las que le programen una cesárea? Que busquen un sitio en que puedan hacer una cesárea respetada y que además puedan estar seguras de que el programar la cesárea es necesario y lo más cercano a la fecha prevista de parto. Pero sobre todo eso, que les den la posibilidad de estar con toda normalidad con El Niño sin separaciones innecesarias.


¿Qué os ha parecido? ¿Notáis las mil diferencias entre su parto y el mío? Qué importante es informarse bien sobre el hospital al que irás a dar a luz y sus protocolos. Envidio mucho (sin maldad, eh!) lo bien que fue la cesárea de Carolina. Ojalá todas los partos por cesárea, al menos las programadas, fuesen así de respetuosos con los papás y el bebé.

Desde aquí, de nuevo, muchas gracias a Carolina por dejarse entrevistar y compartir su experiencia en mi blog.

Sigo contando los días para que salga el libro… Tic, tac, tic, tac… ya queda menos!

Cólico del lactante

A día de hoy, siendo sincera, no podría decir con seguridad si mi pichón tuvo cólicos o no. La primera noche que pasamos los tres en casa, tras la vuelta del hospital fue desesperante. Lloraba y lloraba, no conseguía que se enganchara, o si se enganchaba se soltaba y lloraba y lloraba. Creo que no dormimos nada. Estaba asustada sin saber si le pasaba algo. No sabíamos que hacer para calmarle. Le cogíamos en brazos y caminábamos por el pasillo. Le poníamos el chupete (la matrona nos dijo que no había problema con esto) y lo escupía. A las 8 de la mañana llamé a mi madre desesperada para que me trajera de la farmacia un biberón y leche de fórmula porque ni siquiera sabía si pichón había comido algo o no, yo seguía sin saber si tenía leche o no… (pensaba que no). Sólo quería que estuviese bien, que comiera, hiciera pis y caca, durmiera… Lo “normal” que hace un bebé. Para postre, en el pañal, el pis se le veía con manchas rojitas-rosadas. Contacté con la matrona y me dijo que no me preocupase, que era normal. Debería ir desapareciendo. Así fue. Durante los primeros días en el pipí del bebé pueden aparecen estas manchas parecidas a sangre (mucho más clarita) y son cristales de urato que deben eliminar por la orina.

Cada vez que le daba el biberón, nuestro pichón emitía unos ruidos al tragar como de pitidos de pulmón. Después nos explicó el pediatra que eran estridores porque no tenía maduro el sistema respiratorio. Mi teoría es que arrastraba ese “problema” por el parto de cesárea (le sacaron antes de que estuviera preparado para nacer).

Así pasamos los primeros días. Suplementábamos con 30 ml de biberón cada toma. Le daba 10 minutos de reloj de cada pecho por recomendación de la matrona. Poco a poco empezó a rehusar el biberón. Le daban arcadas. Finalmente, antes del primer mes de vida, lo dejamos. También dejé de cronometrar esos 10 minutos sin sentido. Pero los despertares nocturnos y los llantos seguían y seguían.

bebe-llorandoDespués de cada toma le sacábamos religiosamente el aire como nos había explicado la matrona: en tres posturas. Por si una no es suficiente. Qué show… y el niño no echaba ni un triste eructo. Después supe que con la teta no cogen aire ergo no es necesario sacar ningún aire. Pobre pichón. Yo me harte de “sacar aire” (si no salía nada!) y dejé de hacerlo. Además, le daba la teta estando los dos tumbados. ¿Para qué iba a incorporarlo y a darle palmadas en la espalda una vez que se quedaba dormidito tras la toma? Era ridículo. Al principio, me rondaba un sentimiento de culpa: si no le haces eso, se le quedará el aire dentro y dormirá mal… A pesar de que nunca eructaba ese pensamiento estuvo ahí un tiempo.

burpingCon todo esto, y de verdad que no sé cómo, pichón tenía cólicos del lactante, o gases o yo que sé. Cada uno te decía lo que le parecía. Como padres primerizos sin idea del tema, creíamos las cosas que nos decían, especialmente su pediatra. Éste nos dijo que estas cosas sólo tienen una solución: dejar pasar el tiempo y que el bebé madure su sistema digestivo. No hay más. Si tiene que llorar, llorará. Si tiene que desvelarse, lo hará. Si tiene gases, ya se le pasarán. Bajo su punto de vista daba igual darle o no darle “remedios” porque no servían de nada. De todas formas, probamos a darle Colikind. Después probamos con Aerored. Efectivamente, no hacían nada. Todo seguía igual. Otra pérdida de tiempo (y dinero) darle nada, porque nada servía.

colikindLo pienso y me siento tonta. Una se cree que un bebé está todo el rato dormido plácidamente en su cuna o comiendo. Pues no. Al menos mi pichón no. Comía cada pocas horas y lloraba. O se despertaba y no había manera de que se durmiera. Podían pasar dos, tres horas hasta que volvía a dormirse. Ahora lo entiendo y me siento boba. Un bebé necesita adaptarse a su nueva vida fuera del útero. De hecho, a los primeros tres meses de vida le llaman el cuarto trimestre porque es un periodo de adaptación. Son cambios brutales para todos, pero más para los bebés.

Sé que decirlo es fácil, pero de verdad de la buena, todo es cuestión de relajarse, abrazar mucho-mucho a vuestros bebés (y parejas, eh!), no perder la calma, dormir cuando se pueda (aunque sea a trozos), comer cuando se pueda, dejar las tareas domésticas un poco de lado (no pasa nada, de verdad).

Llega un día en que esas situaciones van pasando y finalmente desaparecen. Para sobrellevar mejor este periodo de adaptación recomiendan el porteo. Yo no tenía mucha idea del tema. Cuando me lancé y compramos una mochila buena (ergonómica), pichón ya tenía como seis meses. Nunca duró más de 10 minutos dentro de la mochila. Si volviera atrás empezaría antes. A pesar de no haber podido portear, sí que le he tenido mucho en brazos. De hecho, las siestas se las dormía sobre mí. Por la noche, como hacemos colecho, siempre estaba a su lado. Los primeros meses no podía ni moverme de su lado porque se deserpertaba automáticamente. Más de una vez tuve que cenar medio encorvada cualquier cosa que me traía papá a la cama en una bandeja.

Es más fácil dejarse llevar por el “pánico” a lo desconocido. Pero, de verdad, con muchos mimos y paciencia infinita en los primeros meses todo debe ser mejor.

Me parece súper interesante la opinión de Carlos González al respecto. Aquí lo explica. Y muy claramente lo dice Mamíferas al borde de una ataque de nervios.

Le veo toooooda la lógica del mundo.

¿Alguna mami en la sala con experiencia en cólicos del lactante?

Juguemos

Puede que porque nuestro pichón no haya sido (ni por la familia paterna, ni por la materna) el primer nieto, ni el primer sobrino, haya tenido menos avalancha de juguetes y regalos (y menos mal!). En casa somos bastante comedidos, creo, con comprar juguetes. Reconozco que se te van los ojos detrás de tanto juguete “molón”. Si te paras a pensar un ratito te das cuenta de que la mayoría son cacharros del demonio que no va a querer, que vas a llenar la casa de tonterías… y la pasta que te dejas. Sin contar con que no vivimos en un palacio precisamente.

Sólo tengo que admitir que hay dos cosas en la que somos unos absolutos manirrotos:

-Libros.

-Figuras de animales.

Juguetes realmente tiene los que le han ido regalando y alguna cosa que le hayamos comprado. Contados con los dedos de las manos. Los que suele usar los tenemos en las estanterías del salón. En plan “Montessori”. Los juguetes que me menos usa, los tenemos guardados en sus cajas en el armario de su dormitorio. De vez en cuando los sacamos pero los volvemos a guardar después de usarlos. Así no se aburre de verlos siempre.

Montessori-4
Salón con estanterías al alcance del niño

En el armario de su dormitorio hay guardados un Mr Potato blandito que habrá cogido 3 ó 4 veces, un saco de piezas megablocks, un par de cajas de clicks de playmobil 1.2.3 (de bebés), una caja de Lego para bebés, un tren de madera, una caja de puzles que no ha cogido nunca… y creo que ya. Ah, y una tele de Fisher Price que fue un caprichín mío porque de pequeños mis primos tenían una igual y a mí me flipaba. No está guardada. La tenemos sobre una mesilla (cómo no, de Ikea) más en plan decorativo que otra cosa. Por fin la he podido tener, jajejijoju.

En el salón estos son los juguetes que tiene:

  • Una caja con plastilinas y herramientas para manipularlas.
  • Cajas con animales (una de animales marinos, otra de cachorros, otra de caballos, otra de variados, otra de dinosaurios).
  • Una caja con instrumentos musicales (xilófono, maracas, pandereta…) y en una balda de una estantería tiene un radio-cassette de juguete (venía de regalo con un pedido de Vertbaudet) y un palo de lluvia.
  • Un maletín de coches blanditos (esto es de su último cumpleaños y pasará a estar guardado en breve).
  • Muuuchos libros.
  • Un arco iris waldorf.
  • Una caja con pelotas pequeñas.
  • Dos libretas (una tamaño A5 y otra A4), una caja con rotuladores, ceras y una cajita de acuarelas con pinceles.
dibujopichon
Obra abstracta de pichón

En su dormitorio también tiene una importante colección de libros. Os tengo que hablar de los libros que tenemos, además de los que más le gustan por ahora, que son unos cuantos. Con lo que más juega últimamente es con la plastilina. Hace bolitas, churritos, los corta, se los pega a las figuras de animales. Dino+Plasti Con los libros y los animales jugamos a asociarlos. Él trae un libro, miramos una hoja. Le pregunto qué animal es. Él hace el sonido y busca entre las figuras el animal que es. O al revés: cogemos una figura y después el libro donde sale ese animal. O hacemos familias de animales. En fin… múltiples posibilidades combinando libros/animales.

Animales+libros_Aquí os dejo un blog donde dan ideas de actividades chulas para hacer con los animales de Schleich. Está en inglés pero tiene la opción de traducirlo al español.

No lo voy a negar. Mi pichón tiene una tablet. Ese engendro tecnológico que juras que nunca usará tu hijo. Fue un regalo de su tío. Al principio se enganchaba bastante. Después le perdió el interés. Ahora vuelve a cogerla de vez en cuando. La tenemos en la habitación de trabajo de papá. No está escondida. Pichón, que sabe dónde está, si la quiere, va a buscarla y la coge. Tiene bastantes juegos de Dr. Panda. Si yo me engancho (sí, lo admito), un niño más… En fin. La usa por rachas. También si está con ella y le ofreces jugar a otra cosa, suele dejarla tirada y se pone a jugar contigo. A mí no me hace mucha gracia, pero bueno, admito que a veces, le dejas jugar y puedes ponerte a hacer otras cosas un rato. Un triste recurso. Lo sé. drpanda-11 Por último os dejo con unas tiendas chulísimas de juguetes. Una es Jaisa y la otra Jugarijugar. Tienen cosas que ya las quisiera para mí (como las piezas Tegu, jiji). Las figuras de animales las solemos comprar de la marca Sleich o Papo que son las habituales en tiendas. Ojo que también tiene algunos animales del chino y le gustan igualmente. Otras marcas chulas son Safari, Collecta, Mojo… En esta tienda de Alemania hice un pedido importante de una colección de animales poco comunes. Tienen una variedad alucinante y bien de precio (el rollo son los gastos de envío). El pedido tardó en llegar poco menos de una semana y tenía un link a la agencia de mensajería para hacer seguimiento del periplo del paquete. En Amazon suele haber gran variedad. Todo es buscar.

También tenemos libros y juegos para cuando sea más grandecito. Pero para eso habrá que esperar.

Mamamorfosis

Hace tiempo empecé a seguir por Facebook a “De mi casa al mundo”. No sabría deciros cómo llegué hasta ahí. Supongo que cuando te interesan ciertas cosas acabas donde tienes que acabar. “Dios nos cría y nosotros nos juntamos”. Si estás aquí leyendo esto, seguramente también estarás “en sintonía” con lo que voy a contar.

demicasaalmundoDesde su página de Facebook llegué a su página web. Totalmente recomendable. La autora es Aguamarina (como se hace llamar) y es mamá de Sunflower (como hace llamar a su hija). Es psicóloga y maestra de audición y lenguaje en la escuela pública en Mallorca. Si le echáis un vistazo encontraréis información interesante, sobre todo de crianza respetuosa. Aunque en principio quería su web para compartir sus viajes, de esos que dan mucha envidia y que algún día quisieras poder hacer. Por si fuera poco, Aguamarina también hace hadas Waldorf que son muy bonitas. Y para poner la guinda, os cuento que “De mi casa al mundo” recibió el premio al mejor blog en la categoría personal en la última edición de los premios “20 blogs” otorgados por el diario 20 Minutos.

Hace unos meses, desde Facebook, anunció que iba a poner en marcha un proyecto para el que necesitaría la colaboración de todas las mamás que quisieran participar en él. Buscaba mujeres que hubiesen experimentado una transformación en sus vidas tras haberse convertido en madres. El asunto en cuestión no es otro que un libro sobre maternidad. En pocos días recibió cientos de respuestas de mamás de 19 países diferentes dispuestas a compartir sus experiencias.

Hubo una encuesta con varias propuestas para el nombre del libro y el elegido fue “Mamamorfosis, las 200 caras de la luna”. Un nombre que al principio puede sonar aparatoso pero que define muy bien la esencia del proyecto: el cambio que surge con la maternidad.

Finalmente, el libro verá la luz en breve y está lleno de testimonios reales sobre “maternidad consciente” de 200 mamás que han sido seleccionadas de entre todas las que se ofrecieron para participar. En este libro nos contarán cómo vivieron sus partos, cómo les fue/les va en sus lactancias, cómo afrontan la crianza…

Lo admito, me hubiese gustado haber participado desde el comienzo. Me daba envidia sana ver cómo muchas mamás le enviaban mensajes ofreciéndose para estar en este proyecto. Para mí, teniendo al pichón las 24 horas del día bajo mi cuidado, era imposible. Me quedé con las ganas. Así que el libro no me lo pierdo.

Muchas veces me he sentido un poco “loca” desde que soy madre porque no encuentro mamás cerca con las que tenga “conexión”. O porque no comprendo cómo no pueden no sentir esta necesidad de estar viviendo esta etapa como madre (desde el embarazo hasta no sé cuándo) con tanta intensidad. Me descubro mirando a mi hijo cuando duerme y estoy embobada pasándole la mano por el pelo. Otras veces le estoy viendo corretear y le digo a mi marido con asombro: “¡¿Pero tú eres consciente de que ese niñito es nuestro hijo?!”. Me parece poco menos que un milagro. ¿Veis?, es para pensar que estoy zumbada, ¿verdad? Tampoco es que ser madre sea como vivir flotando entre nubes de colores o en un permanente anuncio de compresas. También tiene sus desbordamientos y ratos chungos, que conste.

Poder leer un libro donde den importancia a las cosas que me parecen importantes, es un “desahogo”. Cada una vive su parto “como puede”, o como le dejan. La crianza de un hijo se intenta vivir como una quiere (no como a una la dejan). Saber que hay madres que han pasado por lo mismo que tú, que sienten lo mismo que tú, es maravilloso. Es no sentirse sola. Es sentirse comprendida, porque hay una “tribu” de mamis ahí fuera con las que conectar, aunque sea desde las páginas de un libro.

MamamorfosisPortadaPara la portada del libro han colaborado la ilustradora Natalia Mass de Mommo y su pareja el diseñador y director de arte César Bertazzo. El resultado es una matrioska que expresa muy bien la idea del libro.

“La maternidad consciente habla de muchas mujeres que son “yo misma” y se TRANSFORMAN. Capas de una misma en otras mujeres, una mujer naturaleza, una mujer que abraza y se recicla, que cría, que recuerda… Recuerda a la niña, a la embarazada, a la madre.

Es hija, nieta y abuela en conexión con una misma.

La maternidad consciente se aprende y se aprehende desde y por nosotras mismas, solas en el interior de nuestra alma femenina, dentro de nuestro útero y en libertad, ¡en total libertad!

Así, salió esta matrioska que es ella misma y es recuerdo y ¡futuro!”

Introducción de Natalia para dar contexto al gráfico.

Para ir abriendo boca os dejo con unos extractos del libro.

Me preparo para mi nacimiento como mamá-bebé… y al mismo tiempo que siento la necesidad de abrirme a la entrega total, conecto también con estos miedos que surgen de la oscuridad… miedo a perder la vida que tengo ahora, a perderme a mí misma, a dejar de ser yo… Y este miedo, me produce cierto estrés, lo cual me hace retener al bebé dentro de mí unas horas más, unos días más… por favor… ¿qué será de mí ahora? ¿Cómo me voy a manejar en esta nueva vida? ¿Dónde quedará mi independencia?
Prepararse emocionalmente para la llegada del bebé


Ahora sé que el “dolor” del parto no es un dolor normal, es decir: no me está avisando de que algo está mal (esta suele ser la naturaleza del dolor, avisarnos de que algo no funciona como debería). El dolor del parto nos habla de una conexión con partes de nuestro cuerpo que normalmente no sentimos ni somos conscientes de que están ahí, y de una necesidad de conectar con una mirada profunda a nuestro interior.

Es un momento íntimamente poderoso y lleno de majestuosidad. La majestuosidad de la mujer que se encuentra con su mirada totalmente hacia adentro, magníficamente conectada con su bebé, perfectamente consciente de la organicidad de su cuerpo, sintiéndolo plenamente con sus sentidos internos…

El dolor en el parto


Y nos vamos para casa, ay qué ganas, qué ilusión, por fin. Habíamos preparado el nido con esmero, semanas de reformas, búsqueda, compras y mucho pensar en la comodidad de nuestro retoño. Más tarde me daría cuenta cuál era el verdadero nido para ella, su mamá.
La vuelta a casa con el bebé


Tuve todo el amor de mi marido a mi disposición, incondicionalmente, pero en muchas ocasiones me sentía sola. Todo se había paralizado para mí, mi vida era otra, por primera vez en no sé cuántos años no trabajaba, mis ojos ya no me miraban a mí, miraban a otra. Fue raro. Estaba rodeada de mucha gente, pero estaba sola.

El puerperio: La soledad


Y a las palabras ajenas: “No le cojas tanto que se acostumbra”, les respondo: “Eso es lo que busco, que se acostumbre a mi olor, a mi calor y a mi amor”.

Criando en brazos


Cuando empecé a sentir que la posibilidad de “pérdida” era real, me sentí frágil y desamparada. Pero me puse en pie (en sentido figurado, porque físicamente estuve todo el día tumbada con las piernas en alto, con dolores y sangrado). Acepté que no estaba en mi mano el dirigir el proceso vital del alma que habitaba mi vientre. Que era la Vida misma la que se encargaría de todo el proceso. Así que me relajé. Y lo más importante, que para mí fue decisivo y fundamental, decidí que quería vivir el proceso como madre, no como niña.

Cuando el embarazo se interrumpe


Nadie, salvo nosotras mismas quizá, nos pide que seamos súper mujeres, madres perfectas que hacen de todo, guapísimas, en forma, a la última… Seamos realistas, aceptémonos. Tengamos claras nuestras prioridades. Al final, todo se resume en querer que nuestros hijos estén bien. La cuestión es ¿están mejor si termino de fregar los platos, o si pinto o leo con ellos? Porque la plancha o la lavadora esperarán, pero nuestros hijos seguirán creciendo.

Cuando hay más hijos que atender


Si te interesa, Mamamorfosis, las 200 caras de la luna puede acompañarte a partir del 15 de septiembre. Es un libro electrónico, autoeditado y, lo mejor de todo, gratuito. Además, permaneced atentas porque se avecinan sorpresas muy chulas. Os mantendré al tanto.

Y todo eso ¿dónde dices que lo pones?

Con lo reducido que es nuestro espacio, estamos rodeados de libros. Estamos a punto de llegar al nivel ”no sabemos dónde meterlos… en serio”. Mientras tanto vamos apretando libros unos junto a otros.

Menos mal que San Ikea tiene grandes soluciones a bajos precios. Tenemos el salón lleno de estanterías. Las nuestras son las de la serie Bestå. Por ahora vamos haciendo tetris con ellas en el espacio que nos va quedando.

Hay una solución muy chula y económica para colocar libros en cualquier pared o hueco. Se ve mucho, mucho, entre los fanáticos de los libros, usar los especieros Bekväm a modo de librerías.

especieroLo mismo te sirve para un roto que para un descosido, jiji. Queda muy chulo, más si pones varios. Los puedes pintar con chalk paint tan de moda y con colores muy bonitos.

Decoideas.net
Imagen sacada de Decoideas.net

Si prefieres tener una librería más convencional pero que sea original, puedes usar alguna de las estupendas y baratas librerías de Ikea y tunearlas con vinilos, washi-tape o pintarlas a tu gusto.

mamidecora
Imagen sacada de Mamidecora.com

Otro recurso muy chulo, sobre todo si haces colecho, es reciclar la barra de la cuna que no se utiliza. Puedes utilizar los barrotes para colocar los libros.

barracunalibreriasencilla

Para que quede “más-mejor” y no se estropeen tanto los libros es mejor poner entre los barrotes una tela a modo de bolsillo (como si fuera un revistero). Mejor lo veis en la foto, que no sé cómo explicarlo y que se entienda.

barracunalibreriaSi lo vuestro no es el diy y tenéis espacio en casa mirad en vertbaudet.

libreriavertbaudetTienen unas estanterías monísimas.

En tiendas de bricolaje (tipo Leroy Merlin, Conforama…) hay también estanterías/librerías asequibles. O seguro que en alguna tienda de barrio de las de toda la vida pueden tener algo interesante.

Si os sobra espacio hay ideas fantásticas para montar un rincón de lectura a todo tren. Son muy bonitos pero, bajo mi punto de vista, poco prácticos. Me sale la vena maruja y lo primero que pienso es “¿Eso cómo se limpia?”, jiji.

rincon-lectura-infantil-3
Imagen sacada de Estiloydeco.com
rinconlectura
Imagen sacada de Ohquelindo.cl
P9017111
Imagen sacada de circuloinfantiloruga.org

¿A qué niño no le gustaría tener un lugar así en su casa?

Primeras lecturas

Os voy a hablar de libros para bebés-niños. En casa nos gusta mucho, mucho leer (a papá al que más, con diferencia). Tengo para contaros un buen rato, jiji.

Los primeros libros de nuestro pichón y los que más está usando son los de la colección “Al dedillo” de la editorial Combel.

AnimalesAlDedilloSon libros de tapa dura y páginas duras también con pestañas para abrir/cerrar y texturas para tocar. Entretienen mucho y dan mucho juego. Puedes hacer los sonidos de los animales mientras les enseñas sus nombres y que los asocien con figuritas de animales. Aprenden a diferenciar las texturas y a asociarlas con los animales a las que corresponden.

Tenemos casi la colección al completo. Nos falta el de los medios de transporte. El de “El espacio al dedillo” lo tenemos en otra estantería “reservado” para cuando sea un poco más grandecito y pueda ir comprendiéndolo. Es muy chulo pero tiene conceptos en los que ahora, creo, se perdería.

Otra colección muy chula es la de “Destapa y descubre” de la editorial Juventud.

Boutavant1Están ilustrados por Marc Boutavant (que me re-que-te-encanta). Son libros con solapas en las vas descubriendo animales/situaciones. Con cada libro aprenden diferentes cosas: los hábitats de los animales, los ciclos de la vida, familias de animales…

En concreto para el libro “¿Qué seré cuando crezca?” tenemos algunos “ciclos de la vida” de Safari que le vienen que ni pintados para ir leyendo y combinando las figuras. Parece que las han hecho específicamente para este libro, jiji.

Safari

Estas dos colecciones son las que más hemos manoseado. Pichón suele ser bastante cuidadoso con sus cosas. Hasta el momento no hemos tenido grandes percances con los libros. Alguna pestaña ha arrancado al tirar de ella con mucha energía. Nada que papá, como buen amante de la lectura, no arregle con “fiso” (o fixo, o celo… como lo llaméis).

Más libros que tenemos son algunos de la colección de “El pequeño libro de…” de la editorial Timunmas

PequenoLibroSon de tapa y hojas duras con solapas y lengüetas fáciles de mover para el niño. Muy entretenidos.

De la misma editorial tenemos también algunos de la colección de “Mi primer libro de sonidos”. Son de tapa y hojas duras con un “botón” en cada escenario que reproduce el sonido de lo que vemos en las imágenes (sonidos de animales, del río, la lluvia, instrumentos musicales…).

Libros_SonidosMás libros que tenemos son de la colección de “Pepe y Mila” de la editorial SM

PepeMilaUno de sonidos de instrumentos musicales y otro para irse a la cama donde se ve muy bien la rutina de antes de ir a dormir (recoger, cenar, lavarse los dientes, bañarse, ponerse el pijama…)

Tenemos unos cuantos libros más de animales (con solapas, texturas), otro de dinosaurios (empieza a interesarse por estos bicharracos), otros más visuales, el clásico “La pequeña oruga glotona”…

la-pequena-oruga-glotona-cartone_lEstos son los que tenemos en las estanterías del salón. Son los que más usamos y que él mismo, a veces, los coge y se pone a mirarlos sin que le digamos nada. Eso es lo bueno de dejarle las cosas a su alcance. Si quiere, coge lo que le apetece. Tiene todo a mano. Igual que sus juguetes.

En su dormitorio (que aún no usa para dormir) tenemos otra estantería con libros reservados para más adelante. Eso os lo cuento otro día que son bastantes  por no decir muuuuchos.

Tenemos pendiente hacerle el carnet de biblioteca. Tenemos una muy cerca de casa. Es pequeñita pero no está mal del todo. Las veces que hemos ido, pichón se sienta y observa los libros muy atento. Como es lógico, siendo un niño tan pequeño, a la media hora o así ya quiere pasar a la acción y tenemos que salir.  Es una buena alternativa para los días de lluvia o de mal tiempo o de mucho calor que no apetece ir al parque.

Contadme, ¿tenéis pensado comprarle libros a vuestros pequeños? ¿Os gustaría tenerles una buena biblioteca en casa?

Reto WordPress. 3 días, 3 frases. Día 3

Última frase del reto.

  1. Publica en tu blog tres veces consecutivas una frase, una entrada cada día. La frase puede ser de un libro, de un autor, o tuya propia.
  2. Etiqueta a tres blogueros-as con cada entrada que publiques para retarlos.

Agradece al blog que te nominó

Tania, gracias ooootra vez, jijiji.

Esta es la frase para hoy. Otra verdad como una catedral.

CMYK básicoTermino con Kurt Cobain y sin nada que añadir a su reflexión.

Kurt Cobain of Nirvana (Photo by Kevin Mazur/WireImage)

Este reto ha estado entretenido y se me han venido muchas más frases a la cabeza, pero me quedo con estas tres. Quien quiera hacerlo, que se sienta libre de “auto-nominarse”.

Reto WordPress. 3 días, 3 frases. Día 2

Seguimos con el segundo día del reto.

  1. Publica en tu blog tres veces consecutivas una frase, una entrada cada día. La frase puede ser de un libro, de un autor, o tuya propia.
  2. Etiqueta a tres blogueros-as con cada entrada que publiques para retarlos.

Agradece al blog que te nominó

One more time, Tania, gracias 🙂

Esta es la frase para hoy. Otra verdad como una catedral.

einstNo creo que tenga mucho más que añadir. Aquí os dejo con su marvilloso autor: Albert Einstein.

çAlbert_Einstein_Head

Reto WordPress. 3 días, 3 frases. Día 1

Este reto me lo lanzó El poder de querer ser madre y lo tenía pendiente de hace bastante. ¡Vamos allá!

  1. Publica en tu blog tres veces consecutivas una frase, una entrada cada día. La frase puede ser de un libro, de un autor, o tuya propia.

diaslargosPues realmente no sé quién es el autor “genuino” de semejante verdad como un templo. Sé que Bei de Tigriteando la usa mucho. Razón no le falta.

Hay días en los que desde que te despiertas te estás preguntando cómo vas a llegar a la noche sin morir en el intento. Porque hay días duros que se hacen muy pesados. Pero no hay nada eterno y todo acaba pasando.

Cuando echas la vista atrás te das cuenta del montón de momentos chungos que has superado. También ves que pasaste por momentos inolvidables. Si te paras a pensar, hace más tiempo de aquello de lo que pensabas. Así que vive el momento y aprende de lo que estés viviendo, sea bueno o malo, porque el tiempo se escurre en un suspiro.

  1. Etiqueta a tres blogueros-as con cada entrada que publiques para retarlos.
  1. Agradece al blog que te nominó

Gracias, Tania, por haberte acordado de mí, con lo que me gustan estas cosas. Este reto es muy entretenido. Mira que hay frases buenas por ahí, eh? También te pido disculpas por publicarlo taaaan tarde, al final he llegado. A quienes no la conozcáis pasad por su blog y seguro que os engancha tanto como a mí.

Premio “Black wolf blogger award”

¡¡Otro premio!! Qué ilusión, jiji. Esta vez viene con cara de lobo y se llama “Black Wolf blogger award”. Las reglas de este premio son:

  • Escribir sobre lo que sientes y tus motivaciones a la hora de recibir el premio.
  • Poner en tu blog la imagen del premio
  • Nominar a 15 blogs
  • Seguir al blog nominado y agradecerle el premio

¿Lo que siento? De verdad, ahora mismo siento mucha hambre porque me he dado un madrugón y hace como 5 horas que me comí una galleta. Pichón está madrugador estos días.

Ahora en serio, supongo que se refiere a la motivación para escribir un blog y lo que siento al respecto. Lo que me llevó a empezar el blog fue querer compartir mi experiencia al ser madre. Compartir lo que voy viviendo y aprendiendo. Me hubiese gustado que alguien me hubiese hablado de muchos temas antes de tener a mi hijo. Parece que nadie te cuenta las cosas “como son”. Te dicen lo de siempre: “es lo más bonito del mundo” –eso lo positivo-, “No vas a dormir en lo que te queda de vida, prepárate” –eso lo negativo-. Lo “típico-tópico”. Si con lo que cuento por aquí puedo hacer que alguna mamá o futura mamá disipe sus dudas, me sentiré ultra-mega-hiper-afortunada.

blakc-wolf-blogger-award

Ahora voy a repartir lobitos entre estos nominados:

  1. Miss Bigdreamer
  2. Sin mi bebé
  3. Superar y seguir
  4. Madre se aprende
  5. Alma de mami
  6. A por el bebé
  7. La luz de Laurel
  8. Mi vida, un mundo
  9. En busca del embarazo perdido
  10. Mi odisea maternal
  11. Quebrando una cabeza
  12. Mami futura
  13. La fiera de mi beba
  14. Diario de una madre ingeniera
  15. Mi estrellita

Por último agradezco el premio a Tania de El poder de querer se madre por acordarse de mí. Su blog es un “must have” o un básico de “fondo de armario”. No pasa un día sin que le eche un vistazo y me quede un buen rato. Mi ratito delante del ordenador me da la vida, jiji. Encontrar gente tan maja es complicado, pero con ella es fácil conectar desde el principio. Muchas gracias por acordarte siempre de mí para estas cosas, que hacen tanta ilusión y más cuando llevas poquito tiempo por estos sitios.