Mitología láctea

Aquí os traigo una colección de auténticas tonterías que una cree que son verdades como puños hasta que lo vives y lo entiendes. Espero que os sea de ayuda y os resuelva dudas

No tengo suficiente leche – FALSO

Somos mamíferos y hemos llegado hasta aquí después de miles de años mamando. Si no tienes leche es porque no sabes cómo hacer para estimular la producción. Hay rarísimos casos de hipogalactia.  Súper importante el contacto con el recién nacido nada más nacer. Piel con piel. Comprobad que la postura es correcta, que el enganche es correcto. Si duele, algo falla. Lo mejor es pedir a una asesora de lactancia que os ayude a evaluar el problema.

Las mujeres con pechos pequeños tienen menos leche – FALSO

El tamaño de los pechos no influye en absoluto en la lactancia. Recordad que dar pecho es A DEMANDA. Cuanto más mame, más se regula la producción de leche a las necesidades del bebé. El tamaño NO importa. La leche que una mamá produce es justo la que necesita su hijo.

Hay que preparar los pezones durante el embarazo – FALSO

Ya te puedes untar de cremas o de alcohol o de lo que te dé la gana que no sirve para NADA. Las grietas se producen por una posición incorrecta del bebé al mamar, o si el bebé tiene el frenillo de la lengua corto y no puede engancharse bien. No hay más. Solución: corrige la postura, o corte del frenillo. Para el cuidado de las grietas: lavar con agua o suero y dejar secar. Mejor si puedes dejar el pecho al aire. Exhibicionista a tope pero efectivo.

Después de los primeros meses, la leche ya no alimenta – FALSO

La composición de la leche va variando conforme el bebé crece y, oh! milagros de la vida, tiene justo lo que el bebé necesita. Con el paso del tiempo, la leche se va haciendo más rica en grasa y, por tanto, más calórica. No penséis que es “agua” y que toman teta “por vicio”. Es una maravillosa fuente de nutrientes incluso pasados los primeros 6 meses… lo es SIEMPRE. Mirad que interesante:

“En promedio los bebés de 6-8 meses obtienen alrededor del 70% de sus necesidades energéticas de la leche materna, a los 9-11 meses el 55% y a los 12-23 meses el 40%.”

No puedes dar pecho si estás enferma ni si tomas medicamentos – FALSO

Si la mamá tiene una enfermedad común, tipo gripe, tos, resfriado… puede seguir amamantando. Si es algo más “fuerte” (una gastroenteritis, por ejemplo), debe tener cuidado de lavarse bien las manos, o ponerse mascarilla cuando amamante. Además, en la leche lleva los anticuerpos que la mamá ha generado. Mejor explicado aquí. Para consultar si puedes tomar algún medicamento, en E-lactancia. Ya os dije: 100% fiable. mamá+es+la+leche

Si los pechos no gotean, no tienes leche – FALSO

A veces, mientras das de mamar, es normal que del pecho que está libre suela gotear leche. Para eso están los discos de lactancia. Suele ocurrir en los primeros meses, según he leído porque los músculos que rodean los conductos terminales en el pezón no controlan aún su función de esfínter. Cuando ya controlan esta función y son capaces de “retener”, suele pasar que la madre deja de tener la sensación de tener los pechos llenos, por lo que piensa que no tiene leche. Nada más lejos de la realidad: no se siente esa inflamación porque los conductos han “aprendido” su función. Esto pasa alrededor de los 3 meses aproximadamente, momento en el que también suele coincidir con la llamada “crisis de crecimiento”. Entonces es cuando te haces un lío y piensas que todo se ha ido al garete. Pero no nos alarmemos, son unos días en los que el bebé estará mucho más demandante para regular la producción de leche. No pienses que te pide más porque no tienes leche (cosa que crees porque tus pechos no gotean y están blandurrios). La realidad es que el niño necesita estimular el pecho más tiempo porque va a tener un brote de crecimiento. Lo normal: voy a pegar un estirón – quiero/necesito comer más.

Para tener más leche, ínflate de agua y leche – FALSO

Lo único que va a hacer que tengas más leche es que tu bebé succione más. Tu bebé succionará más o menos según lo que necesite. Fijaos si son inteligentes y no dicen ni pío. La naturaleza, queridas, una vez más, nos demuestra que tenemos que confiar en nuestro instinto. Una mamá puede producir entre 450 y 1.200 ml de leche diaria. Esta cantidad varía según las necesidades del bebé sabio. Si pide, es porque necesita. No hay más misterio. No pienses que por beber más, vas a producir más leche. Lo que sí pasa es que dar de mamar, da sed por el efecto de la oxitocina que liberas cuando das el pecho.

Hay que dar pecho cada cierto número de horas – FALSO

Un bebé recién nacido puede mamar como poco, 8/9 veces al día. Conforme van creciendo, las tomas se van espaciando y se van disminuyendo. Pero, por favor, no compares a un bebé con otro porque cada niño es único. El primer mes de lactancia es una paliza, un caos, un total desbordamiento… pero pasa y una vez superados los primeros agobios, ya puedes ver que el propio bebé tiene unos patrones de sueño/comidas más o menos estables. Ahí ya le vas pillando el truco y te vas haciendo con el control.

Siempre hay que darle al bebé ambos pechos en cada toma – FALSO

Hay que dejar que el niño termine de tomar del primer pecho, que lo suelte él, antes de ofrecer el segundo. La grasa de la leche va saliendo gradualmente a medida que se va vaciando el pecho. Si le haces que deje un pecho (se lo sacas de la boca, vamos) para ponerle a mamar del otro, se llenarán de la leche primera, más baja en calorías. Si lo haces así puede que el bebé se muestre molesto porque no se sacia y encima, no gana peso (lo que me pasaba a mí, señoras y señores). Durante las primeras semanas, sí conviene ofrecer ambos pechos en cada toma para ayudar a establecer el suministro de leche, pero lo ideal es dejar que él sólo se suelte.

La lactancia hace que se te caigan los pechos – FALSO

Vamos a ver… esto es de cajón. El pecho sufre cambios significativos durante el EMBARAZO. Desde las primeras semanas de embarazo podemos notarlo. Que decidas dar pecho no hace que se te vayan a descolgar y a parecer dos calcetines desenroscados. Si no dieras pecho, también se te pueden quedar así. La gravedad no hace distinciones. Haz ejercicios para que estén firmes, usa un sujetador adecuado, crema reafirmante…

Otros mitos desmontados aquí, aquí y aquí.

Anuncios

6 comentarios en “Mitología láctea

  1. XD Mi madre conmigo ni una gota chica. Mi hermano no había forma se tiró sin comer un día porque no quería teta y tuvieron que darle formula porque se deshidrataba y todo. Y el tercero igual no quería teta y mi madre se la trataba de sacar con sacaleches y le salia llena de sangre y la pobre lloraba de dolor así que nada, no hubo lactancia en ninguno de los hermanos. Mi tía igual. lo intentó pero era mastitis día si día también y lo dejó estar. Este año (los mellizos tienen ya 13) la han tenido que operar de la mastitis todavía así que imagina. Mi abuela no puedo amamantar tampoco (no se las causas) y mi abuela paterna creo que no puedo amamantar a ni uno de sus 9 hijos. Mi familia paterna no se pero creo que ninguna tía ha dado el pecho. Con estas credenciales familiares yo estoy acojonada por si no puedo XD

    Me gusta

    • No te agobies pensando en que no podrás. Te diría que fueras a ver a una asesora de lactancia antes de que des a luz y le expliques tus miedos por tus antecedentes familiares. Seguro que te explica y ayuda. Si ahora hay médicos que no tienen ni puñetera idea, imagina años atrás, o en la generación de tus abuelas.
      Y, bueno, si no puedes dar pecho, no será el fin del mundo. Yo me he vuelto defensora (casi radical jjj) de la teta porque estoy viendo que es una auténtica maravilla. Por eso insisto tanto con el tema. Me encantaría que las futuras mamis tuvieran toda la información a la que yo no tuve acceso en su momento.

      Le gusta a 1 persona

      • Sip, yo ahora en cuanto no me quede tanto voy a indagar aun ams porque me da como cosilla leer antes de tiempo cosas sobre lactancia o recién nacido, como si fuera a darme mala suerte. Me han recomendado muy mucho un libro llamado Comer, Amar, mamar y le echaré un ojo además de que donde vivo tengo entendido que hay un club de la teta así que iré a ver ^^

        Me gusta

    • Y más bobadas hay, más. Algunas yo las creía. Otras, si las analizas, no tienen ni pies ni cabeza. También influye que otras mujeres, incluso del ámbito familiar, que ya son mamás, te cuenten sus “verdades como puños” e insistan erre que erre. Menos mal que somos chicas listas y nos buscamos las habichuelas 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s