Nuestra lactancia

No me considero una experta en lactancia. Pero diría que bastante sé del tema. Llevamos casi, casi 24 meses  y, salvo algunas cosas puntuales, no he tenido (grandes) problemas. El comienzo fue duro, durísimo. Eso pasa cuando estás sola y, para colmo de males, mal asesorada. La lactancia debe ser A DEMANDA. Los consejos que me daba la matrona eran caca de la vaca. Para muestra un botón: me decía que sólo lo tuviera 10 minutos en cada pecho, que si no, me haría daño. MENTIRA cochina. El bebé debe estar todo el tiempo que quiera. Dar el pecho NO debe doler. Si duele es que algo hay mal (el enganche, frenillo, la postura es mala…). A mí me dolía y me llegaron a salir ampollas y perlas de leche. Ahora sé que eran producidas por un mal agarre que nadie me supo ayudar a corregir.

lactancia2

Haber conseguido una lactancia satisfactoria y seguir con ella, en mi caso, es casi un milagrito divino. También es gracias a que soy cabezona. Como se me meta algo entre ceja y ceja, allá que voy. Hay que tener muchas ganas y empeño. También unos tapones para los oídos. Sí, para cuando te empiecen a bombardear con tonterías.

Para empezar, la bajada de leche tardó catorce días. Catorce largos días fue el tiempo que pasó desde que parí hasta que vi salir una minúscula gota de leche de mi pecho. Nunca noté que tuviera el pecho cargado o congestionado. No noté nada especial cuando llegó la leche. En esos primeros días no nos quedó otra que dar la “ayudita” con el biberón. 30 ml después de cada toma. Una absoluta barbaridad. El niño rara vez se tomaba todo. Solía terminar dando arcadas o echando la leche fuera. En menos de un mes me negué a seguir dándole biberón. Le cogí tirria… Levantarse a prepararlos en plena madrugada para acabar tirándolos por el fregadero era estúpido. Pichón no los quería. “Es un chico inteligente” –palabras textuales de su pediatra-. Lo normal cuando se hace lactancia mixta (teta y biberón) es que el bebé prefiera el biberón porque le resulta más fácil sacar de ahí la comida (no tiene que hacer mucha succión).

A estas alturas dudo que realmente tardará tantos días en tener leche. Creo que sí tenía pero, como nunca he tenido reflejo de eyección (que te gotee la leche del pecho), ni congestión en los pechos, ni otros síntomas, pues una se cree que no tiene. Hay mamás que tienen hasta fiebre. Si pudiese volver atrás me hubiese hecho antes con el sacaleches (desde el primer momento) y hubiese sacado a ver qué había y de paso hubiese estimulado. Aunque la mejor y más fantástica manera de estimular la producción es poniendo a mamar al bebé, o tenerlo pegadito piel con piel.

Mi hijo nació con 3,180 kilos y salió del hospital con 2,870 kilos. Con esa pérdida de peso (rondando el 10%) hubo que darle biberón. En quince días llegó a 3,100 kilos. Doy estos datos tan exactos porque los tengo apuntados, que conste. Se considera normal que pierdan peso (hasta el 10%) y en un par de semanas vuelven a estar en el peso de nacimiento. Suele ser lo habitual. Una vez que fuimos cogiendo el tranquillo a la teta, empezó a subir de peso que daba gusto. Aunque no tengas leche, tienes calostro que es igual de importante. Por poco que tomen, se sacian porque el estómago de un recién nacido es pequeñísimo.

tamanoestomagobb

Lo de darle 10 minutos de cada pecho es una estupidez. Los bebés conforme van mamando, van haciendo que la leche que sacan se vaya “espesando” (primero sale como tipo agua y después va saliendo cada vez con más grasa). Esa grasa que sacan es justo la que necesitan para estar bien alimentados porque con la libre demanda se ajusta la leche a sus necesidades. Todo lo contrario a los consejos que me daba la matrona… Si cuando llevaba 10 minutos le quitaba la teta, le estaba quitando esa grasa a la que hubiese llegado. Tomaría casi todo leche más “aguada” del principio.

Así fueron los inicios de nuestra lactancia: cual panoli, cronometrando las tomas y sacándole la teta de la boca al pichón cuando más entusiasmado estaba. Para, acto seguido, por prescripción médica, meterle la leche de fórmula. Es ABSURDO. Gracias al sentido común, al instinto dormido que despierta, al hartazgo del biberón, a que no estaba cómoda y no me gustaba ver al pichón asqueado, dejamos la “ayudita”. Cuánto hubiese agradecido tener un buen asesoramiento entonces. Me tenían que haber dicho: tú dale teta, teta y más teta. No hay más. Funciona. Es así.

lactancia

Meses después entré en un grupo de FB de apoyo a la lactancia y ahí empecé a entender muchas cosas que no me cuadraban. Preguntaba y me resolvían dudas. Veía dudas de otras mamás con las que me sentía indentificada. Creo que formar parte de uno de estos grupos es de muchísima ayuda. Mejor si tenéis cerca un grupo “físico” que “virtual” ;P

Los contratiempos que he tenido, además de las ampollas y perlas de leche, han sido algunas obstrucciones. Una fue gorda. No me dolía nada aunque tenía el pecho lleno de bultos duros como piedras. Remitió poniendo mucho al niño en ese pecho, con el sacaleches, dándome con agua caliente y masajes. Los bultos (en realidad leche) acabaron disolviéndose en menos de 24 horas. Otras veces, siempre en los primeros meses, me ha dado dolor de pecho que subía hasta las axilas y no podía ni levantar los brazos. La solución, lo mismo: dar la teta, agua caliente y masajes.

Dar el pecho no es fácil cuando empiezas sin tener ni idea. Después va rodado y es lo más sencillo, económico, rápido y apañado. La teta no sólo es alimento. Es contacto, consuelo y afecto.

Nosotros llegamos a los seis meses con lme (lactancia materna exclusiva) y a punto de llegar a los dos años estamos. Mi pichón, desde que establecimos la lactancia, ha estado en percentiles altos (llegó al 98). Come estupendamente. Cosa que ve, cosa que quiere probar. Si no le gusta, se lo saca de la boca y a por otra cosa. Pero que no le quiten su teta, eh!

Aún no me he planteado hasta cuándo seguiremos. Llegará el día en que ya no pida. Espero el destete sea así: gradual, respetado y cuando él quiera. Las tomas han ido espaciándose. Ahora prácticamente sólo toma para dormir, o si está cansado, o si tiene sed y no quiere agua, o cuando se lleva un sofoco y me busca…

Para principiantes e interesadas recomiendo muy mucho la web de Alba Lactancia. Si buscas grupos de apoyo visita la web de FEDALMA

Mi empeño, y que mi pichón ha ido aprendiendo conmigo, ha hecho que lo nuestro funcione. Es una experiencia muy bonita. Ver cómo me abraza mientras come y sonríe no tiene precio. Dormirle en mis brazos y escucharle respirar cerquita es de lo más bonito que me está pasando en la vida.

Anuncios

6 comentarios en “Nuestra lactancia

  1. Wooo que bonito! Yo quiero también eso si tengo leche porque conmigo mi madre no tuvo y mi hermano no quería teta para nada hasta el punto de que lloraba de hambre y adelgazaba tanto que tocó dar biberón. Gracias por los enlaces, me los guardo. Una preguntita. ¿que sacaleches compraste? Yo tenia pensado el Medela Swing que dicen que no duele pero me han dicho otro que va bien y pues ahora ando preguntando jeje En fin guapa, Besos!

    Me gusta

    • Bella, hay muchos mitos sobre la lactancia. Seguramente tu madre sí tenía leche. Es extremadamente raro-raro-rarísimo que una mujer no tenga. Lo más probable es que tuviese otros problemas que acabasen con una hipogalactia (poca leche), o que le pasara como a mí, que no notaba nada especial ni diferente y lo acabase dejando. Este tema da para mucho.
      Mi sacaleches es el Harmony de Medela, el que es manual. No hace daño. Al principio es raro, pero no duele. Tienes que fijarte en que el “embudo” donde va el pezón sea de tu talla (sí, hay tallas en esto). Supuestamente Medela es de las mejores marcas. A mí el manual me iba genial porque sólo lo quería para ocasiones puntuales. Ya hablaré de esto.

      Le gusta a 1 persona

      • No que va le hicieron pruebas y no tenia nada, esque ni le crecieron los pechos ni nada de nada. Estaba seca como la mojama conmigo. Yo chupaba y no salia nada de nada XD
        Si, acabo de ver lo de las tallas. Malo porque no se que talla uso! O_O En fin tengo tiempo ya miraré y si puedo trataré de probar alguno antes, ea.
        ¡Gracias por toda la info! ¡Besos!

        Me gusta

  2. Bella, yo tampoco noté que me crecieran los pechos (en el embarazo sí, pero no con la llegada de la leche). No notaba nada de nada. Visto lo visto y vivido lo vivido, he perdido la fe en muchos médicos que no tienen ni p… idea de lactancia. A mí me dijo una pediatra de urgencias que yo NO tenía leche, que la de Blevit era my buena. Ahora me río, pero salí llorando de la consulta. Con “profesionales” de esta calaña, yo también podría haber pensado que mi hijo no sacaba nada y haber terminado quitándole el pecho y dándole biberón (de Blevit, claro que es muy buena leche). Y esto es una pescadilla que se come la cola: cuanto menos chupan, menos leche produces. En fin, que no sé. Soy muy escéptica, pero claro que podría ser que tu madre tuviera algún problema médico raro que le impidiera tener leche.
    En cuanto a las tallas de los embudos, ve a mirar en alguna tienda los tamaños y te haces una idea. No sé si varían dependiendo de la marca o es medida estándar.

    Me gusta

  3. Tengo muchas ganas de lactancia materna y también tengo un poco de ‘susto’. No es un miedo malo o que no me deje dormir. Es un poco de expectación, miedo a hacerlo mal. No entiendo bien lo de las posturas, no se si las podré manejar, me dan susto las grietas (de pequeña me rozó en el pezón un adorno de una camiseta infantil y me hizo una herida y recuerdo el dolor con terror). Pero bueno, a todo se adapta una. Mi madre dice que es una experiencia preciosa, tener el bebé en el pecho. Mis amigas también (aunque alguna hay que al final lo han dejado por grietas, dolor, porque no querían directamente…). Y también me da susto que vuelvan las migrañas porque por mucho que se puedan tomar cosas… no sé. Preferiría no hacerlo :/. Así que estos son mis miedos. Un abrazo 🙂

    Me gusta

    • No tengas miedo. Confía en tu cuerpo y en que esto ha sido así de toda la vida de dios. El tema de las posturas es complicadillo en los comienzos. Seguro que al principio encuentras una/dos que te van de maravilla y con el tiempo eres capaz de dar pecho en cualquier circunstacia y postura. Te conviertes en una contorsionista de la lactancia. Yo alucinaba al ver a otras mamas con sus niños enganchados en el parque o por la calle o donde fuese… Y pensaba “¿cómo puede ponerse así tan fácilmente?” jjjj.
      Recuerda que si duele es que hay algo mal y tiene solución. Si por lo que sea, no puedes o no quieres, pues tampoco será el fin del mundo. No hay que agobiarse con esto.
      Yo en 24 meses dando pecho no he tenido ni una migraña. Ten fe!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s