La cruda realidad

Allá iba yo, en mi camilla, feliz por salir de aquel agujero. Nerviosa por ver a mi niño. Cuando se abrió la puerta del ascensor apareció mi suegro y me dijo que el niño era muy bonito. Y ¡zas! Me zampó la pantalla de su móvil en mi cara con una foto que le había hecho. Mmm… gracias… sí, gracias (ironía “on”). Así fue cómo vi a mi hijo por primera vez. Me entraron ganas de llorar fuerte. Creo, porque no me acuerdo, que lloré un poco pero por vergüenza me aguanté. En la habitación estaban mis padres, mis suegros, mi cuñada y el recién estrenado papá.

¿Dónde está mi hijo? ¿holaaaa?

Allí no estaba mi pichón. Resulta que estaba en el nido. Justo a una habitación de distancia. Pared con pared. Explicación: “Le cuesta adaptarse”. No sabéis el agobio que da salir del quirófano, estar dos horas sola, sin saber nada, llegar a la habitación, que no esté el hijo que te acaban de “arrancar” de las entrañas y que esté tu familia mirándote con cara de condescendencia como si fueras un insecto.

“Le cuesta adaptarse”… O lo que viene siendo que tenía problemas respiratorios. Es algo muy común en bebés nacidos por cesárea. Eso lo supe con el tiempo porque allí nadie explicaba nada. Era muy frustrante porque te decían que estaba bien pero mejor que estuviese en el nido. ¿Pero si está bien por qué no me lo llevaban? Entonces te soltaban lo de “le cuesta adaptarse” y te hablaban como si una fuese tonta (en plan “qué vas a saber tú, lo que yo digo va a misa”).

Nos decían que no era nada, que esa noche mejor la iba a pasar en el nido y así yo descansaba. La familia se fue y allí nos quedamos. Con los brazos vacíos sin él.

La versión de cómo lo vivió papá es más inquietante. Cuando subieron al niño al nido vieron cómo le llevaban corriendo. Como yo era la única que acababa de dar a luz en el hospital sabían con certeza que ese bebé era mi pichón. Papá fue detrás a toda prisa pero le cerraron la puerta del nido en la cara, con cerrojo. Según le dijeron después era para que no molestaran entrando todos a la vez (¡pero si iba él sólo!). Tardaron en abrir y dejarle pasar. Nada de piel con piel. Nuestro niño estaba en una cuna tipo incubadora con calor. Respiraba a saltos y no tenía muy buen color de piel.

Creo que estaba un poco en “shock” y no supe reaccionar. Me dolía la herida. Estaba muerta de hambre, molesta con la sonda, no me encontraba a gusto con mi barriga “blandiblú”… Papá iba y venía del nido. Le hacía fotos y le grababa en vídeos. Así le iba viendo. Esa noche no dormimos casi nada. A mí me daban paracetamol para el dolor cada cuatro horas por la vía (no me la habían quitado aún. Las medias de compresión también las llevaba esa noche). Papá iba y venía. Una enfermera me dijo que, si acaso, por la mañana podrían traerme una silla de ruedas para ir a verle. ¿Holaaa? ¿Estás diciendo que me levante y me siente en una silla cuando no hace ni 24 horas que me han rajado de lado a lado? ¿Estás tonta o qué? Si sólo con bascular el cuerpo estando sentada me dolía hasta el último pelo del cuerpo.

Pero lo peor no es el dolor físico, es la “pena/culpa/enfado” que tengo por no haber hecho más por estar junto a mi pichón. Cuando leo artículos sobre cómo afecta la separación en el nacimiento de un bebé y su mamá, me entran flojera y muchas ganas de llorar. Me va a costar perdonarme por todo lo que pasó. Sé que no fue culpa mía, pero sí siento que pude haber hecho algo más.

qnos4cvertical

Para más información de por qué es tan importante no separarse del bebé, pinchad aquí

Anuncios

4 comentarios en “La cruda realidad

  1. Tela que falta de empatia tiene la peña. Ostras bien te podrían haber avisado o que se yo, no se. En fin tómalo como que hay cosas que una madre tiene que sacrificar por el bien del bebé y a ti te tocó eso pero lo importante esque saliera todo bien al final. ¡Besos!

    Me gusta

    • Con la perspectiva del tiempo se ve de otra forma. En el momento estás “que no estás” y lo vives todo “atropellado”. Son días que pasan muy lentos, pero después parece que fue hace siglos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s