El cochecito

Lo tenía bastante claro: quería un cochecito poco armatoste y que no pesara mucho. Hasta llegar a la puerta de casa tenemos por delante una veintena de escalones y una cuesta del demonio. Tener que acarrear con él para arriba y para abajo no debía ser una (gran) tortura. El elegido fue el Bugaboo Cameleon 3. Sé que el Bee es más ligero pero tenía detalles que no me gustaban. Hay marcas que tienen casi clones del Cameleon, pero nada que ver en calidad ni características.

BCam

Aquí podéis ver algunos datos técnicos

CMYK básico

CMYK básico CMYK básico CMYK básico

El único inconveniente que le veo es el precio. A nosotros nos lo regalaron mis padres. Pero también los hay de segunda mano en buen estado. El mío está impecable y le hemos dado buen trote este tiempo.

Para el coche compramos la silla Maxi Cosi CabrioFix (grupo 0+: hasta los 13 kilos) que es compatible con el Bugaboo Cameleon. Se ancla con unos adaptadores de Bugaboo y va perfecta. Puedes usarla en trayectos cortos. Nosotros la aprovechamos, sobre todo, para ir al médico. Sacas la silla del coche, la enganchas en el chasis y a correr. Tened en cuenta que en el Maxi Cosi no está recomendado que estén mucho tiempo porque puedes dañarles la espalda (por la postura).

Cameleon-Britax-adapter

Algo bueno es que, aunque haya chorrocientos mil cochecitos como este por la calle (son una verdadera plaga), lo puedes customizar. Hay una gran variedad de tiendas donde encontrarás fundas y complementos únicos/personalizados/originales. De hecho, las fundas que traía el nuestro están nuevas sin estrenar. Le compré una funda para verano (capota y cubrecapazo) en Teo y Leo, otra funda (capota y funda de silla) para verano en Fundas Bcn y otra de invierno (capota y funda de silla con saco reversible) en Paseos de Bebé. Combinaciones múltiples y nunca me encontré otro igual que el mío. A esto le sumas que lo combinas con bolsos cuquis y lo bordas.

Lo hemos usado hasta que pichón tuvo 18/20 meses. Una vez que empezó a caminar, no quería ir sentado ni de broma. Quiere explorar. Hemos decidido no comprar silla de paseo porque va a ser para eso: para darle un paseo a la silla, jiji. Así que el Bugaboo ha sido bien amortizado.

¿Qué cochecito tenéis/vais a elegir?

Lecturas para mamás y papás

En el primer embarazo sólo me dio tiempo a tener un libro del tema: “9 meses con bombo”. Es tipo guía visual del embarazo, con datos generales del desarrollo del bebé y el estado de la mamá. Es ameno, claro y estás deseando que pasen las semanas para seguir pasando páginas. No es que sea un imprescindible, pero está entretenido. Existe una versión para embarazos de gemelos.

9meses Durante el embarazo de pichón papá me regaló los libros de Carlos González “Un regalo para toda la vida” y “Bésame mucho”. Realmente empezaba a leerlos pero los veía muy obvios, con muchos ejemplos. La cosa es que estoy totalmente de acuerdo con su manera de ver las cosas, pero sus libros se me atravesaron. Sí que los consulté una vez que había tenido a pichón, pero no me los he leído de pé a pá. Si te “mola su rollo” seguro que te gustan sus libros. En “Comer, Amar, Mamar” tienes su tres libros “Mi niño no me come”, “Bésame mucho” y “Un regalo para toda la vida ” en uno.

Comeramarmamar Muy en esa onda está Rosa Jové. Es la autora del conocidísimo libro “Dormir sin lágrimas”. En casa tenemos su libro “Ni rabietas ni conflictos”. Tampoco lo he leído entero, pero si lo he estado consultando y leyendo partes. Muy interesante. Nos enseña a comprender la mente del niño. Muy, muy recomendable.

nirabietas Creo que como estoy siendo (o intento ser) bastante empática e instintiva, los veo muy en sintonía con mi manera de pensar. Quizá sea por eso que hay cosas que las veo muy obvias. También tenemos “Qué se puede esperar el primer año”. Es un libro de consulta para saber “qué es lo normal” o sobre posibles problemillas (qué hacer si tiene fiebre, o si le salen granitos.. de este estilo). Es un pedazo de tocho. No sé si lo recomendaría. A veces te pones a leer y es peor ver todo lo que puede pasar. Tampoco todos los niños llevan el mismo ritmo y puede preocuparte si ves que tu hijo hace más o menos cosas de las que este libro considera “normales”.

que-se-puede-esperar-el-primer-a-o Tenemos libros sobre la metodología Montessori. Principalmente se trata de que el niño aprenda a su ritmo y sea autónomo sin mucho drama. Eso es un resumen muy concentrado, jiji. Con pichón ya ponemos cosillas en práctica. Estos son muy interesante: “Enséñame a hacerlo sin tu ayuda”. Propone actividades cotidianas y sencillas para que los pequeños vayan haciéndolas solos (lavarse las manos, vestirse/desvestirse, poner la mesa…) y también juegos para el desarrollo sensorial/ del lenguaje, del conocimiento matemático y nociones científicas (con papel, texturas, colores, formas, sonidos, canciones, aprender números…)

ensenameahacerloJugar y aprender con el método Montessori” Es una guía de actividades educativas (de dos a seis años). Entre otras cosas nos explica cómo “adaptar” nuestra casa para los más pequeños. Es más teórico y menos visual que el anterior. jugaryaprender Estos dos libros se complementan a la perfección. Nosotro estamos a las puertas de poder aplicar los juegos que proponen. Algunas cosas ya las vamos haciendo de hace tiempo. En resumen, buscad libros de los temas que más os interesen/preocupen. Hasta aquí mis recomendaciones.

Lactancia-alimentación: Carlos González – Julio Basulto (conocidísimo por su libro “Se me hace bola” -no lo he leído pues con el tema de alimentación no hemos tenido problemas)

Educación-psicología: Rosa Jové – Laura Gutman – Jean Liedloff

Metodología: Montessori

Pastilleo

A lo tonto, a lo tonto llevo tomando suplementos vitamínicos 4 añitos de nada. Siempre he sido muy “yonki”. En cuanto nos pusimos a buscar embarazo, dejé mi arsenal pastillero diario y lo cambié por el Folidoce (me lo recetó el médico de cabecera de la s.s.). Atrás quedaron mis rutinarios sumial, maxalt, singulair, aerius, diazepan, y hasta myolastan (ya retirado del mercado por sanidad)… Intenté apañarme con parecetamol/ibuprofeno con las migrañas mientras tanto. También aprendí algo de reiki. Hice el primer nivel y me ayudó/ayuda bastante. Empecé a hacer algo de yoga en casa. Meditaciones, ejercicios de respiración y relajación…

El cambio drástico no me supuso mucho trauma. Estar concienciada de lo que quería, era suficiente.

Al quedarme embarazada pasé, por recomendación del ginecólogo, a tomar Natalben Supra. Seguí tomádolo tras la pérdida y en la siguiente búsqueda. Continué con ellas todo el embarazo. Tras dar a luz pasamos a Natalben Lactancia. Y llegados casi a los dos años de pecho, me he plantado y he empezado a tomar Yodocefol, que vale cinco veces menos y que tiene básicamente lo que una mamá que da pecho necesita: YODO.

yodocefol

Está bien tomar vitaminas, omega 3 y todo lo que quieras, pero prefiero que sea con una dieta sana y equilibrada. Así que sólo me voy a preocupar por tomar yodo. En la revisión rutinaria ginecológica (al año y poco de haber parido), comenté que seguía dando pecho y me mandaron una analítica para ver cómo estaba el tema del tiroides. Afortunadamente todo está bien.

Seguiré tomando el Yodocefol hasta que se acabe la lactancia (no sé cuándo). Si or preguntáis por qué aquí tenéis la respuesta.

Y vosotras ¿tomáis algún complemento vitamínico?

De premios

Primer premio que me dan estando en esta casa. He de decir que he anteriormente he tenido otros 3 blogs: 2 personales y otro de las cosas que hago/hacía en plan “artístico” (ya no tengo tiempo de ná). En aquellos entonces (que sí, que sí, que yo empecé allá por el año de la castaña) eso de los premios no se estilaba. Así que a una le hace ilusión estas cosas. El premio es este:

versatile-blogger-award1

Las normas del permio son:

Agradecérselo a quien te lo dio.

Nominar a 15 blogs (o sea, darles el premio a 15 más).

Contar 7 cosas sobre ti.

Este premio me la han dado dos personas:

Tania, de “El poder de querer ser madre” donde nos cuenta de su vida y de su búsqueda de un bebé teniendo SOP. El camino no es fácil pero estoy segura de que lo conseguirá. Muchas gracias por haberte acordado de mí entre tus nominados. Os recomiendo que paséis por su casa (virtual, entiéndase) a ver ricas recetas, seguir sus andanzas en la búsqueda del embarazo y leer historias entretenidas.

Kunamg, de La mar de caminos. También busca su bebé y no dudo de que le falte poco para conseguirlo. En su blog habla de muchas cosas: su búsqueda, viajes, recetas… También os recomiendo que paséis a leerla y seguro que os engancháis un buen rato. Muchas gracias por haber pensado en mi blog para este premio.

Paso el premio con mucho gusto a:

  1. Quebrando una cabeza
  2. Mi vida, un mundo
  3. En busca del embarazo perdido
  4. Mi odisea maternal
  5. Diario de mi mundo loco
  6. Mi estrellita
  7. Mamá futura
  8. Diario de una madre ingeniera
  9. Querido bebé dos puntos
  10. Una mami alternativa
  11. Padres frikerizos
  12. Rural Project Baby
  13. La luz de Laurel
  14. A por el bebé
  15. Una mamá arquitecta

Ahora siete cosas sobre mí:

  • Soy la mediana de tres hermanos. Cuando era niña con mi hermana mayor no tenía mucho feeling. Con mi hermano pequeño me llevaba como el perro y el gato. Los viajes en coche eran una aventura: me tocaba ir en el asiento de en medio. Ahora nos llevamos bien, que conste.
  • Me re-que-te-encanta el color negro. Mi adolescencia fue un martirio (estilístico) para mi madre. Se quejaba de que siempre me vistiese de ese color para salir los fines de semana. La viuda alegre, que decía ella.
  • Me gusta viajar pero desde que llegó el pichón no hemos ido a ninguna parte. La última escapada fue a Bruselas. Cuando pichón sea más grandecito queremos volver con él a muchos sitios que nos gustan y conocer otros nuevos. Ya iremos, y lo disfrutaremos el doble o el triple.
  • Mi adolescencia fue en los 90 y me encanta(ba) Pearl Jam. Tengo todos sus discos menos el último (por pereza y porque cuesta un pastizal un cd cuando lo puedes escuchar en internet).
  • Siempre dije que no tendría hijos, hasta que me/nos llegó el instinto, el momento adecuado o llámalo como quieras. Ahora sé que es lo mejor que he hecho en mi vida.
  • Fumé durante 10 años hasta que un día, hace 9 años, dije: se acabó. Lo dejé radical, de un día para otro, y en uno de los momentos más jodidos de mi vida. Fumaba cigarrillos ultra slim que eran mu-glamurosos.
  • Me gusta la abstracción (en pintura, se entiende, jiji). Fui a buscar la tumba de Kandinsky expresamente a las afueras de París y le dejé una pajarita de papel con un mensaje sobre la lápida. El tipo del cementerio me miraba raro (pensaría que estaba loca).

Eso es todo. Ahora os toca a vosotras.

Mitología láctea

Aquí os traigo una colección de auténticas tonterías que una cree que son verdades como puños hasta que lo vives y lo entiendes. Espero que os sea de ayuda y os resuelva dudas

No tengo suficiente leche – FALSO

Somos mamíferos y hemos llegado hasta aquí después de miles de años mamando. Si no tienes leche es porque no sabes cómo hacer para estimular la producción. Hay rarísimos casos de hipogalactia.  Súper importante el contacto con el recién nacido nada más nacer. Piel con piel. Comprobad que la postura es correcta, que el enganche es correcto. Si duele, algo falla. Lo mejor es pedir a una asesora de lactancia que os ayude a evaluar el problema.

Las mujeres con pechos pequeños tienen menos leche – FALSO

El tamaño de los pechos no influye en absoluto en la lactancia. Recordad que dar pecho es A DEMANDA. Cuanto más mame, más se regula la producción de leche a las necesidades del bebé. El tamaño NO importa. La leche que una mamá produce es justo la que necesita su hijo.

Hay que preparar los pezones durante el embarazo – FALSO

Ya te puedes untar de cremas o de alcohol o de lo que te dé la gana que no sirve para NADA. Las grietas se producen por una posición incorrecta del bebé al mamar, o si el bebé tiene el frenillo de la lengua corto y no puede engancharse bien. No hay más. Solución: corrige la postura, o corte del frenillo. Para el cuidado de las grietas: lavar con agua o suero y dejar secar. Mejor si puedes dejar el pecho al aire. Exhibicionista a tope pero efectivo.

Después de los primeros meses, la leche ya no alimenta – FALSO

La composición de la leche va variando conforme el bebé crece y, oh! milagros de la vida, tiene justo lo que el bebé necesita. Con el paso del tiempo, la leche se va haciendo más rica en grasa y, por tanto, más calórica. No penséis que es “agua” y que toman teta “por vicio”. Es una maravillosa fuente de nutrientes incluso pasados los primeros 6 meses… lo es SIEMPRE. Mirad que interesante:

“En promedio los bebés de 6-8 meses obtienen alrededor del 70% de sus necesidades energéticas de la leche materna, a los 9-11 meses el 55% y a los 12-23 meses el 40%.”

No puedes dar pecho si estás enferma ni si tomas medicamentos – FALSO

Si la mamá tiene una enfermedad común, tipo gripe, tos, resfriado… puede seguir amamantando. Si es algo más “fuerte” (una gastroenteritis, por ejemplo), debe tener cuidado de lavarse bien las manos, o ponerse mascarilla cuando amamante. Además, en la leche lleva los anticuerpos que la mamá ha generado. Mejor explicado aquí. Para consultar si puedes tomar algún medicamento, en E-lactancia. Ya os dije: 100% fiable. mamá+es+la+leche

Si los pechos no gotean, no tienes leche – FALSO

A veces, mientras das de mamar, es normal que del pecho que está libre suela gotear leche. Para eso están los discos de lactancia. Suele ocurrir en los primeros meses, según he leído porque los músculos que rodean los conductos terminales en el pezón no controlan aún su función de esfínter. Cuando ya controlan esta función y son capaces de “retener”, suele pasar que la madre deja de tener la sensación de tener los pechos llenos, por lo que piensa que no tiene leche. Nada más lejos de la realidad: no se siente esa inflamación porque los conductos han “aprendido” su función. Esto pasa alrededor de los 3 meses aproximadamente, momento en el que también suele coincidir con la llamada “crisis de crecimiento”. Entonces es cuando te haces un lío y piensas que todo se ha ido al garete. Pero no nos alarmemos, son unos días en los que el bebé estará mucho más demandante para regular la producción de leche. No pienses que te pide más porque no tienes leche (cosa que crees porque tus pechos no gotean y están blandurrios). La realidad es que el niño necesita estimular el pecho más tiempo porque va a tener un brote de crecimiento. Lo normal: voy a pegar un estirón – quiero/necesito comer más.

Para tener más leche, ínflate de agua y leche – FALSO

Lo único que va a hacer que tengas más leche es que tu bebé succione más. Tu bebé succionará más o menos según lo que necesite. Fijaos si son inteligentes y no dicen ni pío. La naturaleza, queridas, una vez más, nos demuestra que tenemos que confiar en nuestro instinto. Una mamá puede producir entre 450 y 1.200 ml de leche diaria. Esta cantidad varía según las necesidades del bebé sabio. Si pide, es porque necesita. No hay más misterio. No pienses que por beber más, vas a producir más leche. Lo que sí pasa es que dar de mamar, da sed por el efecto de la oxitocina que liberas cuando das el pecho.

Hay que dar pecho cada cierto número de horas – FALSO

Un bebé recién nacido puede mamar como poco, 8/9 veces al día. Conforme van creciendo, las tomas se van espaciando y se van disminuyendo. Pero, por favor, no compares a un bebé con otro porque cada niño es único. El primer mes de lactancia es una paliza, un caos, un total desbordamiento… pero pasa y una vez superados los primeros agobios, ya puedes ver que el propio bebé tiene unos patrones de sueño/comidas más o menos estables. Ahí ya le vas pillando el truco y te vas haciendo con el control.

Siempre hay que darle al bebé ambos pechos en cada toma – FALSO

Hay que dejar que el niño termine de tomar del primer pecho, que lo suelte él, antes de ofrecer el segundo. La grasa de la leche va saliendo gradualmente a medida que se va vaciando el pecho. Si le haces que deje un pecho (se lo sacas de la boca, vamos) para ponerle a mamar del otro, se llenarán de la leche primera, más baja en calorías. Si lo haces así puede que el bebé se muestre molesto porque no se sacia y encima, no gana peso (lo que me pasaba a mí, señoras y señores). Durante las primeras semanas, sí conviene ofrecer ambos pechos en cada toma para ayudar a establecer el suministro de leche, pero lo ideal es dejar que él sólo se suelte.

La lactancia hace que se te caigan los pechos – FALSO

Vamos a ver… esto es de cajón. El pecho sufre cambios significativos durante el EMBARAZO. Desde las primeras semanas de embarazo podemos notarlo. Que decidas dar pecho no hace que se te vayan a descolgar y a parecer dos calcetines desenroscados. Si no dieras pecho, también se te pueden quedar así. La gravedad no hace distinciones. Haz ejercicios para que estén firmes, usa un sujetador adecuado, crema reafirmante…

Otros mitos desmontados aquí, aquí y aquí.

Esa gran desconocida

La lactancia materna, esa gran desconocida, tiene muchas diferencias con la lactancia artificial. La más obvia es que, dando teta, no tienes ni idea de si el bebé toma 30 ml., 60 ml., o 150 ml…. Este asunto puede generar controversia en tu entorno (véase abuelas hiper-mega-preocupadas) y, lo peor, crearte inseguridades (¿lo estaré haciendo bien? ¿estará bien alimentado? ¿se quedará con hambre?). La cuestión de la teta es que siempre que pida es porque quiere. Lo mismo come, que hace succión no nutritiva. Eso es cuando según grandes opinólogos –también incluiremos a las abuelas y hasta a ciertos “expertos” en salud- el bebé te usa de chupete. Ay, amigas, ¡que no os engañen! ¿Qué fue antes la teta o el chupete?… Ahí está la respuesta. ¡Tachán! La realidad es que usan el chupete de teta. La succión no nutritiva tiene su sentido. Aquí  y aquí lo explican muy bien.

Si os decidís por lactancia materna debéis saber que tendréis un bebé a vuestro cuerpo pegado. Cosa bonita pero agotadora a veces. Claro que si os decidís por lactancia artificial os tendréis que levantar en “modo zombie” a preparar/esterilizar biberones. Gran coñazo. Tuve muy claro que quería dar pecho. Creo que ahí radica gran parte del éxito de una lme (lactancia materna exclusiva): tenerlo MUY claro, porque lo más fácil es cansarse y tirar la toalla.

Una vez superadas las primeras crisis, ya le tienes cogido el tranquillo. Aún nos queda que pasar la última crisis, la de los dos años. Dicen que es la más agobiante pero una vez superada, se acabaron. Yujuuu! Si quieres saber qué son y por qué se producen las crisis mira AQUÍ.

Pichón estaba enganchado a todas horas. Lo raro era que me soltara. En esos ratos aprovechaba para ducharme, limpiar, poner lavadoras, hacer la comida… A él lo dejaba en la mini-cuna con ruedas y le llevaba tras de mí. Iba haciendo las cosas a saltos, a ratos. Los primeros meses es como si el bebé fuese parte de tu cuerpo prácticamente.

Los ratos en que él dormía, sobre todo al principio, yo caía con él rendida. Los horarios de tomas tenían sus ritmos que variaban cada poco. Me explico: sus rutinas podían durar una semana o poco más. Por ejemplo, por las noches pedía cada 2/3 horas, por la mañana un par de veces, después al medio día/tarde tomaba como otras 2/3 veces, por la tarde/noche otras 2/3 veces… Las horas nunca eran las mismas. Eran aproximadas. Otra semana podía variar y pedir incontables veces por la noche, por la mañana 1 ó 2 veces, al medio día/tarde otras 2 veces, por la tarde/noche 1 vez… Resumiendo: unas veces tomaba más durante el día, otras más por la noche, otras era un no parar. La duración de las tomas, más de lo mismo. Podía estar tanto 5 minutos como una hora. Recordad que es a demanda. Siempre que quiera, se le da. Ese es el “secreto”.

comiclactancia

Con el paso del tiempo, las tomas se van espaciando y regularizando. Ya vas sabiendo a qué hora querrá tomar, o a qué hora querrá dormir. Menos por las noches, que eso era un misterio.

Pichón iba muy bien de peso. Podía haber semanas en las que cogiera hasta 500 gramos. Una cosa mala. Estaba apretao-apretao, lleno de rosquitas. Engordaba como 1 kilo, 1 kilo y poco al mes. No os asustéis que el ritmo se frena. Primero sobre los 6 meses al empezar la AC (alimentación complementaria) y después alrededor del año de vida. Pichón se mantuvo en percentiles muy altos el primer año de vida (del 90 no bajaba y llegó al 98). La mejor prueba de que tu bebé está sano y come bien es que esté activo, feliz y haga bien pipí y caca. Que esté en percentil 5 o 90 no tiene demasiada relevancia. Que NO os machaquen con eso. Os dejo aquí un video de Carlos González donde habla al respecto.

Una cosa curiosa es que yo rarísima vez tuve el reflejo de eyección (sólo como 2/3 veces). Suena muy aerodinámico, eh? Jiji. Eso es cuando estás dando leche de un pecho al bebé y del otro te empieza a salir leche también. O cuando sientes llorar al bebé, o le ves/sientes cerca y de pronto empieza a gotearte leche sin control. Para eso están los discos de lactancia. Nunca los usé. Tenía comprada una caja y unas conchas recoge leches de Medela. Se lo regalé a una amiga que sí lo necesitaba.

Mi consejo: comprad lo mínimo (o apañaos con unas muestras) y cuando realmente os haga falta, compradlo. Nos venden tantas cosas que no nos hacen falta… El mundo-bebé es un filón para hacernos comprar artículos de todas clases y, muchas veces, inútiles.

Cacharrería

Os traigo montones de cacharros que nos resultaron inútiles. Vamos, vamos, niñas, que os monto un rastrillo en un plis, plas.

Hamaquita

Ese invento que te prometen te ayudará a dejar al niño sentado y entretenido mientras tú te dedicas a otras cosas.

En mi casa era sentar ahí al pichón y saltar la alarma. Llanto asegurado. Intentamos darle uso al artilugio pero ver al bebé con un cabreo de dos pares de narices y chillando no nos pareció de recibo. Lo usó en contadas ocasiones y como máximo 5/10 minutos seguidos.

columpio-balancin-360-grados-motion-topo-aqua

Esterilizador

Está bien si vas a dar biberón o chupete. Si lo das sólo un mes y de forma puntual, mejor esteriliza con agua y pastillas especiales para eso. Es un armatoste que nos ocupaba la mesa de la cocina y encima era un coñazo tener que limpiarlo.

esterilizador-6-biberones-jan

Calienta biberones para el coche

¿Que qué hago yo con ese cacharro en casa? Fue un regalo. Ahí está si abrir en su paquete. ¿Lo quieres?

calienta-biberon-para-casa-y-coche-jane

Baberos

Que alguien me explique cómo ponerle un babero al pichón sin que se lo arranque del cuello mientras te mira con cara de pocos amigos y/o grita. Tengo algunos sin estrenar. Otros desechables de nuestro amigo Pocoyó los tengo sin abrir. Menos mal que este niño es bastante cuidadoso y no suele ensuciarse demasiado.

baberoPocoyo

Vigilabebés

A este aparato le dimos uso muy poco tiempo. Ahí está en un cajón. A veces lo ponemos para jugar con pichón. Nos gusta hacer el tonto delante de la cámara y él se parte viéndonos por la pantalla.

Vigilabebes-Philips-Avent-SDC600-vigilabebes

Biberones/chupetes

Tengo un afamado Calma de Medela que por más que lo intenté, nunca pudo sacar ni una gota de ahí. Por curiosidad, y no os riáis, lo probé yo. Estaba intrigada y mosqueada. Os lo digo: cuesta mucho sacar una mísera gota de ahí. Hay que tener una fuerza de succión de mil millones de newtons. Chupetes, entre los que te regalan y alguno que compramos, hicimos colección. Para nada, porque estos no nos sirven ni para jugar. Hicimos “trampa” y fuimos a Imaginarium a llevar uno y nos lo cambiaron por un juguetito para la bañera ;P

Imag calma

Mochila

Tenemos dos. Una Babybjörn que es una de esas llamadas “colgonas” que no es nada aconsejable ni barata. Otra que es ergonómica y chupi-guay de bonita e igualmente cara. La primera fue un regalo (de esos que no puedes cambiar). La otra la compramos nosotros con ganas de portear de forma segura. En serio que a mi hijo no le metes en una mochila/fular/bandolera/mei tai ni de broma. No ha habido manera. No le gusta ir ahí.

La colgona no la vendo por principios morales. La ergonómica, quien la quiera, que me diga que se la vendo a buen precio y en un estado impecable.

porteo

Vajillas de bebés

Esa típica vajilla de melanina, tan cuqui, con sus cubiertos, su vaso a juego… Las aparatosas que llevan el plato con ventosa, que tiene una parte rellenable con agua caliente para que no se enfríe la comida… Con su tenedor de plástico gordo, que ni pincha ni nada, la cuchara gordota y redonda… Esa vajilla es la que no quiere pichón. Quiere todo como los mayores. Una vez tiró sin querer un plato normal desde la trona. Papá se mosqueó (este marido mío no puede soportar que se rompa un plato/vaso). Finalmente encontramos unos platos en Zara Home con los que se va apañando. Los vasos los usa de cristal y cubiertos normales.

platos-decorativos-de-inspiracion-marina

Cambiador

Nunca hemos tenido un mueble cambiador. Tenemos la archiconocida cómoda MALM de Ikea. Pensábamos que poniendo encima la colchonetita cambiador nos iría bien. Pero al final le hemos estado cambiando siempre sobre la cama. La colchonetita ya la jubilamos hace meses. Ahora le cambiamos de pañal/ropa hasta estando él de pie. Todos los padres acabamos siendo unos cracks en esto. Sobre la cómoda poníamos la bañerita que encajaba genial y así no nos deslomábamos para bañarle. La altura (con la de 3 cajones) nos va de perlas. I-de-al.

cambiadores

Contenedor de pañales

Se supone que es útil. Es una papelera donde vas echando pañales sucios. Quedan como enroscados en la bolsa. Se supone que son todo ventajas. Pero la verdad es que hay que vaciarlo y de pronto te ves con una ristra de pañales, que parece una ristra de chorizos gigantes, pero rellenos de cacota pestilente. Se supone que mientras están dentro del cubo/papelera aisla los gérmenes y olores. Doy fe de que las cacas dentro del cubo no huelen. Ay, pero un vez que la abres, es como abrir la caja de Pandora. Se desata la furia de las pestes acumuladas. Al final tienes que tirarlos a la basura igualmente. En vez de tirarlos de uno en uno, los tiras “all together”. No le veo el chiste.

papelera

Cojín antivuelco

Lo veo y no entiendo que clase de embrujo hormonal hizo que me encaprichara de semejante engendro. Para colmo es caro. Este maléfico cojín tiene sonidos:

Una melodía que ni el de la cabra y la trompeta (se mete en el cerebro y martillea).

Sonido de latidos de corazón que más bien recuerda al sonido de una obra.

De verdad, no merece la pena. Con un cojín normal, con una toalla o mantita doblada/enroscada te haces el apaño. Que no os vendan la moto.

antivuelco

Asiento de bañera

Pichón siempre ha sido un bebé rellenito. Compramos la sillita porque en la bañerita iba petado, petado y acababa sacando el agua a manotazos y patadas. Nuestro gozo en un pozo. En el primer intento de bañarle ahí no le hizo mucha gracia. Así que para que se fuese acostumbrando a la bañera grande, estuve bañándome con él unos días. Cuando volvimos a intentarlo, oh my gosh, ya no cabía. No se podía cerrar la barrera. Le chocaba con la tripa. Las piernas estaban un tanto apretadas… Total, un desastre y otro cacharro al trastero. Compramos la típica alfombrilla para que no se resbalase y sentado sin más.

silla-de-bano

Termómetro de baño

Seguimos con la sección baño. Hay termómetros tan cuquis que es difícl resistirse. El que tenemos en casa… no sé ni dónde está. Las pocas veces que lo hemos usado sólo ha servido para crear confusión (¿está realmente el agua a la temperatura que marca? No lo parece. Mmm…). Al final terminas probando el agua con el codo, a la manera tradicional y más fiable.

termometro-azul

Cada una tendrá sus experiencias y sus opiniones. Seguro que hay algún cacharro que tenéis pululando por casa al que no le veis futuro. ¿O hay alguno de los que yo he dicho que os parece un “must have”? Contadme.

Imprescindibles

Hoy traigo una lista de imprescindibles.

Sacaleches

Tengo el Medela Harmony que es el manual. Está bien tener uno para ayudar a aliviar cuando tienes los pechos congestionados. O si pensáis hacer un banco de leche por si os tenéis que reincorporar al trabajo y queréis seguir con lactancia materna. Yo opté por el manual porque no lo iba a usar mucho. Sólo en ocasiones puntuales. Dicen que el Medela Swing es de los mejores eléctricos del mercado. El precio es el doble (o más) que el manual. No os decepcionéis si probáis un aparato de estos y salen tres gotas. Tu bebé saca infinitamente mucho más. Una máquina no puede igualar la succión de un bebé.

sacalechesharmanoy

Cojín de lactancia

He de decir que lo he usado por rachas. Al principio, como daba el pecho tumbada, no le encontraba el gusto al cojín. Sentada no podía. Pasados unos meses lo usé bastante. Después lo guardé. Y fijaos qué cosas, hace un par de meses en una caída tonta me rompí el hueso coxis. Ha sido el fiel compañero de mi culo hasta que me he recuperado.

El nuestro es de la marca Boppy. Tiene fundas de muchos estampados y colores. Lo venden en tiendas tipo Chicco, Prenatal… El precio sobre 50 euros.

cojinlact

Trona ikea

Por cuestiones de espacio y de pasta lo mejor es comprar una trona sencillita y barata. Tenemos la de Ikea. Pichón empezó a usarla cuando fue capaz de mantenerse sentado solito, sobre los 7/8 meses. Dudamos entre miles de modelos. Pero las veíamos aparatosas, llenas de bolsillos, fundas, historias… Ufff. Cuanto menos haya que limpiar y menos ocupe mejor. El precio insuperable: 12,99 euros la silla y 5 euros la bandeja. Por menos de 20 euros y es fantástica. Tiene un cojín como accesorio pero nosotros no lo compramos porque Pichón quedaba muy encajonado.

tronaikea

Colchoneta yoga

Seguro que os regalan/prestan uno de esos gimnasios de bebé o mantitas multiactividades. En nuestro caso fue un regalo y pronto se le quedó pequeña. Para ampliar horizontes, apartamos la mesa de centro del salón y pusimos dos colchonetas de yoga de Decathlon. Aún las usamos. Cubrimos toda la zona y queda mullida. Así puede tener sus juguetes esparcidos pero en una superficie segura en la que cabes tú también ;P

colchoneta-yoga

Bolsas biodegradables cacas

Esto sí que sí. Metes el pañal dentro y ya lo puedes tirar a la basura de casa. Un rollo trae 50 bolsas. En casa las usábamos sólo para pañales con caca. Así que un rollo dura bastante (50 cacas jajaja). Compré 3 rollos y nos han durado hasta hace poco. Ahora vamos guardando las bolsitas pequeñas que nos dan cuando compramos en la farmacia, o en la frutería… Con esas nos apañamos.

ecodiaper

Tortugas B Cloud

¡Cuántas noches nos han acompañado estas preciosuras! No sólo me ayudaban a crear un ambiente tranquilo y hacer que se durmiera, también me han servido de luz de noche: para esas noches en las que tienes que cambiar un pañal pero no quieres encender la luz para no terminar de despertarle (ni al papá tampoco). Las voy usando por rachas. Ahora estoy durmiéndole sólo con teta y música suave. Nada de luces. Pero me da la impresión de que volveremos a usarlas y mucho.

Una tarde, que mis chicos me dejaron sola en casa para descansar, me metí en la bañera, apagué la luz y puse la tortuga azul con música. Relajante a más no poder. Eso es sacarle partido, o no?

BCLOUD

Bañera Flexibath de Stokke

Ligera, plegable, bonita, prática… Y la usas un montón de tiempo. Cuando pichón dejó de usarla por motivos “espaciales” (iba justito dentro), le seguimos dando uso a modo de piscinita. La poníamos en la terraza y ¡a jugar! Para la playa también debe estar bien. Antes que comprar un armatoste de bañera, mejor comprar una que después puedas guardar bien. Si además la puedes seguir usando para otros menesteres, mejor que mejor.

banera-flexibath2

Muselinas

Tengo de varias marcas y, sin duda, las mejores porque son más suaves y no se les hacen pelotillas son las de la marca Aden + Anais. Son de algodón 100% o de bambú. Las hay de tamaño normal (como un trapo grande) y otras más grandes tipo sabanita. Sirven pa´tó: para tapar el sol en el cochecito, para limpiarles, para taparles si refresca (esto es una cosa muy de madres), por si te quieres tapar cuando estás dando el pecho, para ponerlo como cambiador si estás fuera, para el cuello o por encima de los hombros a modo de fular (eso los más grandes), para las babas…

MS-classic-4-pack-swaddle-twinkle

Quitababas

Los quitababas son un tipo de babero-pañuelo. Suelen tener dos corchetes (dos medidas) para poder ajustarlo mejor al cuello del bebé. Pichón los usó en su época de “soy una babosa”, allá por los 4/5 meses hasta los 7/8 meses. Son baratos y los hay de muchos colores, estampados. Nosotros los teníamos de varios modelos para combinarlos con su ropa. Además del que llevaba puesto, tenía uno o dos de repuesto en el bolso. Los nuestros eran de BabyBabas. Cuantos más compres, más baratos te salen.

Por raro que parezca, como ya os he dicho, los baberos para la hora de comer no había forma de ponérselos. Pero estos sí se los dejaba puestos. No se los arrancaba en un ataque de furia. Quizá fuese porque son más cortitos que un babero, o más suaves por la cara interior, o qué se yo. También, más o menos, dejó de usarlos cuando empezamos con la AC (alimentación complementaria). Misterio misterioso.

babero-crema-rayas-rojas

Arrullo/mantita

Llámalo como más te guste. Si tienes alguien que cosa y sea mañosa, te lo puede hacer. No tiene mucho misterio. Los hay de algodón, de hilo, de punto, de minky… Nosotros llevábamos siempre uno en la bolsa del carrito. Tenemos uno de hilo, más fresquito para el verano, y otro de algodón, más gordito para cuando hace más frío. Como pichón ya va andando everywhere, los hemos dejado de usar. Creo que en el coche (automovil,quiero decir, no carrito de bebé) aún llevamos uno en el maletero. Está bien tenerlos a mano por si vas a algún sitio donde puedas necesitarlo (ahora con los aire acondicionados en los restaurantes a menos mil grados, se agradecen). Las mamás (y papás) también pueden usarlos, eh? Yo he llegado a usarlos también para taparme los hombros ;P

MANTA_BUBBLES_AZUL_NAF_NAF

Minicuna

Lo interesante es que tengáis a alguien que os la pueda prestar porque así os ahorráis el gasto. A nosotros nos la prestó mi cuñada. Es verdad que me resultó muy útil pero en cuanto crecen, que ya os aseguro que lo hacen muuuy rápido, se queda pequeña. Imprescindible que tenga ruedas. Así puedes poner ahí al bebé y llevarlo contigo allá donde vayas sin perderle ojo. También están los moisés (no sé si serán más económicos).

minicuna_madera_puppy

¿Qué os parece? ¿Añadiríais alguna cosa más a la lista? ¿Quitaríais alguno?

Evacuation

Sí. Antes de ser madre no puedes ni imaginarte que vas a hablar de este tema con asiduidad. Cacas. Ni te haces una idea de cuánta felicidad te va a dar que tu bebé suelte lastre. Si hace bien sus pises y sus cacas es garantía de salud. Los primeros días, en el pipí de pichón veíamos manchas rosadas. Es totalmente normal. Son uratos que eliminan por la orina. Al segundo o tercer día dejó de manchar. Si os pasa, comentádselo al pediatra/enfermera/matrona, pero ya os digo que es normal.

También, uniéndose a este festival escatológico, tenemos al conocido meconio. Son esas primeras cacas que parecen chapapote: prácticamente negras y ultra pegajosas. La primera noche que pasamos juntos en el hospital, el pichón soltó bastante. Yo intentaba dirigir medio sentada en la cama a papá para que cambiara el pañal. Era el primer pañal que papá cambiaba en su vida. Resultado: meconio everywhere. Tuvimos que llamar para que vinieran a cambiarle hasta las sábanas. Para colmo de males, esa noche, habían cortado el agua en el hospital. Y yo haciendo mis necesidades en una cuña. Un asco-show. (Otros) Menos mil puntos para el hospital.

Pasados estos delicados momentos, un bebé recién nacido implica cambios de pañales cada pocas horas. Hacen mucho pipí y muchas cacas. De día y de noche. Es un no parar de cambios. Si vais a usar pañales de tela o lo tenéis en mente, diría que os esperaseis a que pasara, como muy poco, el primer mes. Yo no los he usado. Me lo planteé, pero nunca llegué a animarme. El tema de tener que estar lavando/frotando constantemente me quitó las ganas.

Tras el primer o segundo mes, Pichón fue bajando la frecuencia de cacas. Pasó de hacer varias en un mismo día, a poder estar varios días sin hacer nada. Cuando un bebé está con lme (lactancia materna exclusiva) es absolutamente normal que esté días sin hacer caca. La leche de su mamá es tan rica en nutrientes que prácticamente la aprovechan y digieren en su totalidad, por lo que genera muy poco “residuos”. NO es estreñimiento. El estreñimiento es si veis que le cuesta hacer de vientre, si se queja y hace cacas duras. Si sus cacas son de apariencia normal, repito, NO es estreñimiento.

Esto lo supimos después de un pequeño “incidente”. Nuestro pichón llevaba 12 días sin hacer caca. De ánimo estaba bien. No se le veía molesto. Pero una, que es primeriza, se come la cabeza: ¿será normal tantos días? ¿estará bien “ahí dentro”? ¿por qué le pasa esto?. Decidimos llevarle al pediatra (ERROR) y éste, más ancho que pancho, nos dijo que era un tipo de estreñimiento y le dio con un palillo. Es de las peores veces que me he sentido. Si yo estaba sufriendo, no quiero ni imaginar el pobre pichón. Lloraba y gritaba a pleno pulmón. Salimos de allí medio traumatizados. Después de una hora hizo caca. Era caca normal. NO era estreñimiento. Así volvimos a aprender, a base de grandes errores. Fijaos en lo que nos dice la AEPED (Asociación Española de Pediatría). Mirad la pregunta número 11

frecuenciacaca

Tened paciencia y esperad. Confiad en vuestros retoños y en su cuerpos. A ver, si estáis preocupados realmente, id al pediatra.

Para ayudar a regular su tránsito intestinal no hay nada mejor que darles masajitos (nunca después de comer, esperad a que tengan el estómago vacío). Os ponéis crema o aceite en las manos, desnudáis al peque y a amasar el bollito. Os recomiendo el masaje que llaman “I love U”, flexionar las piernas, hacerles el típico movimiento de bicicleta… Yo se los hacía después del baño. A veces no le hacían gracia y otras estaba más tranquilo y se dejaba hacer.

Otra cosa que ayuda un montón es el porteo. Si no porteáis, pues le cogéis en brazos y le dais un buen paseíto aunque sea por casa. Van en movimiento, junto a su mami o papi y en posición vertical. ¡De lujo!

Una vez que empiezan a tomar sólidos, los ritmos caquiles vuelven a variar hasta ajustarse. Vuelven a hacer casi a diario, o a días alternos, o varias veces en un día. Eso depende de cada niño. Recordad que cada niño es un mundo y no hay que comparar.

Intentar pasar página

Después del parto, pasados los primeros meses, aún seguía con dudas sobre muchas cosas que pasaron en el hospital. Me daba la impresión de que no sabía todo lo que debía saber. No me preguntéis por qué. Era una sensación. Animada por unas amigas y buscando información en la web de EPEN, me decidí a pedir el historial médico del nacimiento de mi hijo. Estuve dudando si hacerlo o no porque sólo de pensar que pichón hubiese pasado por algo y yo no lo hubiese podido evitar/cambiar, me iba a sentir muy triste y culpable (aunque sé que no debo sentir culpa).

El proceso es sencillo y os animo a todas a que lo hagáis si sentís que hay algo que no os quedó claro. Tardé un año en mandar aquella carta al hospital exigiendo mi historial. En el momento de entregar la carta en correos, estaba nerviosa. Ni os cuento cuando recibí una llamada del hospital en pocos días (3 ó 4). Se me secó la boca. Me temblaba el pulso. La llamada era para decirme que podía pasarme a recoger los papeles, que fuese con el d.n.i. y me daban toda la documentación.

Al día siguiente estaba en el mostrador con dos carpetones llenos de folios impresos. Firmé un papel donde ponía que me llevaba una copia de los historiales de mi hijo y mío, miraron mi d.n.i y me fui de allí con el corazón acelerado. Sí. Encontré cosas que nunca me habían contado. Estaba todo detallado. Tanto mío como del niño.

Para empezar vi su puntuación en el test de APGAR, del que nunca nos informaron. Un 6 (minuto 1), 9 (minuto 5),10 (minuto 10). Necesitó reanimación tipo III (cuando el recién nacido no es capaz de respirar bien sin la ayuda de la mascarilla, necesita un tubo por el que meter aire en sus pulmones). También tuvieron que usar un aparato llamado “neopuff”. Tenía un considerable distrés respiratorio. Papá sí le vio respirar “a saltos” cuando entró a verle al nido, y eso que cuando le dejaron ver al niño, ya había mejorado tanto el aspecto como la respiración aunque tenía “quejidos”. La descripción de mi hijo cuando nació es terrible.

historial

Pasó la noche solo en una incubadora. Llorando. Le estuvieron dando biberón cada dos horas. Le hicieron un lavado gástrico. Para colmo pone que estaba “irritable” y que no durmió ni dos horas seguidas. En los vídeos que grababa papá, estando pichón en la incubadora, se le ve respirar mal. No puedo verlos porque se me rompe el alma. Escribiendo esto se me pone hasta mal cuerpo. Pensar en la mierda de recibimiento que tuvo, en la manera tan violenta en que le hicieron nacer, en el estrés que pasaría aquella larga noche… Y yo en la habitación de al lado, totalmente ignorante, con mi instinto robado, agilipollada perdida…

Lo que daría por volver atrás y haberme arrastrado a su lado, o haber exigido que me lo trajeran, o haber exigido que dejaran que papá le cogiera en brazos para hacer el piel con piel.

Encima me decían que estaba bien. Vamos a ver, no estaba grave, no era nada del otro mundo -a miles de niños les pasa lo mismo o peor-, pero bien, bien no estaba. Pichón tuvo estridores durante bastante tiempo (un mes o así). Cada vez que comía hacía unos ruidos considerables. De esto no nos dijeron nada (todo estaba bien según ellos). Es algo que nos explicó su pediatra después, porque le preguntamos. Nos extrañaba que hiciese esos ruidos.

En el hospital nos mintieron. No nos informaron bien. No nos dijeron si había hecho meconio, ni cuántos biberones le metieron o con qué frecuencia, o con qué cantidad de leche de fórmula, si lloraba mucho o poco… NADA. Sólo decían que estaba bien.

Me siento engañada y furiosa por lo mal que lo pasó mi pichón. En su momento debí presentar una queja. Pero ya había pasado un año. Sólo necesitaba saber qué había pasado, aunque doliese. Definitivamente, no va a ser fácil perdonarme. Sólo espero que la manera que hemos elegido para crecer juntos pueda sanar las heridas y sienta que puedo reparar tanto daño.

Por favor, que no os separen.