Creciendo dentro

Al ir por seguro privado, cada mes teníamos revisión y una ecografía con la que nos íbamos quitando miedos de encima. Todo iba bien. La eco de la semana 12 fue emocionante. Nos dieron el valor del pliegue nucal, resultados de analíticas… Y estaba perfecto. Valor normal y analíticas correctas. También me hicieron el test de O´Sullivan en la semana 11 y salió bien. Lo importante era saber que todo estaba en orden. En esa eco nos dijeron que era un niño. Se veía claro como el agua. Nos lo enseñaron en pantalla. Después, entre las ecos impresas que te dan, estaban las pruebas más que evidentes de que era un niño. Tampoco nos lo aseguraron al 100% pero nos dijo que era muy, muy, muy evidente. En la siguiente (16 semanas) nos lo confirmaron: niño. Para entonces ya teníamos el nombre decidido. Un nombre hermoso y que, a pesar de las caras raras cuando lo anunciamos, cada día me gusta más.

12Sem
12 semanas – 6,35 cm

La primera vez que sentí que te movías fue un poco “raro”. Era como un cosquilleo, o unos gases, algo raro. No estaba segura de si eras tú. Cuando esas sensaciones se fueron repitiendo a diario y cada vez más fuertes, lo tuve claro: eras tú sin la menor duda. Tardé en notarte. Fue sobre la semana 20 y poquito más. Como era tan sutil, tan leve… Cuando fuiste creciendo ya eras más que evidente. Me clavabas un pie (¿o sería una mano?) a traición en las costillas, bajo el pecho izquierdo.  Mención a parte es tu hipo. Te daba hipo casi a diario y por las noches. Cómo saltabas, pichón. Papá alucinaba con tus movimientos. Así te podías pasar cinco minutos tan ricamante: dando castigo a las costillas de mamá.

16sem
Semana 16 – 14,7 cm – 158 gramos aprox.

Cada vez que tocaba visita me ponía de los nervios. Iba pensando en qué podría pasar. No quería que nada se estropeara. Hasta que no veía en la pantalla a mi pichín saltarín y me decía el ginecólogo que todo iba bien, no me relajaba. Hasta la semana 37, que se considera que el embarazo está a término, no estuve “tranquila”. En esa semana anuncié en FB que estaba embarazada, jeje. Aún había gente que no lo sabía. Las revisiones iban yendo bien. Hicimos la eco 4d con mucha ilusión por verle. Evidentemente, para nosotros era precioso. Aunque fuese un adefesio, me hubiese parecido la cosa más hermosa del universo. Tuvimos que repetirla porque en el primer intento se tapaba la cara constantemente. Tenía los pies y las manos por delante de la cara. También pasaba el cordón por delante. Aún así miró sus medidas y se vio que estaba perfecto. Salvo un detalle sin importancia: estaba en posición “bocarriba”, como sentado y con los pies por la cara. Pero como aún estábamos de 28 semanas, había margen para que se diera la vuelta. Al repetir la eco una semana más tarde pudimos ver su cara. Sólo unos minutos que disfrutamos muchísimo. La anécdota era que seguía sin cambiar la postura. Pero aún había tiempo.

20Sem
Semana 20 – 23,5 cm – 343 gramos aprox.
Anuncios

2 comentarios en “Creciendo dentro

    • Las ecografías las hacía siempre el ginecólogo que me llevó el embarazo. La última imagen es una captura de pantalla del pedazo de vídeo que nos hizo. Se veía todo tan claro y perfecto. Al final de la consulta nos dio una carpeta con fotos y el vídeo en cd. Son de la que llaman “ecografía morfológica” (la de la semana 20). Ya tendrás la tuya 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s