Mala suerte

Cuando pierdes un embarazo te sientes “defectuosa”, o que “algo habrás hecho” para que salga mal, o que “te lo tienes merecido”, o mil millones de cosas. La gente, con la mejor de sus intenciones, te suelta tópicos (tipo “mujer legrada, mujer preñada”), te cuentas batallitas de fulanita que pasó por lo mismo… Y es lo peor que pueden hacer. No tenía ganas de ver a nadie. Ni que me vieran. Ni que me hablaran. Ni hablar. A papá le pedí que le dijera a los amigos que no sacaran el tema. Tampoco es que tuviésemos una gran vida social pero coincidió con fechas navideñas y mis ganas de ver a gente eran menos mil. Tienes que aguantarte. Creo que quien no haya pasado por esto no sabe cómo de horriblemente mal se siente una mujer en estas circunstancias. Parece que como no hubo embrión, no hubo embarazo. Pero sí lo hubo: fueron 11 semanas y 3 días de embarazo que mi cuerpo sintió y que yo viví con toda la emoción del mundo. No supieron entender cómo me sentía. Nadie. A día de hoy aún me duele hablar de esto. Sacarlo así, aquí, es un poco terapia.

El ginecólogo nos explicó que hay más casos de pérdidas de embarazo de lo que se cree, que lo normal cuando hay una pérdida es que ocurra en el primer trimestre, que es bastante común en primerizas, que la “naturaleza es sabia” y lo que se acaba es porque no va a salir bien, que lo nuestro fue mala suerte, que no había causas por las que se pudiera saber por qué a nosotros, que no era por algo que hubiésemos hecho mal, que no era indicativo de enfermedades, infertilidad ni cosas “raras”, que yo estaba bien y que con el tiempo podríamos volver a empezar. Qué fácil es decirlo y qué difícil es pasar por ese trago. Nunca había oído hablar de un embarazo anembrionario. El que no haya embrión es porque hay algo que falla en la información genética del óvulo o del espermatozoide, por lo que nunca se llega a formar el embrión. Sólo aparece el saco gestacional vacío. Por raro que parezca, pasa más de lo que pensamos. Las probabilidades están ahí y nos tocó.

Anuncios

4 comentarios en “Mala suerte

  1. Lo siento mucho, se tiene que pasar fatal y eso solo lo sabe una misma, pero parte de culpa de estas cosas la tiene la SS por no hacer mas ecografías, me parece una basura en seguimiento que hacen, yo en cuanto vi el positivo fui al privado a ver si estaba bien colocado y bien. Yo el dominico comencé a manchar muy poquito, fui a urgencias y me trataron como un trapo, estaba todo bien pero hoy para descartar me voy al privado, me parece una vergüenza tener que pagar habiendo SS. Pero es lo que hay…

    Me gusta

    • Es una lástima que el sistema sanitario esté que dé pena. Entiendo que los médicos/sanitarios estén quemados pero no tienen que tratar a los pacientes como si fuésemos un incordio. Desde luego que el seguimiento de un embarazo en la s.s. es penoso. Aquí sólo te hacen 3 ecografías (semana 12, 20 y 30 y pico). Por eso, en cuanto manché me fui al privado. Por lo menos me iba a tratar como a un ser humano, no como a una molestia.
      Por cierto, enhorabuena por tu embarazo y gracias por pasarte por aquí.

      Me gusta

  2. Tu ginecólogo parece el mío. Me dijo exactamente lo mismo.

    En mi caso mi embrión si que estaba pero dejó de crecer. Seguía latiendo pero no crecía (se quedó en la semana 6 hasta la semana 9, que ya me dijeron que se había parado). Nunca sangré y creo que eso lo viví también mal porque me lo tuvieron que provocar todo. Tardé más de 4 horas desde que me pusieron los óvulos pero cuando empezó… madre mia. Cuando fui al baño y vi tanta sangre, en el hospital (manché todo: la bata, las sábanas, el suelo)…. me mareé, lloré a mares y veía a mi madre y a su novio allí conmigo y sin saber muy bien que hacer….

    Los amigos también me dicen que ‘mujer legrada, mujer preñada’, la gente que me conoce…. algo que molesta un poco. Y que luego además, cuando ves que han pasado otros seis meses y que NO estás embarazada… empieza a mosquearte (¿habré quedado bien? Estaré mal y esa fue mi unica oportunidad de ser madre?)

    Afortunadamente, ahora vuelvo a estar embarazada, de muy poquito y tengo mucho susto. Espero que se me vaya pasando con el tiempo :).

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Sé que la gente hace esos comentarios con la mejor de las intenciones. Pero llega un punto que saturan y dan ganas de mandarlos a donde picó el pollo.
      Siento que tuvieras que pasar por algo tan parecido a lo mío. Se pasa fatal. A mí me daba miedo ir al baño. No quería ver tanta sangre. Salía a borbotones y me daba por llorar. Qué angustia…
      Esa pena se te queda ahí clavada para siempre. Con el tiempo se sobrelleva mejor, o diferente.
      Me alegro de que estés de nuevo embarazada. Ánimo que saldrá todo bien!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s