Welcome to the jungle

Hace días comenzó el curso escolar. Además, como ya imagino que sabréis, mi pichón también se estrenó como alumno. Fue su primer día de colegio. Afortunadamente, el primer día, fue sólo durante tres horas. Era en plan “toma de contacto”. Al entrar con cuatro años –porque le hemos querido escolarizar ahora y no antes-, no ha tenido periodo de adaptación.

dibujo-colegio-e1463857350739

Como os conté, el cole al que va el pichón es un centro nuevo. Y tan nuevo es, que aún está en obras. Hay partes que están cerradas “al público” porque allí campan obreros, grúas, ladrillos y demás material de construcción a sus anchas. Supuestamente, en un par de semanas estará terminado (lo veo chungo, la verdad) y, entonces harán una jornada de puertas abiertas para que los familiares y alumnos puedan ver el cole al completo y conocer las instalaciones.
Miedo me da que, con tanta prisa, estén haciendo las cosas “regular ná más” y en nada y menos lleguen problemas. Cruzaremos dedos de manos y pies.

En fin, dejando a un lado la singularidad del estado del colegio, paso al meollo del asunto.
¿Cómo le ha ido estos primeros días a mi pichón en su nueva rutina?
La respuesta es: MUY BIEN. Realmente bien. En las mañanas se queda tan normal. Deja su mochila en su sitio, va a su silla y se queda conforme. Tiene su sitio asignado y nos habla de sus compañeros (aunque sus nombres aún no los controla mucho jjjj). Nos ha contado que va a hacer pipí él solo y que se lava las manos sin ayuda. Se toma todo lo que le pongo para que coma en el recreo. Cuando voy/vamos a recogerle, está bien y antes de irse le dice “hasta luego” a grito pelao a su maestra.
Otra cosa es que viene súper parlanchín contando sus cosas, de cómo le ha ido, de los juguetes que hay allí, de si juega a esto o lo otro…  Hablamos como cotorras. Ni ponemos la tele para comer  😉

happy-kid-clipart-kid_row

Otro punto a favor del cole es que no hemos tenido que comprar libros, ni material escolar. Bueno, a ver, lleva su mochila y poco más. Lo único que hemos tenido que llevar han sido dos paquetes de toallitas, dos rollos de cocina y dos paquetes de folios. Listo.

Otra de las cosas que nos ha sorprendido es que son sólo 21 niñxs en el aula. Nada que ver con los casi 30 que son en las clases de sus primos. Cómo se nota que la crisis hizo mella en la natalidad.

Un punto negativo es que, el primer día, nos enteramos de que su maestra está de baja y su sustituta, la pobre mujer, estaba casi tan perdida como nosotros. No sabe aún cuánto tiempo estará allí. Se la ve una chica maja. Nos dijo que acababa de llegar y que en cuanto pueda nos dará cita para hablar con ella. A ver si nos explica qué método de trabajo usan y otras cosillas.

Otro punto negativo, así en general del sistema educativo, es el horario mierder. Y ojo, el que tenemos es una maravilla en comparación con la escuela privada u otros centros que terminan más tarde. De 9 de la mañana a 2 de la tarde me parece muy heavy para un niño. ¿Qué tienen que estar haciendo tantas horas? ¿Por qué hacerles madrugar?

estoy_durmiendo_cancion.jpg

Durante los primeros días de septiembre, he ido cambiando el hábito de irse a dormir para que se acostara más temprano. Así que me he comido unos madrugones interesantes en los últimos días de vacaciones (bueno, en general ha estado madrugador toooodo el verano).

Sufro teniendo que hacerle desayunar a toda mecha porque no llegamos. Mi pichón es de comer traaaaanquilo. Además, normalmente, hasta que no pasa un buen rato desde que se despierta, no tiene apetito. Por estos detalles, tengo que poner la alarma mu-temprano. Tendré que perfeccionar la técnica.

En fin, hemos arrancado con buen pie. Seguro que habrá días peores, mejores y regulares. Esto no va a ser siempre ideal –ojalá me equivoque jjj-. Aún tiene que adaptarse a sus compañeros y estos a él. Tendrá que ir desenvolviéndose como buenamente pueda y nosotros, sus padres, estaremos lo más cerca posible para ir explicándole ciertas cosas que en el cole no van a enseñarle.

También nosotros, como padres, tenemos que ir aprendiendo a cómo hacer las cosas. Jope, que ya estoy metida en un grupo de whatsapp de madres de la clase XD. Estrés.

Mariana-Ruiz-Johnson-Mama

En resumen, creo que la clave de que el niño vaya tan contento al cole, de que no haya supuesto un drama, ha sido respetar su ritmo y dejarle estar en casa un año más. Hemos dado margen a que su desarrollo haya ido a su ritmo. No le hemos metido prisa con quitarle el pañal  (lo quitamos allá por mayo). No le hemos dejado solo cuando nos ha necesitado cerca. Hemos establecido –diría yo- un apego seguro, ese taaan de moda, a base de mucho amor y respeto.

Desde luego que le hemos estado hablando bien del cole, de lo bien que lo va a pasar, de todos los niñxs que conocerá y las cosas chulas que aprenderá. Este punto es importante. Hacerle ver que no tiene que preocuparse por estar allí. Le hemos “dorado la píldora” un pelín. Aunque bien visto, a lo que va es principalmente a jugar y a estar con otros niñxs de su edad.
Alguna que otra persona se ha dedicado a soltar perlas tipo “a ver si va a llorar”, “como no ha ido antes al cole, ni a guardería, lo va a pasar mal”, “le va a costar quedarse”… Bla, bla, bla… :/ La solución es no darle importancia a los comentarios. El zasca se lo están comiendo estos días.

Entiendo que somos unos afortunados por haber podido hacerlo así, por haber tenido mis 24 horas al día junto a él durante sus primeros 4 años. Una suerte ma-ra-vi-llo-sa ❤

En fin, que veo que me voy a poner moñas y no quiero. Contadme cómo os ha ido a vosotrxs la vuelta a la rutina e intercambiamos impresiones.

Anuncios

Viajeros al tren

En estas vacaciones de verano, hemos viajado con el pichón lo más lejos que nunca ha ido. Exactamente, según google maps, 1.176 kilómetros. Concretamente hemos estado en Barcelona. No nos animamos a ir en avión por el tema de salud de mi amante bandido. Recordad que tuvo que ser intervenido de un ojo (qué mal, qué mal, qué mal) y le recomendaron no viajar en avión hasta que no pasase un tiempo de la cirugía. Aunque el plazo de tiempo estimado ya había pasado, el miedito no se lo quita uno del cuerpo tan fácilmente. Total, que nos fuimos hasta la otra punta del país en tren. Mirando precios, nos salía igual ir en avión que en AVE. La única diferencia es que en avión se tarda menos. Pero claro, súmale que hay que estar antes en el aeropuerto, que tendríamos que facturar, al menos, una maleta, luego tienes que pillar la maleta (y cruzar dedos para que no la hayan extraviado), desplazarte del aeropuerto al hotel… En fin, que lo mismo me da, que me da lo mismo.

Ave_Málaga2

Como viajamos antes de que el pichón cumpliese los 4 años, no pagó billete. La pega es que tenía que viajar sentado con uno de los que viajan con billete. Así que para compensar, cogimos asientos en preferente que son más anchos y se va más espacioso. En total fueron 5 horas y media de trayecto (tanto a la ida, como a la vuelta). Al padre de la criatura se le hizo corto el viaje XD. A mí un poco más pesado por tener que estar compartiendo asiento con el niño casi todo el tiempo. Pero tampoco fue un horror. El pichón iba bastante entretenido con todo. Además nos ofrecieron bebidas, nos dieron merienda, prensa, luego más bebidas. Casi nos pasamos las horas comiendo y bebiendo, algún que otro paseo al baño, y mirando por la ventanilla. En cada trayecto pasan dos pelis, pero no vimos ninguna.

TorreAgbar

Nos alojamos en un hotel junto a la torre Agbar, y teníamos unas vistas muy chulas a la torre. Teníamos cerca metro, tram, un centro comercial y, lo más importante, el Museu del Disseny que era el sitio al que queríamos ir.

Compramos anticipadamente entradas para ver la exposición David Bowie Is. Aquí mi amante bandido es fan incondicional de Bowie. A mí me gusta, pero tampoco me apasiona al mismo nivel. Teníamos un pelín de “angustia vital” por si luego estaba petado o no había entradas. Pero nada que ver. Estaba todo muy tranquilo y yo creo que habría entradas. Nada que ver con las aglomeraciones del año pasado para ver al expo del Bosco.

La-exposición-David-Bowie-is-estará-en-Barcelona-en-2017

La expo era bastante apañada. Yo iba con el pichón a nuestro (su) ritmo y a mi marido le dejamos ir tranquilamente para que disfrutara y se empapara bien. Había objetos personales, mucha de su ropa (diosmío estaba hiperdelgado ese hombre –más de lo que puedas pensar, en serio-), partituras, música a tope… Durante todo el recorrido de la expo, tienes que llevar unos auriculares puestos y te van explicando todo conforme te vas moviendo de un lado a otro. Al pichón le duraron un rato jjjj. Y nada, ahí estuvimos bailando a nuestro son, luego mirando la tienda, explorando el resto del museo… mientras terminaba el papi. El museo era muy grande y tenía otras exposiciones a las que podías acceder libremente. Pichón y yo subimos y bajamos, miramos unas maquetas, una sala donde te dejaban pintar y después estuvimos tomando algo en el bar. Nos reunimos con mi amante bandido satisfecho con la visita, miramos la tienda –algo cayó- y tan felices.

Park-Güell-2

Otra de nuestras visitas fue al parque Güell. Menuda odisea. Por si no lo sabéis, para acceder a la zona monumental, hay que comprar entrada (con horario además). Nosotros las habíamos comprado con mucha antelación, y menos mal, porque cuando llegamos estaban agotadísimas. El lugar tiene un aforo limitado de personas y no dejan pasar más de 400 por hora (creo recordar). Menuda pechá de sudar nos pegamos, y eso que subimos en las escaleras mecánicas. Horror. Puro horror. Primero que para llegar a la zona fuimos en metro. Horror. Fatal. Muerte y destrucción. Y luego esos tramos de cuestas del demonio que el pichón, lleno de energía y alegría, se empeñaba en subir a toda prisa. Incluso tuvimos un pequeño momento drama cuando se negó a subir las escaleras mecánicas porque quería ir andando por esas pendientes. Menos mal que entró en razón. Ufffff…

792739738_d25d57458f_z

Al llegar estábamos sin aliento, sudando como pollos porque si llegábamos tarde, no nos valían las entradas. Merodeamos por la zona. Mucho turista. Mucho palo selfie por todos lados. Fue algo agobiante. No se podían hacer fotos sin que salieran mil-millones de personas por todas partes. A lo único que se podía hacer fotos “limpias” de gente era al techo XD. No estuvimos mucho tiempo por el agobio del gentío. Mucha, demasiada, gente. Mucho calor. Me entró dolor de cabeza. Acabamos tan reventados que para volver al hotel pillamos un taxi. Si hubiese tenido que volver en metro, me muero de un soponcio. Fijo. Años atrás estuve allí y no lo recuerdo tan petado.

zoo_barcelona

También estuvimos en el zoo. No os imagináis las ganas que tenía el pichón de ir. Estaba con el son de Copito de Nieve (que ya le explicamos que no estaba porque murió de mayor). Sabía que no lo vería, pero le hizo ilusión ver que estaba por allí dibujado en un mural y en fotos. El zoo es muuuuy grande. Así que llegamos por la mañana y salimos de allí por la tarde. Menuda paliza. Había para alquilar cochecitos para desplazarse pero costaban un riñón por hora. Carísimo! Así que pateando para arriba y para abajo. Me bajé la aplicación del zoo donde te explican cada animal y puedes ir viéndolo en el mapa con gps (va marcando por dónde caminas). Hay zonas que podrían tener otro tipo de instalaciones menos deprimentes –aunque un zoo no deja de tener un toque triste-.

museo-blau-de-las-ciencias-naturales-edificio-del-frum-barcelona

La mejor visita para el pichón fue la que hicimos al Museu Blau. El edificio ya nos dejó con la boca abierta. El interior igual o más. Es un museo de ciencias que, como guinda, tiene una exposición temporal del Spinosaurus. Es un lugar totalmente recomendable para ir con niños. Una maravilla de sitio. Dentro te van explicando por salas, desde la creación del universo (ese big bang que tanto interesa a mi pichón), los planetas, la tierra, la evolución de las especies… hasta vitrinas con variadísimos minerales, meteoritos, fósiles, animales disecados, mesas interactivas sobre temas variados (desde el funcionamiento de una célula, hasta la reproducción de las plantas o el sistema nervioso).

fotonoticia_20160712141054_640

La expo del Spinosaurus es una pasada. Chulísima. Con reproducciones de dinosaurios muy logradas a tamaño real, fósiles, explicaciones sobre cómo encontraron al espinosuario (excavaciones, materiales para investigar, fotos, vídeos…). Una pasada, de verdad.
Al final hay una tienda con libros fantásticos, animales de peluche, figuritas de animales, juegos científicos… Tentaciones everywhere.

los-rascacielos-mas-espectaculares-del-mundo-no-estan-en-nueva-york-sino-en-barcelona

Luego estuvimos paseando por la zona que es como muy “futurista”, llena de rascacielos, edificios modernos, calles amplias y un centro comercial bestial de grande.

PortadaRamblesBlog

Como colofón, nos aventuramos a ir a las Ramblas y en metro. Valientes es poco. El camino hasta llegar fue el mismo infierno. Nunca lo he pasado tan mal yendo en metro. O no lo recordaba. Más de 40º C hacía allí abajo, seguro. No se podía ni respirar. Más de una vez me tuve que concentrar en respirar sin agobiarme para que no me diera un chungo. Una vez llegamos, aquello fue imposible. Diossssanto, no se podía caminar de la gente que había. Al mercado de la Boquería, que le tenía muchas ganas, no pudimos más que asomarnos. Decidimos que por el bien del pichón y nuestra salud, no íbamos a entrar. Nos fuimos hasta el puerto y allí vimos un poco la zona, nos tomamos la merienda y vuelta al hotel. Esta vez en taxi porque lo del metro es inhumano.

depositphotos_85854430-stock-illustration-happy-boy-cartoon

Mi pichón estaba encantado con su casa nueva de Barcelona (el hotel, entiéndase). Ya hablaba de nuestra casa como “la vieja” XD. Ojalá tuviéramos aquella habitación de hotel en posesión jajaja. Estuvo muy emocionado los días que estuvimos por allí. Si es que hasta madrugaba el tío. A las 7.30/8 de la mañana se despertaba pidiendo que subiera las persianas, preguntando que dónde íbamos, que si en metro o andando, que qué íbamos a hacer o dónde íbamos a comer. Encantado de salir de la rutina de la casa vieja estaba. Feliz como una perdiz y sus padres ojerosos, sacando fuerzas de no sé dónde jajaja.

 

Y vosotrxs, ¿habéis hecho alguna escapada o viaje este verano? ¿Tenéis cerca sitios chulos a los que se pueda ir con niños? Acepto sugerencias para futuros viajes, que conste.

Lassie come home

Cual reencuentro con Lassie, vengo a reunirme con mi blog. Pasado el periodo vacacional, veo en la vuelta de la esquina la llegada de la rutina. Será una rutina nueva. Empezamos el colegio para el pichón. Por cierto, tengo que acercame hoy o llamar a secretaría porque no sé ni horarios, ni material que tiene que llevar, ni si tenemos que comprar libros… No ha habido forma humana de poder averiguar nada.
Pero, caaaalma, aún nos quedan unos días para tomar impulso antes de los cambios.

lassie

Os tengo que contar nuestras escapadas. Una de ellas fue a Barcelona. Por suerte, fuimos antes del atentado. Sólo de pensar que estuvimos justo allí, en las ramblas, semanas antes, me da flojera. Ha sido muy triste. No sé qué clase de locura hay que tener en la cabeza para actuar así. No tiene pies ni cabeza. Encima, todo ese odio se va pasando, se contagia y crece como una bola de nieve que va de un lado a otro. Joder, qué triste.
Me acordé de algunxs de vosotrxs, que sé que vivís por allí. Espero que estéis todxs bien.

También hemos estado merodeando por la zona, visitando sitios cercanos, museos, mercadillos y hemos pasado algunos buenos ratos de playa. Hemos pillado días en que el agua estaba caliente, como si saliera de una manguera recalentada. Genial para gente como yo, que siempre nos parece que el mar está congelado.

Por lo demás, ha sido un verano tranquilo y finalmente un pelín accidentado. Mi “donde la espalda pierde el nombre” dio problemas y he pasado las últimas semanas de agosto yendo a fisioterapia para remontar de mis dolores de trasero y lumbares. Sí, queridxs, tenía contracturados los glúteos a causa de una fractura de coxis de hace un par de años. Quitando el dolor de muerte de los primeros días, todo bien.
Como siempre, el verano, pasa rápido y, al menos yo, me quedo con ganas de más (más dormir, más viajar, más comer por ahí fuera, más museos, más helados…).
Pero, ojo, que el otoño trae sus cosas buenas. No nos pongamos melodramáticxs.

Nos vamos leyendo de nuevo 😉

Vamos que nos vamos

LLegó la hora de desconectar de nuevo. Ahora, en pleno agosto, el calorcito y con mi amante bandido en modo vacaciones, me vais a permitir el lujo de estar fuera lo que queda de mes.
A todxs os deseo un feliz verano, que lo disfrutéis y descanséis en la medida de lo posible 😉
CMYK básico

Nos vemos en septiembre!
Feliz verano a tutti ❤

Escuela de verano

Hace mucho tiempo, en el reino de mi casa, venían martilleándonos los familiares cercanos con que teníamos que meter al niño en alguna escuela o actividad durante el verano para que la entrada al cole no fuese dramática en septiembre. Y sí, al final lo hemos hecho. Os cuento que ha habido varios motivos por los que nos decidimos a hacerlo y que, si lo hemos hecho, ha sido porque lo hemos hablado todos (pichón, papá y yo) en casa y NO porque nos hayan estado presionando.

El pichón estaba de acuerdo en ir y mostraba interés. Otro motivo de peso es que en el lugar donde decidimos llevarle, la monitora que iba a estar a cargo de él, es una persona muy allegada a mí y a la que conozco de toda la vida. También jugó a favor que conozco el lugar desde hace años y años, que mis sobrinos han estado allí y que, aunque dista de ser una escuela Montessori, se le acerca mucho. Los niños están en un ambiente muy cercano a la naturaleza. Es una especie de granja escuela, con sus animales, su huerto, su piscina, su taller de cocina… Muy chulo y rústico todo.

Granja-Escuela

Nuestro pichón se adaptó bastante bien. Sólo estuvo una semana, la última del mes (en agosto cierran), y al llegar el último, como es normal, le costó un poquito acercarse a los demás niños que ya estaban en plan “amiguitos”. Ni un solo día lloró, ni se puso triste, ni nos extrañó, ni tuvo momentos de morriña. Le dejábamos allí tan feliz, arremolinándose entre los demás niños, cogiendo juguetes y entreteniéndose. Incluso le pasaba que al ir a recogerle después, no quería irse de allí.

Cada día tenían diferente actividades y, aunque alguna que otra vez tuvo algún contratiempo (no querer dejar allí algún juguete, llevarse algún manotazo o darlo él…), en líneas generales se lo pasó bomba.

pros-contras

Mis conclusiones, y resumiendo, son:

PROS:

  • El pichón ha estado rodeado de niños de su edad y ha compartido tiempo con ellos.
  • Ha disfrutado haciendo cosas nuevas.
  • Ha estado tiempo sin papá ni mamá, sin echarnos de menos.
  • Ha establecido horarios más fijos para levantarse/dormir/comer.
  • Para nosotros, los papás, nos ha venido bien tener unas horitas solos al día juntos (ni os imagináis lo raro que era jjj).

CONTRAS:

  • Los madrugones. El pichón se despertaba él solito a las 7/7.30 de la mañana. Y ha adquirido esa “bonita” costumbre que dura hasta hoy en día.
  • Ha vuelto con la mano larga. El primer día le arrearon un manotazo en la cabeza. Otro día, aprendida la técnica, pegó él. No es que antes fuese un santo, pero hay que admitir que ahora da manotazos muuucho más frecuentemente.
  • Aunque eran sólo 3 horas y media por la mañana, la sensación de “angustia” no se me pasaba del todo. El móvil estaba siempre a máximo volumen y a mano.
  • Ha vuelto tooodos los días comido de mierda. Jajajaja. Arena a puñados en los zapatos, uñas negras, pelos sudorosos y con arena, ropa que daba miedito verla…
  • Haber percibido cierto tufillo a educación estereotipada (los niños juegan con palos, las niñas a princesas y tal….). Y eso que es una escuela infantil que tiene cierto renombre en plan pedagodía blanca y tal :/

Como primer contacto con el mundo de la escuela/colegio no ha estado mal. Podría haber sido mejor –una que es muy exigente- o, mirándolo por otro lado, podría haber sido peor. El hecho de que el pichón haya ido sin contratiempos y lo haya pasado bien, ha sorprendido gratamente –creo- a los pesaditos que nos han estado dando la murga con que el niño tenía que ir a tal o cual sitio porque la entrada al colegio en septiembre va a ser una tragedia griega. Sí, eso de adelantar acontecimientos se les da genial a los opinólogos. Ya veremos lo que pasa cuando empiece el colegio.

mama-y-niño-al-colegio

En fin, como madre, se agradece poder tener unas horitas de despeje. Hemos disfrutado, aquí una servidora y su amante bandido, de desayunos juntos en sitios tranquilos, hemos podido ir a ver una exposición juntos, e incluso nos dio tiempo de hacer limpieza profunda en casa. Pero se hace raro no tener al pichón alrededor. Qué queréis que os diga, a mí me gusta estar con mi niño jjjjj.

¿Qué opinión tenéis de estas escuelas de verano? ¿Vuestrxs hijxs –si tenéis- participan en actividades durante las vacaciones? Compartid vuestras experiencias y contadme, plis.

Cuatro años y declaración de amor doble

El día en que nació, o como yo digo: nacieron a mi pichón, no lo recuerdo precisamente como un día bonito. Fue un día, resumiendo, angustioso, decepcionante, extraño y sobre todo frío, más bien congelado. Sabéis la historia de cómo le hicieron nacer, así que no me repetiré. Cómo me cuesta aceptar lo que pasó. En parte, no lo acabo de encajar porque me sigo sintiendo culpable por no haber intentado hacerlo diferente. Supongo que me va a costar mucho más que cuatro años perdonarme, perdonar el robo que nos hicieron y pasar página.

9ce010e0420698933a8fb6a06cba97af--tattos-nely

Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que mi pichón era la persona, justo la persona, que necesitaba en mi vida. Me ha hecho equilibrame infinito. Es el contrapeso que me estabiliza -otras veces me tambalea jjjj-. Mirando atrás, hay tantas cosas que me ha enseñado. Y lo que le queda por hacerme ver/entender/aprender. Me ha hecho cambiar para ser/estar mejor.

Parece que el karma, o lo que sea, hizo que mi amante bandido y una servidora nos encontráramos, para que juntos hiciésemos llegar al mundo a quien ambos necesitábamos para ser quienes somos. Tenía que ser así. La de veces que nos habríamos cruzado en el camino sin encontrarnos. Cuántas veces nos habremos estado casi encontrando en paralelo, durante años, hasta que llegó el momento adecuado de que se cruzasen nuestros pasos. No podría haber sido de otra manera diferente.

Mi capacidad de escuchar, entender, empatizar, esperar y sorprenderme ha subido como la espuma. Mi paciencia ha alcanzado niveles impensables en mí. He aprendido a priorizar cosas que antes me parecían menos importantes. Ahora puedo hacer cosas a la velocidad del rayo. Lo de ser taaan cuadriculada se me ha suavizado un pelín –cuestión de tiempo mejorarlo-. Lo de hacer dos, tres o más cosas a la vez, se me da dpm –los que seáis padres/madres lo entenderéis seguro-.
Aunque todo esto implique, la mayoría del tiempo, ir con pelos de loca o estar cansada, no creo que pudiera ser feliz si no fuera lo que soy hoy: la mamá de pichón ❤

7d5ea4696fafb344582d35c4cf55b830

Mi niño cumple cuatro años y es lo más-mejor en mi vida. Ahora pregunta y pregunta. Indaga. Cuestiona. Observa. Analiza. Aprende. Crece. A veces se enfada. A veces explota en risas. Cuando quiere me abraza y besa. También grita cuando se emociona o queja. Alucino aún pensando en que ese niño, esa maravilla, es mi hijo. Me parece taaaan increíble 🙂
Todas las posibilidades las tiene a sus pies para el futuro. Todo por ver y conocer. Todo lo que quiera. Y espero poder estar a su lado siempre que me lo permita, acompañándole –más cerca o más lejos-.

Felicidades, mi-amor-amormío ❤
Gracias, mi-amor-amantebandido-mío ❤
Os quiero infinito.

 

– Y mis disculpas por esta entrada sumamente pastelosa 😉 –

Reto: Recuerdos de verano

Hace mucho que no lanzaba uno de mis retos. Si miráis, en uno de los banners de la derecha, encontraréis todos los retos que he lanzado al aire. Como sabéis, o si no lo sabéis ya os lo explico, si queréis, os podéis animar a participar cuando os plazca. Aquí no hay límites de tiempo y se aceptan sugerencias 😉

Estaba yo sentada “a la fresca-style” (puerta de la terraza abierta) comiéndome un helado con mi pichón y se me vinieron un montón de recuerdos chulos de cuando era pequeña y vivíamos el verano a tope de power XD.

Os dejo un puñadito de ellos, que los quiero compartir aquí con quien quiera verlos. Por supuesto, os animo a que os unáis a mi “saudade estival” y contéis en vuestros blogs qué recuerdos tenéis de veranos pasados. Como siempre, os pido como único requisito que compartáis la foto del reto (esta de aquí abajo).
RetoVerano

Así eran mis veranos:

  • Alma de domingueros. Sí. Cada domingo de verano, religiosamente, íbamos a la playa. Siempre iba con mis hermanos, mi madre, mis tíos y mis primos. Llevábamos una especie caseta de tela donde pintábamos con tizas. Como buenos playeros, éramos de los de enterrar la sandía en la orilla para que estuviese fresquita y, por supuesto, hacíamos nuestras dos horas de religiosa digestión.

    yaz-tatili-cocuk

  • Mi mejor amiga se iba unas semanas a su pueblo y teníamos que despedirnos. ¡Lo que llorábamos por separarnos! Pero bueno, reencontrarnos en septiembre también molaba lo suyo. Solíamos hacernos algún regalo cuando nos volvíamos a ver.abrazo de amigas
  • Me encantaba -y me sigue encantando- comer ciruelas moradas. Es oler/ver esa fruta y pensar en el verano. Ese sabor! También tenemos, como frutas veraniegas por excelencia, a la sandía y el melón. Pero lo de la ciruela morada es su-pe-rior!ciruela-roja-6-unidades-900-950-gr
  • San Juan, el comienzo de verano, aquí se celebra con fiestas en la playa. La de momentazos esplendorosos que ha dado esa noche. Lo mejor, lo que más me gustaba era, cuando daban las 12 de la noche, y nos bañábamos en el mar, estando toooodo oscuro. A veces, hacíamos el monguer y nos quitábamos el bañador (estando en el agua, ojo, que una es pudorosa).

    bluebaysensations_Noche_de_San_Juan_Malaga

  • La fiesta de encalar. Había un día en que los vecinos se reunían para encalar el edificio (pintarlo de blanco, básicamente). Cuando se terminaba el proceso de renovación del bloque, se hacía una fiesta en la azotea. Se asaban pulpo y otros pescados, se ponía música, se bailaba, los niños jugábamos y se hablaba de planes de futuro.

    pintar-paredes-con-brocha-blanca

  • Los vencejos. Esos pájaros que no callan, que se cagan por todas partes, que vuelan desafiantes a pocos centímetros de ti cuando sales al balcón… Esos pájaros me vuelven loca. Cada año, cuando vuelven de África y les escucho piar en las mañanas, me suben la moral. Cuando era pequeña, si veíamos algún polluelo caído de su nido, lo recogíamos y lo llevábamos a casa. Salvamos la vida de unos cuantos. Qué bonito era darles de comer y verles, una vez recuperados y crecidos, irse volando infinitamente lejos. Me gusta verles volar y les perdono lo de las cagadas.

    vencejos2-600x250

  • De los helados de Frigo, los Popeye de 15 pesetas (con el tiempo subieron hasta costar 5 duros!). Había de naranja o limón. Lo que más molaba era cuando estaban de promoción y en el palo te salía como premio otro polo igual de regalo. Hubo tardes en que nos las pasábamos comiendo popeyes tooodo el tiempo. Para habernos matao XD (con una indigestión del quince).

    popeye

 

¿Coincidimos en alguno? Vamos, cuéntame en tu blog tus recuerdos! Seguro que son bonitos.

¿Por qué?

Conversación real entre mi pichón y una servidora.

por-quePichón: – ¿Por qué me pones crema?
Mamá: – Porque has estado al sol.
P: – ¿Por qué he estado al sol?
M: – Porque has estado en la piscina.
P: – ¿Por qué he estado en la piscina?
M: – Porque hace calor.
P: – ¿Por qué hace calor?
M: – Porque estamos en verano
P: – ¿Por qué estamos en verano?
M: – Porque es julio.
P: – ¿Por qué es julio?
M: – Porque lo dice el calendario.
P: – ¿Por qué lo dice el calendario?
M: – Porque así lo establecieron los romanos.
P: – ¿Por qué así lo establecieron los romanos?
M: – Porque se dieron cuenta de los ciclos.
P: – ¿Por qué se dieron cuenta de los ciclos?
M: – Porque en la vida todo son ciclos.
P: – ¿Por qué en la vida todo son ciclos?
M: – Porque todo empieza y todo acaba.
P: – Mmmm… ¿Y como empezó todo?
M: – Con el BIG BANG.

(un gran silencio invade la habitación)

big-bang-big-bounce

Luego me pidió, obviamente, explicaciones sobre eso del big bang. También quiso que le enseñara fotos y vídeos del tema. Imaginad el momento en que tu hijo te dice: “¿Me pones un vídeo del big bang?”.  XD

Llegamos a la edad de la eterna y cíclica pregunta. LLegó la hora de interesarse por saber todo.
¿Alguien más en la sala que mantenga este tipo de conversaciones tan abstractas?

¿Custodia compartida? NO, gracias

Primero, antes que nada, os aclaro que no, que no me divorcio, ni me separo, ni estamos en crisis parejil. Segundo, que esta es mi opinión y que cada cual puede tener la suya respecto a este delicado tema. Lo que pienso se basa en lo que vivo y lo que veo.
Hace tiempo que quería hablar del tema de la custodia compartida porque, por desgracia (sí, por DESGRACIA), estoy viviendo el caso de alguien cercano que lo está sufriendo.
Parece ser que dar la custodia compartida está ahora “de moda” y la dan sin muchos miramientos. Da igual que aportes papeles, información, pruebas para lo contrario, que no las van ni a mirar.

custodia-compartida

¿Que por qué NO estoy a favor? Pues, principalmente, porque me parece una auténtica salvajada tener a un niñx cambiando de domicilio cada mes, o cada dos semanas. Sé que hay casos en los que lxs hijxs están siempre en el domicilio familiar y los padres se van rotando para habitar la casa con sus hijxs cuando les corresponda. No sé qué es peor. Bueno, sí. Un niñx necesita estabilidad, rutinas, horarios, normas que no cambien cada equis días (dependiendo de con quién estén). Y que un padre/una madre tenga que estar entrando y saliendo de la casa como si fuese un hotel tiene que ser infernal. ¿A quién le gustaría que su expareja estuviera usando su casa, su baño, su cocina, anduviera por su casa….? A ver, NO. Ni de broma. Por muy requetebién que te lleves con tu ex, no tiene que ser agradable.

En el caso que conozco, el hijx cambia de casa cada mes. Un mes con el padre, un mes con la madre. Cuando le toca cambio de domicilio, especialmente cuando vuelve de estar con uno de ellos en concreto y cuando le toca volver con esa persona, el niñx llega/se va con el carácter agriado, difícil de tratar, llora por cualquier cosa, e incluso ha tenido crisis de ansiedad (le duele el pecho, no puede respirar bien, le tiemblan las manos…). Como madre, si tuviese que ver a mi pichón así, no sé cómo actuaría. No sé cómo lo podría sobrellevar sin volverme loca.

divorcio, custodia compartida_2

La cuestión es que el padre no tiene que pagar pensión alimenticia por el hijx, ya que al ser custodia compartida, se entiende que éste se hará cargo de los gastos cuando esté con él/ella. Al igual que la madre es quien hace frente a los pagos de lo que surja cuando esté con el niñx.

Pero ya os digo yo que NO. Que muchas veces NO es así. En el caso que conozco, uno de ellos NO afronta ni un solo gasto. Y NO pasa nada, no se puede hacer nada, da igual. Elude su responsabilidad económica y escurre el bulto con toda la cara dura.

dibujo-triste

El resultado es un niñx que ha bajado las notas, que está distraídx, que ha declarado en numerosas ocasiones que no quiere vivir, que no puede ir a una psicólogo (porque uno de los progenitores NO se pone de acuerdo en nada), que está nerviosx, que se ha vuelto extremadamente insegurx, introvertidx, sin autoestima, asustadizx y, en definitiva, que es infeliz.
La única esperanza de que esto acabe es que el hijx tenga la edad suficiente para decidir lo que quiere y volver a pasar por un juicio.

Y la ley, la justicia, NO hace nada. Porque la custodia compartida es un engañabobos. ¿Igualdad? NO! ¿Egoísmo? ¿Adultocentrismo? !
Que NO, que un niñx NO tiene que vivir cambiando de vida cada mes. Que me da igual que los padres se lleven bien. Que ni aunque sean tipo el Cordobés y Vicky Martín Berrocal. Que NO. Que esto NO se puede permitir. Que un menor debería estar protegido y tener estabilidad. Con la custodia compartida NO es así. Que en numerosas ocasiones se vulneran todos y cada uno de sus derechos.

Aunque una expareja tenga una relación maravillosa, que todo puede ser, ¿cómo te sentirías si tuvieras que cambiar de ambiente/dormitorio/comidas/rutinas/normas cada mes (o cada cierto tiempo)? Por muuuuuuy bien que se lleven todos, ¿no os resultaría una incomodidad? A mí me lo parece y creo que me costaría adaptarme a tanto cambio ni aunque mis padres fuesen “amigos”. De verdad, no lo veo. No lo entiendo.
Debería prevalecer el interés del menor y se debería tener en cuenta su opinión. Y si se da una custodia compartida, qué menos que hacer un seguimiento continuo del estado emocional/físico del niñx. O preguntar e interesarse por la opinión del menor y tenerla MUY en cuenta.

¿Dónde quedan los derechos del niño? Todos machacados por un sistema de mierda que les ignora. Así de claro.

derechos-niño
Todos, cada uno de ellos, se los pasan por el forro

Aquí os lo explica muy clarito mi querida Barbijaputa.

Si la custodia es de uno de los progenitores, el otro puede implicarse igualmente en lo referente a la vida/cuidado de su hijx. Hay mucho con lo que “ayudar” (que no considero una ayuda, es la responsabilidad que se tiene como padre/madre), Apoya al niñx, paga su pensión alimenticia, contribuye con los gastos de actividades o medicamentos, acompáñale, escúchale, ofrécele tu apoyo incondicional, hazte cargo de él/ella cuando te corresponda o te necesite o te lo pida… Sobretodo, dale tranquilidad y estabilidad. No le andes mareando dejándole con desconocidos, no le presentes a una nueva pareja cada poco tiempo, no le hables mal de tu expareja, no critiques a la otra parte de la familia…

Sé que muchxs no estaréis de acuerdo conmigo. Sólo espero que nunca viváis de cerca un caso como el que a mí me ha tocado conocer y sufrir. Os aseguro que he pasado muchas, muchas, muchísimas noches en vela. Si yo he llorado de impotencia, imaginad al principal afectado: el niñx.
Desafortunadamente no es el único caso que conozco así.

Espero que esto cambie y que ningún niñx tenga que verse metido en una espiral tan terrible de maltrato emocional. Que NO nos vendan la moto.

Ese lugar

Cada vez me apetece/me gusta menos ir al parque con el pichón. Da mucha pereza. Ya os conté aquí una “experiencia religiosa” que me hizo aborrecer el momento de ir al parque. La razón por la que cada día le tenga más tirria es la suma de las cosas que veo que ocurren allí. He visto escenas surrealistas.

Illustration01

Hemos visto a un hombre (sí, porque era un adulto) sentado en un banco llevando una pedazo de serpiente colgada de los hombros. Así, tal cual. Aquí pasean a la serpiente. Costumbres peculiares.
He visto a adolescentes liando porros en un banco, a pocos metros de los niños que juegan. Imaginad el aroma que iban soltando.
He visto preadolescentes rapeando y haciendo sus “peleas de gallos” irrisorias soltando tacos a grito pelao que se oían a kilómetros a la redonda.
He visto bebés de guardería solos correteando SOLOS entre columpios, sin supervisión de ningún adulto.
He visto cómo quitan juguetes unos a otros como si tal cosa.
He visto cómo vino un niño maleducado y desconocido le dijo a mi pichón, así a sangre fría y el dedo muy tieso señalando: “Quítate que voy a jugar YO. AHORA”. (Le contesté yo que se esperase a que terminara porque no se iba a ir, por cierto).
He visto cómo se han reído de mi hijo por llevar pañal.
He visto a una niña desconocida que se empeñaba en que mi hijo le intercambiara la bici por la suya. Mi pichón no quiso y la niña no acababa de entenderlo. (Ese “hay que compartir” que me hierve la sangre).

gato-con-cara-de-sorpresa

Como norma general, veo más madres que padres. Es más, lo raro es ver a un padre en el parque. Las madres, la gran mayoría, se sientan en los bancos. Hablan entre ellas. O están con los móviles. A veces dan gritos a sus retoños advirtiéndoles de lo que sea.
También veo madres, pocas pero las hay, que sí están junto a sus hijxs. Pero no es lo habitual. Algún padre, alguna vez, también.

La situación que acabó de ponerme de los nervios fue cuando presencié una escena de bullying en todo su esplendor. Había un grupo de niños y me fijé en que tres de ellos iban toooodo el rato detrás de otro que parecía enfadado. Como me pareció algo raro, presté atención a lo que hablaban. Y flipé, queridxs. Flipé en tecnicolor. Insultaban al niño que iba huyéndoles. Uno le dijo, palabras textuales: “Te voy a matar”. Así tal cual. El niño acosado intentaba defenderse, pero más se mofaban de él. Hasta uno le dio una patada en la espinilla.

1076x616-5-movies-about-bullying

Primero pensé que quizá fuesen amigos y que se estaban peleando por tonterías. Pero me pareció raro. Ojo, que los niños tendrían como 6 ó 7 años. No os penséis que eran mayores. No, no, no… Más de 7 años no tendrían. Y teníais que escuchar las barbaridades que soltaban por la boca.

En ese momento apareció una mujer que resultó ser la madre del acosado y plantó cara a los otros niños. Estos negaban todo y rápido se dispersaron. Entonces me acerqué a la madre y le dije lo que vi, que estaba aluciflipando con la escena. La madre me explicó que esos niños, a los que no conocían nada más que de vista de ir al parque, se dedicaban a diario a perseguir e insultar a su hijo.

Esta mujer se puso a buscar a las madres de esos niños. Sólo encontró a una y a la abuela de otro. La abuela estaba absolutamente en la inopia (bastante tenía la señora con tener que hacerse cargo de chorrocientos nietos que llevaba). Daba hasta pena verla. Vi que habló con ellas. Yo me quedé con mi pichón donde estábamos jugando. Así que vi la escena en la distancia y no sé qué hablaban.

Al rato se acercaron a mí las madres de acosador y acosado, para que les dijera que lo que había pasado era lo que contaba el niño acosado y que no mentía. Así lo hice.

Sí, seguid alucinando que la respuesta de la madre del acosador fue: “Qué raro! Mi hijo no pega ni dice palabrotas!”. Ante mi insistencia, siguió: “Bueno, ya hablaré con él”. Y nada más. Ya está. Se marchó incrédula mientras su hijo acosador seguía correteando feliz por el parque. Ella siguió de charla con las demás. Como si nada. Los niños acosadores seguían jugando como si nada. El niño acosado se quedó con su madre en un banco y al rato ya se habían ido.

cara-triste-en-un-cuadrado-redondeado_318-58669

Qué impotencia. Qué mal cuerpo se me puso. Qué mal me sentí. Qué triste. Qué injusto. Qué miedo. Miedo a la sociedad donde vivimos. Miedo a lo que le puede pasar a mi hijo. Miedo a la impunidad que hay en este mundo. Miedo a que la escena se repite una y otra vez. Nadie se para a explicarle a esos niños acosadores que ese comportamiento no está bien. Las madres siguen en sus bancos con sus conversaciones. Los niños siguen sin entender que la vida no puede ser así.

Qué importante es dar ejemplo, explicar, hacer entender a nuestrxs hijxs desde bien pequeños. Si con esa edad andan así en el parque, delante de todo el mundo… cuando tengan 15/16/17 años… ¿Cómo serán?

¿Pensáis que soy demasiado dramática al respecto? Ante estas cosas me quedo de piedra y veo que al mundo que me rodea no le afecta demasiado. Es que no lo entiendo.
Quizá tengáis alguna experiencia en el parque que os haya hecho pensar/reflexionar y que queráis contarme.