¿Por qué?

Conversación real entre mi pichón y una servidora.

por-quePichón: – ¿Por qué me pones crema?
Mamá: – Porque has estado al sol.
P: – ¿Por qué he estado al sol?
M: – Porque has estado en la piscina.
P: – ¿Por qué he estado en la piscina?
M: – Porque hace calor.
P: – ¿Por qué hace calor?
M: – Porque estamos en verano
P: – ¿Por qué estamos en verano?
M: – Porque es julio.
P: – ¿Por qué es julio?
M: – Porque lo dice el calendario.
P: – ¿Por qué lo dice el calendario?
M: – Porque así lo establecieron los romanos.
P: – ¿Por qué así lo establecieron los romanos?
M: – Porque se dieron cuenta de los ciclos.
P: – ¿Por qué se dieron cuenta de los ciclos?
M: – Porque en la vida todo son ciclos.
P: – ¿Por qué en la vida todo son ciclos?
M: – Porque todo empieza y todo acaba.
P: – Mmmm… ¿Y como empezó todo?
M: – Con el BIG BANG.

(un gran silencio invade la habitación)

big-bang-big-bounce

Luego me pidió, obviamente, explicaciones sobre eso del big bang. También quiso que le enseñara fotos y vídeos del tema. Imaginad el momento en que tu hijo te dice: “¿Me pones un vídeo del big bang?”.  XD

Llegamos a la edad de la eterna y cíclica pregunta. LLegó la hora de interesarse por saber todo.
¿Alguien más en la sala que mantenga este tipo de conversaciones tan abstractas?

¿Custodia compartida? NO, gracias

Primero, antes que nada, os aclaro que no, que no me divorcio, ni me separo, ni estamos en crisis parejil. Segundo, que esta es mi opinión y que cada cual puede tener la suya respecto a este delicado tema. Lo que pienso se basa en lo que vivo y lo que veo.
Hace tiempo que quería hablar del tema de la custodia compartida porque, por desgracia (sí, por DESGRACIA), estoy viviendo el caso de alguien cercano que lo está sufriendo.
Parece ser que dar la custodia compartida está ahora “de moda” y la dan sin muchos miramientos. Da igual que aportes papeles, información, pruebas para lo contrario, que no las van ni a mirar.

custodia-compartida

¿Que por qué NO estoy a favor? Pues, principalmente, porque me parece una auténtica salvajada tener a un niñx cambiando de domicilio cada mes, o cada dos semanas. Sé que hay casos en los que lxs hijxs están siempre en el domicilio familiar y los padres se van rotando para habitar la casa con sus hijxs cuando les corresponda. No sé qué es peor. Bueno, sí. Un niñx necesita estabilidad, rutinas, horarios, normas que no cambien cada equis días (dependiendo de con quién estén). Y que un padre/una madre tenga que estar entrando y saliendo de la casa como si fuese un hotel tiene que ser infernal. ¿A quién le gustaría que su expareja estuviera usando su casa, su baño, su cocina, anduviera por su casa….? A ver, NO. Ni de broma. Por muy requetebién que te lleves con tu ex, no tiene que ser agradable.

En el caso que conozco, el hijx cambia de casa cada mes. Un mes con el padre, un mes con la madre. Cuando le toca cambio de domicilio, especialmente cuando vuelve de estar con uno de ellos en concreto y cuando le toca volver con esa persona, el niñx llega/se va con el carácter agriado, difícil de tratar, llora por cualquier cosa, e incluso ha tenido crisis de ansiedad (le duele el pecho, no puede respirar bien, le tiemblan las manos…). Como madre, si tuviese que ver a mi pichón así, no sé cómo actuaría. No sé cómo lo podría sobrellevar sin volverme loca.

divorcio, custodia compartida_2

La cuestión es que el padre no tiene que pagar pensión alimenticia por el hijx, ya que al ser custodia compartida, se entiende que éste se hará cargo de los gastos cuando esté con él/ella. Al igual que la madre es quien hace frente a los pagos de lo que surja cuando esté con el niñx.

Pero ya os digo yo que NO. Que muchas veces NO es así. En el caso que conozco, uno de ellos NO afronta ni un solo gasto. Y NO pasa nada, no se puede hacer nada, da igual. Elude su responsabilidad económica y escurre el bulto con toda la cara dura.

dibujo-triste

El resultado es un niñx que ha bajado las notas, que está distraídx, que ha declarado en numerosas ocasiones que no quiere vivir, que no puede ir a una psicólogo (porque uno de los progenitores NO se pone de acuerdo en nada), que está nerviosx, que se ha vuelto extremadamente insegurx, introvertidx, sin autoestima, asustadizx y, en definitiva, que es infeliz.
La única esperanza de que esto acabe es que el hijx tenga la edad suficiente para decidir lo que quiere y volver a pasar por un juicio.

Y la ley, la justicia, NO hace nada. Porque la custodia compartida es un engañabobos. ¿Igualdad? NO! ¿Egoísmo? ¿Adultocentrismo? !
Que NO, que un niñx NO tiene que vivir cambiando de vida cada mes. Que me da igual que los padres se lleven bien. Que ni aunque sean tipo el Cordobés y Vicky Martín Berrocal. Que NO. Que esto NO se puede permitir. Que un menor debería estar protegido y tener estabilidad. Con la custodia compartida NO es así. Que en numerosas ocasiones se vulneran todos y cada uno de sus derechos.

Aunque una expareja tenga una relación maravillosa, que todo puede ser, ¿cómo te sentirías si tuvieras que cambiar de ambiente/dormitorio/comidas/rutinas/normas cada mes (o cada cierto tiempo)? Por muuuuuuy bien que se lleven todos, ¿no os resultaría una incomodidad? A mí me lo parece y creo que me costaría adaptarme a tanto cambio ni aunque mis padres fuesen “amigos”. De verdad, no lo veo. No lo entiendo.
Debería prevalecer el interés del menor y se debería tener en cuenta su opinión. Y si se da una custodia compartida, qué menos que hacer un seguimiento continuo del estado emocional/físico del niñx. O preguntar e interesarse por la opinión del menor y tenerla MUY en cuenta.

¿Dónde quedan los derechos del niño? Todos machacados por un sistema de mierda que les ignora. Así de claro.

derechos-niño
Todos, cada uno de ellos, se los pasan por el forro

Aquí os lo explica muy clarito mi querida Barbijaputa.

Si la custodia es de uno de los progenitores, el otro puede implicarse igualmente en lo referente a la vida/cuidado de su hijx. Hay mucho con lo que “ayudar” (que no considero una ayuda, es la responsabilidad que se tiene como padre/madre), Apoya al niñx, paga su pensión alimenticia, contribuye con los gastos de actividades o medicamentos, acompáñale, escúchale, ofrécele tu apoyo incondicional, hazte cargo de él/ella cuando te corresponda o te necesite o te lo pida… Sobretodo, dale tranquilidad y estabilidad. No le andes mareando dejándole con desconocidos, no le presentes a una nueva pareja cada poco tiempo, no le hables mal de tu expareja, no critiques a la otra parte de la familia…

Sé que muchxs no estaréis de acuerdo conmigo. Sólo espero que nunca viváis de cerca un caso como el que a mí me ha tocado conocer y sufrir. Os aseguro que he pasado muchas, muchas, muchísimas noches en vela. Si yo he llorado de impotencia, imaginad al principal afectado: el niñx.
Desafortunadamente no es el único caso que conozco así.

Espero que esto cambie y que ningún niñx tenga que verse metido en una espiral tan terrible de maltrato emocional. Que NO nos vendan la moto.

Ese lugar

Cada vez me apetece/me gusta menos ir al parque con el pichón. Da mucha pereza. Ya os conté aquí una “experiencia religiosa” que me hizo aborrecer el momento de ir al parque. La razón por la que cada día le tenga más tirria es la suma de las cosas que veo que ocurren allí. He visto escenas surrealistas.

Illustration01

Hemos visto a un hombre (sí, porque era un adulto) sentado en un banco llevando una pedazo de serpiente colgada de los hombros. Así, tal cual. Aquí pasean a la serpiente. Costumbres peculiares.
He visto a adolescentes liando porros en un banco, a pocos metros de los niños que juegan. Imaginad el aroma que iban soltando.
He visto preadolescentes rapeando y haciendo sus “peleas de gallos” irrisorias soltando tacos a grito pelao que se oían a kilómetros a la redonda.
He visto bebés de guardería solos correteando SOLOS entre columpios, sin supervisión de ningún adulto.
He visto cómo quitan juguetes unos a otros como si tal cosa.
He visto cómo vino un niño maleducado y desconocido le dijo a mi pichón, así a sangre fría y el dedo muy tieso señalando: “Quítate que voy a jugar YO. AHORA”. (Le contesté yo que se esperase a que terminara porque no se iba a ir, por cierto).
He visto cómo se han reído de mi hijo por llevar pañal.
He visto a una niña desconocida que se empeñaba en que mi hijo le intercambiara la bici por la suya. Mi pichón no quiso y la niña no acababa de entenderlo. (Ese “hay que compartir” que me hierve la sangre).

gato-con-cara-de-sorpresa

Como norma general, veo más madres que padres. Es más, lo raro es ver a un padre en el parque. Las madres, la gran mayoría, se sientan en los bancos. Hablan entre ellas. O están con los móviles. A veces dan gritos a sus retoños advirtiéndoles de lo que sea.
También veo madres, pocas pero las hay, que sí están junto a sus hijxs. Pero no es lo habitual. Algún padre, alguna vez, también.

La situación que acabó de ponerme de los nervios fue cuando presencié una escena de bullying en todo su esplendor. Había un grupo de niños y me fijé en que tres de ellos iban toooodo el rato detrás de otro que parecía enfadado. Como me pareció algo raro, presté atención a lo que hablaban. Y flipé, queridxs. Flipé en tecnicolor. Insultaban al niño que iba huyéndoles. Uno le dijo, palabras textuales: “Te voy a matar”. Así tal cual. El niño acosado intentaba defenderse, pero más se mofaban de él. Hasta uno le dio una patada en la espinilla.

1076x616-5-movies-about-bullying

Primero pensé que quizá fuesen amigos y que se estaban peleando por tonterías. Pero me pareció raro. Ojo, que los niños tendrían como 6 ó 7 años. No os penséis que eran mayores. No, no, no… Más de 7 años no tendrían. Y teníais que escuchar las barbaridades que soltaban por la boca.

En ese momento apareció una mujer que resultó ser la madre del acosado y plantó cara a los otros niños. Estos negaban todo y rápido se dispersaron. Entonces me acerqué a la madre y le dije lo que vi, que estaba aluciflipando con la escena. La madre me explicó que esos niños, a los que no conocían nada más que de vista de ir al parque, se dedicaban a diario a perseguir e insultar a su hijo.

Esta mujer se puso a buscar a las madres de esos niños. Sólo encontró a una y a la abuela de otro. La abuela estaba absolutamente en la inopia (bastante tenía la señora con tener que hacerse cargo de chorrocientos nietos que llevaba). Daba hasta pena verla. Vi que habló con ellas. Yo me quedé con mi pichón donde estábamos jugando. Así que vi la escena en la distancia y no sé qué hablaban.

Al rato se acercaron a mí las madres de acosador y acosado, para que les dijera que lo que había pasado era lo que contaba el niño acosado y que no mentía. Así lo hice.

Sí, seguid alucinando que la respuesta de la madre del acosador fue: “Qué raro! Mi hijo no pega ni dice palabrotas!”. Ante mi insistencia, siguió: “Bueno, ya hablaré con él”. Y nada más. Ya está. Se marchó incrédula mientras su hijo acosador seguía correteando feliz por el parque. Ella siguió de charla con las demás. Como si nada. Los niños acosadores seguían jugando como si nada. El niño acosado se quedó con su madre en un banco y al rato ya se habían ido.

cara-triste-en-un-cuadrado-redondeado_318-58669

Qué impotencia. Qué mal cuerpo se me puso. Qué mal me sentí. Qué triste. Qué injusto. Qué miedo. Miedo a la sociedad donde vivimos. Miedo a lo que le puede pasar a mi hijo. Miedo a la impunidad que hay en este mundo. Miedo a que la escena se repite una y otra vez. Nadie se para a explicarle a esos niños acosadores que ese comportamiento no está bien. Las madres siguen en sus bancos con sus conversaciones. Los niños siguen sin entender que la vida no puede ser así.

Qué importante es dar ejemplo, explicar, hacer entender a nuestrxs hijxs desde bien pequeños. Si con esa edad andan así en el parque, delante de todo el mundo… cuando tengan 15/16/17 años… ¿Cómo serán?

¿Pensáis que soy demasiado dramática al respecto? Ante estas cosas me quedo de piedra y veo que al mundo que me rodea no le afecta demasiado. Es que no lo entiendo.
Quizá tengáis alguna experiencia en el parque que os haya hecho pensar/reflexionar y que queráis contarme.

Pañales fuera

Voy a contaros cómo ha sido nuestra “operación pañal” y sus particularidades. Sé que no es muy común esperar tanto para quitar el pañal, pero nosotros hemos dejado toooodo el tiempo que hemos estimado necesario para que nuestro pichón estuviera realmente preparado.

Aún y con todo, mi hijo no mostraba especial interés en querer deshacerse del pañal. Sí es cierto que últimamente, habitualmente, amanecía con el pañal seco. Eso es una buena señal. Otra señal estupenda es que en la hora del baño, si le pedía que hiciese pipí antes de bañarse, él lo hacía. Pero de normal, no avisaba si hacía pipí. Ni parecía molestarle tener el pañal hinchado.

En la última revisión periódica y rutinaria con su pediatra, allá por abril, no le dio mucha importancia a que aún llevase pañal. Simplemente le dijo al niño que para la próxima vez, quería verle sin pañal y que le daría pegatinas por haberlo dejado atrás. La próxima visita le toca para fin de año, así que le dio un buen margen de tiempo.

116-thickbox_default

Mi pichón tiene 3 años, casi 4, y hemos pensado que estando “cerca” la entrada al cole, en septiembre, con la edad que tiene, aún con las pocas señales que teníamos por su parte, era buen momento para comenzar. Siendo sincera, añado un toque de “presión en el cogote del entorno” que me tenía un pelín cansada.

El día elegido fue a finales de mayo y sintiendo agobio por el fantasma del colegio, pensando en que no podrá llevar pañal. Entiendo que ya con casi 4 años, está bien. Pero por otra parte, como siempre nos han estado metiendo prisas, me sentía pre-agobiada por si la cosa no iba bien.

No planeé cómo hacerlo. Simplemente, al despertarse le planté un calzoncillo. Sin más. Le dije que si tenía ganas de hacer pipí, me avisase. Preparé el orinal que lo teníamos criando polvo por los rincones y me armé de paciencia. Durante la mañana se hizo pis encima dos veces. Por la tarde todo bien. Al día siguiente se le escapó un poco en la mañana una vez… y ya está. Hasta día de hoy, que no ha vuelto a tener escapes. Alucinada me quedé conforme iban pasando los días y él mismo aceptó el cambio de buena gana.

Algunos truquillos han sido:

  • Comprar con él los calzoncillos. Creo que al implicarle en el proceso y hacerle partícipe, dejándole elegir a su gusto, ganamos puntos para que salga todo bien. En nuestro caso, nos hicimos con un pack de calzoncillos de dinosaurios a su gusto. Luego compré otro más básico (sin mucho colorido jjjj). Con esos 7 calzoncillos vamos tirando estupendamente.

orinal-bebe-ergonomico-de-beaba

  • Tener a mano el orinal por si le entran las ganas, que no nos pille a trasmano. El nuestro es de lo más sencillo del mundo. No tiene nada de músicas ni accesorios.
  • Comprar una pegatina para el wc que cuando le cae el chorrillo de pis, sale un dibujo (por contacto con el líquido –pis- caliente). Luego tiras de la cisterna y desaparece (por contacto con el agua fría). La nuestra es como esta de la foto. La compré aquí.

foto_familia

  • Preguntarle si tiene ganas de hacer pis cada equis tiempo (al principio sobre todo). Estar atenta por si le ves haciendo gestos de hacerse pis.
  • Cuando salimos a la calle, llevamos vasitos desechables de plástico para que use a modo de orinal. Sé que los baños públicos son una asco, pero no te das cuenta de lo sumamente cerdo que es, hasta que te ves intentando hacer que tu hijx mee en semejante antro pestilente. Tampoco me gusta que haga pis directamente en el suelo, en la calle (aunque no es que lo considere un crimen jjjj).
  • NUNCA regañarle ni referirse a él/ella en términos despectivos (en plan: eres un bebé/ eso no se hace/ eres unx cochinx/ es que no sabes…).2013-02-06-Emocional
  • SIEMPRE darle ánimo si se hace pipí encima y, sobre todo, decirle que no pasa nada, que hay que aprender y es normal que a veces no salgan las cosas como esperamos.
  • Al salir a la calle llevar al menos una muda de ropa, por si acaso. Nosotros hemos estado llevando los primeros días, pero luego se nos olvidaba y así lo hemos ido dejando (nos va la aventura XD). Lo suyo sería dejar siempre una muda en el coche (me refiero al automovil, no al cochecito -que no usamos-) por si cualquier día nos hiciese falta.
  • Hay quienes recomiendan usar libros sobre el tema como apoyo. En nuestro caso no ha servido de mucha ayuda. Tenemos alguno y nunca le ha prestado especial atención, ni le ha tocado la fibra.
    Aquí os dejo algunas recomendaciones hechas por Bei de Tigriteando.810cDZ9CGPL

Por lo que veis, en nuestro caso, ha sido éxito total. Solamente le dejo el pañal para dormir y es que, aunque amanece seco, tenemos un pequeño “incoveniente”. Aquí el pichón sólo hace caca cuando se duerme. Es como que se relaja y zas! le llega su momento All-Bran. Él ni se entera, ni se despierta. Hace su caca y sigue tan frito como estaba. En principio, no es algo que me quite el sueño. Bueno sí, porque muchas veces, ha hecho caca cuando me estaba quedando dormida XD. Bromas aparte, en serio, creo que ya llegará el día en que cambie su rutina de hacer caca por la noche. Todo llegará. Ahora lo que nos importa es que el tema del pipí lo tenemos controlado. No pensaba que en cuestión de dos días iba a ser coser y cantar. Imagino que haberle dado tanto tiempo antes de enfrentarle al cambio, ha ayudado a que estuviese preparado.

¿Alguien más en la sala en el momento “operación pañal”? ¿Experiencias de mamás/papás que hayan superado el momento? ¿Algún truco que aportar?

El proceso

Por fin hemos terminado con el proceso de escolarización del pichón. Tenía ganas de que acabara porque estaba en un estado intermitente de nervios/ansiedad por saber qué iba a pasar. Lo que nos habían dicho, que no había plazas en el colegio que queríamos y nos corresponde por zona, nos había dejado bastante chafados.

escolarizacion

Las listas salían en mayo. Llamé al colegio donde presentamos la solicitud para preguntar. Me dijeron que había que ir a mirar allí, que por teléfono no podía decirme nada y que en internet tampoco salían las listas. Así que, tuvimos que ir hasta allí para mirar en los tablones.

A pesar de que cuando echamos la solicitud, nos dijo la secretaria que no había plazas, resulta que al final sí que han quedado algunas libres. Supongo que se habrán ido alumnos a otros centros. Así que resulta que, de las 50 plazas que hay para dos líneas del curso de infantil-4 años, quedaron libres 7. Muchas, verdad? Como sólo solicitaban plaza mi pichón y otros dos niños para este curso, han entrado los tres. A la conclusión que llego, y haciendo cálculos, es que, en total, de su edad, son 46 alumnos para dos líneas. Por lo que, imagino que serán 23 niños por aula. No está mal, no?

sala-2

A partir del día 1 de junio se podía hacer la matrícula. Lo hicimos y listo. El pichón está ya matriculado para septiembre.

Lo que no sabía es que, siendo taaaan pequeños, ya tengan una asignatura de religión o alternativa a la religión. No sé, no me parece ni medio normal que a unx niñx de 3,4,5 años le anden hablando de estos temas tan personales. Esto debería quedar para casa, que cada uno eduque a su hijx en la fe que le dé la gana, o en ninguna, o en lo que quieran. En fin, como podréis adivinar, nosotros optamos por “valores éticos” porque ni de coña queremos la otra opción. Tampoco entiendo qué narices van a contarle a mi hijo en el tiempo que dediquen a esto. En ese aspecto estoy un poco recelosa.

Realmente, estoy un poco triste por haber dado este paso de escolarizar. Sé que es algo que teníamos que hacer más tarde o más temprano. Me da muchísima pena y rabia que en cuanto el niño entre en “el sistema”, van a empezar a llegarle ideas con las que no estamos de acuerdo. Seguro que escuchará topicazos (tipo “el rosa es de niñas”, “los niñOs no lloran”…). Pero bueno, para eso estaremos en casa, para seguir apoyando todo lo que creemos que le va a ayudar a entender mejor este mundo de locos. Para algo hemos retrasado un año el momento de la entrada en el colegio. Espero que los cimientos que hemos construido con tanto amor, paciencia y tiempo, no se caigan.

122367.alfabetajuega-trsiteza-pixar-22092015

Por otra parte, como os expliqué, el colegio en el que está matriculado, está en obras. Se supone que, para comienzo del curso que viene, estará terminada la parte donde van los más peques y podrán empezar allí las clases. Progresivamente, conforme vayan terminando lo que quede de las instalaciones, irán llegando los alumnos más mayores.
Así que esa es otra, aún nos queda pasar todo el estrés de ver si realmente podrá ir a un colegio “de verdad” o tendrá que ir a un aula prefabricada (NO por favor!!!). Tengo los dedos cruzados para que todo siga su curso, porque si le tengo que llevar a esos barracones con techos de lata y goteras –que me pillan como a dos kilómetros y pico en medio de un descampado, en la nada, sin coche, ni autobús, ni nada- me va a dar un parraque de los chungos.

Mi pichón, está viviendo el proceso bastante ilusionado. Dice que sí, que quiere ir al cole a jugar con otros niños. Aunque creo que aún no es muy consciente de lo que es aquello. El otro día me dijo, muy convencido, que en su nuevo cole hay un parque de bolas :/ -no sé si reír o llorar-. Le aclaré que de eso, seguramente, no hay allí, pero que habrá otros juegos chulos.
Me da la sensación de que lo voy a pasar regular cuando llegue el momento. Además, él no tiene días de adaptación, porque ya entra con 4 años. Quizá, no sé, hablemos con el equipo directivo para plantearles, si es posible, hacer una excepción con él. Todo esto es muy agridulce para mí. Pero bueno, aún tenemos todo el verano por delante para disfrutarnos.

¿Cómo habéis vivido estos momentos con vuestros hijxs? O si no os ha llegado el momento aún, ¿cómo os lo imagináis? Contadme vuestras experiencias/espectativas referentes a la escolarización/colegios.

Ni una cosa, ni otra

Después de haber estado un tiempo desaparecida, os aclaro que ni estaba muerta, ni estaba de parranda. Que no, que yo estaba pelín abstraída de estos mundos virtuales. Han pasado unas cuantas cosas. Hemos terminado el proceso de escolarización del pichón. Ha salido publicado el libro que ilustro de mi amante bandido, coincidiendo con la feria del libro en Madrid. Le han adjudicado, por fin -después de años y años-, la plaza definitiva a mi marido. Hemos planificado el primer viaje de las vacaciones -emoción máxima-. Hemos sacado el DNI y pasaporte al pichón. Estamos on fire con la operación “fuera pañal”. Y bueno, si hasta me he cambiado el color del pelo (sigue siendo rojo, pero más bien naranja).

Por si fuera poco, estamos a punto de entrar en una espiral de “diosmío-ayúdame” con el fin de curso (eso significa que mi marido tiene trabajo toooooodo el día y es como si no existiera).
Intentaré retomar la actividad blogueril rascando tiempo a mis horas de sueño. Esa es otra, que al final del día estoy taaaan cansada que no doy para mucho. Pero lo intentaré. Que tengo mucho que contaros 😉

vuelvo-dias-L-I4xpFI

Hasta pronto, espero.

Jueves de cine

juevesdecine

Alegría, alegría!

Esta entrada forma parte del carrusel bloguero propuesto por Mama y maestra en tierra de nadie

Reglas de los jueves de cine o #JDC.

1.- He creado esta iniciativa para dar a conocer películas y así fomentar el mundo del cine.

2.- La única finalidad es conocernos, y dar a conocer nuestros gustos y sobre todo divertirnos y pasarlo bien.

3.- Os pido que no se pongan peliculas de contenido racista, discriminatorio u obsceno, para no dañar la sensibilidad de nadie.

4.- Si queréis podéis ayudar ponernos una imagen de la portada o carátula de la película.

5.- Os intentaré poner los codigos de InLink para crear un cuadro con todos los participantes cada semana, recordar que soy novata en esto, espero haberlo hecho bien, y sino para la semana que viene se hara mejor, prometido.

6.- Os agradecería que para el cuadro de códigos pongáis el enlace directo al post del jueves de cine, no a vuestro blog.

Simone

Tengo que enseñaros este proyecto que hay en Verkami porque me parece súper interesante y bonito, muy bonito. Se trata de un libro ilustrado por Salvador Rojo que nos habla de Simone de Beauvoir.

El libro va narrando con texto e imágenes poéticas , como es que Simone desde la corriente existencialista construye los conceptos que re significaron palabras como el amor, ser mujer, la libertad, y que son imprescindibles para todo lector que quiera reflexionar acerca de que los derechos y los deberes son para toda la humanidad.

AQUÍ podéis curiosear el proyecto y sus recompensas. Además del libro, hay también marcapáginas, imanes, bolsas y hasta un cd con banda sonora e incluso puedes hacerte con una ilustración personalizada.
Una servidora ya ha participado. Ampliaremos nuestra maravillosa colección de libros ❤

(y mientras escribo esta entrada, recuerdo que cuando estuve en París vi la tumba de Simone -enterrada con Jean Paul Sartre-. Otro día os cuento sobre mis/nuestras visitas a cementerios jijiji).

 

Jueves de cine

juevesdecine

No podía no poner otra peli de Doris Day. La típica comedia de enredos: No me mandes flores. El prota, cree, por error, que le queda poco tiempo de vida. Angustiado procura dejar todo bien atado para cuando él no esté, incluyendo buscarle una pareja a su mujer y procurarse una buena parcela en el cementerio.

NoFlores.jpg

Esta entrada forma parte del carrusel bloguero propuesto por Mama y maestra en tierra de nadie

Reglas de los jueves de cine o #JDC.

1.- He creado esta iniciativa para dar a conocer películas y así fomentar el mundo del cine.

2.- La única finalidad es conocernos, y dar a conocer nuestros gustos y sobre todo divertirnos y pasarlo bien.

3.- Os pido que no se pongan peliculas de contenido racista, discriminatorio u obsceno, para no dañar la sensibilidad de nadie.

4.- Si queréis podéis ayudar ponernos una imagen de la portada o carátula de la película.

5.- Os intentaré poner los codigos de InLink para crear un cuadro con todos los participantes cada semana, recordar que soy novata en esto, espero haberlo hecho bien, y sino para la semana que viene se hara mejor, prometido.

6.- Os agradecería que para el cuadro de códigos pongáis el enlace directo al post del jueves de cine, no a vuestro blog.